Crónicas Jugonas: Semana 12 del 2020 (16/03– 22/03)

Ahora sí, semana completa en confinamiento que solo rompí el viernes para ir a hacer la compra (ataviado con mi mascarilla, mis guantes y guardando la distancia de seguridad correspondiente para evitar males mayores). Lo único “bueno” del asunto es que estamos sacando más tiempo para sentarnos a la mesa y así desconectar un poco. Como novedades en esta entrada tenemos: el pack de expansiones de Star Realms: United (que añade las misiones y las cartas de dos facciones), Gámbito (que añaden cartas de uso personal) y los Escenarios (que alteran ligeramente las reglas de la partida), las dos razas promocionales de Claim (Fantasmas y Elfos Oscuros), Criaturas de Serie B (un filler con gestión de la mano y roles con un punto psicológico muy rico) y el Mapa de África para Ticket to Ride (que muestra una curiosa distribución de los trayectos e incorpora un nuevo concepto que permite duplicar los puntos a la hora de reclamar los mismos). Venga, ¡vamos allá!

Comenzamos el lunes de confinamiento con una partida a la hora del café a Hive (aquí su tochorreseña), que llevaba tiempo sin aparecer por estas crónicas. Un juego de John Yianni y que está considerado como uno de los mejores juegos abstractos que existen. Una especie de ajedrez con bichos donde el tablero lo forman las propias piezas hexagonales (cada una con un tipo de movimiento distinto). ¿El objetivo? Rodear completamente la pieza de la abeja reina del rival (tanto con piezas propias como contrarias). Una regla fundamental: la colmena no puede separarse en ningún momento. Partida en la que la señorita siempre mantuvo una actitud agresiva, introduciendo piezas e intentando cercar a mi reina. Sin embargo, cometió un error mortal en un momento dado al ocupar un hueco con el saltamontes que me permitía liberar a mi reina. Mientras tanto, yo ya había desplegado a mis tres hormigas para ir controlando las piezas de la señorita a la vez que iba cercando a su reina. Con dos de estas hormigas bloquee sus dos escarabajos, que entraron al tablero con la intención de cubrir a mi reina y poder desplegar de forma directa un par de fichas. Pero una vez que mi reina se escapó, alejándose un movimiento de los escarabajos, fue el momento de liberarlos y lanzarme sin miramientos a por la reina de Sandra. En pocos movimientos ya me hice con la victoria al verse desbordada por numerosos flancos. Hive es una maravilla. Si os gustan los juegos abstractos o disfrutáis con el ajedrez y/o las damas, probad esta maravilla. Además, en su versión de bolsillo es muy asequible económicamente. A mí me parece un juego que toda ludoteca debería contener. Con un par de reglas y movimientos de piezas bastante sencillos de asimilar el autor consigue un juego tremendamente profundo a la par que directo. También es ideal por si quieres una primera experiencia en esta clase de juegos. Y, por si no fuera poco, las expansiones elevan la complejidad y la vida de uno de los mejores juegos en su categoría.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 11 del 2020 (09/03– 15/03)

Extraña semana en la que el país entró en estado de alarma en pleno fin de semana. No tendremos mejor momento para sacar rendimiento a nuestra ludoteca. Aquí tuvimos partidas todos los días. Lo malo es que tendremos que tardaremos en volver a disfrutar de una sesión matutina en sábado. Es lo que hay. En cuanto a títulos que aparecen por primera vez en esta serie de entradas, tenemos Sanctum (un juego que intenta trasladar a tablero la experiencia del videojuego Diablo), The Forgotten Folk (la primera expansión de Caverna que incorpora razas con habilidades especiales), Raccoon Tycoon (un económico familiar con mecánicas de especulación y subastas) y Miyabi (un juego de colocación de losetas y draft del autor de la saga Azul). Venga, ¡vamos al lío!

Comenzamos la semana con la segunda partida a Azul: Pabellón de Verano, diseñado por Michael Kiesling. Tomando los principios mecánicos de Azul, esto es, un suministro estructurado en zonas con cuatro piezas de cinco tipos y tener que escoger todas las piezas de un color de la zona escogida para colocar dichas piezas en un tablero personal (siendo penalizados por las que no se puedan colocar), se le aplica un pequeño giro de tuerca al disponer de un sexto tipo de pieza y unos patrones en forma de estrella. Estas estrellas muestran seis espacios, cada uno numerado del 1 al 6, de forma que, para poder colocar una pieza en uno de estos espacios, es necesario haber acumulado tantas piezas de dicho color como el valor del espacio. Cuando se coloca una pieza, se anotan tantos puntos como piezas conectadas dentro de una estrella haya contado a la recién colocada. En el tablero habrá ciertos espacios que, al ser completamente rodeados, permitirán a los jugadores robar piezas de un suministro central. La partida dura seis rondas, y en cada ronda uno de los colores funcionará como comodín, sirviendo para completar otros colores, pudiéndose tomar una ficha de este color junto a todas las de otro color. Al final de cada ronda, un jugador puede almacenar hasta 4 piezas. Al final de la partida habrá bonificaciones en función de las estrellas completas y por haber ocupado todos los espacios de valor 1, 2, 3 o 4 de todas las estrellas. Partida sin mucha historia en la que a la señorita le faltó algo de visión, normal teniendo en cuenta que era su primera partida. Yo me centré en intentar conseguir desactivar la mayor cantidad de bonificaciones posibles, comenzando a completar las estrellas por sus cuatro de menor valor, obteniendo muchas más fichas que mi rival por esta vía. Cuando la partida enfilaba su recta final, me centré en intentar magnificar la bonificación por valores ocupados, logrando llegar hasta el tres (me faltó un espacio de valor 4 para haberlos conseguido todos), además de completar la estrella naranja. Mi rival, por su parte, no consiguió completar ninguna estrella y solo llegó a ocupar todos los espacios de valor 1 y 2, lo que, sumado a la baja puntuación acumulada, explica el tanteador final. Resultado: victoria de un servidor por 112 a 65. Esta tercera iteración de Azul se muestra como la más exigente y combera. Además, huye de los artificios mecánicos de Azul: Vitrales de Sintra, como esos tableros engorrosos modulares (aun siendo el elemento que más variabilidad aporta a en todos los juegos de la serie) o el peón del maestro para jugar con los tiempos. Por contra, esta tercera entrega es la que más se alarga en duración debido a que ahora las rondas tienen una fase extra en la que los jugadores alternan turnos para ir ocupando los espacios de su tablero personal. Lo recomendaría a quienes busquen un título más exigente (sin pasarse) respecto al Azul original.

Seguir leyendo

Reseña: Funkoverse Strategy Game

¡Enfréntate en la batalla POP! definitiva! Elige tus personajes favoritos y enfréntate cara a cara en emocionantes escenarios de juego.

Así se nos presenta este Funkoverse Strategy Game, un diseño del estudio Prospero Hall (Villainous, Jaws, Kero). El juego fue publicado por primera vez en 2019 por Funko Games en una versión en inglés.

Seguir leyendo