Reseña: Un Imperio en 8 Minutos

Hay muchas razones por la cual un juego acaba entrando en tu ludoteca. Pero rara vez ocurre que el motivo principal sea el título del mismo. Parece una operación de marketing más que otra cosa.

Si amigos, el motivo de que hoy esta reseña esté ante vuestros ojos es que el juego que nos ocupa tiene el título que tiene. Si se hubiese llamado de otra forma, seguramente no habría generado tanto revuelo, así que un diez para el que apostó por la idea, porque ha dado en el clavo. Otra cosa será el juego, pero eso lo veremos más adelante.

Seguir leyendo

Reseña: El Grande

Hay juegos que nos llaman la atención por detalles curiosos. Hay juegos con un sabor especial. Y Hay juegos que son un referente. Y el juego que tratamos hoy es todo esto y más. Estamos hablando de El Grande. Ya sé que no se trata de la última novedad llegada de Essen (aunque la edición que usaremos en esta reseña si es bastante reciente), pero no por ello no es un juego que es descubierto por nuevos jugones y que el paso del tiempo no hace mella en él.

El Grande es, como su nombre indica, un grande de la historia lúdica. Publicado en 1995 (hace ya casi 20 años), es un diseño del incombustible Wolfgang Kramer, en colaboración con Richard Ulrich. En 1996 se hizo con el Spiel des Jahres, encumbrándolo como uno de los mejores juegos del año, y de la historia.

Seguir leyendo

Reseña: 1911: Amundsen Vs. Scott

Hay títulos con sabor especial y que quedan grabados en la memoria de muchos jugadores por diversos motivos. El primer juego de mesa moderno al que jugaste o aquel que se ha convertido en tu favorito. Juegos asociados a sentimientos o grandes eventos. Y hoy estamos aquí para hablar del que ha sido mi primera participación en un proyecto de mecenazgo que ha logrado salir adelante y que está dejando un gran sabor de boca. Si amigos, hablamos de 1911: Amundsen Vs. Scott, de Perepau Llistosella y Pedro Soto.

Fue una bola de nieve. La primera noticia que tuve fue un día que vi un tweet de Pedro en mi timeline enseñando el diseño de la carta de Sacrificio (enorme). Y entonces me picó la curiosidad. Se había abierto el plazo de participación en un proyecto de crowdfunding a través de la plataforma de micromecenazgo Verkami. El objetivo era poder autoeditar el título. Empecé a recabar información y ver de qué iba el juego. Vi la reseña del prototipo de Perepau en 5 Minutos por Juego y terminé de convencerme. Así que decidí apoyar el proyecto. El mínimo exigido para llevarlo a cabo ya se había alcanzado, pero quedaba la posibilidad de alcanzar los hitos que aún quedaban. Los últimos días fueron una locura. Cascadas de mecenas apuntándose al proyecto y Perepau y Pedro sacando ideas de debajo de las piedras. Al final ha quedado un producto muy completo, sobre todo por el coste que ha tenido.

Seguir leyendo