Crónicas Jugonas: Semana 48 del 2020 (23/11 – 29/11)

Última semana de noviembre y entramos en la recta final de este atípico año. Partidas casi todos los días (el domingo descansamos), y con un buen puñado de estrenos, a saber: MicroMacro: Crime City (una curiosa propuesta dentro de los juegos de deducción), Control (un juego de cartas con mucha interacción y partidas rápidas), Temporum (el juego de cartas de Donald X. Vaccarinno que quedó en el olvido), Tawantinsuyu: El Imperio Inca (un nuevo juego ambientado en una civilización mesoamericana, esta vez de la mano de Dàvid Turczi), Space Base (un juego que toma el testigo de Ciudad Machi Koro), la expansión de Arquitectos del Reino del Oeste: La Era de los Artesanos (que añade varios módulos al juego base) y Sospechosos Inhabituales (un party de Paolo Mori que se inspira en el ¿Quién es quién?). Vamos al lio.

Comenzamos la semana con una partida a Take It Easy! (aquí su tochorreseña), diseñado por Peter Burley. y recientemente publicado en nuestro país por Mont Tàber Edicions. Se trata de un juego abstracto en el que los jugadores deberán rellenar un tablero hexagonado de 19 casillas con un conjunto de 27 piezas. Estas losetas hexagonales muestran 3 conexiones entre sus lados paralelos con un color y un valor determinado. El objetivo será establecer líneas de un mismo color-valor que atraviesen el tablero personal, conectando lados paralelos del mismo. Cada una de estas líneas proporcionará tantos puntos como el valor de la línea multiplicado por el número de losetas que la compone. El orden de colocación era el mismo para todos los jugadores. Aquel que más puntos logre acumular será el vencedor. Partida de poca puntuación en la que la señorita reveló casi la totalidad de piezas que muestran en la vertical el valor 5, dejando casi todas las losetas que muestran un valor 9 en la reserva. Yo decidí apostar por intentar formar una recta de los mejores valores al menos de cuatro posiciones, consiguiéndolo salvo con el 7, que solo pude hacer una de tres. La señorita se centró exclusivamente en las verticales y, aunque logró formar una de cinco casillas de valor 9 (de milagro), renunció a prácticamente todas sus diagonales, lo que le penalizó bastante en el recuento final. Resultado: victoria de un servidor por 141 a 112. Take it Easy! es un juego de colocación de losetas apto para todo tipo de jugadores. Los participantes tienen que conectar lados de un tablero hexagonal con rectas de un color sólido, colocando losetas con segmentos que contienen partes de estas rectas y obteniendo puntos por ello en función del tamaño y color de la recta. La única pega que se le puede poner es que el orden de colocación es el mismo para todos, existiendo la posibilidad de que un jugador copie a otro (aunque no ganará de esta forma). Sencillo, ágil y con la profundidad suficiente como para satisfacer a jugadores ocasionales como aquellos que disfruten de diseños con relativa profundidad.

Seguir leyendo

Reseña: Disney Villainous, Wicked to the Core

¿Qué villano quieres ser? Asume el papel de un Villano Disney y trata de alcanzar tu propio objetivo maquiavélico. Descubre las habilidades únicas de tu personaje, aprovechando al mismo tiempo los giros del destino para frustrar los planes de tus oponentes. ¿Quién triunfará sobre las fuerzas del bien y se hará con la victoria?

Así se nos presenta este Disney Villainous: Wicked to the Core, diseñado por el estudio Prospero Hall (Funkoverse Strategy Game, Bob Ross: Art of Chill Game o Top Gun Strategy Game). El juego fue publicado en 2019 por Ravensbuger Spieleverlag GmbH en una versión en inglés. Se trata de una caja autojugable, aunque es combinable con el juego base.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 47 del 2020 (16/11 – 22/11)

Estamos a punto de entrar en el último mes del año y mantenemos el ritmo de partidas, sin fallar ni un día. En cuanto a novedades, son tres títulos los que aparecen por primera vez, junto a una expansión, a saber: Pax Pamir (un título de desarrollo de cartas ambientado en Afganistán tras la caída el Imperio Durrani), Vizcondes del Reino del Oeste (la tercera entrega de la trilogía de Shem Phillips y S J Macdonald), Misión: Planeta Rojo (un juego de mayorías con selección simultanea de acciones de Bruno Faidutti y Bruno Cathala) y Azul: Mosaico de Cristales (nuevos tableros y un inserto para ajustar las piezas).

Comenzamos la semana con una partida a Campos de Arroz, diseñado por Corry Damey. Un juego en el que el mazo de cartas muestra por un lado personajes (cada uno con un efecto concreto) y por el otro lado campos de arroz consistentes en caminos y cuadrantes sobre los que podremos encontrar casas, granjeros y búfalos. Al comienzo de la partida cada jugador recibe 2 cartas, escogiendo una de ellas para que sea su personaje y la otra como carta inicial de su zona de juego. La partida se desarrolla en dos fases. En la primera, cada jugador escoge dos cartas de su mano, una para colocar en su zona de juego y otra para colocar en una hilera en el centro de la mesa. En la segunda, los jugadores alternan turnos escogiendo cartas de la hilera (comenzando por el jugador con menos puntos) para añadirlas a su zona de juego hasta que se agote este suministro. Cuando un jugador encierra un campo de arroz con caminos, se procede a anotar puntos en función del número de cuadrados que contiene (más una bonificación por casas y otra por granjeros). Ganará la partida quien más puntos haya acumulado al término de la segunda fase. Jugamos con la expansión del rio (la primera divide el tablero con cuatro cartas y establece unos objetivos y unas mayorías según los campos que se configuren junto a este rio). Partida en la que por fin hice un buen desempeño, centrándome en mi personaje (que me bonificaba por cada triplete de casa-campesino-toro), intentando competir por las mayorías del rio (aunque en al final de la estación húmeda casi ninguno puntuamos) y no volviéndome loco con el tamaño de los arrozales, aunque siempre intentando cerrarlos con al menos dos cuadrados de tamaño, siendo claves dos de ellos que si llegaron casi al máximo. La señorita no hizo mala partida, pero entre que apenas rascó puntos por su personaje y que no consiguió completar ningún arrozal de gran tamaño, al final se quedó a unos cuantos puntos de distancia en el recuento. Resultado: victoria de un servidor por 51 a 43. Campos de Arroz es de esos juegos que se aprecian con el paso de las partidas gracias a las variantes que ofrecen las cartas de personaje y que cada carta colocada en el tablero tiene un enorme peso en el resultado final. Y es realmente diabólico el detalle de que los caminos y los campos estén girados 45º sobre las cartas, siendo para nada trivial el encajar las cartas adecuadamente y, además, cuadrarlo con la carta de personaje. La expansión del río le añade un punto de interacción adicional al draft que le sienta genial y creo que nunca volveré a jugar sin ella.

Seguir leyendo