Reseña: Onitama

En los riscos de las montañas del antiguo Japón se encuentra el Santuario de Onitama. Un lugar de iluminación dedicado a los espíritus que guían a las escuelas de artes marciales sobre la faz de la tierra. Los maestros, junto a sus discípulos más prometedores, de estas escuelas realizan un arriesgado viaje a Onitama para demostrar su superioridad en la batalla. Esta competición es más que un simple combate, ya que, en este lugar, los espíritus animales que guían a las escuelas susurran a los maestros y refuerzan a los estudiantes con habilidades de otro mundo.

Así se nos presenta este Onitama, un diseño de Shimpei Sato (Korocchi!, Alchemidus o Eggs of Ostrich). El juego se publicó en 2014 por Conception, una editorial japonesa, siendo posteriormente licenciado por Arcane Wonders en 2016. Del aspecto visual se encarga Jun Kondo, que ya se encargó de los anteriores juegos de Shimpei Sato.

Seguir leyendo