Reseña: Ticket to Ride: Märklin

Introducción

Portada
Portada

Hay títulos en este mundo de los juegos de mesa que dejan huella. Juegos normalmente válidos para cualquier edad y cualquier tipo de jugadores, que permiten sacarlo a la mesa casi en cualquier ocasión y que suelen servir como referencia a la hora de introducir a posibles nuevos adeptos en el universo lúdico. Colonos de Catán o Carcassonne son los grandes exponentes de este concepto. Pero hay una tercera franquicia que rivaliza, tanto en peso de la marca como en cantidad de versiones y expansiones publicadas. Y no es otra que ¡Aventureros al Tren!, Ticket to Ride en la lengua de Shakespeare.

El primer ¡Aventureros al Tren! es un diseño de Alan R. Moon y fue publicado en 2004 por Days of Wonders. A raíz del gran éxito obtenido, han ido surgiendo diversas expansiones y revisiones del concepto, siendo el título en el que se centra esta reseña una de ellas: Ticket to Ride: Märklin, publicado en 2006 por la misma editorial.

Contraportada
Contraportada

En Ticket to Ride: Märklin se continua la mecánica habitual de la franquicia, en la que tomaremos el papel de empresarios ferroviarios luchando por conseguir los mejores trayectos, esta vez en el país germano, pero añadiendo una novedad que le añade profundidad al título, que no es otro que los pasajeros, con los cuales viajaremos a través de los trayectos construidos, lo que nos ofrecerá una nueva vía para conseguir puntos de victoria que provocarán giros inesperados en la partida.

El juego, desafortunadamente, no se encuentra publicado en España. No sabemos si Edge Enterntaiment, que es la editora en nuestro país de esta franquicia, publicará este título. Pero como es totalmente independiente del idioma, podemos adquirirlo en muchas de las tiendas especializadas (tanto online como físicas) a un precio aproximado de unos 40 €.

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

En una caja cuadrada (de dimensiones 29,7 x 29,7 x 7,1 cm) nos encontramos con los siguientes componentes:

  • Tablero con el mapa de Alemania y las rutas ferroviarias
  • 240 Piezas de Tren (45 en cada uno de los 5 colores más 3 extras de recambio)
  • 15 Piezas de Pasajero (3 en cada uno de los 5 colores)
  • 165 Cartas ilustradas, de las cuales:
    • 118 Cartas de Vagón (11 en cada uno de los colores: rojo, azul, verde, naranja, blanco, negro, morado y amarillo)
    • 14 Cartas de Locomotora
    • 6 Cartas de Locomotora +4
    • 10 Cartas de Pasajero
    • 23 Cartas de Tickets de Trayecto Corto
    • 23 Cartas de Tickets de Trayecto Largo
  • 5 Fichas de marcador (1 para cada uno de los 5 colores)
  • 75 Marcadores de Puntos de Pasajero, de los cuales:
    • 16 Marcadores Blancos (de 2 puntos)
    • 36 Marcadores Amarillos (12 de 3 puntos, 12 de 2 puntos y 12 de 1 punto)
    • 18 Marcadores Rojos (6 de 4 puntos, 6 de 3 puntos y 6 de 2 puntos)
    • 4 Marcadores Negros (7, 6,5 y 4 puntos)
  • 1 Ficha de Bonus de valor +10
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

En Ticket to Ride: Märklin nuestro objetivo será intentar construir antes que nuestros rivales las rutas ferroviarias más valiosas en territorio germano. Para ello los jugadores irán tomando cartas de vagón que les permitirán reclamar los trayectos una vez que tengan en su poder las cartas necesarias para ello. A su vez, los pasajeros nos ofrecerán una valiosa alternativa para puntuar.


Conceptos Básicos

Como siempre, remarquemos los conceptos más importantes que deben entenderse correctamente antes de pasar a explicar la mecánica de juego.

Cartas de Vagones
Cartas de Vagones

La mano de cartas de vagón es el recurso básico que se gestiona en aventureros al tren. Son las cartas que nos permitirán reclamar trayectos. Estas las podremos ir tomando del mercado que se divide en dos, una parte visible donde tendremos 5 cartas descubiertas y un mazo de robo. Cuando un jugador tome cartas de la zona visible, se repondrán del mazo. En la mano podremos tener cuantas cartas queramos, las cuales son de diversos tipos:

  • Cartas de Vagón: son cartas de uno de los 8 colores disponibles (blanco, negro, rojo, azul, verde, amarillo, naranja y morado)
  • Cartas de Locomotora: sirven como comodín y pueden sustituir a cualquier carta a la hora de reclamar un trayecto
  • Cartas de Locomotora Multicolor (+4): funcionan igual que las cartas de locomotora anteriores, con la peculiaridad de que solo podrán ser utilizadas en trayectos de al menos cuatro segmentos
  • Cartas de Pasajero: servirán para utilizar trayectos ajenos a la hora de mover a nuestro pasajero, como veremos más adelante

Los trayectos en el mapa vienen indicados por una serie de rectángulos que indican el número de segmentos que lo componen. Estos pueden estar coloreados o en gris. A la hora de reclamar un trayecto necesitaremos jugar tantas cartas de un mismo color como segmentos tenga el trayecto. Además, si el trayecto está coloreado, las cartas deberán ser de ese mismo color, mientras que si el trayecto no tiene color no tendremos restricción a la hora de elegir el grupo de cartas que jugamos (simplemente que todas sean del mismo color, pero no importará cual).

Adicionalmente, en el tablero hay varios trayectos que tienen hasta 2 o 3 rutas. Un jugador solo podrá reclamar una de estas rutas. De esta forma, hay trayectos que podrán ser reclamados por varios jugadores. Es importante remarcar que en caso de partidas de 2 o 3 jugadores esta opción no estará disponible. En el momento que un jugador reclame una de estos trayectos multiruta, el resto de las rutas quedaran anuladas.

Cartas de Tickets
Cartas de Tickets

Los tickets de trayecto van a definir nuestra estrategia. Hay dos tipos de cartas de ticket de trayecto: de trayectos cortos (de 5 a 11 puntos al final de la partida) y de trayecto largo (de 12 a 22 puntos al final de la partida). Para cumplir un ticket de trayecto al final de la partida, las dos ciudades indicadas en la carta deberán estar conectadas por trayectos propios. Es decir, que partiendo de una ciudad podemos llegar a la otra a través de una línea de nuestro color formada por las fichas de tren en el tablero. Hay que tener cuidado con estos tickets, pues si no se completan, en vez de otorgar los puntos indicados los restan.

Finalmente tenemos los pasajeros, que podremos ir colocando en el tablero para, posteriormente, hacerlos viajar a través de nuestros trayectos para obtener puntos al viajar a través de las ciudades.


Preparación de la Partida

Se prepara el tablero, colocando todos los marcadores de puntos de pasajero en cada ciudad en función de su color (en las ciudades amarillas colocaremos una pila de 3,2 y 1 punto, en las ciudades rojas una pila de 4, 3 y 2 puntos, en las ciudades negras una pila de 7, 6, 5 y 4 puntos y en las ciudades blancas un único marcador de 2 puntos).

Se prepara el mercado de vagones, barajando el mazo de cartas de vagón y revelando las 5 primeras.

Cada jugador recibe sus 45 fichas de tren, su ficha de marcador que colocará en la posición 0 del tablero. A su vez, se reparten 4 cartas de vagón a cada jugador. Finalmente, cada jugador debe tomar 4 cartas de tickets de trayecto, pudiendo elegir la proporción que desee (2 y 2, 3 y 1 o 4 de un único tipo). Tras observarlas, deberá quedarse al menos con uno, pero podrá quedarse hasta con los cuatro.

Según las reglas, el jugador más joven es el jugador que comienza la partida.

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

En cada turno, cada jugador deberá realizar una de estas cuatro posibles acciones:

Tomar cartas

Podrá coger dos cartas del mercado visible, dos del mazo o una de cada. Como excepción, si la carta que toma del mercado visible es un comodín estándar, solo podrá tomar una única carta (ese comodín). Esta norma no afecta si el comodín es robado del mazo.

Tomar tickets de trayecto 

El jugador podrá tomar 4 cartas de ticket de trayecto en la proporción que desee entre trayectos cortos y trayectos largos. Independientemente del número que tome de cada tipo, deberá quedarse con al menos 1 de los 4, pudiendo llegar a quedarse con todos si así lo cree conveniente.

Reclamar trayecto 

El jugador podrá reclamar un trayecto que se encuentre disponible en el tablero haciendo uso de tantas cartas como el trayecto requiera. Hay trayectos que exigen que las cartas de vagón sean de un determinado color. El jugador colocará sus fichas de tren en el trayecto reclamado y descartará las cartas utilizadas.

Partida en Curso
Partida en Curso

Adicionalmente, podrá colocar uno de sus tres pasajeros en cualquier extremo del trayecto reclamado (como excepción, no se puede colocar en una ciudad no alemana, es decir que si reclamamos un trayecto que conecte con otro país, el pasajero solo podrá ser colocado en la ciudad alemana de dicho trayecto). Tampoco se podrá colocar un pasajero en una ciudad en la que ya hubiese otro pasajero (ya sea propio o de otro jugador). Al reclamar un trayecto se obtienen puntos de victoria en función de la longitud del mismo:

  • 1 Vagón: 1 Punto
  • 2 Vagones: 2 Puntos
  • 3 Vagones: 4 Puntos
  • 4 Vagones: 7 Puntos
  • 5 Vagones: 10 Puntos
  • 6 Vagones: 15 Puntos
  • 7 Vagones: 18 Puntos

Mover un pasajero colocado en el tablero

Podremos mover alguno de nuestros pasajeros colocado en el tablero. Diremos que pasajero vamos a mover y hasta que ciudad. Que nuestro pasajero viaje a través de trayectos de nuestra propiedad no tendrá coste, pero si queremos viajar a través de trayectos que son propiedad de otros jugadores, tendremos que hacer uso de un ticket de pasajero por cada trayecto ajeno que utilicemos. Tomaremos el marcador visible de cada ciudad por la que nuestro pasajero transite. El pasajero solo podrá tomar una misma ruta una única vez, pero podrá pasar por una ciudad varias veces si hace uso de trayectos distintos. El marcador de la ciudad desde la que parte nuestro pasajero no se toma. Y está permitido pasar por ciudades en las que haya un pasajero (propio o de otro jugador).

Finalmente se suman todos los puntos otorgados por los marcadores recopilados y se colocan junto con el pasajero utilizado cerca de nuestra zona, por si se necesita realizar un recuento de comprobación.


Fin de la Partida

La ronda final comienza en el momento en que a uno de los jugadores, tras reclamar un trayecto, le queden dos, una o ninguna ficha de tren. Entonces, cada jugador dispondrá de un turno más, incluido el jugador que propicio el final de la partida. Es decir, que el jugador que se quedó antes con dos, uno o ningún vagón es el último en jugar.

Tokens de Viajero
Tokens de Viajero

Se suman los puntos de los tickets de trayectos completados y se restan los no completados. Se le otorga el bonus de 10 puntos extra al jugador con más trayectos completados (los no completados no afectan). En caso de empate se otorga el bonus a todos los jugadores empatados. Finalmente, el jugador con más puntos gana la partida. En caso de empate, el ganador será el jugador con más trayectos completados. Y si el empate persiste, el ganador será el que más puntos de pasajero haya obtenido.


Opinión Personal

Llevaba mucho tiempo queriendo añadir a mi ludoteca uno de los juegos más famosos que existen en el mercado. Uno de esos juegos que nunca falla, porque funcionan bien con cualquier tipo de jugador. Pero también es cierto que ya tenía cierto bagaje y no es un juego que fuese a añadir algo novedoso a mi colección. Pero entonces dimos con este Ticket to Ride: Märklin que añade elementos suficientes para ser incluso más atractivo que el juego original.

Cuando uno juega a ¡Aventureros al Tren! sabe que se dispone a disputar una carrera frenética por conseguir los trayectos más interesantes según los objetivos que tengamos en nuestros tickets, lo que entrará en conflicto con el resto de jugadores, pues estos son limitados y algunos de ellos son claves para conectar norte y sur o este y oeste de Alemania. Es aquí donde tendremos que hacer gala de nuestra capacidad de retención. Tendremos que estar muy pendientes de las cartas que toman nuestros rivales y que trayectos van reclamando, para presuponer si sus interesen por determinadas rutas coinciden con los nuestros, por lo que nos veremos obligados a intentar conseguir cuanto antes las cartas de tren que nos permita reclamarlo antes que ellos. A dos jugadores es relativamente sencillo mantener el control, pero a medida que el número de jugadores aumenta el asunto se complica. Y que te roben un trayecto vital puede suponer la diferencia entre la victoria y la derrota.

Elementos de Jugador
Elementos de Jugador

Destacar el gran aporte y soplo de aire fresco que suponen los pasajeros a la mecánica del juego. Es una forma de obtener una gran cantidad de puntos de forma alternativa al reclamo de trayectos, lo que redunda en el aumento de la profundidad del juego. Ya no solo nos limitaremos a estar pendientes de que trayectos son más interesantes para nuestros rivales, sino intentar crear rutas que nos permitan visitar el mayor número de ciudades posibles que nos proporcionen esos valiosos marcadores. He llegado a ver viajes de sesenta y setenta puntos, lo que provoca giros en la clasificación increíbles.

Y ya que hemos sacado el tema, el juego escala perfectamente a cualquier número de jugadores. Y esa es otra de las grandes características de esta edición, ya que las versiones más famosas de la franquicia (la original con el mapa de Estados Unidos y la del mapa de Europa) no funcionan igual de bien con pocos jugadores, pues los trayectos no varían. Como hemos comentado en la mecánica, hay trayectos multirutas que permiten que varios jugadores lo reclamen en caso de tratarse de una partida a varios jugadores, mientras que en partidas de dos o tres solo se puede utilizar una de ellas.

Vagones Distintos
Vagones Distintos

Además cada partida es una historia totalmente distinta, pues los tickets de destino nos obligarán a intentar hacernos con unos trayectos u otros. Eso sí, la rejugabilidad llega hasta cierto punto, pues no debemos olvidar que la mecánica básica es robar cartas para poder reclamar trayectos. Aunque en cada partida tengamos tickets distintos que nos obliguen a conectar diferentes ciudades, la estrategia a desarrollar va a depender más de la competencia con nuestros rivales que de los tickets en sí mismos, por lo que hay que tener cuidado con no quemarlo mucho, pues, al igual que pasa con otros Eurogames de referencia como Colonos de Catán o Carcassonne, la complejidad no es elevada, por lo que cabe la posibilidad de que nos cansemos rápido del juego si lo sacamos muy seguido.

Pero si hay algo que llama la atención, y en esta edición más aun, es la calidad y el diseño de los componentes. Todo está cuidado al milímetro. Los componentes de plástico de cada jugador son sublimes, con una bonita selección de colores (aunque falte el verde, que es mi favorito). Los pasajeros tienen un cierto toque a Tío Pepe. Le falta el chalequillo para pensar que en vez de la Edición Märklin estamos jugando a la Edición Feria de Abril. Otro gran punto destacable son las cartas. Con un diseño precioso, esta edición incorpora el gran detalle de que cada vagón es distinto al resto, por lo que los aficionados a los trenes como Sheldon Cooper (The Big Bang Theory) lo fliparán en colores. Y las cartas de tickets de destino tampoco se quedan atrás. Además, como supongo que la gran mayoría de jugones hispanos no son expertos en geografía alemana, las cartas de destino tienen el detalle de presentar los dos puntos de unión de los trayectos sobre una pequeña silueta del país germano, así que localizaremos de forma más o menos ágil las ciudades implicadas, aunque aquellos jugadores que se coloquen en la parte superior del tablero, es decir, que lo ven al revés, lo tendrán algo más complicado.

Detalle de Partida
Detalle de Partida

Como siempre, hay cosas que podrían mejorarse. Por ejemplo, el tema de los marcadores de puntos de pasajeros. Si bien es cierto que añade una componente estratégica muy interesante (el gran punto fuerte de esta edición), hay que admitir que es un engorro total. A la hora de preparar la partida te llevas más tiempo formando las pilas de marcadores para cada ciudad que en desplegar el resto de los componentes. Además, cuando mueves a un pasajero, tienes que ir tomando los marcadores con sumo cuidado para no desbaratar todo el tinglado de líneas ferroviarias que se encuentran desplegadas en el tablero. Además, son unos marcadores relativamente pequeños y que ya más de una vez he perdido alguno de vista porque se había metido debajo del tablero o en algún pliegue, por lo que la probabilidad de que perdamos uno es bastante elevada. Ya que añaden fichas de tren de repuesto, podría haber incluido algunos marcadores más, que espacio en el cartón troquelado había suficiente. Y por supuesto, aunque las cartas son de una gran calidad, es obligatorio enfundarlas, pues es el componente básico del juego y están en constante movimiento, por lo que si no las cuidamos, en unas pocas partidas estarán para jubilar.

Pero bueno, aunque haya soltado un buena parrafada con cosas que no me han gustado, el juego es una exquisitez. Unos pequeños detalles que no deben ensombrecer a un gran conjunto. Grandes materiales, una mecánica más profunda que el juego original, así como el delicioso detalle de todas las cartas de vagón distintas, hacen de este título, en mi opinión, el mejor de toda la franquicia. Así que ya sabéis, si no tenéis ningún ¡Aventureros al Tren! en vuestra colección y no sabéis por cual decantaros, espero que esta reseña despeje dudas y Ticket to Ride: Märklin sea vuestra elección. Por todo esto le doy un…

Sobresaliente

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

13 comentarios en «Reseña: Ticket to Ride: Märklin»

  1. Gran reseña de un juego incombustible!!!!! La verdad es que la edicion Marklin es la más bonitas de la serie sobre todo por esos vagones de shell que no sé porque me recuerdan a mi infancia. Un saludo

    Responder
    • Para mí es la mejor edición de Ticket to Ride. La que mejor escala y la mas profunda. ¡Gran adquisición!

  2. Has probado Aventureros al Tren 10º aniversario? Teniendo en cuenta que tiene un precio más que considerable, crees que merecería la pena comprarlo frente a las diversas posibilidades de Aventureros (Märklin, Europa,…) que existen en el mercado?

    Responder
    • He jugado bastante al TtR básico (el mismo que la edición aniversario). Para mi es el más sencillo. Funciona bien, pero me quedaría antes con cualquiera de las otras ediciones, especialmente Märklin. Saludos!

    • Según tengo entendido Marklin tiene una carta menos de cada color (11 por las 12 de los básicos de Europa o usa). En teoría es una pequeña diferencia y no debería notarse. Pero la no compatibilidad es por este asunto.

  3. Gracias, estuve viendo la BGG y es cierto que tiene una carta menos de vagón de cada color pero lo raro es que todas las colecciones de mapas son expansiones para el Marklin salvo la de Francia y el viejo Oeste

    Responder
  4. Y creo que la del Viejo Oeste es incompatible porque se repite el blanco como color de vagones para el jugador extra, el blanco en el Europa y EE.UU. no viene

    Responder

Deja un comentario