Partidas del 15 de Agosto de 2013

Día Festivo, día de Juegos. Además con sorpresa. Un nuevo compañero lúdico hallado en Gijón a través de un famoso foro. Decidimos quedar para conocernos en persona, así que nos citamos en El Cafesón, cafetería de Gijón donde la gente queda para jugar. Éramos cuatro (el número mágico). Sandra, Juan, Borja (la “nueva adquisición”) y un servidor. Cada uno aportó un juego.

En primer lugar, para romper el hielo, un Carcassonne (que lo trajo Juan). Todos los conocíamos, así que empezamos al lío. No hay mucho que contar, todos sabéis como es una partida de Carcassonne. Si acaso remarcar que tuve bastante suerte pues mi última loseta fue una abadía con camino, y había tres huecos esperando para ser colocada y completada inmediatamente, lo que me dio la victoria final.

Seguir leyendo

Partidas del Fin de Semana (9,10 y 11 de Agosto de 2013)

Un nuevo fin de semana y una nueva oportunidad para disfrutar de nuestro querido hobby. Esta vez el viernes no hubo partidas pues tuve otros planes. Para compensar, el Sábado por la mañana mi novia y yo volvimos a sacar a la mesa nuestra última adquisición: ¡Aventureros al Tren! (Märklin Ed.). Antes que nada comentar que el Viernes por la mañana, echándole una ojeada al hilo de dudas de este juego en la BSK me percaté de que no estábamos jugando correctamente, pues en partidas a 2 o 3 jugadores las rutas dobles y triples no entran en juego (se puede reclamar cualquiera de las posibilidades en las rutas dobles y triples, pero el resto de opciones no podrán ser reclamadas por ningún otro jugador). Aclarado esto comenzaba la partida, obviamente con mucha más tensión que las anteriores, pues, si nuestros tickets de destino tenían ciudades cercanas el conflicto iba a estar asegurado. Y así fue. Las primeras rondas fueron tensión pura, lanzándose a degüello por los trayectos que cada uno de los dos considerábamos vitales. Se escuchó algún que otro “¡Oh nooo! Sandra se iba destacando poco a poco en la partida, hasta que movió su primer pasajero y abrió un hueco de más de 50 puntos con su rival, es decir, un servidor. Y ya no perdería la primera posición… hasta el último momento. Y es que tuve algo de suerte con los trayectos y las cartas, y logré encadenar buenos movimientos que me permitieron reclamar todos los trayectos necesarios para cumplir todos mis tickets, realizando un rush final épico. El resultado final, 149 a 180. Con esta victoria por mi parte el tanteador global se sitúa en empate a 2.

Yo me estaba expandiendo por el otro lado...
Yo me estaba expandiendo por el otro lado…

Después de comer nos entraron ganas de seguir con el pique, y sacamos el Bora Bora (que he reseñado esta misma semana). Hacía tiempo que no lo sacábamos a la mesa y andábamos un poco oxidados, pero tras las dos primeras ronda ya estábamos rodados. Mi estrategia principal se decidió en las dos primeras rondas, en las que pude adquirir dos losetas de hombre con la acción de obtener otra loseta de hombre (con dado de valor 3), por lo que la fase de acción de hombre/mujer iba a poder ir adquiriendo losetas de hombre. Posteriormente conseguí dos losetas de mujer de construir (con dado de valor 3), por lo que ya tenía montada mi jugada: en la fase de dados me expandía por el mapa, amén de realizar otras acciones, y en la fase de acciones de hombre/mujer construía. Por su parte, Sandra no se decantó por una estrategia clara, provocado por las losetas de tarea iniciales que le tocaron, por lo que fue haciendo un poco de todo, si bien se encargó de adquirir joyas en todas las rondas. La partida comenzó con una buena ventaja inicial por mi parte al levantar varias construcciones en las dos primeras rondas, pero Sandra la fue limando poco a poco con sus sacerdotes. Al final la victoria cayó de mi lado debido a pequeños detalles y decisiones aparentemente no demasiado importantes. Victoria por tres puntos de diferencia (77 a 74).

Seguir leyendo

Partidas del Fin de Semana (2, 3 y 4 de Agosto de 2013)

El fin de semana lúdico comenzó pronto. El viernes me llegó el paquete de los chicos de Juegos de la Mesa Redonda, donde se incluía el premio del concurso mensual de Twitter y Facebook: una copia de Banjooli Xeet, el juego de carrera de avestruces del compañero Diego Ibáñez.

Y mi novia y yo decidimos estrenarlo esa misma tarde. Para variar, pagué mi inexperiencia. No supe ver a tiempo que a dos jugadores no hay mucha opción al faroleo moviendo avestruces que no sean los que te interese. Mi novia sin embargo, fue a saco a cumplir sus predicciones. Sin sutilezas. Primero con su avestruz ganador, y hasta que no cruzó la meta no movió al segundo. Además embrujé en la salida al avestruz que en su predicción debía quedar último. Resultado final, 19 a 4 (y porque tuve la suerte de comerme una baya que me dio unos puntos extras, que si no…). El que quería meter la cabeza bajo tierra era yo.

Seguir leyendo