Reseña: Brains Family, Castillos y Dragones

Introducción

Descubre el camino hacia todos los castillos misteriosos. El primero en completar esta aventura recibe una medalla, pero entonces las cosas se complicarán, y al final, solo el héroe que derrote a todos los dragones podrá recibir una tercera medalla y convertirse en el ganador de la partida.

Portada

Así se nos presenta este Brains Family: Castillos y Dragones, un diseño de Reiner Knizia (Tigris & Éufrates, Samurai, Cheeky Monkey) que reimplementa la serie de puzles en solitario Brains. El juego fue publicado por primera vez en 2018 por Pegasus Spiele en una versión en inglés/alemán. De las ilustraciones se ocupa Andreas Resch (Great Western Trail, Tinners’ Trail, Rialto).

En nuestro país se encuentra publicado por SD Games en una versión en español y catalán, aunque el juego es completamente independiente del idioma. Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de entre 15 y 30 minutos. El precio de venta al público es de 24,95€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español/catalán de SD Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 27,5×19,1×6,7 cm. (caja rectangular mediana tipo Saint Petersburg o Santiago de Cuba), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 4 Tableros de Jugador (de cartón)
  • 4 Peones de Caballero (de madera)
  • 9 Medallas (de cartón)
  • 60 Láminas de Aventura (de cartulina)
  • 60 Losetas de Terreno (15 por jugador) (de cartón)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

Brains Family: Castillos y Dragones es un diseño en el que los jugadores intentan resolver antes que cualquiera de sus rivales una serie de puzles de forma individual y en simultaneo. Estos puzles consisten en un escenario en el que hay varios castillos y 2 dragones. Cada jugador cuenta con un conjunto idéntico de piezas con caminos don distintos tipos de cruces. En el lado externo de una de las casillas periféricas del escenario se colocará a nuestro caballero (un peón) y el objetivo es lograr hacer una red de caminos que lo conecten de forma coherente a los castillos. El primero en lograr resolver tres escenarios será el vencedor. La gracia está en que, a medida que los jugadores completen escenarios, la dificultad irá aumentando para ellos, ya que deberán conectar también tantos dragones como puntos hayan acumulado.


Conceptos Básicos

Empecemos con las Plantillas de Aventura. Durante la partida, los jugadores deberán resolver una serie de puzles cuyo punto de partida vendrá establecido por una plantilla. Esta plantilla aplicará a todos los jugadores.

Plantillas

Cada jugador dispondrá de un Tablero Personal consistente en una cuadrícula de tres filas y seis columnas sobre el que resolverán la aventura. En la esquina superior izquierda encontramos un pequeño banderín con el color del jugador.

Tablero

En la plantilla se indicará la posición de un peón de Caballero que cada jugador colocará en el exterior de una de las casillas de la cuadrícula. Esta casilla obligará al jugador a conectar un camino que salga por ese lado.

Caballeros

Para resolver cada aventura los jugadores deberán conectar al caballero con una serie de Castillos y Dragones, que se representan con losetas. La posición de estas losetas vendrá definida en la plantilla de la aventura. Los Castillos deberán ser conectados siempre, mientras que la conexión con los dragones dependerá de las aventuras resueltas por el jugador.

Castillos y Dragones

Para resolver la aventura cada jugador dispondrá de un conjunto de 9 piezas de camino. Existen dos tipos de camino (gris y amarillo) y, a la hora de colocar las piezas en el tablero, se deberá mantener una coherencia (no se pueden conectar distintos tipos de camino). en la conexión de los caminos, debiendo estar todos conectados a otra pieza o al borde de la cuadrícula.

Losetas de Camino

Cada vez que un jugador resuelva un escenario recibirá una medalla. Por cada medalla que posea un jugador deberá conectar un dragón a su red de caminos para dar por válida la resolución.

Medallas

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se mezcla el mazo de plantillas y se coloca bocabajo en el centro de la mesa.
  2. Cada jugador escoge un color y recibe un tablero personal, un peón de caballero y 15 losetas.
  3. Se forma una reserva general con las medallas.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Brains Family: Castillos y Dragones se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de aventuras (mínimo tres, máximo el doble del número de jugadores más 1).

En cada aventura, lo primero que se debe hacer es revelar la siguiente plantilla del mazo para que todos los jugadores coloquen las piezas de castillos y dragones en la casilla correspondiente y con la orientación adecuada. También deberán colocar al peón del caballero en el lado externo de una de las casillas periféricas.

Una vez que todos los jugadores tienen configurado el escenario, se da el pistoletazo de salida y todos los jugadores intentan resolver la aventura lo antes posible y de forma simultánea, colocando sus losetas sobre el tablero.

Detalle Plantilla

Una solución correcta debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Hay un camino que sale por el lado en el que se encuentra el caballero.
  • La red de caminos conecta todos los castillos con el caballero.
  • La red de caminos conecta tantos dragones como medallas posea el jugador.
  • No hay ningún camino sin conectar a otra loseta o a un borde del tablero (se permite que haya más de un camino de salida de la cuadrícula además de el del caballero).
  • Las conexiones entre los caminos son coherentes según su tipo. Dicho de otra forma, dos losetas estarán correctamente conectadas si los lados compartidos ente ambas muestran el mismo tipo de camino.

El primer jugador que consiga una solución válida lo dirá en voz alta, momento en el que todos los jugadores pararán y comprobarán si, efectivamente, la solución es correcta, en cuyo caso el jugador recibirá una medalla y, salvo que la partida haya finalizado, se dará comienzo a una nueva aventura, retirando todas las losetas del tablero y revelando una nueva plantilla.

Si la solución no es válida, se reanuda la aventura.


Fin de la Partida

La partida termina tras la aventura en la que un jugador consigue su tercera medalla, proclamándose vencedor.


Opinión Personal

Allá por 2016 el Doctor Knizia comenzó una nueva línea de productos bajo la marca Brains. Más que juegos, eran puzles con diversas configuraciones, como si se tratase de los clásicos problemas de ajedrez que venían con el periódico. Un entretenimiento individual para centrar la mente y desconectar de las preocupaciones cotidianas.

Lo más curioso de esta serie de puzles es que no eran considerados juegos de mesa, y en la BGG no tienen entrada, aunque la línea que los separa de otros juegos es muy sutil. Ahora nos llega un nuevo miembro de la franquicia, esta vez sí como juego competitivo y que en nuestro país publica SD Games. Vamos a ver cómo se comporta este Brains Family no sin antes agradecer a la editorial la cesión de la copia que posibilita esta tochorreseña.

Brains Family: Castillos y Dragones hereda la misma premisa del resto de títulos de la serie, esto es, una serie de escenarios que los jugadores deberán resolver utilizando un mismo conjunto de piezas. La única, pero importante, diferencia, es que los jugadores competirán por ser los primeros en resolver el puzle.

Detalle Tablero

Pasamos de un diseño pensado como pasatiempo para relajar la mente, a un diseño frenético en el que el tiempo juega en nuestra contra al más puro estilo Ubongo (aquí su tochorreseña). El primero en resolver la aventura (puzle) anotará un punto de victoria, y el primero en anotar tres puntos será el vencedor. Y no tiene más.

La mención a Ubongo no es casual, y son juegos que plantean la misma situación y provocan las mismas dinámicas sobre la mesa. Así que, si habéis probado el diseño con ambientación africana y no es santo de vuestra devoción, podéis dejar pasar este Brains, porque las sensaciones son muy similares. Son juegos en los que, si los jugadores disfrutan de resolver puzles, pasarán un rato tenso y entretenido, intentando dar con la solución mientras la presión aumenta con cada segundo.

Pero, aunque las similitudes sean palpables, sí que hay un aspecto en el que Brains Family se comporta mejor que el diseño de Grzegorz Rejchtman y es en la aplicación automática de hándicaps en la propia partida. En Ubongo teníamos dos niveles de dificultad y los jugadores con mayor facilidad para resolver puzles bajo presión podían optar por tener una mayor complejidad que rivales a los que no se les dé tan bien este tipo de juegos.

Aquí todos los jugadores parten desde un mismo punto, y solo cuando consigan anotar puntos al resolver antes que sus rivales algún escenario es cuando se irá complicando el asunto. Y es que, por cada medalla acumulada, cada jugador deberá resolver un puzle algo más complejo al entrar en juego los dragones, lo que permite a los más rezagados recortar distancias y que la partida se mantenga igualada hasta el final. Así el que se pone en cabeza tiene una doble presión, ya que, a la propia de tener que resolver el puzle en la menor cantidad de tiempo posible, se le suma el que haya jugadores que tengan que buscar una solución más asequible. También me parece un punto a favor el que todos los jugadores jueguen con el mismo escenario. En Ubongo, al ser un puzle personal, había ocasiones en las que el puzle de un rival lo veías muy fácil, pero con el tuyo te podías quedar atrancado sin encontrar la solución. Y como tercer punto positivo, considero muy adecuada la implementación de un tema que, aunque sea muy plano, le da un punto de atractivo sobre Ubongo.

Detalle Dragón

Y, aunque funciona adecuadamente y resulta agradable de jugar, no puede escapar de su naturaleza y ser un puzle multisolitario con modo carrera implementado. No le veo grandes pegas, pero tampoco le aprecio cualidades que lo hagan destacar lo suficiente como para recomendarlo con todas las de la ley. Es mejor que Ubongo, pero es que Ubongo me resultaba muy plano. Si buscáis un juego de puzles, no es mala opción.

Una cosa interesante que tenía Ubongo y no se aprecia en Brains Family es ese punto de interacción a la hora de competir por las gemas (aunque era un sistema un tanto farragoso). Tal vez si se hubiese añadido algún elemento de interacción que permitiese a los jugadores poner palos en la rueda, seguramente tendría ese plus necesario para dejar un mejor sabor de boca. Nadie se acuerda del crucigrama que resolvió en el periódico la semana pasada. Simplemente se resolvió para matar el tiempo.

La ventaja de esa nula interacción más allá de la limitación del tiempo hasta que un jugador resuelve el escenario es que el juego escala a la perfección. Habría sido paradójico que un juego que tiene como punto de partida un diseño para un solo jugador escalase mal.

La rejugabilidad está relativamente asegurada gracias al enorme mazo de láminas, siendo prácticamente imposible repetir combinación. Además, al ser siempre las mismas piezas, es imposible que, aun repitiendo algún escenario, nuestra mente haya logrado almacenar alguna de las soluciones y sea capaz de identificarla. Habría sido interesante añadir algunas piezas más y que estas tuviesen efectos distintos para añadir algo de variabilidad al asunto.

Detalle Caballero

El nivel de producción es el estándar de Pegasus Spiele. Los elementos de cartón son de un grosor aceptable y se destroquelan fácilmente, aunque muestran un tratamiento brillante que a mí no me suele entusiasmar. Los peones de los caballeros son de grandes dimensiones y llaman la atención. Y el reglamento no deja lugar a dudas.

En cuanto al aspecto visual, el señor Resch cumple la papeleta con un diseño sobrio y sin florituras. Habría estado mejor si en el tablero personal se hubiese esmerado en adornar la parte exterior (la que no tiene cuadricula para las losetas), pues queda algo pobre. A cambio, nos ofrece una portada funcional que transmite la idea del juego aunando los conceptos de la mecánica (colocación de losetas, puzles, castillos, dragones y caballeros). Un interesante trabajo de síntesis.

Y vamos cerrando. Brains Family: Castillos y Dragones es un entretenido juego de puzles en el que los jugadores compiten por ser los primeros en resolver un escenario común creando una red de caminos para conectar diversos elementos mediante un mismo juego de piezas. Lo más destacable es que el propio juego aplica un hándicap a los participantes que están en cabeza y que logra mantener la tensión hasta el último momento. Lo malo es que no puede huir del diseño original en el que se basa y no pasa de mero pasatiempo. Pero al menos es un pasatiempo que se deja disfrutar. Tal vez con algún añadido más que aportase variabilidad y/o interacción habría resultado más interesante. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

2 comentarios en “Reseña: Brains Family, Castillos y Dragones”

  1. Lo acabo de pillar en oferta por unos 13 euros y me entusiasma especialmente por jugarlo con mi hija pequeña, creo que es un familiar interesante.

    Responder
    • El juego mola. Su problema es que eso, es para jugarlo de vez en cuando. Le habría dado un notable si hubiese tenido un puntito mas. Se queda a las puertas.

Deja un comentario