Reseña: Hatflings!

Introducción

Como cada año, durante la festividad de la primavera en Halftown, después de la comilona de la sandía, una vez han reposado todos los estómagos, se celebra la mayor y más divertida danza de sombreros de toda la comarca. Vecinos de la propia villa y de pueblos cercanos acuden ese día con sus fantásticos sombreros a participar o a apoyar a sus amigos y familiares. Dos equipos de halflings se juegan su reputación hasta la próxima Fiesta de la Primavera y el derecho a un sillón en la gran comilona de celebración. Durante la danza, los sombreros vuelan de cabeza en cabeza, unos quitándose otros poniéndose, mientras sus propietarios se mueven, bailan, saltan y corren por toda la zona de baile. Los halflings van cambiando de equipo dependiendo del color del sombrero que tengan en ese momento sobre sus cabezas. Hasta el final no se sabe quién vencerá.

Portada

Así se nos presenta este Hatflings!, un diseño de Judit Hurtado y Fernando Chavarría, responsables de 10 Negritos. El juego se publicó en 2016 de la mano de Meridiano 6 en una edición en inglés y español, aunque es completamente independiente del idioma. De las ilustraciones se encarga Lorena Azpiri, siendo este el primer juego publicado en el que participa.

Permite partidas a 2 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos. El precio de compra recomendado es de 19,95 €. Para esta reseña se ha hecho uso de una copia de la primera edición de Meridiano 6, la cual ha sido cedida amablemente por la editorial.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 20×20×5,5 cm (caja cuadrada pequeña, similar a 10′ to Kill), encontramos los siguientes elementos:

  • 46 Fichas reversibles de Halflings (de cartón):
    • 34 Halflings Corrientes
    • 12 Halflings Especiales
  • Ficha de Cerdito (de cartón)
  • 3 Fichas de Charco (de cartón)
  • 2 Arboles (de cartón)
  • 2 Columnas (de cartón)
  • 4 Cajas (de cartón)
  • 3 Barriles (de cartón)
  • Tablero a doble cara (de cartón)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

Un abstracto para 2 en el que los jugadores deben ir ocupando un tablero de casillas circulares con fichas de su color, pudiendo desplazarlas posteriormente siempre y cuando pueda saltar sobre otra del jugador contrario. Tras introducir o mover una pieza, todas las fichas contiguas del rival se voltearán y quedarán del color del jugador en turno. A esto le sumamos que algunas piezas disponen de habilidades especiales. La partida finaliza en el momento que un jugador no pueda realizar ningún movimiento.


Conceptos Básicos

Empecemos con el Tablero de juego. Este representa una zona de fiesta donde los hatflings danzarán, compuesta por una serie de casillas circulares (6 columnas y 6 filas). El tablero posee 2 caras, diferenciándose únicamente en el aspecto visual, ya que a efectos mecánicos son iguales. Las casillas periféricas de dos de los márgenes (enfrentados) mostrarán un resplandor de cada uno de los colores correspondientes a los dos equipos (morado y amarillo), siendo las casillas iniciales de cada equipo.

Tablero a Doble Cara

El elemento básico del juego son las fichas de Hatfling a doble color. Los jugadores irán introduciendo o desplazando estas piezas sobre el tablero. La primera deberá hacerse sobre una de las casillas iniciales (las que muestran el resplandor del color del jugador), mientras que las siguientes se deberán introducir en casillas adyacentes a alguna ocupada por un hatfling del jugador. Es importante remarcar que la adyacencia en este juego ocurre en las 8 direcciones (ortogonales y diagonales).

Hatflings Básicos

Es importante también comentar el concepto de volteo. Siempre que una ficha se desplace o sea introducida, provocará que las piezas adyacentes a la posición final de esta cambien al color del jugador en turno.

Adicionalmente, existen una serie de piezas especiales únicas que poseen habilidades particulares.

Piezas Especiales

El juego incorpora una serie de elementos que alteran la zona de juego:

  • Arboles/Columnas: son obstáculos inamovibles, anulando la casilla que ocupan.
Columna/Árboles
  • Cajas: permiten ocupar una posición elevada a los hatflings, impidiendo, a priori, que sean volteados.
  • Barriles: funcionan igual que las cajas, pero pueden romperse al subirse en ellos.
Cajas/Barriles
  • Charcos: son obstáculos temporales que impiden el acceso a una casilla durante un turno.
  • Cerdito: es un obstáculo móvil.
Cerdito/Charcos

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se sitúa el tablero por la cara que deseen los jugadores, orientándolo de forma que las casillas iniciales apunten a cada jugador.
  2. Se forma una reserva general con las fichas de hatflings básicas.
  3. Cada jugador recibe un set de 6 hatflings especiales.
  4. Se elige al jugador inicial. Comenzando por este, los jugadores alternan turnos para colocar atrezo sobre el tablero (se recomienda colocar al menos 3 piezas). Finalmente, el jugador no inicial coloca al cerdito en un espacio de su elección.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida a Hatflings! consta de un número indeterminado de turnos alternados entre los jugadores hasta que la partida finaliza.

En su turno, un jugador deberá elegir entre una de las siguientes dos opciones:

  1. Introducir una ficha de hatflings de su color en una casilla libre (sin ningún elemento) adyacente a otra casilla ocupada por un hatfling de su color.
    • Como excepción, el primer hatfling que introducen los jugadores será en una de las casillas de la fila inicial de cada uno.
  2. Desplazar una ficha de hatfling. Esto solo es posible si la ficha puede realizar un salto sobre un hatfling de color contrario hacia una casilla libre.

En ambos casos, todas las fichas de color contrario adyacente (tanto ortogonal como diagonalmente) a la ficha recién movida (en su posición final) serán volteados al color del jugador, salvo que el hatfling se encuentre encima de una caja/barril o sea un hatfling especial.

Detalle Tablero

Las cajas y los barriles son especiales en cuanto a que no se consideran casillas ocupadas, sino que los hatflings pueden acceder a ellas, quedando protegidos de cambios (al menos en principio). La única diferencia entre caja y barril, es que el segundo puede romperse cuando un hatfling se sube a él. Para ello se lanza una ficha de hatfling básico al aire. Si cae del color del jugador, el barril aguanta. En caso contrario, se rompe y el barril y la ficha del jugador quedan eliminados.

Como ya hemos dicho, cada jugador dispone de un grupo de hatfling especiales que, si son eliminados, dejan de estar disponibles. Los hatfling especiales disponibles son:

  • Bromista: puede ser volteado una vez sin cambiar de equipo.
  • Patoso: al entrar al tablero, el jugador coloca un charco en una casilla libre vacía.
  • Tramposo: no puede ser volteado, aunque no puede moverse.
  • Pirotécnica: cuando entra al tablero, ella junto a todos los hatflings adyacentes son eliminados de la partida.
  • Glotón: entra empujando un hatfling de su color que se encuentre en una casilla periférica del tablero. Tras esto, toda la fila es empujada en dirección contraria. Cualquier hatfling que no pudiese avanzar por encontrar un obstáculo será eliminado.
  • Zancuda: puede entrar al tablero con una casilla de distancia respecto a cualquier hatfling del equipo del jugador, y desplazarse a una casilla libre adyacente antes de saltar. Además, tiene la propiedad de poder cambiar de color a los hatflings que se encuentren sobre cajas/barriles.

Fin de la Partida

La partida finaliza cuando, al comienzo del turno de un jugador, este no puede hacer ningún movimiento valido.

El jugador con más hatflings de su color sobre el tablero será el ganador. En caso de empate, el ganador será el jugador con mayor número de hatflings en la fila inicial del contrario.


Opinión Personal

Hoy toca analizar el último juego de los chicos de Meridiano 6, aunque en esta ocasión, a diferencia de Plus Ultra y Ars Universalis, el diseño no es propio, sino que es obra de Judit y Fernando, los responsables de 10 Negritos, habiendo presentado el prototipo al ya clásico concurso de Jugando en Pareja. Vamos a ver que nos depara este juego de aspecto adorable, no sin antes agradecer a la editorial la cesión de la copia que hace posible esta tochorreseña.

Ya sabéis que me encantan los abstractos, y siempre tengo ganas de probar nuevas ideas y ver cómo se desarrollan. En este caso nos encontramos ante un juego con un referente muy claro dentro de este género como es Reversi/Othello, al cual, con casi toda seguridad, habréis jugado alguna vez en vuestras vidas. Pero, por si acaso, un breve recordatorio de cómo funciona: sobre un tablero cuadriculado, los jugadores deben ir colocando piezas de su color de forma que flanqueen una o varias piezas contrarias en línea recta, de forma que todas estas piezas flanqueadas son volteadas, pasando ser del color del jugador que acaba de realizar el movimiento. La partida finaliza cuando un jugador no puede realizar un movimiento legal, pasándose a contar cuantas piezas posee cada jugador.

Pues bien, Hatfling! podría considerarse como un niño bonito del clásico descrito en el párrafo anterior. ¿Cuáles son las diferencias fundamentales? Pues, a nivel mecánico, son tres. Primero, que se altera el patrón de volteo. Ahora, en vez de flanquear piezas o grupos de piezas, se voltearán únicamente las fichas que se encuentren adyacentes, en ortogonal y en diagonal, a la que el jugador haya utilizado en su movimiento.

Detalle Tablero

El segundo, en relación con el anterior, es el modo de introducir nuevas piezas al tablero. Ahora, al no tener que flanquear, se exige precisamente lo contrario, esto es, que la pieza introducida ocupe una casilla adyacente a alguna que ya controlásemos previamente.

Por último, y tal vez el más relevante, es que las piezas tienen la capacidad de desplazarse sobre el tablero, aunque con la peculiaridad de que solo podrán moverse aquellas que puedan saltar en línea recta una pieza rival y aterrizar en una casilla vacía. Digamos que es un flanqueo en movimiento a una única pieza. Al igual que en el caso de introducción de piezas, se voltearán aquellas que se encuentren adyacentes a la nueva posición de la ficha que se ha desplazado.

Pero aquí no quedan los añadidos. Para dotar de cierto sabor y alternativas al diseño, se han introducido una serie de personajes especiales con diversas habilidades que permiten vuelcos importantes en la partida, evitando los momentos “bola de nieve” clásicos del Reversi. Por último, se han introducido obstáculos y desniveles que alteran ligeramente la mecánica de volteo, de forma que podemos configurar partidas con patrones distintos.

Bien, seguramente alguno ya se estará preguntando algo como ¿merece realmente la pena una versión vitaminada del Reversi? La respuesta, como la mayoría de las veces, es ambigua. Nadie va a descubrir Reversi a estas alturas y, si uno ya tiene cierto recorrido en el mundo de los abstractos, lo tenga o no lo tenga en su colección, seguramente llevará mucho tiempo sin ver mesa. Así que si eres de los que ya tiene dominado Hive (aquí su tochorreseña) y te encantan los diseños del Proyecto GIPF, Hatflings!, a pesar de los añadidos, se te va a quedar corto muy pronto.

Con esto no quiero decir que sea un mal juego, ni mucho menos, ya que las vitaminas le sientan bastante bien y es mucho más agradable de jugar que el juego del que toma los principios fundamentales, aunque esto sea, básicamente, por las reducidas dimensiones del tablero. No es lo mismo rellenar un mallado de 8×8 que de 6×6.

La clave en Reversi es dominar las esquinas, habiéndose hecho fuerte, previamente, en las casillas periféricas, ya que estas no pueden ser volteadas más que flanqueando dichos laterales, por lo que ya no será posible alterar la situación de las fichas centrales. Llega un momento en el que determinados sectores son inamovibles.

Detalle Tablero

Pues bien, aquí ocurre lo contrario. Ninguna pieza está a salvo, y con un par de movimientos certeros del rival y algún que otro descuido propio, el tablero puede dar un vuelco importante, ya que, por muy fuerte que sea una posición, si permitimos un movimiento o, directamente, el rival posee fichas a una distancia reducida, podrá introducir nuevas piezas que ataquen directamente a esas pequeñas murallas de varias filas que se van formando.

Este es, seguramente, el punto fuerte del juego y el que hará que nos olvidemos de Reversi de una vez por todas. Hay que tener los cinco sentidos puestos en el tablero para intentar evitar puntos débiles que derrumben nuestro castillo de naipes. No es raro ver como una situación claramente dominada se vuelve en nuestra contra por un par de pasos en falso.

Como ya he dicho antes, el juego incorpora elementos adicionales para añadirle variedad a las partidas. Por un lado, tenemos los obstáculos y las cajas, que anulan casillas o le dan la condición de punto elevado, alterando las mecánicas de introducción de piezas (hay casillas que nunca estarán libres) o de volteo (los hatflings sobre cajas/barriles no pueden ser volteados de forma natural). Y los hatflings especiales funcionan como una especie de desatascador o de ataque certero, según el momento. Introducir a la zancuda o al glotón den determinados momentos puede hacer mucho daño y decantar definitivamente la partida. Igualmente, el tramposo, el bromista o el patoso permiten tomar algo de aire a la hora de soportar la presión rival.

Como la mayoría de este tipo de abstractos posicionales, él toma y daca constante por evitar pasos en falso y presionar al rival está presente. No vale con poner fichas a lo loco porque, seguramente, nos quedaremos sin opciones muy pronto.

Sin embargo, a mí se me queda corto. Lo veo como un posible punto de entrada a los más pequeños, en especial por su aspecto, del que hablaremos más adelante. A pesar de que la caja indique una edad mínima de 10 años, yo creo que es un juego apto para pequeños jugadores de menor edad. Yo creo que un chico de 7 años no tendría ningún problema. Reglas sencillas, con elementos que permiten modular la dificultad a la hora de interpretar patrones. Ideal para el caso. El problema es el de la mayoría de juegos de iniciación. Una vez quemada la etapa, será difícil volver a verlo en mesa una vez que se pase a diseños más profundos (que no necesariamente más complejos).

Pasemos a la edición. En este aspecto, los chicos de Meridiano 6 tuvieron claro desde el principio que había que apostar por la calidad. Y Hatflings! no es una excepción. Todos los elementos de cartón tienen un grosor adecuado y una textura agradable. Quedaría por ver como soportan el constante volteo de las piezas, pero, a priori, deben aguantar las fichas unas cuantas partidas. A destacar los elementos de atrezo en tres dimensiones, que para las fotos queda muy bien, aunque a nivel mecánico no implican nada especial. El reglamento no deja lugar a dudas e incluye ejemplos clarificadores para entender los pocos conceptos de forma adecuada.

Vamos con el trabajo de Lorena Azpiri. Si por algo destaca Hatflings! es por componente de adorabilidad. Está claro que se ha buscado la diferenciación a través de lo visual. La mayoría de abstractos son elegantes y sobrios. Llaman la atención por el habitual uso de la baquelita y las formas geométricas, pero no por el trabajo artístico. En este sentido, Hatflings! es diferente al resto, pudiendo, como ya dije antes, llamar la atención de los más pequeños. Sin embargo, a mí me resulta un pelín cargante. Demasiado colorido y ornamentos que distraen la atención. Si amigos, yo soy de los que disfrutan de las formas geométricas con un color (dos a lo sumo. Pero, como digo, tal vez encaje con muchas personas que no se acercarían a un abstracto ni con un palo.

Detalle Tablero

Y vamos cerrando ya. Hatflings! es una actualización, con lavado de cara incluido, de un clásico de los abstractos como es Reversi. Con un aspecto extremadamente adorable, puede ser un buen punto de partida para los más pequeños. Sin embargo, es probable que se les quede cortos a aquellos que ya tienen más experiencia en el género y busquen retos más profundos. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

14 comentarios en “Reseña: Hatflings!”

  1. En total desacuerdo con la valoración de Hatflings! Decir que es un “lavado de cara” de Reversi es cuanto menos desafortunado. Cierto que pertenecen a la misma familia de juegos, pero nada más. En cuanto a su rejugabilidad, es tan rejugable como puedan serlo el ajedrez o las damas. Cada partida es un nuevo reto, dependiendo del nivel del rival y de tu grado de exigencia. Puedes echar una pachanguilla con tu hijo de 11 años o una partida “modo mordor” con gente de tu grupo habitual y lo disfrutas igual de bien. Falso que los “elementos de atrezzo” no impliquen nada especial a nivel mecánico. Las cajas de verduras y los barriles la pueden liar parda a poco que sepas jugarlos, lo que me lleva a pensar que apenas se hayan echado una o dos partidas antes de escribir la valoración. Y dicho esto. Llevo más de veinte años en esto de los juegos de mesa. Éramos muy pocos en España cuando empezamos, la mayor parte volcados en eso que ahora llamamos wargames, porque no había otra cosa, y llegaba de fuera. Nos hemos quejado de lo lindo de no tener editoriales propias. Señores, aquí tenemos una, y no una cualquiera. Una editorial que triunfa en Alemania, muy valorada en Canadá y partiendo la pana allá donde defienden la bandera del producto español “DE CALIDAD”. Y cuando digo producto español, quiero decir producto patrio 100 por ciento: diseño español, autores españoles, edición española. Un poquito de por favor. Ahorrémonos valoraciones del tipo “demasiado bonito para ser español”. No quiero ni pensar la valoración que hubiera merecido si en lugar de llevar el sello M6 hubiera llevado el de FFG. En fin, triste tochorreseña, que no pasará a la historia precisamente.

    Responder
    • Por partes. Antes de nada, creo que en ningún momento crítico al producto por su procedencia. Yo nunca miro de donde viene, y en la opinión personal hablo de lo que el juego me transmite. En ningún momento digo que el juego sea malo o no funcione. Pero si que, dentro de los abstractos, no me ha producido ese pellizco que si me han proporcionado otros títulos.

      Segundo, el aspecto infantil me parece bien si se enfoca el producto a un público que le dé importancia a este aspecto. Pero, precisamente el género de los abstractos se duele caracterizar por su sobriedad y minimalismo. Llámame antiguo, pero a mi me gusta más la elegancia y simplicidad de un tablero de Reversi.

      Cuando hablo de los elementos de atrezo estoy refiriéndome al tema de que sean en 3D, que en más de una ocasión son un incordio. Por ejemplo, con los árboles la pieza de atrás cuesta verla, y voltear piezas cercanas a cajas o barriles, salvo que vayas con buen pulso, sueles acabar dándoles sin querer. Podrían haberse usado fichas como la del cerdo o los charcos y habría funcionado igual.

      Supongo que no serás un habitual de mis reseñas para afirmar alegremente que mi valoración pudiese haber sido otra por el sello editorial. Si por algo me caracterizo, a parte de por soltar tochos infumables, es por ser 100% sincero e intentar dejar de un lado favoritismos. Uwe Rosenberg o Feld son referentes para mi, y ahí tienen sus suspensos y sus aprobados simplones.

      Por último, gracias por comentard. Cada uno tiene su punto de vista y todos son bienvenidos. Saludetes!

  2. Gracias, Misut, por responder. Sigo tu blog con regularidad y tomo tus opiniones en cuenta, en particular las referidas a novedades editoriales que o bien no he jugado o no conozco. Esta es la primera vez que me he decido a comentar una reseña, confieso que un poco indignado, justamente por estar en desacuerdo con ella y porque conozco el juego.
    Hatflings! , no digo que critiques el producto por su procedencia -no lo haces-. Digo que si todo en él merece una valoración positiva o razonablemente positiva, ¿por qué darle un ramplón APROBADO? Si todo lo que vamos a criticar es que el diseño es demasiado bonito, o que mejora clásicos como el Reversi, ¿es que acaso nos da miedo darle un empujoncito al producto nacional, cuando además lo merece? Vemos repetida esta actitud un día sí y otro también en muchos comentaristas y foreros. El producto nacional de calidad tiene que demostrar por triplicado que funciona para que se le tenga en cuenta. ¿No mola, no mejora lo que hay? Tú mismo lo dices: sí, ¡pues genial entonces! Considérese que hablamos de una editorial pequeñísima con exiguos recursos, que compite contra gigantes que copan las estanterías de las tiendas y que, pese a todo, ha conseguido llegar al público internacional en apenas dos años. No se trata de una multinacional. No se trata de una sucursal española de juegos extranjeros ya consolidados o con demostrados buenos números en la BGG, como tantas hay (EDGE, Más que Oca, Maldito Games, entre otras). Hablamos de gente que apuesta (invierte tiempo y dinero) por ideas originales de autores españoles, diseñadores españoles, en definitiva, la industria del juego en España. No despertemos de este maravilloso sueño, señores, que es gratis.
    El juego es realmente bueno. De corte familiar, ideal para para iniciados y niños, pero válido igualmente para jugones, rejugable como lo puedan ser las damas o el ajedrez, ajustado en precio y en tiempo de partida, de muy digna factura en diseño y producción de componentes, reglamento impecable. No parece poca cosa, ¿verdad? En fin, ¿que cuándo mueves las fichas puedes golpear con los dedos, sin querer, los componentes de tres dimensiones? La de veces que me ha pasado jugando al Hannibal: Roma vs. Cartago que he derribado a los generales torpemente situados sobre las pilas de CUs, ¿y qué inconsciente daría por ese motivo un miserable APROBADO a uno de los mejores juegos de mesa de la historia? En resumen, tus críticas, o mejor dicho, tus no-críticas no se corresponden con la valoración final, que a todas luces se queda corta. No tienes en cuenta el origen, cierto, pero a lo mejor va siendo hora que tengamos en cuenta el origen del producto nacional de calidad que se abre paso a duras penas en un mercado monopolizado por las grandes firmas de siempre, simple y llanamente, porque no compite en condiciones de igualdad. Saludos y perdón si mi opinión puede herir alguna sensibilidad.

    Responder
    • Es que yo no se por qué un aprobado es “miserable”. Para mi Ora et Labora, el reciente Oraculo de Delfi y otros juegos “de postín” son aprobados. Yo, para considerar un juego notable tengo que sentir, como minimo, ganas de sacarlo a mesa con cierta asiduidad. Desgraciadamente, con este Hatflings! no me está pasando. No es un juego que pueda recomendar encarecidamente.

      Y precisamente, considero FUNDAMENTAL apartarme de los condicionantes que puedan rodear a un juego. Yo no miro etiquetas, ni autores. Me limito a analizar el producto tal y cual es, como haría cualquier comprador. El mercado es así, cuando sacas un producto compites contra todo el mundo. Que provenga de una editorial humilde que se la juega con cada producto es irrelevante para el que va a la tienda a comprar un juego. A el le importa solo si el juego le va a aportar lo que busca. Y, en mi opinión, y sobre todo por sensaciones. Si no he logrado transmitir correctamente que a mi me parece un aprobado porque es un juego que no me parece que tenga que poner por delante de muchos otros que compiten en nivel, pues entonces he fallado en la reseña. No tiene un aprobado porque tenga elementos en 3D o porque sea demasiado cuqui. Ya te digo que si fuesen todo fichas bicolores planos, seguiria siendo un aprobado, precisamente porque mecanicamente no me proporciona mucho mas que un ratejo entretenido. Cuando termino la partida no tengo ganas de repetir otra, y eso en un juego de 15 minutos… pues es lo que me desinfla. Por poner un ejemplo, Patchwork, al que solo le di un “misero” notable (puesos a calificar las notas :P), cuando termino una me quedo muy picado y quiero echar otra.

      Y no tienes por qué disculparte. Aquí todo el mundo tiene su opinión y es libre de compartirla, siempre que se haga desde el respeto. Un saludo!

    • Y bueno, tambien, volver a recordar, que tanto el Aprobado y el Notable son notas muy amplias. Si sigues a muevecubos, alli se comparte la reseña con una nota numerica. A este Hatflings! le tengo puesto un 6.5, que es CASI un notable. Pero en algun punto tengo que poner la barrera. Y en este caso Hatflings! se me queda del lado del aprobado por el canto de un duro.

  3. Impecable reseña.

    Coincido en que es un juego que puede no abarcar a todos los públicos, especialmente a los más jugones.
    Pero sigue siendo un bun juego.
    Y en una casa puede haber espacio para todo.
    Otra cosa es que este tipo de juegos no calen en todos los corazones.
    NO lo compraría, pero no le diría que no a una partida,o dos.

    Responder
    • Bueno, tanto como “impecable” no sé yo. Se ve que no has jugado nunca al Reversi. Se parece tanto al Hatflings! como los Lacasitos al caviar beluga, y creo que me quedo corto :)-
      Compré Hatflings! en las últimas jornadas de Barcelona. No conocía ni el juego ni la editorial, pero causó sensación. Por cierto, detallazo que con el juego dieran, a modo de promo, el reglamento en catalán. A lo que iba, que me pierdo. Que lo compré porque quería llevarle algo a mis nenes y me lo recomendaron, junto con un Patchwork. Los resultados fueron inmediatos. Los nenes (9 y 13 años) no juegan a otra cosa y lo que es aún mejor, mi mujer llevará como unas treinta o cuarenta partidas, y -¡ojo al dato!- odia los juegos de mesa. Vamos, que estoy por hacerle un monumento al juego. Sencillo de explicar, agradable a la vista, rápido, exigente. A mí me parece una joyita. Quizás no sea muy recomendable pensando en consumidores compulsivos de wargames o sectarios de Cthulu, pero vamos, ni falta que hace. Tampoco se trata de eso, ¿no?
      El Patchwork lo terminé vendiendo a mitad de precio de lo que me costó. Negocio redondo 🙁 Dos partidas y a dormir el sueño de los justos. Ni niños, ni mujer, ni colegas, ni nada de nada. Hatflings! ve mesa y crea afición. Patchwork, mucho ruido y pocas nueces. ADEU!

    • Probablemente Reversi sea uno de los juegos abstractos a los que más he jugado en mi vida porque era el único juego que tenía en un Nokia con el que me llevé 2 años. Si cambiar que en vez de encerrar una ficha o línea de fichas entre 2 piezas para voltearlas por voltear las adyacentes ya cambia completamente el juego y no se parecen en nada… Una cosa es que el juego te funcione, que eso es totalmente entendible y así lo indico en la reseña. Ya que sale la comparación, a mi Patchwork me parece mucho mejor juego y con decisiones muy interesantes. Y por último, no debemos olvidar que aquí ofrezco mi opinión, y no puedo desligarla de mi perfil de jugador, que es por lo que mucha gente me lee. Hay que distinguir entre un juego malo y un juego que no está mal pero que yo solo recomendaría en casos puntuales, que parece que hablo mal del juego. No me parece que discrepar en criterios sea motivo para menospreciar el trabajo realizado. Son dos cosas distintas. ¿O solo te parecen buenas las reseñas que coinciden con tu forma de ver las cosas?

      Un saludete y gracias por comentar!

    • Correctisimo. No es un mal juego, y creo que eso queda patente en la reseña. Pero a mi se me queda corto y prefiero sacar muchos otros abstractos antes que este.

      Saludetes!

    • A eso es precisamente a lo que me refería.
      El juego está muy bien hecho para el propósito que se crea. Visualmente agradable, sencillo en sus mecánicas y con un precio contenido.
      Nunca tengo la necesidad de comparar un juego con otros juegos para saber si me puede encajar en casa.
      Entretenido, sencillo y económico. Buen juego.
      Y me reafirmo, la reseña, impecable.
      Bien estructurada, argumentada y explicada.
      Otra cosa es tener opiniones diferentes sobre el juego que se comenta, pero la reseña es, como todas las que leo, amena y perfectamente trabajada.

  4. “Aquí ofrezco mi opinión, y no puedo desligarla de mi perfil de jugador, que es por lo que mucha gente me lee”. Respetuosamente discrepo. Una reseña debe ser lo más objectiva posible, considerando precisamente que hay muchos tipos de juego y de jugador. A mí personalmente no me gustan los juegos cooperativos y no por ello voy a dar una valoración baja a todos. Los hay mejores y los hay peores dentro del mismo genere. ¿Que resulta que no es mi genere preferido? Estoy abligado a decirlo. Algo así como “chavales, aviso, no es mi tipo de juego, nunca me lo compraría, pero dentro de su genere me parece tal o cual por tales razones objectivas”. Lo que hace un blog más o menos interesante no es tanto tu opinión personal cuanto tu experiencia de años como jugador puesta al servicio de tus lectores, dentro de los márgenes de una mínima y exigible objectivitat. No confundamos opinión estrictamente personal con perfil de jugador. Por eso, porque se confunde, la reseña no es “impecable”, y porque querido Misut, digas lo que digas, Reversi y Hatfligs! son juegos distintos dentro de su genere. Si tanto has jugado a Reversi deberías verlo. Es mès, si tanto has jugado a Reversi es porque te gusta mucho. Y si dices que Hatflings! lo supera, ¿por qué dices que no te convence? Hay aquí una contradicció evidente. Por otra parte, afirmas que Patchwork ofrece decisiones interesantes. ¿En serio te parece que Hatflings! no? No sé con quién lo habrás jugado. Te aseguro que si lo jugaras con mi nene de 9 años te llevarías más de una sorpresa. En una partida a las damas el nivel lo ponen los jugadores, no el juego, en eso coincido plenamente con Cumanchero. ADEU!

    Responder
    • Pues, en primer lugar, el apartado se llama opinión personal. Nunca una opinión va a ser objetiva. Puedo hablar de aspectos que son medibles, como el nivel de producción, la presentación, etc. Pero las sensaciones que ofrece un juego cambian de un jugador para otro. A eso me refiero con que no puedo desligar mi perfil de lo que pienso del juego. Y la gente que lo conoce sabe a qué atenerse en base a lo que yo pienso. Habrá muchos con gustos totalmente opuestos que verán una oportunidad en este Hatflings! De incorporar un gran juego a su colección.

      Lo que comentas de los colaborativos es un ejemplo genial. Precisamente rara vez me veras hablar en una reseña de un colaborativo porque no son mi tipo de juego. No tengo criterio para decir si uno es mejor que otro, aunque sólo sea mi opinión, porque no me gusta ninguno.

      Como he dicho antes, jugué mucho a reversi porque era la única alternativa (único juego en el movil). Y si, Hatflings me parece más interesante que Reversi. Donde he recomendado yo Reversi?

      Tampoco digo que Hatflings no ofrezca buenos momentos. Pero, para mi gusto mucho más pasajeros y menos interesantes que otros juegos, como por ejemplo Patchwork. Y tu mismo has pasaportado este en favor de Hatflings! Yo no voy a decirte que te has equivocado, pues no deja de ser una cuestión de como te funciona el juego en tu entorno.

      Y si, la mayoría de abstractos, la dificultad de la partida depende del nivel de los jugadores. Pero puestos a elegir un abstracto para 2 con los parámetros de Hatflings!, me quedo antes con muchos otros. Si no, no tendría sentido publicar más juegos de este tipo, porque al final con Go y Ajedrez tendríamos más que suficiente. Si el nivel lo ponen los jugadores y el juego no importa nada…

      De todos modos, por muchos argumentos que expongas, mis sensaciones son las que son. Y es un juego que rara vez verá mesa en mi caso con tantas alternativas que me parecen más interesantes.

      Al final no deja se ser como te encaja un juego. En tu caso ha ido bien, y yo que me alegro. Pero tan legítimo es que a ti te parezca un juegazo como a mi uno más. Un saludo.

    • En el apartado de reseñas está la escala ordenada. Pero lo repito again:

      Sobresaliente es mejor que Notable.
      Notable es mejor que Aprobado.
      Aprobado es mejor que Suspenso.

Deja un comentario