Reseña: Constructo

Introducción

La primera vez que vi una imagen de este juego quedé prendado. Como muchos sabréis, me encantan las formas geométricas y las composiciones abstractas (de hecho, mi fondo de pantalla en el móvil suele ser una imagen de este tipo). Esas primeras instantáneas las contemplé por Internet cuando el juego aún era un prototipo. Finalmente, el autor decidió sacar adelante su proyecto mediante una campaña de micromecenazgo en IndieGogo. Campaña que fue completada de forma exitosa, de ahí que esta reseña tenga lugar. Hoy analizamos Constructo.

Portada
Portada

Constructo es un juego abstracto de tablero modular inspirado en Arktia, obra del autor alemán Stefan Kögl. En él, dos jugadores se enfrentan por conseguir por levantar torres. Da igual las piezas que hayan aportado cada jugador. Lo que realmente importa es quién coloca la última pieza.

Constructo es obra de nuestro compatriota Santiago Eximeno, escritor y diseñador de juegos, aunque la mayoría de ellos no han sido publicados por ninguna editorial (podéis echar un ojo a su web donde están disponibles casi todos sus diseños en Print&Play). La campaña fue posible gracias a Inventure Cloud, empresa encargada, precisamente, de hacer realidad proyectos colaborativos.

Permite partidas a 2 jugadores, con una edad mínima recomendada de 12 años y una duración aproximada de unos 15 minutos. Afortunadamente, Constructo no solo podrá formar parte de las ludotecas de aquellos que participaron en la campaña, sino que próximamente estará disponible en tiendas (además de poder adquirirse ahora mismo contactando con Inventure Cloud). No se los precios finales de venta al público, pero supongo que no andarán muy lejanos a los de la campaña: 14 € para la edición de viaje y 24 € para la edición Maker (con caja de aglomerado de densidad media).

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Se lanzaron dos ediciones: coleccionista y edición de viaje. En esta reseña se muestra la edición de viaje, contenida en una pequeña caja de cartulina, de dimensiones 9×6×6 cm., nos encontramos con los siguientes componentes:

  • 9 Losetas Hexagonales (de madera)
  • 18 Bases de Construcción (de madera):
    • 6 Bases grandes (3 negras y 3 blancas)
    • 6 Bases medianas (3 negras y 3 blancas)
    • 6 Bases pequeñas (3 negras y 3 blancas)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Constructo es un juego abstracto en un tablero modular para dos jugadores en el que iremos introduciendo bases circulares para, posteriormente, montarlas encima de bases mayores del contrario.

 

Conceptos Básicos

Lo primero que vamos a explicar es los elementos que componen el juego. Por un lado tenemos las bases hexagonales que nos permiten establecer la zona de juego. En el reglamento se recomienda comenzar con la figura inicial y, una vez comprendido y asimilado el juego, ir probando con otras configuraciones.

Composiciones
Composiciones

Por otro lado tenemos las bases, que son las fichas de la que disponen los jugadores. Cada uno recibirá al comienzo de la ronda 9 bases, 3 grandes (con un hueco en el medio), 3 medianas y 3 pequeñas (del mismo tamaño que el hueco de las grandes). Con estas piezas, como veremos más adelante, iremos formando torres de dos o tres niveles.

Bases
Bases

Hay dos normas de obligado cumplimiento referente a las torres:

  • Solo se puede colocar una base sobre otra que pertenezca al rival. Es decir, que no podemos apilar una base sobre otra que sea del mismo color
  • Las torres cada base que se añada a una torre debe ser de menor tamaño que aquella sobre la que se coloca. Es decir, que no se puede apilar una ficha que sea más grande que aquella sobre la que se quiere colocar.
Torres Válidas
Torres Válidas

Como veremos más adelante en la mecánica, las bases grandes (con un agujero en el centro), pueden comerse a las bases pequeñas del contrario. Si se da este caso, el jugador deja de tener el control sobre la base pequeña, aunque si se podrá colocar una base mediana sobre la base grande como si nada hubiese ocurrido.

Y con esto ya tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  • Se disponen en la mesa las 9 losetas hexagonales de tablero.
  • Cada jugador recibe las 9 bases de un color (3 grandes, 3 medianas 3 pequeñas).
  • Se decide quién será el jugador inicial

Y ya estamos listos para comenzar.

Partida preparada
Partida preparada

 

Desarrollo de la Partida

La partida consta de dos rondas. El primer jugador elegirá la composición del tablero y será el primero en desarrollar su turno. Los jugadores alternan turnos hasta que uno de ellos no pueda realizar ninguna de las dos acciones posibles. Estas son:

  • Introducir una base a una loseta hexagonal vacía (no está permitido colocar bases directamente sobre losetas ocupadas).
  • Mover una base de una loseta hexagonal hacia otra en la que haya una base de mayor tamaño perteneciente al rival

Cuando en una loseta hay más de una base, estas quedan bloqueadas y ya no se pueden mover (aunque si pueden entrar nuevas bases a dicha loseta).

Como excepción, el movimiento de las bases grandes agujereadas solo es posible si lo hacen para comerse a una base pequeña.

Bases grandes comiendo a bases pequeñas
Bases grandes comiendo a bases pequeñas

En el momento que alguno de los dos jugadores no pueda realizar ninguna de las dos acciones, la ronda finaliza, y se contabilizan los puntos por torre. Cada jugador anota un punto por cada torre de dos o más niveles en las que la base colocada en la cúspide sea de su color.

Para la segunda ronda, el jugador inicial será el que no lo fue en la primera.

 

Fin de la Partida

La partida finaliza al término de la segunda ronda. Los jugadores suman los puntos conseguidos entre las dos rondas. El que más puntos haya obtenido será el ganador (es posible empatar).

 

Opinión Personal

Como la gran mayoría de vosotros sabréis, me encantan los juegos abstractos. Me pirro por una buena mecánica. Y este Constructo nos ofrece exactamente eso. Tengo que decir que no he jugado al Arktia, el juego en el que se basa el diseño de Santiago Eximeno, así que no puedo hacer una comparativa de qué elementos toma y cuáles son sus aportes.

Lo primero que llama la atención es lo breve de su explicación. No hacen falta ni cinco minutos para explicar cómo se juega. Dos normas básicas, un par de excepciones y a jugar. Igualmente, la el desarrollo también es de corta duración. Hay que tener en cuenta que, como mucho (y si la partida se extiende) cada jugador va a realizar 18 movimientos (meter las 9 bases al tablero y moverlas 1 vez), aunque raramente se llegue a este número debido a la interacción entre ambos.

Y es que esta es otra de las claves, la interacción entre los jugadores. Cada movimiento se realiza pensando en el que va a realizar el rival, pues es fundamental su participación para poder erigir nuestras torres. Este es, para mí, el aspecto más importante mecánicamente hablando. En la gran mayoría de juegos cada jugador busca alcanzar su objetivo por su cuenta, intentando entorpecer al máximo al rival. Sin embargo, aquí, para poder conseguir nuestro objetivo necesitamos de “cierta colaboración” por parte de nuestro contrincante, ya que si no despliega bases atacables, nos será imposible erigir torres. Entonces es cuando comienzas a jugar intentando ofrecerle siempre al rival una elección entre dos opciones, procurando que, elija la que elija, nosotros podamos rascar algo.

Partida terminada
Partida terminada

El último aspecto a destacar es la duración de una partida, que no llega a los quince minutos por partida (dos rondas). Esto, unido a su facilidad, incita a jugar una partida tras otra debido al revanchismo entre los jugadores, aspecto fundamental en juegos para dos.

Si tuviese que nombrar un par de juegos que me vienen a la mente cuando juego a este Constructo, diría en primer lugar el famoso 3 en Raya (o Tic-Tac-Toe) en el sentido de que, tenemos que completar torres de 2 o 3 elementos antes que nuestro rival, en un toma y daca constante. Obviamente, a diferencia que el juego de las cruces y los círculos, aquí no hay una estrategia ganadora, y las variantes estratégicas son mucho mayores. Pero tuve esa sensación en las primeras partidas. Tal vez sería más correcto acordarse de las Damas, un juego mucho más profundo que el juego de la cuadricula 3×3 y que comparte la característica estratégica de necesitar del avance de nuestro rival para poder aprovecharlo en beneficio propio.

Pero, lo que diferencia principalmente a este Constructo de los juegos anteriormente citados es su tablero modular, modificando las estrategias que se pueden desplegar, añadiéndole un punto de rejugabilidad que estos otros títulos no tienen, pues el punto de partida es siempre el mismo. En Constructo cada disposición de losetas inicial permite afrontar la partida de manera distinta, y esto es muy de agradecer. De hecho, en las reglas se indica que, una vez que los jugadores dominen la mecánica, el primer jugador de cada ronda es el que elegirá la disposición con la que van a jugar. Esto eleva el nivel del juego, ya que implica ir adaptándose al rival, sabiendo como intenta jugar en cada configuración. Todo un acierto.

Hablemos de la edición, porque queda una sensación agridulce al abrir el juego. Por un lado tenemos las magníficas losetas de aglomerado de madera de densidad media. Todo un lujo. Sin duda las mejores losetas hexagonales que he tenido en mi mano (teniendo en cuenta que la gran mayoría de ellas han sido de cartón). El corte por láser además les otorga un leve quemado por los bordes que le aporta un aspecto añejo muy atractivo.

Por contra, el elemento más importante, las bases, son de contrachapado. El abajado es genial. De hecho alguien podría llegar a pensar que las marcas circulares que poseen son arandelas de metal (al menos yo lo creía), pero la base es toda de una única pieza. En este aspecto un 10. El problema es que al coger las bases dan sensación de ser muy débiles y que podrían romperse con facilidad. Además, al igual que ocurre con las losetas hexagonales, en las bases también aparece ese sombreado debido al corte laser. Lo malo es que él lo que en el elemento anterior quedaba atractivo, aquí no termina de encajar. Se nota especialmente en las bases blancas (en las negras no queda tan mal).

Detalle de partida
Detalle de partida

La caja de la edición de viaje es de cartulina, que ya sabéis que no es un material santo de mi devoción por aquello de la conservación y su debilidad. Pero bueno, yo elegí esta edición pudiendo haber escogido el formato Maker, que venía con caja de aglomerado de densidad media, así que no voy a poner quejas en este sentido. Además el precio es supercompetitivo. Pocos juegos ofrecen madera en elementos tan grandes y a un coste bastante asequible.

Y vamos cerrando. Constructo es un abstracto que encantará a los que disfruten de este tipo de juegos. De partidas cortas, muy adictivo y a un precio muy competitivo. Obviamente, si los juegos abstractos no son santo de vuestra devoción, este juego no os atraerá lo mas mínimo. Pero si habéis disfrutado de juegos como Hive o, simplemente, os gustan las Damas, probad este Constructo. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

6 comentarios en “Reseña: Constructo”

  1. Para mi uno de los mejores juegos presentados al concurso de Granollers, no solo en su año.
    Visualmente, esta edición, es inmejorable.
    Un saludo. WKR.

    Responder
  2. Como a mí seguro que te gusta el Tasso que al igual que este resulta un juego competitivo con explicación brevísima y una infinidad de posibilidades

    Responder

Deja un comentario