Crónicas Jugonas: Semana 17 del 2020 (20/04 – 26/04)

Una semana más en confinamiento y una semana más aquí llegan las Crónicas Jugonas. Esta vez, a diferencia de la anterior entrega, sí hemos podido disfrutar de nuevos diseños. Así, tenemos primeras partidas a Chartae (un microjuego de Knizia con más profundidad de la que puede parecer de inicio), Blokus (un diseño abstracto con una producción muy vistosa y con mucha interacción), Monster Lands (uno de los diseños con sello patrio que más dio que hablar el año pasado) y Gorus Maximus (un juego de bazas con una gran producción y con un rango de jugadores muy amplio).

Comenzamos la semana con una partida a El Cuco Kiko Estrena Nido (aquí su tochorreseña), diseñado por Josep María Allué y Viktor Bautista i Roca. Un juego de habilidad en el que los participantes intentan colocar sus huevos en un nido en construcción. A partir de una lata con una serie de palitos de madera, los jugadores irán formando un nido extrayéndolos y cruzándolos para que puedan soportar el peso de los huevos. Habrá que tener cuidado para no tirar palos o huevos y no retroceder en la carrera por ser el primero en quedarse sin huevos y poder colocar al cuco Kiko en su nuevo nido. Partida en la que la señorita estuvo especialmente fina, mientras que a mí no paraban de caérseme los huevos. Y eso que saqué más varillas con color repetido que mi rival. Pero lo dicho, manitas temblorosas. Cuando apenas nos quedaban palitos, Sandra logró colocar su ultimo huevo y, al inicio de su siguiente turno, posar al cuco de forma satisfactoria. ¡Victoria de la Señorita! El Cuco Kiko Estrena Nido es de esos juegos infantiles aptos para ser jugados por adultos. Un juego de habilidad en el que tendremos que conformar un nido e ir colocando huevos que se mantengan sobre ellos. Con el grado justo de tensión y azar para que pueda ser disfrutado por toda la familia. Es cierto que los palitos podrían haber sido algo mejores, y el azar puede frustrar si se concentra sobre un mismo jugador. Pero por lo demás, un buen juego. Además, una vez finalizada la partida, queda una estructura digna de un museo de arte moderno.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 16 del 2020 (13/04 – 19/04)

Un lunes más, aquí llegan las Crónicas Jugonas para repasar lo que hemos sacado a mesa durante la última semana (aun en confinamiento). Sorprendentemente, no hemos logrado sacar a mesa nada que no hubiese aparecido previamente en esta serie de entradas, aunque hemos jugado a títulos que hacía mucho tiempo que no disfrutábamos, como Star Wars: Rebellion o Thurn & Taxis. Venga, nos entretengo.

Comenzamos la semana con una partida a Abalone (aquí su tochorreseña), diseñado por Michel Lalet y Laurent Levi. Un abstracto en el que cada jugador dispone de una serie de bolas (blancas o negras) sobre un tablero hexagonal. El objetivo es ser el primero en expulsar 6 bolas del rival. Para ello, en cada turno habrá que realizar un movimiento, que podrá ser en línea recta (empujando hasta 3 bolas propias un paso en una de las seis direcciones) o en paralelo (moviendo hasta 3 bolas que se encuentren en línea y adyacentes, pero sin empujarse, desplazándose en grupo la misma dirección). Con el primero de los movimientos se podrá empujar piezas rivales siempre y cuando el número de bolas que empujen sea mayor que el número de bolas rivales empujadas. Jugamos con la configuración inicial en lazo en el centro. La señorita decidió atacar frontalmente en vez de reagrupar fuerzas, como sí hice yo. ¿Consecuencias? Pues que muy pronto se vio desbordada y desarbolada, viendo como sus bolas caían una tras otra mientras apenas podía hacerme cosquillas. Fue un visto y no visto. Resultado: victoria de un servidor por 6 a 1. Abalone es ya un clásico de los abstractos para dos jugadores. Elegante en sus mecánicas y de bella factura en su producción, tiene como mayor pega que las partidas se pueden alargar en demasía, sobre todo cuando los jugadores alcanzan suficiente experiencia. Afortunadamente, la comunidad ha ido diseñando numerosas configuraciones alternativas que alargan la vida del juego. Y la experiencia sensorial es un plus del que pocos juegos pueden presumir.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 15 del 2020 (06/04 – 12/04)

Una semana más en confinamiento estamos aquí para repasar lo que ha visto nuestra mesa. Muchas partidas y estrenos de expansiones que teníamos pendientes: Keltis – Nuevos Caminos, Nuevos Objetivos, expansión que incorpora un nuevo tablero con caminos entrecruzados y nuevas colecciones; Claim: Reinforcements – Magic, que, además de tres nuevas razas, se añaden los objetos mágicos; El mapa de Los Países Bajos para Ticket to Ride, con un nuevo concepto consistente en costes adicionales a la hora de reclamar trayectos. Fantasma Blitz ¡Qué Susto!, una vuelta de tuerca al clásico de Jacques Zeimet; Concordia: Salsa, que añade un nuevo recurso y las losetas de foro con diversos efectos, junto al tablero de Córcega. Venga, ¡vamos al lío!

Comenzamos la semana con una partida a Keltis (aquí su tochorreseña), diseñado por Reiner Knizia. El juego gira en torno a una baraja de cartas en cinco palos con valores comprendidos entre el 0 y el 10. En cada turno, el jugador activo debe, en primer lugar, jugar una carta de su mano, ya sea en una de sus columnas de cartas (respetando el orden ascendente o descendente para ese color, pudiendo repetir el valor de la última carta jugada) o bien descartarla en la pila de descarte del palo correspondiente. Tras esto, deberá reponer su mano robando del mazo o la carta superior de una pila de descarte (que no sea la que acaba de descartar). Al jugar una carta en una de las columnas de colores, el jugador podrá avanzar el peón de su color en el camino del palo correspondiente, pudiendo obtener un bonus (representado con losetas) si es el primero en alcanzar dicho nivel. Cada nivel tiene asociada una cantidad de puntos (comenzarán restando puntos e irá aumentando la cantidad de puntos en positivo). Uno de los marcadores dobla la cantidad de puntos final (positivos o negativos), mientras que los marcadores que no hayan salido de la casilla inicial no se tendrán en cuenta. La partida finaliza cuando, entre los marcadores de todos los jugadores, hay cinco en las tres últimas filas de los caminos, procediéndose a la evaluación final según los caminos y un pequeño set colección de fichas de bonificación. Estrenamos la expansión Nuevos Caminos, Nuevos Objetivos, que sustituye el tablero por uno nuevo con caminos entrecruzados y que permite avanzar con varios marcadores por mismas casillas, además de disponer de una colecciones de gemas que hay que ir recogiendo. Partida en la que la señorita supo detectar que el color verde iba a ser el más escaso, ya que ambos comenzamos a explotarlo en la misma dirección y enviamos varios peones por ese camino. Yo cometí el error de liberar un 10 gracias a uno de los efectos de las fichas y no dudó un instante en tomarla para avanzar. Este paso fue el que necesitó para quitar el tapón y desatascar su situación. Además, al quedarme yo sin poder progresar, ella disparó su último peón y pudo capturar varias gemas con las que disparar su puntuación final. Resultado: victoria de la señorita por 80 a 64. Keltis es una revisión de Lost Cities que amplía el rango y que, manteniendo la esencia del juego original, le aplica ciertas modificaciones que le encajan relativamente bien, destacando la carrera sobre los caminos de piedra por las losetas de bonificación y que sean los jugadores los que detonen el final de la partida. Por contra, el factor azar se ve acentuado al doblar el número de cartas y a dos jugadores no termina de cuajar (con esa configuración, mejor volver a Lost Cities). Aun así, suele dejar buen sabor de boca tras cada partida. Respecto a la expansión Nuevos Caminos, Nuevos Objetivos, me ha gustado mucho la vuelta de tuerca que supone este tablero, sobre todo por el desequilibrio que supone a la hora de explotar unos caminos y dejar de lado otros. Mucho más interesante que el tablero original en el que los bloqueos son más probables.

Seguir leyendo