Crónicas Jugonas: Semana 35 del 2019 (26/08 – 01/09)

Gran semana con un par de sesiones el sábado y con nada más y nada menos que cuatro estrenos. El primero de ellos fue Star Wars: El Borde Exterior, el juego de aventuras estilo Xia o Western Legends, pero ambientado en el universo de Star Wars del que soy un fan absoluto. También jugamos a Barrage, el último gran diseño de la factoría italiana y que promete mucho tras una primera partida. El tercero sería Genios Victorianos, un peso medio-ligero de CMON con la firma de Eric M. Lang y Antoine Bauza con una macacina de programación de acciones que suele encajarme muy bien. Y Bunny Bunny Moose Moose, un party muy marciano de ese genio que es Vlaada Chvatil. Venga, no os entretengo, que hay mucho que leer.

Comenzamos el lunes con una partida a Finca (aquí su tochorreseña). Diseñado por Wolfgang Sentker y Ralf zur Linde, nos trasladamos a la isla de Mallorca, donde tendremos que cultivar diversos frutos para completar los pedidos de las distintas fincas. En su turno, un jugador podrá elegir una de tres posibles acciones: recolectar frutos, completar pedidos o jugar una ficha especial. Las fincas irán solicitando una serie de conjuntos de frutos a cambio de una ficha con puntos de victoria. La mecánica más curiosa es la de recolección de frutos, con un rondel formado por aspas de molino sobre las cuales se muestra uno de los cinco seis frutos. Tendremos una serie de agricultores sobre dichas aspas. Elegiremos uno de ellos y, por un lado, se moverá en sentido de las agujas del reloj tantas posiciones como agricultores hubiese en el aspa inicial, y por otro, se obtendrán tantos frutos como agricultores haya en el aspa de destino (siempre incluyendo en ambas cuentas al agricultor en movimiento). Partida muy igualada en la que me confié en los últimos turnos pensando que Sandra no cerraría. Y digo que me confié porque en el que, a la postre, sería mi último turno pude haber realizado una entrega (disponía de los frutos necesarios) que me habría otorgado la victoria, pues era la misma que Sandra entregaría en el turno que detonó el final de la partida. Ella no hubiese obtenido esos puntos y yo sí, siendo justamente la diferencia en el marcador final. Antes, yo realicé ventas importantes, obligando a la señorita a tener que recurrir a una entrega de un fruto de cada tipo para poder completar el primer set, algo que yo conseguiría pocos turnos después. También fue clave para evitar que despegase en el marcador igualarle en número de naranjas entregadas para poder cerrar una de las fincas sin que nadie reclamase la ficha de bonificación. Pero, con todo, dejé escapar la oportunidad de anotarme la primera victoria de la semana. Resultado: 60 a 56 para la señorita. Juego elegante, con una explicación ultracorta y un aspecto muy agradable. El sistema de recolección es un rondel con reminiscencia de mancala, pero sin movimiento de siembra (no se desperdigan los agricultores del aspa elegida, pero si se aplica el número de movimientos). Entre esto y estar ajustando al milímetro los frutos para intentar optimizar al máximo las entregas, echaremos un rato muy buen rato. Y, como no podía ser de otra forma, con calidad Hans im Glück. En pocos juegos encontraremos meeples de higos. A cuatro jugadores pierde profundidad estratégica, pero gana en interacción, al tener que tener un ojo constantemente puesto en la reserva de frutas para poder adelantarnos a una posible devolución, aunque a dos jugadores esto no ocurre tanto con las frutas (sí con las carretillas).

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 34 del 2019 (19/08 – 25/08)

Semana de vuelta a la rutina. Afortunadamente aun disfruto de jornada intensiva, por lo que tenemos la oportunidad de echar alguna partida de mayor enjundia que en semanas de jornada partida. También vuelven las sesiones matutinas de los sábados. Lo que nos ha fallado esta semana son los estrenos, teniendo como única novedad el mazo de expansión del Nusfjord, que no es que aporte gran cosa. Venga, vamos al lio.

Comenzamos el lunes con una partida a Azul (aquí su tochorreseña), diseñado por Michael Kiesling. Es un abstracto con mecánicas principales de draft y construcción de patrones. En cada ronda, se dispondrá una serie de fichas de distintos colores (azulejos) sobre unas losetas (fabricas). Los jugadores deberán ir tomando estas losetas en grupos de un mismo color para ir colocándolos en una estructura de cinco filas con distinto número de columnas. El objetivo es rellenar estas filas con losetas de un mismo color para que puedan pasar al muro, una cuadricula que se encuentra a la derecha de esta estructura, donde hay siempre una casilla del color correspondiente. Al hacer esta transferencia puntuaremos por las fichas conectadas en vertical y horizontal. Pero habrá que tener cuidado, ya que, si tomamos fichas que no caben completamente en una fila o, directamente, no dispongamos de ningún espacio válido para colocarlas, pasarán a una fila que nos restará puntos. La partida finaliza cuando un jugador completa una fila del muro. Partida ligeramente más extensa de lo habitual porque en un par de rondas no cogimos ficha suelta para la casilla de 1, algo que me vino especialmente mal, ya que comencé con cierto brío, consiguiendo una ventaja de casi 20 puntos que se me esfumó en el recuento final por no haber conseguido completar ninguna columna. Mi gran fallo fue hipotecar la fila de cuatro con fichas rojas (con la esperanza de completar una columna y anotar muchos puntos gracias a las fichas adyacentes), pero no llegué a completarla, cuando, si hubiese estado libre, podría haber completado otro color (el azul) en hasta dos ocasiones. La señorita por su parte si completó dos columnas y me igualó en número de colores completados. Además, ya en la puntuación de esa ronda final que no esperábamos logró limar toda la diferencia que le sacaba, disparándose en el recuento final. Resultado: 103 a 82 a favor de la señorita. Un muy buen abstracto familiar, de reglas sencillas y relativamente adictivo, dando pie a revanchas y a piques sanos. Pero, no por ser simple, está exento de sutilezas que satisfarán a los jugadores más avanzados, siendo uno de esos títulos que permiten sentar a la mesa a todo tipo de jugador. Como defectos, que la fase de mantenimiento es algo engorrosa y que una vez comprendida la forma óptima de jugar, puede quedar relegado a un segundo plano. Pero, como he dicho, cada vez que salga a mesa va a cumplir perfectamente.

Seguir leyendo

Reseña: Rhino Hero – Super Battle

¡Rhino Hero de nuevo en acción! Y esta vez, sus amigos superhéroes Jirafa Boy, Big E. y Batgüin actúan con él. Juntos construiréis un rascacielos de una altura vertiginosa, pero sólo aquél que construya con cuidado y destreza tendrá la oportunidad de escalar las plantas del edificio con la ayuda del dado en las batallas. Pero, no echéis las campanas al vuelo: una dura batalla puede enviaros de vuelta a la parte inferior del edificio. Asegúrate la medalla de superhéroe y no te dejes intimidar por los crueles monos-araña. ¡Sólo así podrás ganar como un superhéroe!

Así se nos presenta este Rhino Hero: Super Battle, la secuela de Super Rhino!, ambos diseñados por Scott Frisco y Steven Strumpf, responsables también de Alien Invasion. El juego fue publicado en 2017 por HABA en una edición multilenguaje. De las ilustraciones se vuelve a encargar Thies Schwarz, quien, además de ilustrar el juego original, también ha dado color a títulos como Plucky Pilots o Knuckling Knights.

Seguir leyendo