Crónicas Jugonas: Semana 16 del 2015 (13/04 – 19/04)

Bueno, semana caracterizada por pocas partidas debido a la ausencia de la señorita los días intersemanales. Y el fin de semana había que aprovechar, así que tampoco ha dado mucho de sí. Pero hay cositas.

La primera partida llegó el martes, con el colorido Space Walk de Rüdiger Dorn (aquí tenéis la reseña). Un juego que implementa un mancala en el que los jugadores mueven sus naves espaciales a lo largo de una ruta espacial que pasa por diversos planetas. Desgraciadamente, en la ruta hay una serie de agujeros negros que se tragan a la nave que le toque pasar por dicha posición. Al comienzo de la partida cada jugador coloca sus naves sobre los planetas y, posteriormente, mediante unas cartas de acción, proceden a desplazar todas las naves (en movimiento de siembra) siempre que tenga, al menos, una nave de su color. En la partida estábamos Víctor, Marta y un servidor. Tras explicarles de qué iba la historia, nos pusimos a mover naves. Se notó en demasía lo abstracto de este juego, que podrían ser naves o cualquier otra cosa. A medida que iban comprobando como caían las naves por los agujeros, empezaron a ejecutar desplazamientos con más intención. Desgraciadamente para, cuando Víctor quiso reaccionar fue tarde para él, que fue el que se quedó sin naves. Resultado final: yo vencedor con 14 puntos, Marta segunda con 6 y Víctor último sin puntuar. Mucha interacción y saber jugar bien tus movimientos para intentar ponérselo difícil a los demás. Un juego abstracto con un tema aceptable y una ilustración que no deja indiferente a nadie. Eso sí, como buena implementación de mancala, puede resultar demasiado seco a algunos.

La experiencia es un grado
La experiencia es un grado

El miércoles me volví a llevar el Abluxxen (aquí tenéis la reseña), que tanto triunfa en el trabajo. Diseñado por Wolfgang Kramer y Michael Kiesling, con una gran acogida en el grupo. Un filler con mucha interacción en el que se van jugando cartas sobre la mesa en filas, de forma que cuando juegas un número de cartas igual que las de otros pero de valor superior puedes robar o eliminar las cartas de ese jugador. Al final de la partida el ganador será el que más puntos obtenga (las cartas sobre la mesa suman un punto pero las cartas en la mano restan un punto). En la partida estábamos Enrique, Borja, Marta, Víctor y el que os escribe. Debut espectacular de Enrique, que, las dos partidas que echamos, las resolvió de la misma forma, acumulando muchas cartas bajas y lanzando un ataque final cerrando ambas partidas y llevándose la victoria. Resultados: en la primera, Enrique 18 puntos, Marta 15, yo 10, Borja 2 y Víctor 1. En la segunda, Enrique 17 puntos, Borja 12, Víctor y yo con 11 y Marta con 6. Probablemente el mejor filler de los últimos tiempos. Con más profundidad de la que podría esperarse y con una mecánica ultrasencilla. Es impresionante como con dos reglas sencillas y una baraja con pocos elementos se consigue algo que funciona tan bien.

Apabuyante debut de <i>Enrique</i>
Apabullante debut de Enrique

El jueves me llevé el siempre socorrido Carcassonne, aderezado con Posadas y Catedrales. Un juego de Klaus-Jürgen Wrede en el que, mediante la colocación de losetas, iremos formando Carcasona. Los jugadores, en su turno, roban una loseta y la colocan de forma coherente sobre la mesa, pudiendo colocar un meeple sobre ella para intentar completar una estructura con la que puntuar (caminos, castillos o claustros, además de los granjeros). La norma más importante es que no se puede colocar un meeple en una estructura en la que ya haya alguno otro, de forma que solo se podrá intentar arrebatarla mediante una incorporación indirecta (comenzando otra estructura del mismo tipo y contándolas). Participantes (además de yo mismo): Víctor Cima, Víctor Fernández, Borja y Sergio. Partida marcada por una gran ciudad central con catedral que no llegó a completarse y en la que intentamos rascar todos para al final no comernos un colín. Como consecuencia de esto, apenas hubo castillos completos, por lo que los granjeros no fueron tan importante como otras veces, y si el haberse destacado con cierre de estructuras. Esto fue lo que hizo Víctor F., lo que le dio la victoria con un amplio margen sobre el resto. Resultado: Víctor F. 63 puntos, yo 36, Víctor C. y Borja 35, y Sergio 18. Pasarán eones y Carcassonne seguirá siendo una magnifica puerta de entrada a este mundillo, con la gran virtud de que seguirá deparando grandes momentos cuando vuelva a la mesa, incluso cuando nuestra ludoteca sobrepase la centena de títulos. Apto para todos los públicos y con el puntito de azar suficiente como para que siempre pueda haber sorpresas.

Pocos pastos interesantes
Pocos pastos interesantes

El sábado tocaba estreno: el famoso Rococo de Matthias Cramer, Louis Malz y Stefan Malz. Un juego que utiliza una gestión de mano como principal motor para ir realizando una serie de acciones que nos permitan confeccionar vestidos para la corte del rey Louis XV. Con un puntito de draft, otra pizca de mayorías y un chorreoncito de construcción de mazos. Partida de estreno con la señorita Sandra, así que ya sabéis lo que eso significa: derrota sin paliativos del que os escribe. Ella supo aprovechar mucho mejor el mercado de tejidos para confeccionar más rápidamente vestidos, de forma que anotó muchos puntos por las mayorías y por estatuas. Yo intenté centrarme en los fuegos artificiales, pero no fue suficiente. Demasiados frentes a los que atender. Resultado final: Sandra 67 puntos por mis 46. La verdad es que el juego me pareció muy majo. Un batiburrillo de mecánicas bien conectadas que, lejos de lo que podría pensarse, fluyen adecuadamente. Buen ritmo y muchas sutilezas. Muy recomendable para los amantes de los Eurogames, a pesar de lo poco (o mucho) que pueda atraer el tema.

Grandioso diseño de Cramer & Cia.
Grandioso diseño de Cramer & Cia.

El domingo por la mañana echamos unas rondas al prototipo de Víctor Nores, Cruzadas, que ha logrado colarse en la final del concurso de prototipos de Zona Lúdica 2015. Un juego de gestión de mano de cartas con bastante interacción y un doble límite de cartas bastante interesante. Echamos solo unas rondas porque no tuvimos tiempo para más, pero la verdad es que me dejó intrigado. Es una carrera por ver quien consigue construir antes su fortaleza, mientras ciertos eventos y el resto de jugadores nos lo intentan poner difícil. Tengo ganas de jugar una partida completa.

Curioso prototipo. Me he quedado con ganas de más.
Curioso prototipo. Me he quedado con ganas de más.

Ya por la tarde estrenamos un clásico que conseguí hace poco, Tikal, de mi adorado Wolfgang Kramer, junto a Michael Kiesling. Un juego con una mecánica principal de puntos de acción con un toque de mayorías y colocación de losetas muy interesante. Somos exploradores en busca de templos perdidos en la selva. Iremos avanzando por la jungla, explorando templos y desenterrando tesoros, en competencia directa con el resto de exploradores. Tres fases de puntuación de aparición variable y una final decidirán quién rebusca mejor en el corazón de la naturaleza. Partida bastante interesante, tanto en su desarrollo como en su ritmo. Juego de normas sencillas pero con gran profundidad. La partida comenzó de cara para Sandra, quien se centró en los tesoros y en la zona norte del mapa, mientras que yo me dirigí hacia el sur, potenciando mis templos iniciales y bloqueándolos para asegurarme un buen sumidero de puntos. El problema apareció para Sandra más adelante, cuando el tablero ya era extenso y aun tenía demasiados exploradores en su reserva, de forma que tenía que gastar muchos puntos en intentar hacerse con templos suculentos. Hasta la puntuación final estábamos bastante igualados, pero en esta última me destaqué, haciéndome con la victoria. Resultado: yo 179a 165 de la señorita. La verdad es que el juego me encantó. Se nota que tiene sus años, pero tras una mecánica realmente sencilla, se esconde una profundidad absoluta, en la que tienes que estar concentrado y evaluando la situación de la partida y las posibilidades de cara a futuro para intentar puntuar lo máximo posible cuando aparezcan los volcanes. Me sorprendió que, teniendo una mecánica de mayorías, no funcione mal a dos jugadores, aunque quiero probarlo a más jugadores para comparar sensaciones.

Sublime diseño ganador del SdJ del 99
Sublime diseño ganador del SdJ del 99

Y con esto termina la semana. Pocas pero buenas partidas. A ver qué tal se presenta ésta que comienza hoy. Seguro que más de un estreno cae.

20 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 16 del 2015 (13/04 – 19/04)”

  1. El Tikal es un gran juego de la vieja escuela, que curiosamente a 2 funciona bastante bien. A más la cosa se aprieta, pero como el juego da siempre la opción de que cada uno haga acciones en la ronda de puntuación, asi pues cosas como los tesoros, los guardianes y los campamentos cobran más importancia de cara a destacar con el marcador apretado.

    PD: El apabuyante debut de Enrique es con ll… 😛

    Responder
    • Es un juego curioso en cuanto a que puedes ser muy agresivo por la mecánica de mayorías, que es la principal fuente de puntos, pero no puedes descuidar la planificación en cuanto al coste de las rutas para acceder a los templos y el puteo en la colocación de las losetas. Saber cuando tensar la cuerda y hacer que el otro gaste más gente para conservar los PV de templos a la vez que tú, con uno o dos exploradores, te llevas muchos pequeños templos.

    • Horror de mi vida! Los pies de foto el Word no me los revisa 😛

      Respecto al Tikal, la partida, en cuanto a sensaciones, fue de menos a mas. Comencé pensando que tal vez a dos no iba a molar por las mayorías pero, como dices, al final la cosa se aprieta y has tenido que decidir bien tus movimientos para el empujón final. Me gustó mucho.

  2. El Tikal es un juegazo también para mi. Y como comentais funciona perfectamente a 2 jugadores. Aun así, si queréis que haya más competencia, tal como pasa en las partidas a más jugadores, hay algunas variantes que reducen el tamaño del tablero y las losetas y templos disponibles.

    Otra cosa que quería comentar viendo la foto: Se ven muchos peones sobre los templos como si fueran guardianes. Si es así, no se si habéis tenido en cuenta que cada jugador sólo puede poner 2 guardianes como máximo en toda la partida.

    Os felicito por el blog. Me encantan las completísimas reseñas y estos resumenes semanales.

    Un saludo !!

    Responder
    • Pues como bien apuntas… FAIL!!! xD

      Si es que no puede ser. Bueno, al menos la partida no queda impugnada porque el negro (yo) solo tiene dos guardianes, y fui el vencedor 😛

      Gracias por el comentario, por los ánimos y por seguir el blog!!
      Saludos!

    • Y tampoco es que fueran templos muy suculentos. Todo para quitarme de en medio. Menos mal que al final no le sirvió para nada 😛

  3. Tikal me gustó muchísimo. Otra obra maestra del dueto K&K, y fíjate que lo vendí xDDD (hay que ser fuerte si no se quiere llegar a tropecientos juego). Conste que es que el Torres para mí le hacía algo de competencia en la colección (ambos son juegos de "puntos de acción"), y para mí gana Torres sobradamente.

    Viéndote la partida de Carcassonne me has dado muchas ganas de jugarlo (que ya las tenía de antes). La expansión Colinas y Ovejas apenas la he jugado, y sus losetas me gustan muchísimo. Las losetas y cuán diferentes posibilidades ofrecen es algo que la mayoría de jugones menosprecian de las expansiones. Parece que sólo se valoren los nuevos meeples y sus funciones.

    Saludos!

    Responder
    • Ya sabes que yo soy un completista y mientras tenga espacio, no voy a parar de acumular cajas 😛

      El Tikal me gustó mucho. Empecé frío, pero a medida que la partida se desarrollaba, mas cositas le iba viendo. Me he quedado con ganas de jugar otra. El Torres espera en la estantería. Ayer ganó Tikal, pero Torres no tardará en salir a mesa 😛

  4. Buena crónica!! Sobre Tikal… ¿Lo has comprado recientemente, verdad? ¿Por qué te has decidido por este y no por Tikal II? Desde mi total y absoluta ignorancia, ¿Sabes qué diferencias hay entre uno y otro? El año pasado estuve a punto de comprármelo en el Festival de Cordoba y alguien me quitó las ganas diciéndome que estaba sobrevalorado y que no funcionaba a dos 🙁

    Responder
    • jaja la fama de completista te la ganas a pulso ehh!! jeje Pues fíjate que yo pensaba que era lo mismo pero con cambios en los componentes y poco más. Gracias 😉

    • Si, me lo pillé de segunda mano. Llevaba tiempo detrás de él. El Tikal II tarde o temprano también caerá. Según dicen no se parecen en nada. Me falta el Mexica para completar la trilogía.

      A dos funciona perfectamente. Otra cosa es que con mas jugadores sea aun mas brillante. Pero, siendo un juego de mayorías, funciona notablemente para dos. Uno de esos extraños casos 😛

      Hay que coger a ese gurú por banda y decirle un par de cosas… 😛

    • Pues ya ves, dos juegos completamente distintos 😛

      Cual es mejor ya es cuestión de gustos. Yo solo he probado el Tikal y me ha gustado mucho. Hay app para el iPad y funciona bastante way

  5. Coincido contigo con el Rococo, el tema te puede atraer o no pero como juego esta muy bien, creo que las mecánicas estan muy bien implementadas y como tiene el tablero reversible escala perfectamente a cualquier número de jugadores eso sin hablar del arte gráfico que es una pasada.

    [email protected]

    Responder
    • Yo lo he jugado de 2 a 5 y la verdad es que funciona igual de bien, lo que esta claro es que al ser de mayorias en su vertiente a 3 o a 5 hay más peleas por los sitios pero las sensaciones son las mismas; además que es un juego económico, mi rococo me costo 22€ y aqui en españa por 30 lo puedes encontrar en alguna tienda online

    • Yo pude probarlo el otro dia a 4 jugadores y me parecio mejor todavia, mas pelea por los salones por las telas, por las cartas mas poderosas. En mi entorno a gustado mucho.

      Pues yo tambien acabo de pillar el Tikal de 2º mano en Alemania junto a El grande .

      Ultimamente estoy coincidiendo contigo en los juegos Rococo, Navegador, Tikal 🙂

    • No tendrás espias en mi casa no?? 😛

      El Grande me parece un juegaco. Mayorías, con tensión, incertidumbre y ese puntito de caos que tanto mola cuando hay muchos jugadores. La mecanica de apuestas por el orden de turno y luego no saber que escoger porque todo es bueno es sublime.

      Ya me contarás!!

    • El Rokokó lo tengo en casa esperando a recibir las fundas de las cartas (yo, si no enfundo no juego, maniático que es uno…). Lo jugaré bastante a dos, a ver si funciona bien. A mí me costó menos de 20 euros en la amazonia alemana 😉

    • Si, yo también lo pillé a precio de risa en la gran A alemana. Respecto a las fundas, ya sabes que yo comparto manía. En este caso se barajan y se manosean bastante, asi que son necesarias.

      Saludos!

Deja un comentario