Reseña: Monasterium

Introducción

A principios de la Edad Media, en pleno apogeo del poder eclesiástico, se construyeron al menos cinco monasterios en un hermoso valle, designados para difundir la Palabra de Dios. Como decano de una de las principales escuelas catedralicias del país, intentarás acomodar a los novicios que te han confiado en los puestos de mayor relevancia de cada monasterio para que tu escuela gane en prestigio e influencia.

Portada
Portada

Así se nos presenta Monasterium, un diseño de Arve D. Fühler (El Gaucho, Pagoda). El juego fue publicado en 2020 por dlp Games en una versión en alemán. De las ilustraciones se encarga Dennis Lohausen (Terra Mystica, Los Viajes de Marco Polo, Qin).

En español se encuentra publicado por Arrakis Games (aunque el juego es completamente independiente del idioma). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 12 años y una duración aproximada de entre 90 y 120 minutos. El precio de venta al público es de 49,95€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español de Arrakis Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 31,5×22,5×9 (caja rectangular grande estándar tipo Agricola), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Tablero Principal (de cartón)
  • 40 Losetas de Vidriera (8 de cada tipo) (de cartón)
  • 10 Dados Neutrales (de madera)
  • 12 Dados de Jugador (3 de cada color) (de madera)
  • Marcador de Cáliz (de cartón)
  • Marcador de Años (de cartón)
  • 19 Cartas (70×70 mm.):
    • 15 Cartas de Misión
    • 4 Cartas de Referencia
  • 12 Fichas Rojas de Libro (de cartón)
  • 20 Fichas Azules de Herramienta (de cartón)
  • 30 Fichas Marrones de Caldero (de cartón)
  • 30 Fichas de Rosario (de cartón)
  • 36 Fichas de Cuadros (de cartón)
  • 4 Tablero de Jugador (de cartón)
  • 20 Losetas de Acción Principal (de cartón)
  • 4 Losetas de Relanzamiento (de cartón)
  • 4 Peones de Mensajero (1 de cada color) (de madera)
  • 96 Novicios (24 de cada color) (de madera)
  • 28 Discos Marcadores (7 de cada color) (de madera)
  • 4 Fichas de 0/100 Puntos (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Monasterium es un juego con mecánica principal de draft de dados que se agrupan por valores. Son los propios jugadores los que los asignan mediante lanzamientos, tras los que cada jugador escoge un valor y coloca todos los dados en el espacio correspondiente. Una vez asignados todos los dados, los jugadores alternan turnos escogiendo dados de las acciones en grupos de 1 a 3 dados (con alguna excepción). Por cada dado se podrá ejecutar una acción asociada al mismo valor. Las acciones disponibles se encuentran en el tablero personal del jugador, teniendo como objetivo principal ir enviando monjes a los distintos monasterios, lo que permitirá activar nuevas acciones para cada valor así como habilitar otras opciones. En cada partida habrá una serie de objetivos comunes que proporcionarán puntos en función de en qué ronda se completen. La partida se estructura en tres años, cada una con tantas rondas como jugadores haya en la partida.


Conceptos Básicos

Empecemos por el Tablero Principal. Este representa un valle en el que encontramos cinco monasterios. Cada monasterio muestra una capilla, una zona de habitaciones (cada una con un color: marrón, rojo o azul) y una zona de claustro en el interior de la zona de habitaciones. Cada monasterio queda identificado por un tipo de vidrieras que produce. Estos monasterios se encuentran conectados a las casillas de un camino principal. Algunas de estas casillas muestran una bonificación. En la zona inferior central encontramos el track de progreso de la partida (tres años). Alrededor del tablero tenemos el clásico track de puntuación con casillas numeradas del 0 al 99. Y en la banda inferior encontramos unos espacios para configurar grupos de dados.

Tablero Principal
Tablero Principal

Los Dados serán el elemento fundamental del juego, ya que proporcionarán puntos de acción para utilizar en cada uno de los turnos. Cada jugador dispondrá de dados personales y dados neutrales que, al comienzo de cada ronda, serán configurados en el tablero principal por los propios jugadores. La diferencia entre un dado neutral y un dado personal es que los dados personales solo podrán ser utilizados por el jugador con dicho color, mientras que los dados neutrales podrán ser seleccionados por cualquier jugador, independientemente de quien configuró cada dado. La única restricción a la hora de escoger dados neutrales es que si un jugador posee dados personales con el mismo valor, deberá primero coger los personales.

Dados
Dados

Hemos hablado de las Vidrieras. Estas se podrán conseguir en los distintos monasterios, ya sea mediante un determinado tipo de acción una vez que un jugador ocupa la capilla, o también gracias a ciertas bonificaciones. Estas vidrieras se colocarán formando un recuadro de tres fichas por lado, no pudiendo repetir vidriera en una misma columna o fila, debiendo colocarse en cada fila de izquierda a derecha (no se pueden dejar huecos).

Vidrieras
Vidrieras

Otro de los elementos fundamentales del juego serán los Novicios. Cada jugador dispondrá de un gran conjunto de novicios que enviará a los monasterios del tablero principal. Esto permitirá al jugador competir por ciertas mayorías, así como liberar nuevas acciones asociadas a los valores de los dados.

Novicios
Novicios

Enviar los novicios a los monasterios tendrá un coste en Recursos. Así encontramos recursos para enviar a los novicios a los distintos puestos: calderos/herramientas/libros (para las habitaciones), cuadros (para las habitaciones y la capilla) y rosarios (para el claustro). Al final de la partida se obtendrán puntos por los recursos sobrantes.

Recursos
Recursos

Cada jugador dispondrá de un Tablero Personal que servirá como reserva de los novicios (con cuatro novicios por columna) así como una zona para colocar las vidrieras. Cuando un novicio sea colocado (pagando los recursos indicados en su fila), se liberará una nueva acción o bonificación. Si un jugador consigue enviar todos los novicios de una fila, dispondrá de un novicio que podrá colocar gratuitamente. También se tendrá una loseta para poder indicar que un jugador ha agotado la posibilidad de relanzar dados en esa ronda.

Tablero Personal
Tablero Personal

Como norma general, un jugador solo podrá enviar novicios a aquellos monasterios que se encuentren al alcance de su Mensajero (aunque también podrá enviar a monasterios en los que tenga al menos un novicio en la capilla). Se trata de un peón con forma de carromato que progresará por la carretera principal habilitando el acceso a los distintos monasterios. A su vez, cuando el peón alcance una casilla con bonificación, se activará el efecto indicado. Cuando el peón llegue al final del camino y avance una casilla, volverá al comienzo del mismo.

Mensajero
Mensajero

Por otro lado tenemos las Cartas de Objetivos. Estas se encuentran divididas en tres mazos, de los cuales se revelarán dos cartas al comienzo de cada partida. Estas cartas muestran una serie de requisitos junto una bonificación en puntos de victoria (que puede ser decreciente en función de en qué año se complete). Todos los jugadores podrán completar todos los requisitos.

Cartas de Objetivos
Cartas de Objetivos

Para marcar los requisitos completados así como para llevar la cuenta de los puntos de victoria, cada jugador dispondrá de un juego de discos marcadores de su color.

Discos
Discos

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero por la cara adecuada según el número de jugadores.
  2. Se coloca en cada monasterio tantas vidrieras del tipo correspondiente como el doble del número de jugadores haya en la partida.
  3. Se forma una reserva general con los recursos.
  4. Se mezclan las cartas de objetivo por mazos y se revelan 2 cartas de cada tipo (seis en total). El resto se devuelven a la caja.
  5. Se coloca el marcador de años en la primera casilla del track de progreso.
  6. Cada jugador escoge un color y recibe:
    • Un tablero personal con 5 losetas de acción que colocan ordenadas de menor a mayor valor por su cara sin bonificación de puntos y una zona de vidrieras.
    • 24 Novicios que coloca en los espacios de su tablero personal.
    • Un peón de mensajero que coloca en la primera casilla del camino del tablero personal.
    • Una ficha de 0/100 puntos.
    • Una ficha de relanzamiento.
    • Un conjunto de 7 discos, de los cuales coloca 1 en la casilla de 0 puntos en el track de puntuación.
    • 3 dados, de los cuales 2 coloca en la reserva personal.
    • 2 Cuadros, 2 fichas de caldero y una ficha de rosario como recursos iniciales.
    • 5/3/2 dados neutrales en partidas de 2/3/4 jugadores (los dados sobrantes se devuelven a la caja).
  7. Finalmente, se escoge al jugador inicial y se le entrega el marcador de cáliz.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Monasterium se desarrolla a lo largo de tres años. Cada año está compuesto por tantas rondas como número de jugadores haya en la partida. A su vez, cada ronda se desarrolla en tres fases.

Fase I: Dados

Esta fase se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de turnos alternados por los jugadores, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj.

En cada uno de estos turnos, el jugador activo lanzará todos los dados que aun tenga en su reserva personal y, tras comprobar los valores resultantes, deberá escoger uno de esos valores y colocar todos los dados con dicho valor en el espacio correspondiente del tablero principal. Si no está conforme con los resultados obtenido, cada jugador dispondrá de un relanzamiento y el jugador puede relanzar tantos dados como crea conveniente de la tirada anterior (para indicar que ya se ha utilizado este relanzamiento, el jugador volteará su loseta de relanzamiento y no volverá a reactivarse hasta el final de la ronda).

Tras esto, el turno pasa al jugador de la izquierda. Si un jugador se queda sin dados, dejará de disfrutar de turnos en esta fase.

La fase finaliza cuando todos los jugadores han colocado todos sus dados.

Fase II: Acciones

En esta fase, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, los jugadores alternarán turnos de acción. En cada turno, el jugador activo podrá tomar de 1 a 3 dados de cualquier espacio de acción, con excepción del espacio asociado al valor 6, del que solo se podrá tomar dados de 1 en 1. Si en el espacio de acción quedan dados del color del jugador, este tendrá prohibido tomar dados neutrales hasta haber retirado todos los de su color.

Por cada dado seleccionado, el jugador dispondrá de un punto de acción para resolver una de las acciones disponibles en su tablero personal asociadas a dicho valor (se pueden repetir acciones salvo las que tengan limitación de una vez por turno). Si ha escogido un dado de valor 6, el jugador podrá escoger cualquier acción disponible de su tablero personal. Si ha activado la bonificación de puntuación de la columna correspondiente, el jugador anotará un punto por cada dado escogido de dicho valor.

Si le llega el turno a un jugador y solo quedan dados de colores de otros jugadores, no volverá a disfrutar de turnos en los que resta de fase. La fase finaliza cuando no quedan dados por retirar.

Detalle Monasterio
Detalle Monasterio

Los distintos tipos de acciones disponibles son:

  • Enviar un novicio a un monasterio. El jugador devuelve a la reserva los recursos correspondientes a la fila en la que se encuentre el novicio y lo coloca en una de las habitaciones disponibles en el monasterio. Para poder colocar un novicio en el claustro será necesario disponer de un novicio en una habitación adyacente al menos un espacio libre en el claustro del monasterio. Si se ha enviado un novicio a una habitación, el jugador obtendrá una bonificación:
    • Habitación marrón: 1 punto de victoria y una ficha de herramienta.
    • Habitación azul: 2 puntos de victoria y una ficha de libro.
    • Habitación roja: 3 puntos de victoria y una vidriera del monasterio correspondiente (siempre que la pueda colocar legalmente en su zona de vidrieras), recibiendo la recompensa indicada en la fila o en la columna de la casilla en la que se sitúe (si se completa una fila y/o columna, se anotan los puntos correspondientes).
    • Si un jugador coloca el ultimo novicio de una fila de su tablero, podrá colocar el novicio adicional en cualquier ubicación de un monasterio al que se encuentre conectado su peón de mensajero o en el que ya tenga al menos un novicio en la capilla.
  • Obtener recursos. El jugador toma de la reserva general los recursos correspondientes.
  • Mover al mensajero. El jugador avanza su peón de mensajero el número de casillas correspondientes. Si el peón pasa con una casilla con bonificación, esta se activa inmediatamente:
    • Ejecutar una acción cualquiera de las disponibles (como si hubiese tomado un dado de valor 6).
    • Obtener una ficha de caldero o mejorar un recurso.
    • Obtener una vidriera cualquiera (sin necesidad de novicio en la capilla del monasterio correspondiente) que pueda colocar legalmente en su tablero personal, recibiendo la recompensa indicada en la fila o en la columna de la casilla en la que se sitúe (si se completa una fila y/o columna, se anotan los puntos correspondientes).
    • Obtener un nuevo dado (o recibir 5 puntos de victoria si ya se han obtenido todos los dados).
    • Mejorar recursos. El jugador transforma una ficha de caldero en una herramienta o una herramienta en un libro.
  • Fabricar Vidrieras. El jugador toma una vidriera de un monasterio en el que posea al menos un novicio en la capilla y que pueda colocar legalmente en su zona de vidrieras, recibiendo la recompensa indicada en la fila o en la columna de la casilla en la que se sitúe (si se completa una fila y/o columna, se anotan los puntos correspondientes).
  • Anotar Puntos de Victoria.

Fase III: Mantenimiento

Salvo que nos encontremos en la última ronda del tercer año (el cáliz lo tiene el jugador sentado a la derecha del que fue primer jugador al comienzo de la partida). Se procede de la siguiente forma:

  • Cada jugador recupera los dados de su color, así como tantos dados neutrales como recibiese al comienzo de la partida.
  • Cada jugador vuelve a colocar su loseta de lanzamiento en su cara activa (si la había utilizado durante la ronda).
  • Se pasa el marcador del cáliz al jugador sentado a la izquierda. Si es el jugador inicial, se avanza el marcador de año.

Tras esto comenzaría una nueva ronda.

Detalle Referencia
Detalle Referencia

Fin de la Partida

La partida finaliza al término de la última ronda del tercer año. Se procede a la evaluación final:

  • Por cada monasterio, el jugador o jugadores con más novicios anota cinco puntos.
  • El jugador anota 1/3/6/10/15 puntos si tiene novicios en las capillas de 1/2/3/4/5 monasterios.
  • Por cada monasterio, el jugador multiplica el número de sus novicios en la capilla por el número de sus novicios en el claustro, obteniendo tantos puntos como el doble de esta cantidad.
  • El jugador anota 1 punto por cada ficha de herramienta.
  • El jugador anota 2 puntos por cada ficha de libro.
  • El jugador suma las fichas de caldero, rosarios y cuadros que tenga, recibiendo tantos puntos como la mitad de esta cantidad (redondeado hacia abajo).

El jugador con más puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate, los jugadores comparten la victoria.


Opinión Personal

Hoy toca hablar de Monasterium, la propuesta que en 2020 nos presentó dlp Games (editorial que alcanzó la gloria con Orleans y desde entonces siempre recibe su cuota de atención cuando se acerca la época potente del año. Vamos a ver qué tal se comporta en mesa no sin antes agradecer a los chicos de Arrakis Games la cesión de la copia que posibilita esta tochorreseña.

En Monasterium somos decanos de una de las principales escuelas catedralicias del país, y nuestro objetivo es que los novicios a nuestro cargo lleguen a ocupar los mejores puestos en los cinco nuevos monasterios de la región, con el objetivo de alcanzar la mayor fama posible.

Para ello nos encontramos con un curioso sistema de selección de acciones consistente en un draft de dados. Estos dados se encontrarán agrupados en el tablero central según su valor y, de forma alterna, los jugadores irán seleccionando de uno a tres dados de un mismo valor (con alguna que otra excepción), disponiendo de un punto de acción por cada dado seleccionado.

De esta forma, por cada dado seleccionado el jugador podrá activar una de las acciones asociadas al valor correspondiente en su tablero personal. Al comienzo de la partida todos los jugadores disponen de las mismas acciones, pero, a medida que los jugadores vayan enviando novicios a los monasterios, se irán desbloqueando nuevas opciones.

Estas acciones se pueden englobar en cuatro grupos: conseguir o mejorar recursos (hay cinco tipos distintos), enviar novicios a los monasterios (tendrá un coste en recursos según la ubicación del novicio dentro del monasterio), hacer progresar a nuestro mensajero (por norma general, para poder enviar novicios a un monasterio es necesario que el mensajero se encuentre en una casilla conectada al mismo) o fabricar vidrieras (que se irán colocando en una matriz de tres filas y columnas para conseguir diversos beneficios).

Detalle Mensajero
Detalle Mensajero

Para otorgar cierta orientación, al comienzo de la partida se dispondrán seis cartas de objetivo que premiarán a los jugadores con puntos de victoria al completar los objetivos indicados. La mayoría de estas cartas muestran una combinación de tres novicios en posiciones concretas de determinados monasterios, con una cantidad de puntos decreciente en función del año en el que se consiga.

Así pues, nada más comenzar la partida los jugadores proyectarán cual va a ser su desarrollo y en qué orden van a ir despachando novicios con el objetivo de completar estos objetivos de la forma más eficiente posible teniendo en cuenta los diversos elementos en juego: la posición del mensajero, los recursos disponibles, los dados por escoger en el suministro, etc.

Hasta aquí podríamos decir que Monasterium es un juego con mecánica de draft de dados relativamente estándar. Sin embargo, me he dejado queriendo los dos detalles mecánicos más importantes del diseño.

El primero es que, a diferencia de la mayoría de juegos con suministro de dados, aquí son los jugadores los que configuran dicho suministro mediante un sistema que recuerda a ese gran peso medio-ligero que es Las Vegas (aquí su tochorreseña). Mediante dicho sistema, los jugadores dispondrán de un conjunto de dados (tanto propios como neutrales) que, en una primera fase de cada ronda, irán alternando turnos de lanzamientos, escogiendo uno de los valores resultantes para colocar en el tablero principal todos los dados de dicho valor. Así hasta que todos los dados han sido asignados.

Inicialmente podría no parecer gran cosa, pero, a medida que se desarrollan las rondas, se aprecia una especial importancia del orden de turno y, sobre todo, del posicionamiento de los dados de colores propios de los jugadores, ya que estos dados personales son una espada de doble filo. Por un lado, son dados exclusivos, de forma que un jugador tiene la seguridad de que ese dado lo va a poder escoger en cualquier momento de la fase de acción. Pero, por contra, si al menos uno de sus dados (se pueden conseguir más durante la partida) se encuentra junto a dados neutrales en un mismo valor, dicho jugador no podrá tomar dados neutrales hasta que haya tomado todos los de su color, lo que puede generar bloqueos y muchas dudas a la hora de seleccionar valores.

Detalle Vidriera
Detalle Vidriera

El segundo es la personalización del ramillete de acciones. Inicialmente para cada valor todos los jugadores dispondrán de las mismas acciones. Sin embargo, a medida que se vayan despachado novicios, se irán habilitando nuevas posibilidades para cada valor. De esta forma, la importancia de cada valor irá variando para cada jugador en función de las opciones que haya desbloqueado. Por ejemplo, si solo un jugador libera acciones del valor tres, para este jugador el tres tendrá más peso gracias a la versatilidad de la que dispone, mientras que los demás jugadores a lo mejor pueden no estar interesados porque la única acción a la que les da acceso no les resulta rentable.

Este aspecto es el más interesante del diseño y que el que hace que Monasterium sea un peso medio más que interesante. Es muy satisfactorio ir explorando los distintos combos que permite el juego, especialmente mediante las acciones de la segunda fila del tablero. Es cierto que hay algunas que parecen más potentes que otras, como serían las de los valores 2 y 4, esto es, enviar un novicio a un monasterio con un descuento de un cuadro, lo que reduce el coste a las fichas de calderos/herramientas/libros en el caso de las dos primeras filas de novicios o hacer progresar al mensajero dos pasos (en vez de uno, aunque solo una vez por turno). La primera porque acelera el ritmo de envió de los novicios, lo que puede generar una pequeña bola de nieve si la diferencia de acciones disponibles entre los jugadores es relevante, mientas que la segunda permite acelerar el ritmo del mensajero que, en fin último, es el que permite obtener un segundo y un tercer dado personal, aumentando el número de acciones seguras por ronda.

Pero si uno se para a pensar en los beneficios de las otras dos acciones, también se atisban premios importantes. Por ejemplo, conseguir herramientas de forma directa ahora mucho trabajo de obtención de recursos a la hora de colocar novicios en las habitaciones más importantes (con los puntos de bonificación que ello conlleva). O recibir un pack de dos fichas de calderos/cuadros/rosarios va en la misma línea.

Detalle Objetivos
Detalle Objetivos

Para no permitir abusos, estas acciones de la segunda fila están limitadas en una activación por turno de acción, lo que abre una interesantísima opción estratégica que es ir cogiendo los dados de uno en uno en vez de tres en tres (siempre que calculemos para que, cuando vuelva a ser nuestro turno, sigan quedando dados de ese valor. Y es que puede ser más potente conseguir dos dados sueltos de estos valores a coger un grupo de tres dados pero solo poder activar una vez la acción. Así, aumenta el peso de las decisiones a la hora de escoger dados.

Tampoco debemos olvidar que el azar tiene su cuota de influencia. Tal vez no tanta en otros juegos con la mecánica principal de draft de dados como podrían ser Grand Austria Hotel (aquí su tochorreseña) o La Granja (aquí su tochorreseña), donde es posible que una ronda se nos quede algo coja al no aparecer dados de un determinado valor que nos permita resolver la acción que más necesitamos en esa ronda, pero presencia tiene. Al menos somos dueños de parte del suministro y tenemos varias oportunidades de reunir algunos valores interesantes y no dejamos todo a los caprichos del destino.

Como ya habréis supuesto, el nivel de interacción es considerable al haber una lucha intensa por los distintos valores teniendo presente orden de turno y acciones mejoradas. Pero es que el juego también nos pone elementos por los que competir. Por un lado, las vidrieras, que, además de esconder un buen puñado de puntos, permiten resolver acciones adicionales con las que compensar carencias. La vía estándar para conseguir estas vidrieras será enviar novicios a las capillas de los distintos monasterios (habilitando la acción que permite fabricarlas en dicho monasterio). Cada monasterio tendrá un tipo de vidriera, y estas deberán ser colocadas en nuestro tablero personal con la restricción de no poder repetir color de vidriera en una misma fila o columna al más puro estilo Azul (aquí su tochorreseña). Por supuesto, estas vidrieras están limitadas y en el suministro solo hay dos por jugador, de forma que si alguien consigue tres de ellas, estará privando a otro jugador de hacerse con una de ellas.

Detalle Suministro
Detalle Suministro

Y también habrá una intensa lucha por las mayorías en cada monasterio, ya que al final de la partida cada monasterio proporcionará una bonificación al jugador o jugadores con más novicios en él, a lo que hay que sumar la curiosa bonificación por novicios en la capilla y el claustro (tal vez el concepto más forzado del diseño, aunque es cierto que enviar pronto gente al claustro bonifica la columna de acciones correspondiente con puntos de victoria). Todo esto se añade a lo que tener en cuenta a la hora de planificar nuestro despliegue de novicios más allá de las cartas de objetivo.

De esta forma, Monasterium es un peso medio con ramalazos de duro que te deja muy satisfecho en cada partida, tanto por esas notas de originalidad en la mezcla de conceptos ya vistos en otros juegos, como por ser relativamente directo en su propuesta. La comparación más directa por sus mecánicas y su desarrollo es el ya mencionado Grand Austria Hotel. En ambos juegos tenemos como objetivo ubicar elementos en un tablero (huéspedes en un caso, novicios en este), reuniendo una serie de recursos necesarios para ello.

Para mí, Grand Austria Hotel está un punto por encima, tanto en satisfacción como en dificultad, siendo un juego mucho más combero y táctico, con dos enormes mazos (huéspedes y empleados) que, junto con los objetivos, te obligan a adaptarte a cada partida. Aquí solo varia de una partida a otra el conjunto de objetivos, y en esencia son muy similares, cambiando principalmente los espacios a ubicar novicios en el tablero.

Detalle Tablero de Novicios
Detalle Tablero de Novicios

A favor tiene que me parece un juego un punto más estratégico gracias al desarrollo en el tablero personal y que da pie a explorar diversas estrategias por iniciativa propia y sin depender de lo que las cartas y los dados decidan, aunque esto también puede ser su Talón de Aquiles pues, al no tener una especial variabilidad, puede que la sensación de estar de estar jugando de la misma forma aparezca relativamente rápido. Tal vez un punto de asimetría mediante personajes o un inicio variable para cada jugador podría alargar la vida del juego una vez que el diseño sea dominado.

De todos modos, como ya he dicho, creo que este Monasterium apunta a un público un poco más amplio. Algo que demuestra en su magnífico ritmo de partida, ya que, gracias al sistema de configuración del suministro de dados, no hace falta recurrir a artificios extraños como el del juego de Simone Luciani y Virginio Gigli que pueden generar unos entreturnos desesperantes en partidas a cuatro jugadores.

Y ya que hablamos del número de jugadores. Monasterium escala aceptablemente bien aun teniendo mayorías. Pero son de esas mayorías que solo se pueden modificar «sobrepujando» al que actualmente controla un monasterio, y siempre existe un límite de novicios que se pueden enviar a un mismo monasterio, por lo que más que a juegos como El Grande (aquí su tochorreseña) se acerca a la competición que existe por los salones del palacio en Rococo (aquí su tochorreseña).

Hay que trabajar mucho para añadir un novicio a un monasterio, por lo que no es fácil darle la vuelta a la tortilla, lo que permite que a dos jugadores el juego funcione bastante bien (además tiene un punto mayor de control en el draft, siendo más fácil intentar prever qué dados vamos a tener disponibles en un turno futuro). A cuatro jugadores el draft de dados tiene un punto de caos muy interesante, volviéndolo más táctico porque vamos a disfrutar de menos acciones por ronda (aunque habrá más rondas). Yo creo que su mejor número es tres, teniendo un poco de ambos extremos, pero vamos, que con cualquier configuración es altamente disfrutable.

Detalle Novicio
Detalle Novicio

Hablemos de la producción. Nos encontramos con unos acabados estándar en todos sus aspectos, con un cartón de grosor aceptable y prensado adecuado que se destroquela sin problemas, unos elementos de madera habituales, siendo el peón del mensajero el único que muestra cierta personalidad y unas cartas de un gramaje decente, textura lisa y una respuesta elástica normalita (las cartas no se barajan y no se tienen en mano, por lo que el enfundado no es necesario). El reglamento está aceptablemente bien estructurado y no deja lugar a dudas.

En cuanto al aspecto visual, volvemos a encontrarnos con nuestro «querido» Dennis Lohausen a cargo de todo el conjunto, esto es, portada, componentes y diseño gráfico. En esto último ya sabemos que, al igual que Klemens Franz, es un dios de la simbología, y Monasterium no es una excepción, estando todo bastante claro (aunque tal vez la localización de las distintas estancias dentro de un monasterio pueda ser difícil de distinguir, sobre todo claustro y habitaciones). Desplegado en mesa da una sensación se nota que es un juego de Dennis, con su trazo característico que, sin ser llamativo, resulta efectivo. En las portadas no suele desentonar, salvo cuando presenta personajes en primer plano, que siempre tienen un aspecto inquietante. En este caso los monjes están lo suficientemente lejos como para generar esa sensación, por lo que la estampa no queda mal.

Y vamos cerrando. Monasterium es un peso medio bastante apañado que combina elementos mecánicos vistos en otros juegos de forma interesante, especialmente en la fase en la que se conforma el suministro de dados. Dentro de una premisa relativamente simple, ofrece vías estratégicas suficientes como para querer tenerlo en mesa unas cuantas ocasiones, todas ellas bastante satisfactorias. Con todo, es posible que le falte un punto de variabilidad para darle un mayor aliciente a las partidas, pero creo que cumple bastante bien su cometido. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

11 comentarios en «Reseña: Monasterium»

  1. Iván buenos días. A ver cuando comienzas a poner un numerito de nota al lado del famoso notable o aprobado o sobresaliente, lo agradeceríamos todos ya que todos los notables no son iguales

    Responder
    • Por supuesto que no todos los notables, aprobados o sobresalientes son iguales. Para eso hay un tocho de una longitud mas que considerable, y ya que luego cada uno valore si el juego le encaja mas o menos. Mi nota no busca establecer un ranking comparativo entre juegos, sino simplemente indicar si yo creo que un juego es mas o menos recomendable. Un notable, independientemente de si está mas cerca del sobresaliente o del aprobado, es un juego que considero que cumple adecuadamente con su objetivo. Luego es el lector quien debe sopesar. Pero ya te digo que en el blog nunca voy a poner una nota numérica. Si necesitas imperiosamente un valor, en mi perfil de la bgg si pongo valores numéricos. Pero me da pena que se le de mas importancia a ese numero que al texto que escribo, el cual, a todas luces, ofrece mucha mas información de cara a evaluar un juego.

      Saludos!

    • El momento en que Iván empiece a poner números como hacen las revistas de videojuegos, sus reseñas automáticamente perderán su valor y su blog mis visitas (y diría que las de mucha más gente).

      Así que, en mi opinión, las reseñas siempre sin número y entendiendo todos que significan las cuatro valoraciones que se le dan a un juego.

    • Dios, vaya ida de pinza. Anoche me acosté muy tarde y los mezclé totalmente. También es cierto que tienen estilos muy similares, por lo que entre bostezo y bostezo era fácil el cruce de cables. Ya está corregido. Muchas gracias!!

    • Cierto. Hay un paralelismo en sus estilos e, incluso, en sus trayectorias profesionales en el ámbito de los juegos. Gracias por la reseña. Me lo compré en preventa y estaba deseando conocer tu opinión. Lo normal en mi proceder es esperar a ti opinión y después decido 😀

  2. Buenas Iván,

    Magnífico trabajo como siempre, eres la constancia personificada 🙂

    Veo en el detalle de la vidriera y también en la imagen que sale en las crónicas jugonas que las vidrieras no van todas de izquierda a derecha. En las crónicas jugonas por ejemplo el jugador rojo tiene un espacio en el centro que creo no es legal.

    Saludos!

    Responder
    • Tienes toda la razón. El motivo es que quien me explicó el juego se le olvidó mencionar este importante detalle y las fotos las tenía hechas desde entonces. Pero así queda reflejado en los comentarios por si alguno le surge la duda. Gracias por avisar!!

  3. Excelente reseña Ivan.
    Una pregunta, siendo mayoritariamente 3 jugadores habituales y ya teniendo el Hotel Gran Austria, ¿me recomiendas este o son algo excluyentes?
    Un saludo y felicidades por tu gran reseña

    Responder
    • Hombre, teniendo Gran Austria Hotel y si no tienes una ludoteca amplia, tal vez miraría otras cosas. Porque hay muchos puntos en común entre ambos juegos (a mi me gusta más y me parece más interesante Grand Austria Hotel).

  4. Muy buenas Ivan,

    Después de tener los pilares de la tierra y venderlo porque las partidas se hacían muy monótonas, tenía muchas ganas de pillar un euro con temática de monasterios y abadías, pero después de leer tu gran reseña y el comentario anterior, veo que se pisa claramente con el GAH, que lo tenemos y nos encanta. Una pena porque este tiene muy buena pinta.

    ¿Podrías aconsejar algún euro con esa temática?

    Muchas gracias!!!

    Responder

Deja un comentario