Reseña: Monster Lands

¡La Reina Gimelda está desesperada! Después de perder todas sus tierras por culpa de unos temibles monstruos, se confinó en la amurallada ciudadela de las Tierras de la Discordia. Antes, gobernaba un soberbio reino de exuberantes territorios de fuego, agua, viento y jungla, ahora, ya no queda nada de eso. Tras la caída de Modhelm y el asesinato del rey Bödagard a manos de las acechantes hordas de enemigos, la Reina ha decretado medidas drásticas: ha prometido la corona al clan de guerreros que hagan justicia, capturando o eliminando a los monstruos, y reconquistando los territorios que ha perdido. El consejero real ha elaborado un plan para medir el grado de éxito de los impacientes clanes, ya que solo uno de ellos podrá reclamar la corona.

Así se nos presenta Monster Lands, un diseño de Gorka Mata, Víctor Fernández, Sergi Solé y Daniel Schloesser (los tres primeros responsables de B-Sieged. El juego fue publicado en 2018 por Second Gate Games tras una exitosa campaña de micromecenazgo a través de KickStarter en varios idiomas, con el español incluido. De las ilustraciones se encargan Enrique Fernández Peláez.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 19 del 2020 (04/05 – 10/05)

Nueva semana en confinamiento con partidas todos los días y un par de estrenos. En esta ocasión dos abstractos de la colección de Gigamic. Por un lado, Pylos, en el que tendremos que competir con nuestro rival por ser quien coloquemos la última piedra en una pirámide. Y por otro, Quixo, en el que intentaremos conformar una línea de cinco símbolos iguales mediante empuje de hexaedros en una parrilla de cinco por cinco. Venga, vamos al lío, que hay muchas partidas que comentar.

Comenzamos la semana con una partida a Onitama (aquí su tochorreseña), diseñado por Shimpei Sato. Un juego abstracto para dos en el que los jugadores deben intentar capturar al maestro del rival o llevar a su propio maestro al templo rival. Para ello, los jugadores alternarán turnos en los que ejecutarán un movimiento con una de sus piezas según los patrones que le permiten una de las dos cartas de su mano, pasando la carta con el movimiento ejecutado al rival, quien dispondrá de ella dentro de dos turnos, mientras que al jugador que acaba de jugar, dispondrá de una nueva carta que estaba esperando a entrar. Aprovechamos para estrenar la segunda expansión, Way of the Wind, que incorpora un peón neutral (un espíritu) que puede ser movido por los jugadores, ya sea mediante las cartas normales, como las incluidas en la expansión, que permiten realizar primero un movimiento de una pieza propia y, posteriormente, al espíritu. La casilla ocupada por el espíritu queda bloqueada. Sin embargo, cuando el espíritu accede a una casilla ocupada por un peón (no un maestro), permuta su posición con él. Visto y no visto. Partida en la que la señorita se metió en una trampa en muy pocos movimiento. Aproveché el movimiento del espíritu para colocar uno de mis aprendices en la posición central del tablero, y, desde aquí, puse en jaque a la señorita, que no calculó bien sus movimientos y dejó expuesto a su maestro, perdiendo de forma fulminante. Onitama es un juego abstracto de muy pocas reglas que delega su complejidad en unas cartas que determinan los movimientos que pueden ejecutar los peones de cada jugador. Estas cartas irán rotando entre los jugadores, de forma que es relativamente sencillo estudiar los movimientos de cada jugador. Es un muy buen punto de entrada a este género, aunque tal vez la producción pueda suponer un hándicap respecto a otros títulos de corte similar, pero mucho más transportables y económicos. Respecto a la expansión, Way of the Wind, aumenta las opciones mediante una pieza neutral, aunque es cierto que complica ligeramente un diseño cuya principal virtud es la elegancia.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 18 del 2020 (27/04 – 03/05)

Seguimos en confinamiento, y mantenemos el ritmo de partidas. En esta entrada solo encontraréis un diseño como novedad, Los Cien Torii, un diseño con mecánica principal de colocación de losetas diseñado por Scott Caputo con un giro de tuerca muy chulo. Venga, no os entretengo más.

Comenzamos la semana con una partida a Batalla por el Olimpo (aquí su tochorreseña), de Matthias Cramer. Un juego de cartas confrotacional de corte relativamente clásico, en el que los jugadores bajarán a la mesa una serie de personajes con una determinada cantidad de puntos de ataque y de puntos de vida (los personajes enfrentados se atacarán y dañarán entre sí). Para poder bajar estas cartas se deberá pagar descartando cartas de colores específicos. El objetivo será intentar alcanzar la victoria mediante puntos de victoria o teniendo todos los espacios de la zona de juego ocupados al comienzo del turno. Partida que se mantuvo igualada gracias a la posición en el Olimpo de Ajax en el lado de Sandra, así que lo primero que hice fue centrarme en eliminarle. Coloqué a Teseo en el oráculo y a Ulises en Troya, y con esta ventaja competitiva llegó el momento clave en la que introduje en juego a Héctor. Y Héctor es mucho Héctor. Teniendo en cuenta mi buen posicionamiento, fue cuestión de tiempo que la señorita no pudiese evitar que tuviese todos mis espacios ocupados. Victoria por dominación al tener seis cartas jugadas en mi zona al comienzo de mi turno. Batalla por el Olimpo es un juego que fusiona un sistema de desarrollo de cartas con un juego confrotacional entre personajes con efectos, puntos de vida y puntos de ataque que se encaran entre sí. Combos y tensión en partidas rápidas y tremendamente entretenidas, que prácticamente nos obligará a engarzar unas cuantas hasta quedar totalmente satisfechos. Tal vez esta podría ser la mayor pega que se le puede poner, que una partida sola sabe a poco. Pero ya se sabe… lo bueno, si breve, dos veces bueno. Muy recomendable.

Seguir leyendo