Reseña: 7 Wonders Duel

¡Bienvenido a 7 Wonders Duel! Un juego para 2 jugadores ambientado en el mundo del exitoso juego 7 Wonders. Aunque utiliza algunas de las mecánicas de su hermano mayor, ofrece un nuevo desafío diseñado específicamente para jugar 2 jugadores. Cada jugador es el líder de una civilización que construirá estructuras y erigirá Maravillas.

Así de directo se nos presenta este 7 Wonders Duel, un juego diseñado por Antoine Bauza (7 Wonders, Takenoko, Tokaido) con la colaboración de Bruno Cathala (Five Tribes, Abyss, Noah o Mr. Jack). El juego ha sido publicado en 2015 por Repos Games y Asmodee en varias ediciones (inglés, francés o alemán). De las ilustraciones se encarga Miguel Coimbra (7 Wonders, Small World, Cyclades o Giants).

Seguir leyendo

Reseña: Five Tribes

Cruzando la tierra de las 1001 noches, tu caravana llega al legendario Sultanato de Nagala. ¡El Viejo sultán acaba de morir y el control de Nagala está en juego! Los oráculos predijeron que unos desconocidos manipularían las Cinco Tribus para ganar influencia sobre la legendaria ciudad-estado ¿Se cumplirá la profecía? ¡Invoca a los antiguos Genios, mueve las Tribus al lugar adecuado en el momento oportuno y el Sultanato puede que sea tuyo!

Así se nos presenta este Five Tribes, una de las últimas grandes sensaciones en el mundo lúdico. Un diseño de Bruno Cathala, autor de otros grandes títulos como Cyclades o Mr. Jack (junto a Ludovic Maublanc). Fue publicado en 2014 por Days of Wonder. De las ilustraciones se encarga Clément Masson, siendo esta su primera incursión en el sector.

Seguir leyendo

Reseña: Mr. Jack in New York

Si empezamos a hablar de juegos de deducción, seguro que el primer título que os viene a la mente es Cluedo. Pero no os preocupéis. No voy a entrar a reseñar lo que ya es un clásico de los juegos de mesa y que ha sido rediseñado innumerables veces con temas más o menos acertados.

Sin embargo, mi ludoteca si carecía de un título de deducción (no todo iban a ser Eurogames). Eso, unido a que la gran mayoría de partidas las desarrollo con Sandra (mi novia), pues se puso en marcha la maquinaria para encontrar un buen juego de estas características que fuese para dos jugadores (o al menos funcionase adecuadamente bien con ese número de participantes). Aquí es donde apareció Mr. Jack. Aparentemente cumplía todos los requisitos, pero, tras leer varias reseñas, no nos decidíamos porque no parecía estar lo suficientemente compensado. Entonces encontramos este Mr. Jack in New York, que toma las mecánicas de su padre para pulir los inconvenientes comentados.

Seguir leyendo