Primeras Impresiones: Hive

Hive Pocket
Hive Pocket

Sigo de vacaciones, y por eso ando algo desconectado del blog. Pero eso no quiere decir que no esté jugando. Aprovecho un rato de asueto para publicar las primeras impresiones de un título al que le tenía muchas ganas, uno de los grandes clásicos de los juegos abstractos. Se trata de Hive (La Colmena). Debido a mi afán coleccionista me quería hacer con la versión original (por el tema de la caja y tal), pero al final adquirí Hive Pocket, pues me salía más barato y encima incorpora las expansiones del Mosquito y la Mariquita.


Como hemos dicho, Hive es un juego abstracto pero lo han tematizado para que no fuese tan frío. Este juego, como su título indica, es una colmena, en la que nuestra abeja reina deberá ser protegida por un ejército insectiloide (formado por varios especies) que estará presto para librar una dura lucha contra el enjambre rival.
Ganan las blancas
Ganan las blancas

Definiéndolo mal y pronto, diríamos que es una especie de ajedrez con bichos. La mecánica es sencilla. Tenemos una serie de fichas hexagonales con un determinado insecto dibujado en ella. La partida comienza con cada jugador colocando una de sus fichas (cualquiera) enfrentadas entre si. La norma fundamental es que la colmena no puede partirse. Es decir, todas las fichas deben formar una única superficie. No se permitirá realizar movimientos que separen la colmena en dos. Por otro lado, para añadir nuevas fichas a la colmena, solo podremos hacerlo colocándolas adyacentes a fichas de nuestro bando. Es decir, no podremos colocar fichas si estas tocan a fichas del otro jugador. Finalmente, la gracia reside en que cada ficha posee unas características propias a la hora de realizar los movimientos.

Coincidiendo con varias reseñas publicadas por otros compañeros, el juego es sencillamente genial. Es un juego abstracto al que le han pegado el tema de los bichos, pero que no le queda mal (sobre todo por aquello de las celdas hexagonales de los panales de abejas). Sin azar, pura estrategia. Un ajedrez insectiloide. Sesudo a más no poder. Una maravilla que no debería faltar en ninguna ludoteca.

Deja un comentario