Reseña: Pakal

Introducción

Tú y tu equipo de exploradores os adentráis en la jungla mexicana, buscando el templo perdido de Pakal y sus enormes tesoros, pero solo el más rápido logrará entrar en él y reclamar su descubrimiento. El camino hacia la gloria está repleto de trampas. ¡Sé rápido y cuidadoso al mismo tiempo!

Portada
Portada

Así se nos presenta Pakal, un diseño de Luca Bellini (Brick Party, Fun Farm) y Luca Borsa (Il Gioco dei Telefilm). El juego fue publicado en 2020 por Cranio Creations en una versión en inglés e italiano. De las ilustraciones se encarga Roberta Exposito (OMNIA).

El juego será publicado en español por Tranjis Games (aunque es completamente independiente del idioma a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 20 minutos. El precio de venta al público es de 24,95€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en inglés de Cranio Creations.

Contraportada
Contraportada

 

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 26,5×26,5×6 cm. (caja rectangular mediana de un tamaño similar a la de Raids o Tak), encontramos los siguientes elementos:

  • Tablero de Puntuación (de cartón)
  • 4 Marcadores de Progreso (de madera)
  • 9 Losetas de Puntuación (de cartón)
  • 21 Losetas de Objetivo (de cartón)
  • 4 Marcos (de plástico)
  • 4 Plantillas (de cartulina)
  • 80 Fichas de Puzle (de plástico):
    • 48 Fichas de Colores (12 de cada color)
    • 32 Fichas Transparentes
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Pakal es un juego en el cada jugador tiene un pequeño puzle de dieciséis casillas en el que hay 15 piezas de plástico (de su color y translucidas), dejando libre una casilla. Bajo estas piezas encontramos una cuadricula con una serie de símbolos en ciertas casillas. En cada ronda se revelará una loseta objetivo que muestra 3 de estos símbolos. Se dará la señal de inicio y los jugadores, de forma simultánea, intentan que en su puzle solo sean visibles los 3 símbolos de la loseta objetivo. Cuando un jugador crea haberlo conseguido, dejará el puzle en la mesa y tomará una loseta que muestra uno de los símbolos. Al final del tiempo, aquellos jugadores que han completado correctamente el puzle avanzarán su marcador hasta la siguiente casilla que muestre el símbolo escogido. Al atravesar algunas zonas el jugador deberá sustituir una ficha opaca por otra translucida. Si ha fallado, sustituirá una ficha translucida por una ficha opaca. La partida la ganará el jugador que logre llegar al final del trayecto antes que sus rivales.


Conceptos Básicos

Comencemos por el elemento estrella del juego, el Artefacto. Cada jugador dispondrá de un marco en el que se inserta una plantilla de casillas cuadriculadas (cuatro por lado) que muestran nueve símbolos (con un color de fondo específico) y 7 casillas vacías. Sobre esta plantilla se colocarán unas piezas opacas del color del jugador y unas piezas transparentes, de forma que quedará una casilla libre que permitirá el desplazamiento de cualquiera de las fichas adyacentes al hueco a dicho espacio.

Artefacto
Artefacto

El objetivo en cada ronda es intentar completar lo antes posible la tarea indicada en la Loseta de Objetivo, la cual muestra un trio de los símbolos representados en la plantilla de los artefactos de los jugadores. Los jugadores deben cubrir los seis símbolos no presentes en dicha loseta con sus fichas opacas, de forma que solo queden visibles las fichas de la loseta de objetivo. Y todo esto dentro de un intervalo de tiempo delimitado.

Losetas de Objetivo
Losetas de Objetivo

 

Al completar (o creer completar) correctamente la tarea, los jugadores podrán reclamar una de las Losetas de Bonificación disponibles en la mesa. Estas losetas muestran los símbolos anteriores, teniendo en cuenta que no se podrá escoger una loseta cuyo símbolo esté presente en la loseta de tarea en curso.

Losetas de Bonificación
Losetas de Bonificación

Estas losetas de bonificación permitirán progresar en el Tablero de Puntuación, el cual muestra un track serpenteante con casillas que muestran estos símbolos. Cada jugador dispondrá de un marcador que progresará en cada ronda hasta la siguiente casilla del símbolo correspondiente a la loseta de bonificación obtenida. El track muestra una serie de puntos de control con dos antorchas a los lados, de forma que, cada vez que el marcador del jugador atraviese uno de estos puntos, se verá perjudicado al tener que sustituir piezas opacas de su artefacto por piezas transparentes. Por contra, si un jugador no progresase en un turno (porque se le ha agotado el tiempo o porque no ha completado la tarea correctamente) será compensado sustituyendo una ficha transparente por una ficha opaca.

Tablero de Puntuación
Tablero de Puntuación

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se coloca el tablero de puntuación en el centro de la mesa.
  2. Se forma una pila mezclando las loseta de objetivo.
  3. Se disponen en la mesa tantas losetas de puntuación como jugadores haya en la partida más tres (el resto se devuelven a la caja).
  4. Se abre la aplicación de Pakal en un smartphone (descargar si no se ha hecho antes o, alternativamente, se programa un temporizador a 35 segundos para modo difícil o 45 segundos para modo fácil).
  5. Cada jugador escoge un color y recibe un marcador de puntuación que coloca en la casilla de salida, un marco, una plantilla (que coloca en el interior de la plantilla por cualquiera de sus caras), 12 fichas de color solido (colocando 11 en el interior del marco y dejando 1 fuera) y 8 fichas de plástico (colocando 4 en el interior del marco y dejando otras 4 fuera).

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Pakal se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de rondas. En cada ronda, los jugadores competirán por intentar completar el puzle objetivo.

Se activa el temporizador y justo cuando comience la cuenta atrás se revela la loseta objetivo. Ahora, los jugadores, de forma simultánea, deberán manipular su puzle para que solo queden visibles los 3 símbolos indicados en la loseta objetivo. Cuando un jugador crea haberlo resuelto correctamente, dejará su puzle sobre la mesa y escogerá una de las losetas de puntuación disponibles. Una vez escogida una loseta, ya no se podrá cambiar.

La ronda finaliza cuando el temporizador llega a su fin o si todos los jugadores ya han completado su puzle (no es necesario esperar). Se procede a comprobar jugador por jugador si puede avanzar en el track de progreso. Para ello, en primer lugar se comprueba si, efectivamente, ha resuelto correctamente el puzle. Y en segundo lugar, se comprueba que la loseta de puntuación que ha escogido es legal, esto es, que no muestre uno de los tres símbolos de la loseta objetivo.

Si se cumplen ambas condiciones, el jugador avanza su marcador hasta la siguiente casilla que muestre el símbolo de su loseta de puntuación. Si, al progresar, el marcador atraviesa puntos de control (con antorchas a los lados), el jugador deberá sustituir una ficha de color solido de su puzle por una ficha transparente (se debe hacer esto cada que vez que se atraviese un punto de control).

Si, por el contrario, el jugador no progresa, ya sea porque no ha completado el puzle correctamente y/o porque ha escogido una loseta de puntuación no permitida, el jugador retirará una ficha transparente de su puzle y añadirá una ficha solida de su color al mismo (salvo que ya tenga 12 piezas de su color, en cuyo caso no hará nada).

Tras esto, comenzaría una nueva ronda, devolviendo todos los jugadores las fichas de puntuación que hubiesen escogido y devolviendo a la caja la loseta objetivo.


Fin de la Partida

La partida finaliza cuando uno o varios jugadores alcanzan la zona del puente. El jugador que haya llegado más lejos (más cerca de la puerta del templo) será el vencedor.


Opinión Personal

Como ya he comentado en algunas ocasiones, muchos autores buscan generar impacto recurriendo a elementos innovadores, ya que a nivel mecánico resulta cada vez más complicado encontrar una combinación de mecánicas que suponga un soplo de aire fresco en el panorama lúdico.

El problema es que muchas veces se pone el foco en exceso en esos elementos rompedores a la hora de diseñar, resultando productos más efectistas que efectivos. Y ese es el riesgo que corren los autores de este Pakal, un juego que recurre a un elemento que disparará la nostalgia de los más creciditos porque hubo una época en la que se pusieron de moda unos puzles consistentes en una cuadricula con casillas con un grado de libertad que podían desplazarse ortogonalmente sobre un marco. El objetivo era reordenar las piezas para conformar la imagen que componían, siendo una suerte de cubo de Rubik en dos dimensiones, con un algoritmo de resolución que solo exigía saber localizar la siguiente pieza a fijar comenzando por una de las esquinas.

De esta forma, los jugadores disponen de un marco de plástico en el que insertarán una plantilla que muestra nueve símbolos con un color de fondo. Y sobre esta plantilla se colocarán unas fichas de plástico de color sólido y otras tantas transparentes, completando el artefacto que actuará como eje fundamental del juego.

Detalle Track
Detalle Track

 

Sin embargo, el objetivo no es completar ningún puzle, pues las piezas no tienen ningún tipo de ilustración, sino que los jugadores deben intentar ser los primeros en lograr alcanzar una línea de meta de un track serpenteante con casillas que muestran los mismos símbolos que aparecen en la plantilla del artefacto.

Para ello, los jugadores lucharán por ganar el derecho a reclamar alguna de las losetas de objetivo que muestran estos símbolos, de forma que el marcador del jugador avanzará hasta la siguiente casilla que muestre dicho símbolo desde su posición actual.

¿Y cómo adquiriremos este derecho? Pues intentando completar correctamente la misión de cada ronda. Esta estará recogida en una serie de losetas que se irán revelando ronda por ronda. Cada una de estas losetas muestra un trio de símbolos que los jugadores deberán localizar en sus plantillas (recordemos que la mayoría de piezas son opacas y, por tanto, no se ve lo que hay debajo hasta que la pieza es desplaza) y conseguir que dichos símbolos sean los únicos visibles en su artefacto, esto es, que el resto de símbolos estén cubiertos por fichas opacas (las casillas sin símbolos no tienen por qué estar ocultas).

Esta tarea se resolverá de forma simultánea por todos los jugadores dentro de un corto intervalo de tiempo (45 segundos en nivel fácil o 35 segundos en nivel difícil). Cuando un jugador crea haber resuelto correctamente la tarea, dejará sobre la mesa su artefacto y entonces es cuando podrá escoger una de las losetas de objetivo, teniendo cuidado de no escoger ninguna que muestre alguno de los tres símbolos de la tarea actual, ya que está prohibido y no permitiría avanzar al jugador. Y así hasta que algún jugador consiga alcanzar la plataforma que da acceso al templo, proclamándose vencedor.

Hay que admitir que Pakal es un juego divertido. Vendría a ser una versión mejorada en cuanto a sensaciones de Ubongo (aquí su tochorreseña), ya que ambos recurren a la resolución de puzles en tiempo real y de forma simultánea, intentando ser los más rápidos en completar la tarea de la ronda para tener margen a la hora de escoger los elementos que puntúan.

Detalle Tarea
Detalle Tarea

Sin embargo, Pakal es mucho más efectivo que el juego de los poliominós, ya que, de entrada, iguala el nivel de los jugadores al no poner a competir a los jugadores mediante la capacidad visual, sino que se recurre más a la agilidad a la hora de aplicar correctamente el algoritmo de resolución de estos puzles comentado anteriormente, pero con la peculiaridad de que en cada ronda se deben dejar descubiertas casillas distintas, por lo que la cosa se iguala bastante.

También es todo un acierto que el juego compense a los jugadores que cometan pifias (sustituyendo piezas transparentes por piezas opacas) y «penalice» a los jugadores que progresen (sustituyendo piezas opacas por piezas transparentes). De hecho, hay ocasiones en las que puede resultar interesante cometer alguna pequeña pifia de cara a que el artefacto contenga un número no muy alto de fichas transparentes, las cuales, en contra de lo que inicialmente parece, son muy perjudiciales, porque al reducir el número de fichas opacas, hay que ajustar más la posición de estas, que deben destinarse a cubrir los seis símbolos que no deben quedar visibles en la ronda para completar la tarea, lo que significa un mayor número de movimientos de las piezas.

Como tercer elemento, es de agradecer que los chicos de Cranio Creation hayan implementado un temporizador específico para el juego. Es cierto que valdría cualquier reloj, pero la app para dispositivos móviles es colorida y añade tensión gracias a una musiquita machacona con ritmos tribales que pondrá de los nervios al personal muy al estilo Escape – The Curse of the Temple, que va alertando a los jugadores de que el tiempo se agota metiendo bocinazos y generando bloqueos mentales. Mientras, en el centro del temporizador uno de estos artefactos moviendo piezas para que la gente no se duerma en los laureles.

Obviamente, si los juegos en tiempo real y/o de habilidad no son de vuestro agrado, no os acerquéis a Pakal porque os producirá urticaria. Si, por el contrario, la idea os resulta sugerente o buscáis una mejor alternativa a Ubongo, Pakal es una buena elección.

Detalle App
Detalle App

La mayor pega que se le puede poner es que es de esos juegos que, aun generando cierto impacto, no terminan de dejar huella. ¿Es entretenido? Sí. ¿Las partidas son agiles? Mucho. Pero cuando guardemos todos los elementos en la caja, pues tampoco generará en nosotros ese ansia viva por volver a tenerlo en mesa que si pueden generar otros juegos de corte festivo como podría ser nuestro adorado Strike (aquí su tochorreseña), otro peso ligero de habilidad que si tiene la capacidad de provocar momentos ridículamente memorables, aunque mecánicamente no tengan muchos puntos de encuentro.

También hay que advertir que es de esos juegos que generan frustración al no lograr completar las tareas, ya sea porque se nos agota el tiempo o porque hemos cometido una pifia, pues el diseño gráfico está ideado para generar confusión con símbolos y tonos que se parecen bastante entre sí y es sencillo pensar que hemos completado la tarea, cuando en realidad no es así. O por ejemplo que, al tomar una ficha de bonificación, al apenas tener margen para reaccionar, escogemos una que proporciona un pírrico avance, llegando a ver como jugadores que han cometido más pifias que nosotros nos adelanta por haber escogido de forma efectiva las pocas veces que han logrado completar el puzle.

Otro ejemplo es cuando cogemos una loseta de bonificación que coincide con la casilla que ocupa uno de nuestros rivales. Y es que, aunque los marcadores son huecos y permiten ver el simbolo, nuestra mente directamente dejará de tener en cuenta esta casilla, dándose muchas veces el caso de que el progreso es mucho menor del que esperabamos al creer que habríamos avanzado hasta la siguiente casilla coincidente.

Tiene un ligero punto de azar que puede desequilibrar las partidas ya que, si el artefacto de un jugador está configurado de forma que la tarea actual está parcialmente completada, tendrá menos tarea que otros jugadores que no tengan visible los tres símbolos, teniendo que perder un tiempo en localizarlos antes de evaluar cómo maniobrar con las fichas para conseguir el objetivo.

Detalle Losetas de Bonificación
Detalle Losetas de Bonificación

Con todo, creo que es un buen diseño, que cumple con su objetivo y que es de esos juegos que aporta variedad a la ludoteca, porque no hay tantos juegos a los que pueda asemejarse. Es cierto que muchos compañeros han elevado bastante las exceptivas, y es por eso que aconsejo cautela, porque aunque el juego resulte satisfactorio, un hype desmedido puede provocar decepción.

Además escala bastante bien pues la única interacción que existe entre los jugadores es la competición por escoger la loseta. Es cierto que a pocos jugadores es más probable que no exista conflicto entre los competidores, ya que la loseta que más interesa a uno en una determinada ronda puede no coincidir con la que más interesa a su rival. A cuatro jugadores sí que hay más probabilidades de que otro jugador nos arrebate la loseta que mejor nos venía.

Respecto a la rejugabilidad, es un peso ligero cuya única variabilidad será la configuración de las losetas de bonificación disponibles y la plantilla en nuestro artefacto, que está pensada para distorsionar nuestra mente y no mecanizar movimientos al tener interiorizado el patrón impreso en ella. De todos modos, es de esos juegos de los que no hay que abusar porque puede empachar.

Donde claramente destaca el juego es a nivel de producción, sobre todo en relación calidad precio. La solución tomada por Cranio Creations es efectiva y asequible, ya que el precio de Pakal pertenece a otra época teniendo en cuenta la variedad de elementos que incorpora (losetas, tableros, fichas de plásticos, carta y marcos de plástico). Todos de un nivel más que aceptable, con un cartón de buen grosor y prensado decente, unas fichas de plástico bastante robusto y sin rebabas, y unos marcos que puede parecer que no van a soportar el paso de las partidas, pero cumplen su función a la perfección. El reglamento está perfectamente estructurado y no deja lugar a dudas.

Detalle Artefacto
Detalle Artefacto

A nivel visual Roberta Exposito se ha encargado de dotar de colorido al producto. La portada es llamativa y guarda relación con el componente estrella del juego. Es cierto que el tablero de puntuación recordará a la Oca, algo que puede generar algo de rechazo si no se conoce nada del juego. Y que la similitud entre algunos símbolos jugará malas pasadas a algunos jugadores (aunque creo que esto es algo buscado). De todas formas, me parece un buen trabajo por parte de la ilustradora.

Y vamos cerrando. Pakal es un juego de habilidad con resolución simultánea en tiempo real en el que los competidores deben progresar lo más rápido posible por un track resolviendo puzles mediante un artefacto de piezas que se desplazan en dos direcciones dentro de un marco que solo permite una libertad al quedar solo una casilla libre. Es ágil, es entretenido y es tenso, por lo que cumple perfectamente con su cometido. Es cierto que al ser un juego en tiempo real puede resultar muy frustrante para jugadores que suelan tomarse las cosas con algo de calma y que tampoco es un juego que depare momentos memorables. Pero cuando sale a mesa, el grado de satisfacción de los participantes es el adecuado. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

9 comentarios en «Reseña: Pakal»

  1. Me he llevado un sustito porque lo va a traer Tranjis como dices y pensé que lo habían sacado ya. Me estoy esperando a que lo saquen en español para comprarlo solo por las normas 😛

    Responder
  2. Buenos días Iván:

    Como gran aficionado a tus tochoreseñas, veo que en muchas ocasiones hay algunos tipos de juegos que están más penalizados que otros. Por ejemplo, los juegos familiares apenas han recibido sobresalientes, y normalmente lo argumentas por su sencillez y que se queman rápido. Pero un familiar debe ser un juego de introducción para nuevos jugadores y algunos cumplen perfectamente su cometido. ¿No consideras que hay algún juego familiar digno de sobresaliente (a parte del Colt Express) para tenerlo de referencia a la hora de introducir a nuevos jugadores? ¿Cuáles son tus favoritos?

    Muchas gracias por tu curro, eres un crack

    Responder
    • Pues no, creo que los trato en su justa medida dentro de su categoria. Y tengo muchos sobresalientes dados a pesos medios y medios ligeros o fillers: Can’t Stop, Carcassonne, Cheeky Monkey, Strike, Claim, Cubirds, Junk Art, Miyabi, el reciente Pradera, Ticket to Ride…

      Hay muchos. Pero precisamente en ese tipo de juegos, lo que los hace sobresalientes es que trasciendan esa etapa. Al final un sobresaliente para mi es un juego que considero que, en su categoria, es de los mejores. No necesariamente tienen que ser aptos para todos, pero si que si ese tipo de juego te encaja, creo que ese juego va a funcionarte a las mil maravillas.

      El problema que tienen este tipo de juegos es que la competencia es mayor y, por tanto, la dificultad para destacar también.

  3. Muchas gracias por contestar. Lo tendré en cuenta. Creía que eras más exigente con los familiares y por eso me parecía que los familiares estaban más penalizados y por eso, si nos vamos a las puntuaciones, suelen tener notas más bajas como norma.

    Saludos

    Responder
    • Diría mas bien que la norma es que un buen juego tiene un notable y un juego que no es tan bueno tiene un aprobado. Los sobresalientes y los suspensos son casos excepcionales que no tienen tanto que ver con qué tipo de juego son, sino lo que destacan dentro de su tipo de juego.

      Saludos!!

  4. Este pakal sería barbaro en el grupo lúdico dado que la tematica precolombina nos repega! , se agradece tan buena reseña minusiosa y prolija. SALUDOS✋☺

    Responder
  5. Iván lo has vuelto hacer, juego que no estaba ni planteandome pillar y ahora lo necesito. Tras leer tu reseña he visto un par de vídeos y me parece un juego muy divertido con una calidad precio componentes fantástica.
    Gracias de nuevo 👏👏

    Responder

Deja un comentario