Reseña: Seikatsu

Introducción

Seikatsu es una palabra que significa “vida” en japonés. Los jugadores tendrán la tarea de hacer crecer un jardín compartido entre sus pagodas, compitiendo por ser quien consiga una vista más sobrecogedora. ¿Quién lo conseguirá? ¡Es una cuestión de perspectiva!

Portada

Así se nos presenta Seikatsu, un diseño de Matt Loomis (DragonFlame, Chickwood Forest) e Isaac Shalev (Retreat to Darkmoor, Ravenous River). El juego fue publicado en 2017 por IDW Games en una versión en inglés. De las ilustraciones se encarga Peter Wocken (Dinosaur Island, Xia: Leyendas de un Sistema a la Deriva, Sagrada).

En nuestro país no se encuentra publicado, por lo que tendréis que recurrir a la importación (el juego es completamente independiente del idioma, a excepción del reglamento). Permite partidas de 1 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida 10 años y una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos. El precio de venta al público es de 39,99€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en inglés de IDW Games.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 23,5×23,5×7 cm. (caja cuadrada mediana de dimensiones similares a Wir Sind das Volk aunque con más fondo), encontramos los siguientes elementos:

  • Tablero (de cartón)
  • 3 Marcadores de Puntuación (de madera)
  • 36 Fichas de Jardín (de resina)
  • Bolsa (de tela)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

Seikatsu es un juego de corte abstracto en el que los participantes deben desplegar unas fichas de jardín con un pájaro (de cuatro especies posibles) y un adorno floral (de cuatro colores posibles). En cada turno, el jugador coloca una pieza de su mano (compuesta por 2 piezas) adyacente a al menos una ya colocada. Al colocar se atiende a la especie de pájaro, anotando un punto por cada pájaro de especie coincidente adyacente. Y al final de la partida, cada jugador evaluará sus siete columnas desde su punto de vista. Cada columna proporciona puntos en progresión triangular según el tipo de flores más presente en la columna. Hay cuatro piezas especiales de estanques que funcionan como comodín, tanto a la hora de colocarla y contar pájaros, como en el recuento final al evaluar flores.


Conceptos Básicos

Empecemos por el Tablero. Este muestra una estructura de casillas circulares en disposición hexagonal con 4 espacios por lado. Alrededor del tablero encontramos un track de puntuación con casillas numeradas del 0 al 49. Finalmente, cada dos lados del hexágono pertenecen a una pagoda, de forma que desde el vértice que une ambos lados se evaluaran las columnas al final de la partida (hay tres puntos de vista, uno por cada par de lados).

Tablero

El eje fundamental del juego son las Fichas de Jardín. Estas muestran una especie de pájaro en el interior (de cuatro posibles identificables por su color) y un adorno floral circular a su alrededor (también de cuatro colores posibles). Los jugadores irán colocando estas piezas en el tablero con la única restricción de tener que ocupar espacios adyacentes a fichas ya colocadas. Al colocar una ficha se activará una puntuación por pájaros y al final de la partida se tendrán en cuenta los adornos florales en las columnas desde el punto de vista del jugador.

Fichas de Jardín

Para llevar la cuenta de los puntos cada jugador dispondrá de un Marcador de Puntuación que irá progresando por el track de puntuación.

Fichas de Puntuación

Con esto es suficiente.


Preparación de la Partida

El juego básico es para 2/3 jugadores:

  1. Se despliega el tablero en el centro de la mesa.
  2. Se introducen todas las fichas de jardín en la bolsa y se mezclan.
  3. Cada jugador escoge un color y se sienta en el lado correspondiente del tablero y coloca el marcador de puntuación correspondiente en la casilla de valor 0 en el track de puntuación.
  4. Se extraen tres fichas de la bolsa y se colocan en los espacios iniciales alrededor del estanque central correspondientes al lado desde el que actúa cada jugador (2/3 piezas a 2/3 jugadores).
  5. Finalmente, cada jugador roba 2 fichas de la bolsa para formar su mano inicial.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Seikatsu se desarrolla a lo largo de 36 turnos alternados por los jugadores hasta que se rellene completamente el tablero, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj.

En cada turno, el jugador activo realiza los siguientes pasos:

  1. Colocar. El jugador coloca una pieza de las dos que tiene en su mano en un espacio que se encuentre adyacente a al menos una pieza ya presente en el tablero.
  2. Puntuar. El jugador anota un punto por cada pájaro de la misma especie que el de la pieza colocada que se encuentre directamente adyacente a la misma.
    • Si se ha colocado una pieza de estanque, el jugador elige la especie que quiere puntuar. En turnos posteriores, el estanque no proporciona puntos por tipo de pájaro.
  3. Reponer. El jugador roba una ficha de la bolsa para reponer su mano y volver a tener 2 piezas de jardín.
    • Si en la bolsa ya no quedan fichas, en el siguiente turno se colocará la ficha que le queda al jugador.

Tras esto, el turno pasa al jugador de la izquierda.

Detalle Estanque

Fin de la Partida

La partida finaliza cuando se coloca la última pieza. Se procede a evaluar el punto de vista de cada jugador comprobando las columnas en la dirección correspondiente. Para cada columna, el jugador anota 1/3/6/10/15/21 puntos de victoria si hay 1/2/3/4/5/6 piezas con un mismo adorno floral.

  • No tienen que estar consecutivas y solo se tiene en cuenta el tipo de adorno floral del que haya más piezas.
  • Las fichas de estanque cuentan son un comodín y cuenta como cualquier adorno floral.

El jugador con más puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate, el vencedor será el jugador más alejado del jugador inicial en el orden de turno.


Variantes

  • Modo en Solitario: el jugador actúa de forma normal, aunque competirá contra las otras dos pagodas combinadas. En la preparación las piezas iniciales deben mostrar flores distintas. En el desarrollo, el jugador siempre debe colocar la pieza en un espacio adyacente al último ocupado por el propio jugador y, a continuación, juega una segunda pieza adyacente a cualquier pieza. Se puntúan los pájaros (según el nivel de dificultad) para la segunda pieza colocada. El jugador escoge un nivel de dificultad entre fácil (los pájaros se puntúan normalmente), medio (no se anotan puntos por pájaros) o difícil (los oponentes puntúan pájaros.
  • Modo a Cuatro Jugadores: los jugadores se dividen en dos equipos y se sientan enfrentados en la mesa. Cada jugador recibe 2 piezas. En la preparación, se escogen 2 colores y se colocan las 2 piezas iniciales en los lados correspondientes. Además, se colocan dos piezas adicionales en los espacios adyacentes a los 2 anteriores sin cubrir el espacio inicial del tercer jugador y la posición opuesta. El resto del juego no varía y cada jugador actual como parte de su equipo a la hora de puntuar.
  • Reglas de Torneo: en la preparación, en vez de robar 2 fichas de la bolsa, cada jugador recibe piezas de estanque directamente:
    • 2 Jugadores: el cada jugador recibe 2 piezas de estanque como mano inicial.
    • 3 Jugadores: cada jugador recibe una pieza de estanque como mano inicial y roba una ficha de la bolsa, a excepción del jugador sentado a la derecha del jugador inicial, que recibe 2 fichas de estanque como mano inicial.
    • 4 Jugadores: cada jugador recibe una pieza de estanque y roba una ficha de la bolsa.

Opinión Personal

Hoy vengo con uno de esos juegos que no es que sea especialmente conocido aunque sí parece haber hecho el suficiente ruido como para conseguir ser licenciado por un gigante como es KOSMOS. Un diseño de esos que yo considero de corte abstracto porque tiene muchas de las características que, según la definición a la que yo me atengo, tienen este tipo de juego, pero falla en algún aspecto fundamental.

Quiero aprovechar esta reseña para volver a revindicar una definición algo más exacta a la hora de diferenciar entre eurogames y juegos abstractos. Y el primer problema es el nombre, ya que, en mayor o menor medida, todos los juegos son una abstracción. Es como si agrupásemos por una nueva categoría que se llamase «Juegos de Tablero». En mayor o menor medida, casi todos los juegos que pasan por este humilde blog son juegos de tablero porque hay un tablero o se conforma un tablero. Creo que un mejor nombre para la categoría, al menos en español, sería «Juego Combinacional», que hace referencia a un tipo de juego más concreto en el que los jugadores, si han desarrollado suficientemente sus capacidades, podrían evaluar todas las jugadas posibles en un turno dado y escoger la que consideren optima.

En el momento que entran en juego elementos no deterministas que introducen aleatoriedad, como dados, mazos de cartas para robar, bolsas de las que extraer elementos y/o la información no es perfecta, esto es, hay información oculta en un turno dado, pues ya esa posibilidad desaparece, porque un jugador, en un turno dado, es incapaz de evaluar todas las opciones de las que va a disponer el siguiente jugador en función del movimiento que haga. A todo esto habría que añadirle un requisito que considero muy importante para conseguir este tipo de sensaciones que es la presencia de mecánicas con interacción directa.

De esta forma, juegos como Azul (aquí su tochorreseña), Sagrada (aquí su tochorreseña) o War Chest (aquí su tochorreseña) no los considero juegos abstractos (siempre entendiendo juego abstracto como una categoría). No dejan de ser eurogames con un tema totalmente pegado y en los que realmente el azar tampoco está muy presente, pero sí lo suficiente como para que salte de categoría.

Detalle Estanque

Mas fácil que explicarlo es vivirlo. Las sensaciones que un jugador percibe con cualquier título del Proyecto GIPF, Onitama (aquí su tochorreseña), Hive (aquí su tochorreseña) o los reyes del mambo, el Ajedrez o el Go, están a mucha distancia de lo que transmiten Azul o Sagrada. Siempre habrá juegos que estarán más cerca de la frontera (como War Chest), pero creo que es conveniente tener claro los conceptos para hablar con propiedad.

Todo este rollo para deciros que Seikatsu no es un juego abstracto, aunque la mayoría de los que estáis aquí leyéndome seguramente si os parezca un juego abstracto. Pero por intentar aportar mi granito de arena y que cada vez cataloguemos mejor a los juegos de mesa.

¿De qué va este Seikatsu? Pues, en teoría, somos unos señores del Japón Feudal que nos hemos mudado a una nueva pagoda adosada y hemos conocido a nuestros maravillosos vecinos. Todo está demasiado virgen y las vistas desde la balconada no son especialmente atractivas, así que hemos decidido colaborar entre todos para montarnos un precioso jardín en el centro de la urbanización para que los lindos pajaritos nos despierten cada mañana con su alegre canto.

Pero claro, una cosa es que trabajemos en el jardín y otra que no arrimemos el ascua a nuestra sardina, por lo que intentaremos que la mejor estampa se aprecie desde nuestra propia pagoda, y no desde las de nuestros vecinos. Como ya supondréis, el tema es una mera excusa para que el ilustrador tenga algo a lo que agarrarse, porque la ambientación brilla por su ausencia.

A nivel mecánico Seikatsu no parece nada del otro mundo. Un juego con mecánica principal de colocación de losetas en el que cada jugador observará un tablero hexagonal desde una de las tres posibles direcciones. En cada turno, el jugador activo deberá colocar una ficha de las dos que componen su mano cumpliendo como única norma que la posición en la que la coloque debe encontrarse adyacente a al menos una ficha ya dispuesta en el tablero.

Tras esto, se realiza una puntuación atendiendo a los pájaros, uno de los dos elementos que aparece en la ficha, obteniendo un punto de victoria por cada pájaro coincidente en los espacios inmediatamente adyacentes a la ficha colocada. El turno finaliza reponiendo la mano.

Detalle Puntuación

La partida finaliza cuando se completa el tablero, momento en el que se procede a realizar la evaluación final, donde atenderemos al otro elemento presente en las fichas, los adornos florales, de forma que para cada una de las siete columnas desde el punto de vista del jugador, se anotarán puntos en progresión triangular según el número de fichas del tipo de ornamento más presente en la columna.

De esta forma, cada vez que coloquemos una loseta estaremos tomando una doble decisión. La primera en el presente, intentando maximizar la obtención de puntos al colocar la loseta en un espacio que toque al mayor número posible de pájaros del mismo tipo. La segunda, a largo plazo, con vistas a maximizar el número de fichas con un mismo tipo de adorno floral en alguna de nuestras columnas.

Pero claro, en ambos casos, estaremos abriendo opciones para nuestros rivales. Así, Seikatsu es un juego tremendamente táctico en el que estaremos continuamente evaluando la mejor opción, teniendo en cuenta que cada loseta va a ser evaluada para los tres jugadores, solo que desde un punto de vista distinto, un concepto que hemos visto en otras ocasiones, como por ejemplo en Dragon Master del Doctor Knizia (aquí su tochorreseña).

En este sentido, es fundamental conocer que de cada tipo de pieza hay dos copias en la bolsa, y absolutamente todas las piezas van a ser colocadas en el tablero, por lo que es posible juguetear con las probabilidades, sobre todo a la hora de apostar por un tipo de adorno en las tres columnas centrales desde nuestro punto de vista, potencialmente las más valiosas. A su vez, hay que intentar torpedear estas columnas centrales de los rivales en la medida de lo posible, lo que nos llevará a diversificar en nuestras columnas para alternar muchos colores en las de nuestros contrincantes.

Como ultimo pero importante detalle, hablar de la existencia de cuatro piezas que actúan como comodín, tanto en la colocación (vendrían a ser cualquier pájaro, aunque una vez colocadas no se tienen en cuenta para otros pájaros) como en la evaluación final (actuando como cualquier tipo de adorno floral). Obviamente, hay que ajustar mucho donde colocar estas piezas, porque todos los jugadores se van a beneficiar de ello. Lo óptimo es colocarlas en uno de los extremos de nuestra columna central, ya que así tendremos la seguridad de que nuestros contrincantes solo disfrutarán de este comodín en su columna más corta.

Y no tiene mucho más. Seikatsu vendría a competir en ese grupete de juegos abstractos con colocación de losetas sobre un tablero central y gestión de la mano en los que el doctor Knizia es un experto, con títulos como Genial (aquí su tochorreseña), Qin (aquí su tochorreseña), Samurai (aquí su tochorreseña) o su gran obra maestra, Tigris y Éufrates (aquí su tochorreseña). No puedo decir que sea mejor que la mayoría de estos (porque he nombrado algunos juegos que deberían estar en toda ludoteca), pero sí que cumple perfectamente con su función.

Detalle Mano

Las partidas son agiles, te mantienen en tensión y cada turno es una pequeña reevaluación del tablero. Es cierto que se echa en falta tal vez un mayor margen de maniobra a la hora de escoger (una mano más amplia por ejemplo). También hereda el defecto habitual de este tipo de juegos cuya detonación del final de la partida es que no se puedan colocar más piezas en el tablero, ya que los jugadores ven como este final se acerca con cada vez menos opciones, generándose un clímax no especialmente emocionante.

Al menos en este caso la puntuación final, aunque fácilmente calculable, es desconocida, por lo que se mantiene la emoción hasta cierto punto, que ya es una mejora respecto a, por ejemplo, Genial, donde muchas veces el pescado está vendido con varios turnos de antelación.

Es de esos juegos que tal vez en una primera partida no termine de cuajar por exigir a los jugadores una visión a tan largo plazo y si en la mesa hay alguien que ya tenga experiencia, su toma de decisiones será mucho más certera. Con todo, creo que es un juego muy entretenido y que además luce muy bien en mesa.

Es cierto que el azar tiene su punto de influencia y que en un momento determinado no tengamos en mano las fichas adecuadas pueden suponer un hándicap importante, sobre todo a la hora de ir rascando puntos mediante los pájaros. En esos casos, lo habitual será intentar torpedear a los rivales, ya sea ocupando espacios de alto valor en puntuación (muchos pájaros adyacentes del mismo tipo) y/o emborronando sus columnas.

Para intentar paliar un poco este aspecto se introducen las reglas de torneo, en las que las fichas comodín se entregan al comienzo de la partida, de forma que serán los jugadores los que decidan cuando aplicarlas y no depender de que la Dama Fortuna nos acaricie, permitiéndonos robar una de estas valiosas fichas al reponer la mano. Aunque también es cierto que esto implica una reducción efectiva de la mano y, salvo que tengamos claro que queremos colocar el comodín. De nuevo, yo habría aumentado el límite de la mano a al menos tres losetas.

Otro de los pequeños problemas del juego es la escalabilidad, porque claramente es un juego diseñado para tres jugadores. A dos no se desenvuelve más, pero le falta ese punto táctico de tener que estar luchando en dos frentes. A dos jugadores o a cuatro (variante poco interesante), el azar gana peso. Además, tiene la peculiaridad de que, siendo un juego muy táctico, no adolece del habitual mal del orden de turno, ya que los jugadores realmente compiten de igual a igual todos contra todos y, salvo el tema de la puntuación de los pájaros, es difícil que un jugador se aproveche de un fallo del que acaba de resolver su turno. Lo normal es que, como mucho, logre anotar uno o dos puntos (nada grave).

Detalle Ficha

La rejugabilidad, como suele ocurrir en este tipo de juegos, queda del lado de los jugadores. Afortunadamente, es un juego con una duración muy acotada (rara vez sobrepasaremos la media hora), por lo que es fácil encadenar un par de partidas y que vea mesa con facilidad como juego entre títulos de mayor densidad (para relajar la mente). Obviamente, si los juegos de corta duración no os encajan, este Seikatsu no es para vosotros.

Pero si por algo destaca Seikatsu es por su enorme producción. Nos encontramos con unas piezas de baquelita de gran tamaño y con una serigrafia de alta calidad ocupando todo el frontal de las mismas (por detrás tienen un pequeño relieve con el símbolo del juego). El tablero de cartón es de buen grosor y los marcadores de madera tienen formas originales. La bolsa de tela si podría haber sido de un tejido algo más firme, aunque cumple su función sin problemas. El reglamento está adecuadamente estructurado y no deja lugar a dudas.

En cuanto al aspecto visual, el trabajo de Peter Wocken no dejará indiferente a nadie. El tablero con esos tres colores dominantes es muy llamativo. La portada no se queda atrás con ese estilo minimalista en la que solo encontramos tres pájaros sobre dos ramas y el título del juego (con un acabado brillante en fucsia que resalta a distancia). Tal vez donde está algo recargado es en la serigrafia de las fichas. A mí no me disgusta, pero es probable que a muchos os recuerde demasiado a bordados de punto de cruz. Y tampoco es práctico el track de puntuación sobre esos fondos con el mismo color que las fichas de puntuación. Cuando la ficha del mismo color transita por el sector de su pagoda, es difícil distinguirlo.

Y vamos cerrando. Seikatsu es un juego de corte abstracto con una mecánica sencilla pero que exige a los jugadores tomar decisiones de forma continuada, teniendo en cuenta las repercusiones tanto en el momento como al final de la partida, donde cada pieza cuenta, tanto para el propio jugador como para sus rivales. Sus problemas son que es un diseño pensado para tres (a dos o cuatro es aceptable, pero no es como mejor funciona) y que es de esos juegos con un final un poco en caída, aunque la evaluación final mantiene la tensión hasta cierto punto. Con todo, me parece que es un juego que cumple perfectamente lo que se propone. Además, la producción es excelsa y desplegado en mesa llama mucho la atención. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

Deja un comentario