Reseña: Optimus

Introducción

Lanza los dados, escoge los que prefieras y tacha en el panel los resultados. Pero, ¡cuidado con no dejar dados valiosos para tus rivales! En Optimus, los caminos hacia la victoria son infinitos. Si haces una buena tirada, tu combinación puede ser la ganadora.

Portada

Así se nos presenta Optimus, más conocido como Ganz Schön Clever, un diseño de Wolfgang Warsch, responsable de otros juegos como Pócimas y Brebajes, The Mind o Fuji. El juego fue publicado en 2018 por Schmidt Spiele, consiguiendo la nominación para el Kennerspiel de Jahres. De las ilustraciones se ocupa Leon Schiffer, quien también ha trabajado en Plenus u Overload.

En nuestro país se encuentra publicado en una versión multilenguaje (español, catalán, portugués e italiano) por Devir. Permite partidas de 1 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de unos 30 minutos. El precio de venta al público es de 14,95€. Para esta reseña de ha utilizado una copia de la versión multilenguaje de Devir, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 17,5×13×4 cm. (tamaño de caja estándar pequeña tipo Abluxxen o Fungi), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Bloc de Hojas (de papel)
  • 6 Dados de 6 Caras (de madera)
  • 4 Rotuladores (de plástico)
  • Reglamento

 

Mecánica

Un Roll&Write exigente en el que cada jugador dispondrá de una serie de turnos en los que tiene que escoger tres dados. Cada vez que tome un dado de los lanzados, aquellos cuyo valor sea inferior al valor tomado, quedará bloqueados y no podrán relanzarse ni tomarse por parte del jugador. Los dados sobrantes (los no bloqueados ni el escogido) se relanzan y se vuelve a escoger. Cuando se escoge un dado, se debe tachar o anotar un valor en una determinada zona de la hoja del jugador. Cada zona tiene un criterio distinto y, cuando se cumplen ciertas condiciones, se desencadenan combos que permiten tachar o anotar en otras casillas. Una vez que el jugador activo ha escogido sus tres dados, el resto de jugadores pueden anotar uno de los dados que han quedado bloqueados. Además, los jugadores podrán desbloquear relances y poder apuntar dados adicionales.

 

Conceptos Básicos

Empecemos por la Hoja de Anotación. El objetivo de los jugadores es intentar anotar la máxima cantidad de puntos posible. Para ello habrá que desarrollar cinco zonas representadas en la hoja, cada una asociada a un color. Cada zona tendrá su propio criterio para ser rellenada. A su vez, también encontraremos pequeñas bonificaciones que se desbloquearán una vez rellenas ciertas casillas. Estas bonificaciones serán relances, dados adicionales o la posibilidad de rellenar inmediatamente una casilla de otra zona. También encontraremos símbolos de zorro que, una vez desbloqueados, tendrán un valor igual al de la zona de menor puntuación de la hoja. En la esquina superior izquierda encontraremos un espacio para colocar los dados escogidos durante el turno, en la zona superior derecha tenemos un track de progreso de rondas y dos hileras para anotar las bonificaciones de relance de dados y de dados adicionales.

Hoja de Anotación

El otro elemento clave son los Dados. Durante los turnos, cada jugador gestionará seis dados de seis colores. Cinco de ellos estarán asociados a una zona específica de la hoja. El concepto clave respecto a los dados es que cada vez que tomemos uno, aquellos cuyo valor sea inferior al escogido quedarán bloqueados. El dado blanco, además de estar asociado a una de las zonas (junto al dado azul) funciona como comodín, pudiendo actuar sobre cualquier zona.

Dados

Con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Cada jugador recibe una hoja del bloc y un rotulador.
  2. Se coloca la base de la caja como cuenco a un lado.
  3. Se colocan a un lado los seis dados.
  4. Se escoge aleatoriamente al jugador inicial.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Optimus se desarrolla a lo largo de un determinado número de rondas (4/5/6 rondas para 4/3/2 jugadores).

En cada ronda, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, cada jugador disfrutará de un turno como jugador activo, mientras que el resto de jugadores actuarán como jugadores pasivos.

Al comienzo de cada ronda se tacha la casilla correspondiente del track en la hoja de anotación. Si hay alguna bonificación, esta queda liberada inmediatamente (si es la ronda tres, cada jugador puede tachar una casilla a su elección de cualquier sección o colocar un seis si es la sección naranja o morada).

El turno como jugador activo se resuelve de la siguiente forma:

  1. Se lanzan todos los dados.
  2. Si el jugador dispones de bonus de relance, en este momento puede gastar uno de ellos para relanzar todos los dados (se pueden gastar varios bonus de forma seguida si el jugador así lo considera oportuno).
  3. Ahora, el jugador activo debe escoger un dado de color y anotarlo en su hoja, cubriendo la casilla que corresponda según el valor que muestre el dado. El dado se coloca en la siguiente casilla libre de nuestra hoja personal.
  4. Aquellos dados cuyo valor sea inferior al del dado escogido quedarán bloqueados, colocándose encima del cuenco manteniendo el valor con el que quedaron bloqueados.
  5. El jugador procede de forma idéntica dos veces más, lanza do únicamente aquellos dados que no hayan quedado bloqueados, esto es, aquellos con un valor igual o superior al dado escogido.
    • Es posible que un jugador se quede sin dados para lanzar antes de haber tomado 3 dados, en cuyo caso, en ese turno, tomará menos dados.
  6. Una vez que todos los dados están en el cuenco o en la hoja del jugador activo, les toca a proceder a los jugadores pasivos, que anotarán en sus hojas uno de los dados que se encuentren en el cuenco.

Una vez todos los jugadores han escogido, se abre la posibilidad de emplear los bonus de +1. Por cada +1 gastado el jugador puede anotar cualquiera de los dados con el valor que muestren actualmente (del cuenco o de los escogidos por el jugador activo). Es posible gastar más de un bonus de +1,pero no está permitido escoger dos veces el mismo dado de esta forma.

Tras esto, el jugador de la izquierda se convierte en jugador activo.

Detalle Pasivo

A la hora de anotar dados, cada sección de la hoja establece unos requisitos:

  • Sección Amarilla: la casilla a tachar debe coincidir exactamente con el valor del dado escogido. Si se completa una fila o la diagonal principal, se activa la bonificación indicada.
  • Sección Azul: la casilla a tachar debe coincidir con el valor resultante de sumar los valores del dado azul y el dado blanco, independientemente de donde se encuentre cada dado. Si de completa una fila y/o una columna, se anotan las bonificaciones indicadas.
  • Sección Verde: el valor del dado debe ser igual o superior al valor indicado en la siguiente casilla a tachar. Si en la casilla cubierta hay una bonificación, de anota inmediatamente.
  • Sección Naranja: se puede anotar cualquier valor sin ninguna restricción. Si en la casilla cubierta hay una bonificación, de anota inmediatamente.
  • Sección Morada: el valor a anotar debe ser superior al anterior valor anotado, con la excepción del valor 6, que se considera inferior al 1. Si en la casilla cubierta hay una bonificación, de anota inmediatamente.

 

Fin de la Partida

La partida termina una vez se han completado todas las rondas. Los jugadores anotan los puntos obtenidos en cada sección:

  • Sección Amarilla: los puntos de las columnas completadas.
  • Sección Azul: puntos en función del número de casillas tachadas.
  • Sección Verde: puntos de la última casilla tachada.
  • Sección Naranja: la suma de los valores marcados.
  • Sección Morada: la suma de los valores marcados.
  • Zorros: el número de zorros activados multiplicado por los puntos de la sección en la que hemos conseguido un menor valor.

El jugador con más puntos de victoria será el vencedor. En caso de empate, el vencedor será aquel jugador que haya conseguido una mayor puntuación en una sola sección. Si la igualdad se mantiene, los jugadores comparten la victoria.

 

Variantes

Modo en solitario: se juega exactamente igual, solo que, tras el turno como jugador activo, al no haber otros jugadores, lo que se hace es lanzar todos los dados y colocar en el cuenco los 3 que menos valor muestren, escogiendo, como jugador pasivo, uno de ellos. En caso de que haya empate en algún valor, se colocarán en el cuenco los dados que más cerca hayan quedado del mismo de entre los empatados. El objetivo es intentar hacer la máxima puntuación posible.

 

Opinión Personal

No cabe duda de que el género de los Roll&Write (lanzar dados y anotar cosas en una zona personal) están viviendo su época dorada. Incluso autores de renombre como Uwe Rosenberg o Ignazy Trzewiczek se han apuntado a la moda. Sin embargo, la mayoría de diseños de este tipo muestran ciertos problemas endémicos.

Primero es que, en esencia, resultan ser pasatiempos solitarios en los que al final de la partida se compara el resultado con el resto de jugadores. Y, en segundo lugar, y a consecuencia de lo anterior, el tiempo que logran mantenerse como un reto interesante muy pocas partidas.

Detalle Selección

Con todo, son juegos cuya relación diversión/precio suele estar ajustada, y con sacarlos a mesa en tres o cuatro ocasiones habrán sido amortizados. Muchos esperaban que apareciese el diseño que rompiese, aunque fuera ligeramente, los moldes y lograse desembarazarse de los problemas anteriores. Y el juego que hoy nos ocupa parece haberlo logrado, al menos hasta cierto punto. Vamos a ver cómo lo ha conseguido, no sin antes agradecer a Devir la cesión de la copia que posibilita esta tochorreseña.

A nivel conceptual, Optimus es un diseño estándar dentro del género, esto es, el jugador en turno lanza dados, escoge unos cuantos y anota en una hoja. ¿Cuáles son las claves? Pues, en primer lugar, Optimus tiene un factor de adicción rara vez visto en juegos de este tipo. Una adicción consecuencia de los combos que la hoja de puntuación. Esa sensación casi orgásmica que recorre nuestro cuerpo cuando, al rellenar una casilla, conseguimos una reacción en cadena que nos permite actuar en dos o tres zonas.

Salvando las distancias, vendría a ser un efecto similar al que consigue Feld con Los Castillos de Borgoña (aquí su tochorreseña), el cual, curiosamente, tiene versión Roll&Write.

El segundo detalle clave es su dificultad. Optimus no es un reto simple y, aunque el azar tiene mucho que decir (son dados), las decisiones de los jugadores tienen mucha relevancia a la hora de optimizar los turnos. Es por esto que no sea extraño encadenar partidas intentando hacerlo mejor en el siguiente intento.

Detalle Tirada

En tercer lugar, tenemos una pizca de interacción que tampoco suele ser habitual en este género. Que los dados no utilizados por un jugador en su turno puedan ser aprovechados por los contrincantes añaden una variable adicional a la hora de resolver cada tirada.

Esto nos obliga a prestar atención al progreso de nuestros rivales para, en la medida de lo posible, no facilitarles la vida. En más de una ocasión tomaremos un dado que no es el que más nos interesa con tal de no dejar a mano un valor clave para otro jugador, sobre todo si tenemos la sospecha de que dicho jugador nos puede generar una diferencia de puntos mayor que la que obtendríamos tomando otro dado.

De hecho, como nota diferencial sobre muchos de estos juegos, Optimus establece un intervalo claro de jugadores debido a la estructura en turnos activos y pasivos que podría convertirlo en una experiencia terrorífica en caso de sentar más gente de la debida en la mesa. De hecho, yo creo que como mejor funciona es a dos jugadores, con un ritmo continuo y dinámico. Es cierto que a más jugadores tendremos menos rondas (y más turnos pasivos), pero las probabilidades de que alguien se lo piense demasiado aumentan, algo que le sienta fatal a este tipo de juegos.

Y, por último, y, probablemente una de las claves del éxito de este diseño, una implementación online que sirve para jugar en modo solitario en ratos muertos como si de un juego tipo Candy Crush o similares se tratase. Me atrevo a decir que, sin esta implementación, el juego no habría conseguido tal repercusión. Mediante este sistema finiquitas una partida en poco más de cinco minutos y cuesta mucho resistirse a reintentarlo. Seguro que mucha gente primero probó la versión online y, posteriormente, se hizo con una copia en físico para sacarlo a mesa cuando sea conveniente. Si no la conocíais, os pido perdón de corazón, sobre todo a las baterías de sus pobres smartphones que serán drenadas sin remedio. Si ya queréis una experiencia más profesional, también existe aplicaciones específicas para cada sistema operativo de dispositivo móvil (previo paso por caja).

Detalle Hoja

Y es que el éxito del producto ha sido tal que en poco más de un año ya se ha generado una franquicia en torno al sistema con una segunda parte llamada Doppelt so clever, e, incluso, dos nuevos blocs, uno para cada juego, con las mismas zonas, pero con las bonificaciones alteradas (para darle un sabor distinto a las partidas).

Probablemente Optimus sea el culmen de este tipo de juegos. Siempre es agradable echar una partida y genera una ligera adicción que lo convierte en el Roll&Write más efectivo de cuantos he probado. Solo Welcome To… (aquí su tochorreseña) le puede mirar a la cara, y lo hace porque, aunque pueda parecer ligeramente más solitario que el titulo que hoy nos ocupa, abre muchas posibilidades y también tiene ese punto competitivo gracias a las cartas de objetivo.

Aun con todo, no hay que perder la perspectiva. Optimus es un muy buen diseño, pero sigue siendo un juego ocasional y que, aun teniendo muchas virtudes, al final vamos a acabar jugándolo mucho más en solitario desde el smartphone que en mesa. Además, aunque es relativamente simple en cuanto a reglas, puede no ser tan trivial para gente no acostumbrada a este tipo de juegos al tener que explicar cinco criterios distintos, aunque es cierto que con solo echar un vistazo a la propia hoja es relativamente sencillo hacerse una idea de cómo hay que proceder.

Pasemos a la edición. Nos encontramos con un generoso bloc de hojas de puntuación (si lo agotamos es que hemos amortizado el juego sobradamente), unos dados de madera de dimensiones relativamente estándar (aunque me pone algo nervioso que los puntos de algunos dados sean dorados y otros negros) y, como detalle a destacar, cuatro rotuladores para anotar en las hojas (la gran mayoría de estos juegos provocaba que más de uno se volviese loco en cierta gran superficie sueca de mobiliario para dejar unos cuantos mini lápices dentro de la caja). El reglamento es claro y no deja lugar a dudas.

Detalle Tirada

En cuanto al aspecto visual, en Optimus no encontraremos ornamentos accesorios. Una portada con los dados flotando sobre la hoja de anotación, la cual es, en esencia, una hoja de cálculo. Visualmente no llama nada la atención, ni falta que le hace.

Y vamos cerrando. Optimus es otro de los tantos Roll&Write que han proliferado como hongos. Dentro de su sencillez, es tremendamente adictivo gracias a sus combos y sus interesantes decisiones. Además, tiene un punto de interacción con el que consigue no ser un solitario multijugador, ya que hay que prestar un poco de atención a lo que hacen los demás para no facilitarles la victoria. Como aspecto negativo, pues que no deja de ser un pasatiempo para llenar ratos muertos. Pero si estáis considerando adquirir un juego de este tipo, probablemente estéis hasta la mejor opción disponible. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

1 comentario en “Reseña: Optimus”

  1. Hola Iván.
    ¿Lo de poner el dado del 5 antes del 4 en la foto lo has hecho a propósito para fastidiar a los que tenemos toc? ;D

    Fuera de bromas, enhorabuena por el trabajo que haces.

    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario