Reseña: Kerala, El Camino de los Elefantes

Introducción

¡Bienvenidos al festival de los elefantes en la provincia india de Kerala! Por todas partes los elefantes adornados con multitud de colores caminan de aquí para allá. Todo rebosa vida y color. Tú también formas parte del festival y deseas crear el escenario más lujoso con el mayor número de símbolos de elefantes. Cada ronda tu escenario del festival crece, tus elefantes caminan por las nuevas losetas e indican dónde puedes situarlas, incluso se pueden colocar unas encima de otras. No obstante, tus compañeros de juego pueden interponerse en tu camino y arrebatarte una ansiada loseta antes de que llegue tu turno. Suerte, táctica y un montón de emoción hasta el final.

Portada

Así se nos presenta este Kerala: El Camino de los Elefantes, un diseño de Kiersten Giese (Bengali, Cumulo, Hampelino). El juego se publicó en 2016 por KOSMOS en una edición en alemán, siendo posteriormente localizada al inglés. De las ilustraciones se encargan Claus Stephan (Amerigo, Karuba, Exploradores) y Antje Stephan (Xalapa).

El juego se encuentra editado en nuestro país por SD Games, aunque el juego es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 5 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de compra recomendado es de 34,94 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición en español de SD Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,5×29,5×7 cm. (caja cuadrada estándar tipo Ticket to Ride o Catan), nos encontramos los siguientes elementos:

  • 100 Losetas de Juego (de cartón)
  • 5 Losetas de Inicio (de cartón)
  • 10 Figuras de Elefantes (de madera)
  • Bolsa (de tela)
  • Bloc de puntuación
  • Reglamento
Contenido

 

Mecánica

Kerala es un juego abstracto familiar de colocación de losetas con draft en el que los jugadores deberán formar áreas de los cinco colores, intentando conseguir el máximo de puntos posibles gracias a diversos tipos de losetas. La regla básica será que las losetas deberán colocarse en espacios ortogonalmente adyacentes a los que ocupe uno de los dos elefantes (este se desplazará a esa nueva loseta). Al final de la partida, si falta algún color o hay más de un área de un mismo color, se perderán puntos.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con las Losetas. Los jugadores tendrán que agrupar una serie de losetas en su zona de juego en áreas de colores distintos. Existen losetas de cinco colores: azul, verde, rojo, negro y morado. Estas losetas son de dos tipos: de puntuación (muestran 1, 2 o 3 elefantes o un semicírculo de otro color distinto al dominante en la loseta) y, por otro lado, las losetas de efectos, que permitirán alterar el conjunto que estemos formando en nuestra zona de juego.

Tipos de Losetas

La partida la comenzaremos con una loseta inicial del color que haya escogido el jugador. A partir de este punto, los jugadores irán colocando losetas en espacios ortogonalmente adyacentes (con o sin loseta) para ir formando las áreas anteriormente comentadas. Habrá que tener cuidado porque podremos perder puntos si al final de la partida falta algún color o tenemos más de un área de un color concreto. Como excepción, el jugador podrá tener dos áreas de su color en vez de una.

Losetas Iniciales

El otro elemento del juego son los Elefantes. Estos determinarán los espacios ortogonalmente adyacentes en los que podremos colocar losetas. Posteriormente estos elefantes se desplazarán a la loseta recién colocada. Además, sirven como contador de una acción especial que solo se puede ejecutar dos veces durante la partida (se tumban).

Elefantes

Con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Cada jugador escoge un color y recibe una loseta inicial y dos elefantes.
    • El resto de elefantes y losetas iniciales de colores no utilizados se dejan en la caja.
  2. En función del número de jugadores, se dejan en la caja un número de losetas, siempre de colores que los jugadores no hayan tomado:
    • Para 5 jugadores: se usan todas las losetas.
    • Para 4 jugadores: se retiran 4 losetas del color no utilizado.
    • Para 3 jugadores: se retiran 10 losetas de los dos colores no utilizados.
    • Para 2 jugadores: se retiran 20 losetas de los tres colores no utilizados.
  3. Todas las demás losetas se introducen en la bolsa y se mezclan bien.
  4. Finalmente, se escoge al jugador inicial (según el reglamento, el jugador más joven).

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Kerala consta de un número determinado de turnos (en función del número de losetas en la bolsa).

  1. En cada turno, el jugador activo sacará tantas losetas de la bolsa como número de jugadores haya en la partida.
  2. Tras esto, cada jugador tomara una de estas losetas, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, y la colocarán en su área de juego.
    • Existe la posibilidad de pasar y no tomar ninguna loseta. Esto se podrá hacer dos veces en la partida, tumbando uno de nuestros elefantes cada vez que lo hagamos (si los dos elefantes están tumbados el jugador ya no podrá pasar más). La loseta o losetas sobrantes al final del turno se devuelven a la caja.
  3. Una vez todos los jugadores han tomado y colocado su loseta (o pasado), el jugador activo pasa la bolsa al jugador de su izquierda, quien se convierte en el nuevo jugador activo.
Detalle Draft

Las normas de colocación son las siguientes:

  • La loseta debe colocarse en un espacio adyacente ortogonalmente a la loseta que ocupe uno de sus dos elefantes.
  • La loseta puede colocarse en un espacio vacío o tapando una loseta colocada previamente.
  • Tras colocar la loseta, el elefante que se tomó como referencia deberá desplazarse a la nueva loseta.
  • Si la loseta muestra un efecto, este puede aplicarse en este momento:
    • Mover loseta: el jugador desplaza una loseta o pila de losetas libre (que no esté rodeada por sus cuatro lados y no tenga un elefante encima) a cualquier parte de su zona de juego (siempre adyacente a alguna loseta). No está permitido mover una loseta o pila que parta la zona de juego en dos o más zonas con losetas.
    • Mover elefante: el jugador desplaza cualquiera de sus dos elefantes a cualquier loseta de su zona de juego.

 

Fin de la Partida

La partida finaliza una vez se han colocado todas las losetas de la bolsa. Se procede a la evaluación final

  1. En primer lugar, cada jugador debe retirar aquellas losetas que no formen parte del área principal de cada color o de las dos del color del jugador. Estas losetas se voltean y restan 2 puntos al total del jugador.
  2. Por cada color que el jugador no tenga presente en su zona debe restar 5 puntos.
  3. Finalmente, el jugador suma los puntos que proporcionen las losetas de elefante (1, 2 o 3 puntos) así como 5 puntos por cada loseta de bonificación especial que tenga correctamente conectada con el área de color correspondiente.

El jugador con más puntos será el vencedor. En caso de empate, se comparte la victoria.

Bloc de Puntuación

 

Opinión Personal

Ya sabéis que la colocación de trabajadores y la programación son mis dos mecánicas favoritas. Pero la colocación de losetas les sigue de cerca, con ese referente perenne que es Carcassonne (aquí su tochorreseña) siempre en consideración. Hoy toca analizar un nuevo juego losetero con una producción bastante llamativa, no sin antes agradecer a los chicos de SD Games que nos hicieran llegar una copia. ¡Vamos al lío!

En Kerala nos encontramos con un simpático abstracto familiar de colocar losetas que me ha recordado mucho a otro juego que ya pasó por la lupa de las tochorreseñas: El Principito, Hazme un Planeta (aquí su tochorreseña), de Bauza y Cathala. Y es que la premisa y la mecánica central de ambos juegos es un calco, esto es, un draft de losetas que deben colocarse en un área personal para conformar un conjunto particular que obtenga la mayor puntuación posible. En ambos, la partida finaliza en cuanto las losetas se agotan.

Detalle Zona

Si recordáis la tochorreseña (u os pasáis por ella), no es que fuese un juego que me emocionase especialmente, sobre todo por lo rápido que uno se hace al diseño y casi juega en piloto automático. En el juego basado en el libro de Antoine de Saint-Exupéry todo dependía de unas losetas de objetivos que iban a determinar qué elementos presentes en las losetas iban a proporcionarnos puntos. En función de esta información, los jugadores debían escoger losetas en cada turno, tomando la que más les interese o, en su defecto, tomar aquella que consideren que más beneficie a otro jugador con tal de parar su progresión.

Pues Kerala funciona exactamente igual, aunque con algunas sutiles pero importantes diferencias. La primera es que el objetivo de los jugadores es exactamente el mismo, esto es, acumular la mayor cantidad posible de puntos contenidos en losetas, tanto de elefantes, como especiales. No hay que tirar de memoria o deducción para intentar adivinar qué loseta le viene bien a este o aquel jugador. Simplemente con mirar las zonas de juego y la situación de sus elefantes queda claro qué les beneficia y qué les perjudica.

Esta es la otra diferencia significativa, los elefantes. Mientras que en El Principito el jugador debía formar un planeta de dimensión 4×4 con losetas específicas para cada parte del mismo, aquí las losetas se colocan formando estructuras diversas, dependiendo únicamente de la ubicación de cada uno de nuestros dos elefantes. Este es el elemento clave y que hace que el juego supere con creces al juego basado en el libro infantil.

Detalle Draft

Y es que, como ya se ha indicado en la mecánica, el objetivo de los jugadores es formar cinco o seis áreas, una por cada color y una adicional del color del propio jugador que contengan el máximo de losetas que proporcionen puntos, ya sean de elefantes o de conexión entre dos áreas.

Es aquí donde entra la picardía. Cada vez que se forma un conjunto a repartir los jugadores y llega nuestro turno, tendremos que escoger entre quedarnos con la loseta que más nos interese o tomar la que beneficie a un jugador rival siempre y cuando el resto de losetas disponibles le provoquen un grave perjuicio, obligándole a pasar, tapar losetas para evitar pérdida de puntos o asumir riesgos cada vez mayores a medida que el final de la partida se acerca.

Es por esto que el movimiento de los elefantes es lo más importante durante el desarrollo de la partida. De entrada, hay que intentar evitar disponer a los elefantes en la misma área de color, ya que esto nos limita las opciones a la hora de ampliar otros colores. Lo óptimo sería que, en cada turno, un jugador pudiese tomar losetas de 3-4 colores distintos sin peligro de sufrir penalización al final de la partida. Esto no quiere decir que cuanto más alejemos a los elefantes mejor nos ira, ya que muchas veces necesitaremos que uno cubra a otro cuando avance hacia una determinada zona.

Me gusta mucho el detalle de las losetas con efectos. Es cierto que, de cara a la puntuación final no proporcionan beneficio, pero permiten reorganizar el área de juego, desplazando losetas libres o reubicando a los elefantes.

Detalle Zona

Que cada jugador pueda tener una segunda área de su color es algo que me parece muy interesante. Por un lado, el jugador tendrá una mayor facilidad para colocar losetas de su propio color al no estar tan limitado, pudiendo comenzar esta segunda zona cuando quiera. Esto provocará unas pequeñas luchas de poder. Lo normal será que cada jugador opte por tomar más losetas de su color que de cualquier otro.

Pero, aun pareciéndome mejor juego que El Principito, Kerala sufre del mismo mal que el juego de Bauza y Cathala, que no es otro que el ser un título efervescente. Como familiar de colocación de losetas cumple perfectamente su cometido, pero se queda corto si se saca a mesa con asiduidad. Las decisiones a tomar se limitan a escoger loseta en cada turno según los parámetros anteriormente comentados. Y, una vez tomada, decidir cómo desplazar a nuestros elefantes. Pero poco más. Si buscáis un familiar sin complicaciones, Kerala no es mala opción, aunque, para mi gusto, hay mejores opciones, como podría ser Cacao (aquí su tochorreseña), otro juego de colocación de losetas con un par de vueltas de tuerca interesantes.

Es de esos juegos en los que acabas activando el piloto automático debido a la poca profundidad de las decisiones. Cada vez que toque elegir loseta, si podemos tomar una de puntuación de valor elevado (de bonificación especial o de 3 elefantes) y encaje en nuestros patrones, no tendremos que dudar mucho. Tal vez pensemos algo más en el caso de que ninguna loseta resulte especialmente interesante, buscando el mal ajeno.

El azar juega un papel importante en todo esto. Puede suceder varias veces a lo largo de la partida que a un jugador le salga la loseta que necesita cuando es el jugador activo y a otros jugadores le ocurra lo contrario. Esto puede resultar determinante en una partida donde las decisiones no son especialmente trascendentales. Sobre todo cuando aparecen las losetas de bonificación por conexión de áreas. Son las mas valiosas y, además, son únicas. Cuando veamos una entre las opciones, si nos encaja en nuestro patrón, no podemos dudar. Que aparezca en un turno en el que seamos de los últimos en elegir es una faena.

Detalle Bolsa

La escalabilidad es uno de los asuntos curiosos. Me gusta más a dos jugadores que con más jugadores en mesa. A dos es más interesante el tema de los bloqueos y la selección, además de no afectar tanto el factor azar. Al fin y al cabo, las losetas se roban de dos en dos. Sin embargo, a cinco jugadores hay menos control y que no te salga una loseta potable cuando eres el primero en escoger es un fastidio, sobre todo teniendo en cuenta que las probabilidades de que aparezca una loseta que nos encaje son mayores. Además, me gusta que a menos de cinco jugadores haya losetas que se queden en la caja. Ese punto de incertidumbre le sienta bien al juego. Así que yo lo recomendaría a dos, y no va mal a 3 o 4, pero a cinco no me termina de convencer.

Como ya habréis supuesto, la rejugabilidad no es uno de los puntos fuertes de Kerala. Las sensaciones no van a variar mucho tras las dos o tres primeras partidas, delegando completamente en la forma de actuar de los jugadores según el orden de aparición de las losetas.

Pasemos a la edición. Aquí KOSMOS no suele escatimar en gastos, y nos encontramos con un producto de nivel superior. Las losetas de cartón tienen un tacto muy agradable y un grosor superior a la media. Y los enormes elefantes de madera son muy atractivo y fotogénicos. Y el reglamento no deja lugar a dudas. Lo peor es, sin duda, el gran espacio libre en el interior de la caja. KOSMOS ha tomado por costumbre colocar unas cuñas en las esquinas interiores de la caja habilitando el espacio que correspondería con una caja tipo Carcassonne (también lo ha hecho con Imhotep). Además de que no dejan apoyar a los componentes sobre un plano horizontal en caso de tener la caja en vertical.

Y el aspecto del juego, a pesar de ser muy abstracto, es bastante atractivo, especialmente por los elefantes, como ya hemos dicho. Las losetas tienen unos motivos agradables, y solo pondría como pega lo pobre que resultan las losetas de bonificación especial (las que tienen un semicírculo) respecto a las demás. Demasiado desnudas.

Detalle Elefante

Y vamos cerrando. Kerala es un juego abstracto de colocación de losetas con draft que resulta agradable de jugar. Apto para toda la familia, proporciona partidas de corta duración y con la dosis justa de decisiones, además de contar con una producción más que interesante. Sin embargo, las buenas sensaciones iniciales se difuminan rápidamente, no existiendo una especial progresión con el paso de las partidas. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

7 comentarios en “Reseña: Kerala, El Camino de los Elefantes”

  1. Elección de loseta, colocación en área personal para buscar maximizar la puntuación por áreas… creo que se parece más al Kingdomino (candidato a Spiel des Jahres SdJ 2017:) que a El Principito. Y en Kingdomino el orden de turno, y por lo tanto el control del azar en las losetas que te “tocan”, está integrado en la decisión del jugador. Creo que son dos juegos que se “pisan” el uno al otro (elementos, mecánica, público objetivo, duración, etc). No he podido probar el Kerala, ni me he encontrado ninguna reseña que los relacione, pero a la vista de la candidatura y la puntuación en BGG parece ser que Kingdomino sale ganando. No se hasta que punto la producción influirá en la candidatura, pero espero que cada vez se tenga más en cuenta. Ya vale de cajas sobredimensionadas. La producción del Kingdomino es de “10”, desde el aspecto gráfico hasta el tamaño de la caja y el inserto “integrado” en la mecánica del juego.

    Responder
    • El Kingdomino no he tenido oportunidad de probarlo, pero si también es un draft de losetas, entonces mecánicamente es igual también. Ya te digo que del Principito es un calco mecánico, cambiando únicamente las restricciones a la hora de colocar las losetas. A ver si le puedo dar un tiento.

  2. A mí mujer y a mí nos gusta mucho Kingdomino. Si, es un draft de losetas en el que se decide el orden de turno de la siguiente ronda. Tienes que colocarlas en tu área personal y maximizar la puntuación. Como dice el compañero jotap se parecen mucho.

    Kerala me atraía por su estética (y porque nos encantan los abstractos bonitos), pero tras ver bien sus mecánicas creo que me sigo quedando con Kingdomino. Aunque claro, yo soy muy “Cathalista”, jajaja. Entre las bondades de Kingdomino está que a dos jugadores puedes despachar partidas en 10-15 minutos, y eso le da un plus. Además, el diseñador francés está ultimando una expansión autojugable llamada Queendomino, que añadirá dragones, princesas y mecánicas de gestión del reino mediante edificios, si mal no recuerdo.

    Un saludo!

    Responder
  3. Con tan solo una partida a cada uno prefiero Kerala a Kingdomino, si bien ninguno me flipa sobremanera, ambos juegos me parecen buenas opciones para quemar en verano, no porque se puedan llevar a una playa o piscina, sino porque se pueden sacar con amigos no jugones durante las vacaciones en ratos tontos, personalmente Kerala es el típico juego al que le sacaría 65379647 partidas en verano y después vendería por 15-20€.

    Juego del verano, un concepto que existe en la música o cine pero que aún está en pañales en esto del ludo.

    Responder
  4. Hola,
    gracias por las reseñas, son estupendas.
    Una cosa, en tu pagina de indice de reseñas, esta de Kerala tiene mal el enlace.
    saludos, sigue asi!

    Responder

Responder a YiyeruBatavio Cancelar la respuesta