Reseña: Plata

Introducción

En Plata estarás a punto de adentrarte en la mina abandonada de Silver City. No será fácil alcanzar la anhelada fortuna. Debes jugar bien tus cartas, anticiparte a tus rivales y evitar la terrible Maldición que cae siempre sobre la última persona en abandonar la mina. Consigue toda la Plata que puedas, no confíes en nadie y deshazte de tus cartas lo más rápido posible.

Portada
Portada

Así se nos presenta Plata, un diseño de Dominic Crapuchettes (Las Vegas Quiz) que reimplementa Clubs. El juego original (Clubs) fue publicado en 2013 por North Star Games, mientras que esta nueva edición, publicada en 2021, corre a cargo de Zacatrus en una edición en español. Del diseño gráfico de esta nueva edición se encarga Manu Palau (Ikonikus, Mix It).

Permite partidas de 2 a 6 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de venta al público es de 9,95€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español de Zacatrus, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de 2 piezas (tapa y fondo) de dimensiones 15,2×10,7×2,7 cm. (caja rectangular pequeña tipo Crónicas), nos encontramos los siguientes componentes:

  • 60 Cartas (62,5×88 mm.)
  • 6 Fichas de Recompensa de Final de Ronda (de cartón)
  • 2 Losetas de Final de Partida (de cartón)
  • 2 Pistolas (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Plata es un juego de bazas en el que ganará aquel que más puntos haya acumulado cuando uno o varios jugadores alcancen o sobrepasen una determinada cantidad de puntos. En cada ronda se reparten 10 cartas a los jugadores con valores comprendidos entre el 1 y el 15. A su vez, hay dos tipos de cartas, las de cuarcita (de fondo negro y sin valor) y las de plata (de fondo plateado y con valor adicional en puntos de victoria). En cada turno, el jugador inicial abre con una jugada que puede consistir en una carta sola, un conjunto de cartas de un mismo valor o una escalera de valores consecutivos de al menos 3 cartas. El resto de jugadores pueden pasar o realizar una jugada del mismo tipo y numero de cartas con valores superiores. La baza se entrega al último jugador en poner cartas sobre ella cuando todos los jugadores pasan consecutivamente. A medida que los jugadores se van quedando sin cartas irán reclamando unas fichas de puntuación (con valores decrecientes) y cuando solo un jugador queda con cartas, finalizará la ronda. Todos los jugadores anotan los puntos obtenidos mediante cartas de plata de las bazas ganadas y la ficha de puntuación excepto el ultimo jugador, que no anota puntos. Antes de comenzar una ronda un jugador puede apostar a doble o nada, de forma que si es el primero en quedarse sin cartas, duplicará los puntos obtenidos.


Conceptos Básicos

Empecemos por el eje fundamental del juego, las Cartas. Encontramos un mazo de cartas en el que de cada valor hay 4 copias, 3 de ellas de Cuarcita (fondo negro y sin valor en puntos de victoria) y 1 de ellas de plata (fondo gris y con un valor en puntos de victoria comprendido entre 1 y 5). El objetivo de los jugadores será intentar quedarse lo antes posible sin cartas iniciando o asistiendo en las distintas bazas se resolverán en cada mano. Hay tres posibles jugadas: carta suelta, dos o más cartas del mismo valor o dos o más cartas de valores consecutivos. Al final de la mano, cada jugador que se haya quedado sin cartas a excepción del ultimo recibirá los puntos de las cartas de plata ganadas.

Cartas
Cartas

Por otro lado tenemos las Monedas. En cada partida habrá tantas monedas disponibles como jugadores en la partida. Estas monedas muestran un valor en puntos de victoria que se obtendrán al final de la mano. Cuando un jugador se quede sin cartas, reclamará la moneda de mayor valor que aun quede disponible. Hay una ficha de maldición (con fondo negro y un símbolo de un rayo) que corresponderá al último jugador aun con cartas, que le privará de obtener puntos, aunque tenga cartas de plataen su pila de bazas ganadas.

Monedas
Monedas

El juego incluye dos Losetas de Lingote que indica la puntuación necesaria que, una vez alcanzada o sobrepasada por uno o varios jugadores, detona el final de la partida. Según la variante que se utilice, actuará una u otra. Estas losetas, además, sirven como referencia por su reverso, indicando las fichas de monedas que se utilizan según el número de jugadores así como la estructura para la variante por parejas.

Losetas de Lingote
Losetas de Lingote

Finalmente tenemos las Fichas de Pistola, que se utilizan para recordar que un jugador ha hecho una apuesta. Y es que antes de que un jugador ponga en juego su primera carta en una mano, tendrá la opción de apostar a Doble o Nada, de forma que si es el primero en quedarse sin cartas, duplicará los puntos obtenidos al final de la mano. Por contra, si no es el primero (aunque no sea el ultimo) no anotará puntos.

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se colocan en la mesa las monedas correspondientes según el número de jugadores.
  2. Se coloca la loseta de final de partida correspondiente.
  3. Se dejan las 2 fichas de pistola a un lado.
  4. Se determina aleatoriamente el jugador inicial, que repartirá 10 cartas a cada jugador. El resto del mazo se deja a un lado.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Plata se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de manos. En cada mano, cada jugador dispone de 10 cartas y la mano finaliza cuando solo queda un jugador con cartas en la mano.

En cada ronda, el jugador inicial abrirá la baza jugando cartas según alguna de las tres jugadas permitidas: 1 carta, 2 o más cartas del mismo valor o 2 o más cartas de valores consecutivos.

Ahora, siguiendo el sentido de las agujas del reloj, cada jugador podrá jugar cartas (teniendo que jugar un conjunto de cartas que siga la misma jugada y contenga el mismo número de cartas que la jugada que abrió la baza, de forma que la jugada tenga un mayor valor) o pasar. Tras esto el turno pasa al jugador sentado a la izquierda.

La baza finaliza cuando algún jugador pone en juego un quince o todos los jugadores pasan consecutivamente, ganando la baza aquel que haya jugado cartas por última vez. Este jugador toma todas las cartas de la baza y las añade a su pila. Tras esto comenzaría una nueva baza, siendo el jugador inicial el que ganó la baza.

Cuando un jugador agota su mano, toma la siguiente moneda de mayor valor. La mano finaliza cuando todas las monedas han sido reclamadas, esto es, solo queda un jugador con cartas en la mano, que tomará la ficha de maldición. Cada jugador anota los puntos correspondientes a su moneda y las cartas de platade las bazas que han ganado. El jugador que quedó ultimo no anota puntos.

Antes de jugar su primera carta en una mano, el jugador puede declarar Doble o Nada (toma una ficha de pistola para recordar que ha declarado esta apuesta). Al final de la partida, si es el primer jugador en quedarse sin cartas, duplicará la cantidad de puntos obtenida. Si no es el primer jugador en quedarse sin cartas, no anotará puntos.

Tras esto, se volvería a preparar la partida, pasando a ser el nuevo jugador inicial el que está sentado a la izquierda del anterior jugador inicial.


Fin de la Partida

El final de la partida se detona cuando uno o más jugadores han alcanzado o sobrepasado la puntuación indicada en la loseta de final de partida. El jugador con más puntos será el vencedor.


Variantes

  • Partidas a 2 Jugadores: solo se usa la moneda de valor 5. El primer jugador en agotar su mano recibe la ficha de valor 5. El segundo jugador obtiene los puntos por las cartas de plataque haya ganado, no hay ficha de maldición.
  • Juego por Equipos; se utiliza la ficha de 100 puntos. Los jugadores se dividen en equipos de dos o tres jugadores y los puntos de las bazas ganadas por los jugadores se sumarán al final de la partida. Los jugadores pueden seguir diciendo doble o nada, aunque solo se duplica la puntuación personal. Los jugadores deben sentarse de forma que en una ronda cada jugador actúe una vez y cada equipo actúe de forma alterna. Si todos los integrantes de un equipo son los que aún tienen cartas en sus manos, este equipo no anotará puntos y la mano finalizaría inmediatamente.
  • Comodines: las cartas de valor 15 actúan como comodín además de ser la carta más alta.

Opinión Personal

Dentro de los juegos de cartas, un subgénero muy apreciado por una gran mayoría de jugadores son los juegos de bazas. Y Plata es una nueva propuesta dentro de esta categoría. Vamos a ver qué tal se comporta en mesa no sin antes agradecer a Zacatrus la cesión de la copia que posibilita la parrafada que viene a continuación.

Antes de comenzar, un poco de contexto, porque siempre cabe la posibilidad de que usted, querido lector, no haya escuchado hablar nunca de un juego de bazas (aunque puede que haya jugado a alguno). Suelen ser juegos de cartas cuyas partidas se estructuran en manos, esto es, cada jugador recibe un determinado número de cartas. En cada mano, los jugadores irán poniendo sus cartas sobre la mesa formando una baza, siendo normalmente un jugador el que acabe reclamando todas las cartas que la componen, añadiéndola a su pila de puntuación.

El jugador que lidera, esto es, el que realiza la primera jugada de una baza, suele determinar qué cartas se pueden jugar. En algunos juegos hay que asistir al palo jugado, mientras que en otros hay que asistir al tipo de jugada. Lo habitual será que una baza se resuelva cuando ningún jugador quiera o pueda mejorar la última jugada realizada, siendo el jugador responsable de la misma quien acabe reclamando la baza.

Detalle Mano
Detalle Mano

Pues bien, Plata viene a ser un juego bastante tradicional, con una baraja de cartas numeradas del 1 al 15 con cuatro copias de cada valor, tres de los cuales no tendrán peso en cuanto a puntos de victoria se refiere, mientras que la cuarta, diferenciada de las demás porque tiene un fondo plateado, sí que otorgará puntos si se obtiene como parte de una baza.

El objetivo es bien sencillo: intentar acumular en cada mano la mayor cantidad de puntos posible siendo quien agote su mano en primer lugar o, al menos, no siendo el ultimo, pues cuando solo queda un jugador con cartas en la mano, la mano finaliza y solo este jugador se quedará sin anotar puntos, pues los demás habrán reclamado al menos una moneda con un valor en puntos de victoria como recompensa por haber agotado su mano más las cartas de plataque hubiesen acumulado en las bazas ganadas.

De esta forma se van resolviendo manos hasta que uno o varios jugadores atraviesan el umbral de puntos establecido para detonar el final de la partida, proclamándose vencedor aquel que más puntos haya acumulado.

Un último detalle. Los jugadores, al comienzo de cada mano, antes de jugar su primera carta (independientemente de lo que hagan los demás jugadores), pueden hacer una apuesta arriesgando todo lo que vayan a ganar en esa mano a que son los primeros jugadores en quedarse sin cartas. Si lo consiguen, duplicarán la cantidad de puntos obtenida, no anotando nada en caso de no lograrlo, aun no siendo el último en la mano.

Como veis, Plata no resulta especialmente innovador en cuanto a conceptos y podríamos resumirlo como un Tichu (aquí su tochorreseña) simplificado en la mayoría de sus conceptos. En primer lugar, las jugadas permitidas son muy sencillas, a saber, una carta, varias cartas de un mismo valor o varias cartas de valores consecutivos. Comparado con el que para mí es el título de referencia en este tipo de juegos, el abanico se reduce considerablemente, eliminando de un plumazo la curva de entrada que supone memorizar las jugadas disponibles (en Tichu tenemos una carta, pareja de cartas, varias parejas de valores consecutivos, tríos, full, póker, escalera de al menos cinco cartas, escalera de color y varias cartas especiales con efectos muy particulares).

La segunda simplificación la encontramos en el tema de las apuestas, probablemente el elemento más característico de Tichu dentro de este tipo de juegos. En la obra maestra de Urs Hostettler los jugadores ponen en riesgo su puntuación total, de forma que si fallan en la apuesta, perderán puntos de su marcador, mientras que en Plata la apuesta solo concierne a la mano que está a punto de comenzar. Es una forma de estimular a los jugadores que se queden descolgados para que puedan remontar, aunque los jugadores en cabeza también pueden arriesgarse a sabiendas de que el daño no es tan importante.

Detalle Baza
Detalle Baza

Y la tercera es que, además del juego por equipos, en Plata se puede jugar de forma individual, acercándose más a otros juegos de bazas y alejándose bastante de Tichu, donde ese juego psicológico intentando leer las intenciones de tu compañero lo elevan al Olimpo de los Juegos. En el juego por equipos no se indica que los jugadores no puedan comunicarse entre sí, aunque entiendo que no deberían poder.

Por lo demás, es un juego bastante tradicional, en el que cada mano tendrá su doble punto de tensión. Por un lado, hay que asegurar el intentar no ser último en quedarnos sin cartas para poder anotar y no perder ritmo, mientras que, por otro, hay que luchar por las cartas de plata, que al final son las que realmente nos darán ventaja en el marcador.

El elemento diferenciador y que justifica incluir a Plata en vuestra ludoteca si os gustan los juegos de bazas es que, en partidas a menos de seis jugadores, no todas las cartas están en juego, lo que eleva el nivel de incertidumbre y obliga a los participantes a juguetear con las probabilidades más que con las certezas. Y es que hay auténticos maestros en el arte de contar cartas a la hora de realizar una jugada u otra.

También influye a la hora de «evaluar» como de importante es una carta de plata. Si os dais cuenta, el número de puntos de victoria que proporciona una carta de plataes inversamente proporcional a su valor, pues cuanto más pequeño sea, más difícil será ganar la baza en la que se encuentre dicha carta ya que nuestros rivales tendrán varias oportunidades para mejorar la jugada en la que se encuentra contenida.

Pero claro, no sabemos a priori cuantas cartas de platahay en juego. Puede darse la circunstancia de que en una partida a cuatro jugadores, en la que se quedan 20 cartas fuera de la partida, no haya ni una carta de plata en juego, y, por tanto, una que proporcione 2 puntos signifique el mayor botín que se pueda obtener más allá de las monedas de recompensa por agotar la mano.

Por supuesto, siempre estará presente ese juego de ir forzando a los rivales para que vayan agotando sus manos y sea matemáticamente imposible que asistan a jugadas que tenemos preparadas en nuestra mano. Por ejemplo, si un jugador se queda con cuatro cartas y tenemos una escalera de cinco, sabemos que en cuanto nos convirtamos en líder de la mano, no van a poder asistirnos. Como siempre, la gestión de los tiempos es vital, y muchas veces conviene pasar esperando una mejor oportunidad mientras que nuestros rivales se desgastan.

Teniendo en cuenta que Plata podría ser considerado como una muy buena puerta de entrada a este tipo de juegos, me parece muy adecuado este punto de azar adicional que obliga a los jugadores a actuar poniéndose en el peor de los casos, esto es, asumiendo que un rival puede tener una determinada carta en su mano (aunque al final no la tenga). Es cierto que los más puristas pueden ver esto como una especie de sacrilegio, pero bueno, para ellos existen otros tantos juegos.

Detalle Reverso
Detalle Reverso

En cuanto a la escalabilidad, creo que el juego funciona bastante bien entre tres y cinco jugadores. A dos no me convence porque se pierde mucha tensión y existen otros juegos de bazas especialmente diseñados para esta cantidad de jugadores que generan mucha más tensión, mientras que a seis entrarían en juego todas las cartas, perdiéndose ese punto de incertidumbre. El juego por equipos tampoco me parece especialmente llamativo, porque entonces también saltaría a otros juegos. Respecto a la rejugabilidad, es un juego de cartas con un muy buen ritmo, sencillo en cuanto a conceptos y que se presta a jugar varias partidas encadenadas.

A nivel de producción el juego cumple, con unas cartas de buen gramaje, textura en lino y una respuesta elástica más que decente. Las fichas de cartón son de buen grosor y prensado. El reglamento está bien estructurado y no deja lugar a dudas. A nivel gráfico resulta interesante el haberse limitado a una paleta de grises que le aporta sobriedad. No entra por los ojos, pero en mano resulta elegante y muy funcional.

Y vamos cerrando. Plata es un juego de bazas que, sin inventar nada especial, cumple perfectamente con su cometido. Sus mayores virtudes son escalar muy bien y no tener una curva de entrada especialmente acentuada, con unos tipos de jugados muy sencillos que se asimilan al instante y un ritmo de partida ágil y agradable. Es cierto que le falta un punto de mala baba que tienen otros juegos de bazas, aunque esto lo aprovecha en su favor para ser un juego introductorio a este género muy apañado. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

4 comentarios en «Reseña: Plata»

  1. Buenos días, señor imisut, permítame que le haga una pequeña puntualización… ya que a usted gusta de clasificar adecuadamente los juegos… No le voy a decir que Plata, no sea un juego de bazas… Pero, es importante diferenciar un juego de bazas “tradicional”, donde hay un elemento muy importante y es el número de veces que interviene un jugador. En un juego de bazas, categoría “trick-taking card game” en BGG, la baza está compuesta por una única jugada por jugador, con las restricciones que comenta de seguir palo o no, pero siempre estará obligado a jugar una carta (puede ser inferior, si no quiere o no se puede superar) y la baza se acaba cuando todos los jugadores intervienen. En este caso, Plata (al igual que el mencionado Tichu), pertenecen a otro género / sub-categoría o como lo queramos llamar… denominado “climbing card games” en BGG. Donde la dinámica de la “baza” es considerablemente diferente, ahora no todos los jugadores estarán obligados a jugar, la baza se acabará cuando el resto de jugadores pasen consecutivamente y puede seguir jugando siempre que haga una jugada superior, normalmente combinando cartas (parejas, tríos,… ). Ahí está el concepto de “climbing”/escalada, en sólo poder jugar si tu combinación de cartas es superior.

    En gran Julio/Anaskela, que antiguamente intervenía en algún podcast de juegos de un club de Madrid, cada vez que alguien iba a explicar un juego de cartas en el extinto Laberinto, antes de su explicación hacía una pregunta: ¿Este juego es Pocha o Culo?… “Pocha” vendría a ser un “trick-taking game” y “Culo” un “climbing card game”.

    Un afectuoso saludo 😉

    Responder
    • Grandioso comentario. Entiendo que la mayoría utilizamos el término «baza» por aquello de que estamos formando una pila de cartas que al final se va a llevar un jugador. El cómo se decida quién se lo lleve es lo que genera esa diferenciación.

      Pero lo digo, comentario para enmarcar! Muchas gracias.

  2. Jaja, muchas gracias, tampoco era para tanto… aunque sea agradece, porque hice un comentario similar en otro medio (menos argumentado, eso también es cierto…) y no fue bien considerado por el receptor.

    Puedo entender que haya gente que considere eso, que todo juego en que se tiran cartas en una pila al centro de la mesa, sea un juego de bazas. Pero, si lo pensamos un poco vemos que las dinámicas de ambos tipos de juegos son muy diferentes…

    En un juego de bazas, ya sea la Pocha, el Tute, Wizard, Skull King, 7 Sellos o incluso la Tripulación… hay conceptos como seguir el palo, triunfo, arrastrar, limpiar un palo, … que en un “climbing game”, como el Culo, Gran Dalmuti, Plata, Tichu,… no existen, las cartas malas pasan a ser las no combinadas, se introduce normalmente el concepto de carrera por quedarse en primer lugar sin cartas, no hay concepto de arrastre, etc.

    En definitiva, vemos juegos muy diferentes ahí…

    Un saludo y buen día!

    Responder
    • De todos modos, es interpretable. Porque la diferencia fundamental es seguir el palo de forma obligatoria. El palo lo podemos asemejar a «la jugada» en juegos como este plata o tichu, es decir, para poder jugar hay que «asistir» al tipo de jugada inicial. Lo que si que no hay es la obligatoriedad. Pero al final los jugadores se disputan una baza. Consideramos fundamental la existencia de palos y la obligatoriedad de asistir a estos palos? Pues entonces si, ni Tichu ni este Plata podríamos llamarlo «juegos de bazas». Ya sabes que me encantan estas discusiones semanticas.

      Y tampoco hay que olvidar que los juegos de bazas tambiñen son de tipo climbing porque, salvo al final la baza se la lleva quien tire la carta mas alta se lleva la baza. Así que realmente la diferencia clave es la obligatoriedad de asistir o no.

Deja un comentario