Reseña: Marrakech

Introducción

Ya no cabe ni un sólo alfiler en el zoco. Todos han acudido al gran día de la venta de alfombras. ¿Quién será proclamado como el mejor vendedor de todo Marrakech? En Marrakech, cada jugador personifica un astuto comerciante que trata de sacar el mayor beneficio posible con la venta de sus alfombras. Y para eso, es vital conseguir un buen puesto para su mercancía. Assam, el supervisor, controla que nadie se salga de sus puestos asignados y si pilla a algún pillo… ¡le tocará pagar una multa! ¿Serás tú el vendedor más rico de todo Marrakech?

Portada
Portada

Este visto juego es obra del francés Dominique Ehrhard, conocido por ser el diseñador de otros títulos tan diversos como Condottiere, Sylla o Serenissima. El juego fue publicado en 2007 por la editorial Gigamic. Un juego con numerosos galardones y nominaciones, entre ellas, la candidatura a Juego del Año 2013-2014 en nuestro país. De darle vida al asunto se encarga la increíble Marie Cardouat, responsable de que Dixit luzca de la manera que lo hace.

Contraportada
Contraportada

El juego se encuentra publicado en nuestro país por la editorial Morapiaf, si bien el juego es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento, que es fácilmente conseguible en la red). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima recomendada de 6 años y una duración aproximada de unos 30 minutos. Su precio de compra recomendado es de 29,95 €, aunque lo podéis conseguir a un precio mucho mas competitivo en ¿Jugamos Otra?, que hace posible esta reseña.

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 28×28×6 cm. (caja de un formato relativamente poco estándar, un poco más grande que el Gardens), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Tablero de juego (de cartón)
  • 57 Alfombras de tela (de terciopelo)
  • 20 Monedas de 1 dírham (de madera)
  • 20 Monedas de 5 dírham (de madera)
  • 1 Figura de Assam (de madera)
  • 1 Dado (de madera)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Marrakech es un juego en el que interpretamos a mercaderes de alfombras que compiten por convertirse en el más prestigioso y en el que más dinero obtenga al final de la partida. Movimiento punto a punto con colocación de losetas-alfombras y mucha interacción.

 

Conceptos Básicos

El tablero está compuesto por casillas formando una malla de 7×7 casillas cuadradas. En los lados de esta malla nos encontramos con una serie de túneles que conectan las filas y las columnas dos a dos realizando un giro de 180 grados, excepto las esquinas, que se conectan consigo mismas haciendo un giro de 270 grados.

Tablero
Tablero

Assam irá revisando que los mercaderes se comportan como deben. El movimiento de Assam siempre será en línea recta y su longitud vendrá definida por el valor que muestre el dado. Este dado tiene cuatro posibles valores: 1, 2, 3 o 4 babuchas. Es importante saber que en el dado hay dos caras con los valores 2 y 3, y solo una con los valores 1 y 4. Cuando Assan alcanza uno de los límites del tablero, realiza un giro según los túneles dibujados en el tablero, y continúa su movimiento por la fila o columna correspondiente con la nueva orientación.

Assam
Assam

Assam podrá cambiar de dirección a lo largo de la partida, pero nunca podrá realizar un giro completo de 180 grados. Solo podrá continuar de frente o girar 90 grados a izquierda o derecha.

Los jugadores dispondrán de un determinado número de alfombras de un color concreto que irán colocando sobre el tablero. Estas alfombras (a modo de loseta) ocupan dos casillas consecutivas. Una de las reglas de oro del juego es que una de las cuatro casillas adyacentes ortogonalmente a Assan debe ser cubierta por la alfombra que tengamos que colocar en ese turno. La otra es que no podemos cubrir completamente una única alfombra. Es decir, que no podemos colocar una alfombra sobre dos casillas que estén ocupadas por una misma alfombra. Esto no es lo mismo a que haya dos casillas adyacentes cubiertas por dos alfombras del mismo color.

Alfombras
Alfombras

Los jugadores tendrán un recurso básico que será el dinero (dírhams), representados con monedas de 1 y 5 dírhams. El dinero irá cambiando de manos a medida que Assam vaya finalizando su movimiento sobre alfombras de jugadores distintos al que posee el turno. En este sentido es importante saber que la suma a pagar dependerá del área de casillas adyacentes ortogonalmente cubiertas con alfombras de un mismo color.

Dirhams
Dirhams

Y con esto ya tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Se despliega el tablero en el centro de la mesa y se coloca a Assam en la casilla central del mismo.
  2. Cada jugador recibe 30 dírhams, divididos en 5 monedas de 1 dírham y 5 monedas de 5 dírhams, así como su set de alfombras (15 en partidas de3 jugadores o 12 en partidas de 4 jugadores). Si es una partida a dos jugadores, cada jugador recibirá 24 alfombras de dos colores distintos (12 de cada uno), que mezclará formando una única pila, así como 30 dírhams.
  3. Se decide quien será el jugador inicial, que según el reglamento debería ser el que haya estado de vacaciones en Marruecos más recientemente.

Y ya estamos listos para comenzar.

Partida preparada para cuatro jugadores
Partida preparada para cuatro jugadores

 

Desarrollo de la Partida

La partida se desarrolla a lo largo de un número determinado de rondas según el número de jugadores (24 para 2 jugadores, 15 para 3 jugadores o 12 para 2 jugadores). En cada una de estas rondas, cada jugador disfrutará de un turno que se desarrolla de la siguiente forma:

  1. Orientar a Assam. Podrá seguir con la dirección que posea al comienzo del turno o girar 90 grados a izquierda o derecha.
  2. Lanzar el dado de movimiento y desplazar a Assam tantas casillas en línea recta como indique el valor de la cara resultante en la tirada.
  3. Si Assam finaliza su movimiento sobre una casilla cubierta con la alfombra de otro jugador, el jugador en turno deberá pagar tantos dírhams como casillas cubiertas con alfombras de ese mismo color adyacentes ortogonalmente a aquella en la que Assam se encuentra.
  4. Por último, el jugador coloca una de sus alfombras cumpliendo las dos normas de colocación:
    • No se puede cubrir otra alfombra completamente.
    • Debe cubrirse una de las cuatro casillas adyacentes ortogonalmente a la casilla en la que se encuentra Assam.
Dado
Dado

Si un jugador no tuviese suficientes monedas como para afrontar el pago, abonará lo que pueda y, posteriormente, será eliminado de la partida. A partir de este momento sus casillas se considerarán vacías.

 

Fin de la Partida

La partida finaliza una vez que todos los jugadores han colocado todas sus alfombras. Se suman los dírhams que posea cada jugador al número de casillas cubiertas por sus alfombras. El jugador que mayor valor obtenga será el vencedor. En caso de empate, la victoria será para el jugador con más dírhams.

 

Variantes

Variante para Expertos. Simplemente cambia un pequeño detalle. En vez de orientar a Assam antes de lanzar el dado y realizar su desplazamiento, se orienta tras la colocación de la alfombra. Es decir, que es lo último que el jugador hace en su turno. De esta forma fija la dirección que tomará Assam en el turno del siguiente jugador.

 

Opinión Personal

Hoy tenemos ante nosotros uno de esos juegos que llama la atención de grandes y pequeños. Un juego que tiene ya sus años, pero que ha sido publicado en nuestro país hace no mucho. Veamos que tal es este Marrakech.

Lo primero que llama la atención es su sencillez. Un peón que avanza por un tablero según un número de casillas y a colocar alfombras. Si caigo en una que no es mía, a pagar. Y así hasta acabar la partida. Facilísimo. Un juego en el que puede participar cualquier miembro de la familia, desde los pequeños de la casa hasta los abuelos.

Pero, aunque su mecánica es simple, a diferencia de muchos títulos, en cada turno existe una decisión a tomar, lo que le convierte en un juego y no en un juguete. Esta elección no es otra que la orientación de Assam, la cual dependerá de forma importante según el modo en el que estemos jugando. Si estamos en el modo estándar, el cuerpo nos pedirá intentar llenar el tablero de nuestras alfombras, de forma que siempre intentaremos huir de aquellos caminos que planteen riesgos, por lo que las casillas se irán cubriendo rápidamente. Pero si estamos en el modo avanzado, seremos preso de la codicia y nos costará no mirar más allá del siguiente turno del próximo jugador, por lo que intentaremos orientar a Assam de forma que las probabilidades de recibir dinero aumenten.

Independientemente de la variante escogida, lo que se forma es una especie de círculo vicioso en el que todos los jugadores intentan lo mismo, pues normalmente quieren intentar recuperar lo perdido de forma casi instantánea. Lo complicado es saber cuándo salirse de la rueda y orientar a Assam de forma que no vayamos a obtener un beneficio inmediato, pero si a largo plazo. Obviamente, estas sutilezas no se aprecian hasta que no llevas unas cuantas partidas echadas, lo que habla muy bien del juego, pues esconde más de lo que aparenta.

En mi opinión es un juego ideal para, sobre todo, ir introduciendo a los más pequeños en la afición. Si bien la edad mínima recomendada para jugar se establece en los 6 años, considero que si el niño es lo suficientemente despierto y los padres tienen buena mano, se le puede introducir antes. Únicamente necesita saber contar hasta cuatro. Para ellos no dejará de ser una especie de oca, pero con mucha más interacción.

Sin embargo, los más adultos andaremos jugando con la estadística y las probabilidades. Aquí es donde entra el dado de seis caras, pero con únicamente cuatro valores. Esta es la clave. Dos de estos valores se encuentran repetidos, y por tanto, con el doble de probabilidad de salir resultante sobre los otros dos valores que solo se encuentran en una única cara. Esto, unido a la genialidad de los túneles de los bordes del tablero harán que incluso lleguemos a tener AP a la hora de colocar una alfombra, echando cuentas de que es más probable, para ver si nos arriesgamos a colocarla de forma que potencialmente pueda reportarnos más beneficios a costa de forzar a la dama fortuna.

Y es que el azar, por mucho control estadístico que intentemos aplicar, siempre estará presente. Y la partida tiene una duración determinada, por lo que no tenemos una muestra lo suficientemente amplia como para que los resultados tiendan a un reparto coherente según las probabilidades. Vamos, que siempre podemos coger una racha nefasta y estar turno tras turno abonando multas y sin recibir pasta. De hecho, existe la cruel posibilidad de que un jugador sea eliminado si no dispone de suficiente efectivo como para afrontar un determinado pago.

El juego escala de forma aceptable, si bien el número ideal de jugadores es, sin duda, 4. A tres la cosa anda un poco mas descafeinada, aunque las sensaciones se mantienen en gran parte. A 2 se utiliza la típica artimaña de jugar con dos colores, que a mi personalmente no me gusta nada.

La rejugabilidad depende única y exclusivamente de los jugadores. Teniendo en cuenta que casi podría considerarse como filler por su duración y su mecánica, no debemos abusar de el si no queremos quemarlo demasiado pronto.

Partida en juego
Partida en juego

Vamos con la edición. Gigamic ha hecho un magnífico trabajo en cuanto a los materiales. El juego vale cada euro invertido, sobre todo por los pequeños detalles. El tablero, único elemento de cartón, tiene un grosor importante, sobre todo teniendo en cuenta que no vamos a colocar nada agresivo encima. Viene plegado en cuatro secciones y tiene un tamaño reducido para lo que estamos acostumbrados. Se puede jugar en una mesita pequeña sin problemas. El dado es un señor cubo de madera, que casi cuesta cogerlo en la mano. Los dírhams también son de madera, cosa poco habitual a la hora de representar monedas, y tienen un tintado en tonos plata y oro que lucen muy bien. Además las monedas diferenciadas las dos caras, con el valor de las mismas por una y el dibujo de un palacio y de un camello por la otra. Assam también es un elemento importante del juego. Podría haber sido un simple peón, pero nos encontramos con una figura de madera de grandes dimensiones, con pequeños detalles como la túnica dibujada, el fez en otro color, o la expresión escrutadora en su mirada, con una ceja arqueada. Y por último, el elemento estrella del juego: las alfombras, que no solo llaman la atención por ser de terciopelo, sino que cada color tiene unos motivos distintos. Como digo, numerosos detalles que muestran mucho mimo con la edición.

Respecto al arte del juego poco que comentar. El trabajo de Marie Cardouat solo puede apreciarse en el tablero y en la caja del juego. El tablero que, siendo conceptualmente muy sencillo (como hemos dicho, una malla de casillas cuadradas y unos túneles que las interconectas), también desprende mucho cariño en su diseño. A destacar sobre todo el degradado de la luz sobre las casillas y el borde, haciendo que cada punto del tablero sea distinto. Y la portada es de las más atractivas que se pueden encontrar hoy en día. La ilustradora francesa consigue superar lo que ya consiguió con Dixit, haciendo que nuestros ojos se posen en la caja en cuanto entra en nuestro campo de visión. Un paisaje de alfombras con los mercaderes sobre ellas, y al fondo la ciudad de Marrakech a la luz de la luna. Precioso. De hecho, es de esos casos en los que se perdona que la caja contenga algo de aire a cambio de poder disfrutar de una estampa tan maravillosa.

En conclusión, Marrakech es un juego para toda la familia que esconde más de lo que aparenta. Una mecánica sencilla con una edición de lujo, repleta de pequeños detalles. Obviamente si buscamos juegos sesudos que nos mantengan pegados a la silla dándole vidilla a nuestras neuronas, este no es el título adecuado. Pero si queremos tener en nuestra ludoteca una opción que pueda adecuarse a cualquier momento y jugadores, Marrakech es una magnifica opción. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

17 comentarios en “Reseña: Marrakech”

  1. Muy chulo el juego este, a ver si tengo la posibilidad de probarlo en algún momento. Me gusta mucho la idea de ir tapando una alfombra con otra.

    Responder
  2. Para mi este Marrakech es un juego que lo tiene prácticamente todo dentro del tipo de juego que es. Un juego visualmente precioso que puede enganchar a los menos jugones gracias a su aspecto y sencillez, pero con la suficiente chicha como para que jugadores más experimentados no le hagan ascos a jugarlo en momentos puntuales. Partidas muy divertidas y con mucha mala leche si se juegan en modo experto (para mi imprescindible desde que lo probamos si no hay niños por medio) Sin duda un juego ideal para regalar a pequeños y no tan pequeños.

    Responder
  3. Pues yo lo tengo y creo que es un juego correcto sin más. Un familiar sencillo, pero para mi gusto soso, soso, soso. Hay centenares de opciones más dinámicas y divertidas dentro del grupo de familiares.

    Últimamente cuando reseño, para valorar un filler o familiar pienso si lo recomendaría para una ludoteca que no lo tenga. Éste no lo recomendaría por haber mejores.

    Incluso para los niños hay opciones más interesantes.

    Saludos 🙂

    Responder
    • En mi ludoteca está probablemente por la gran producción. También es cierto que no he catado tantos juegos de esta categoría (familiares que permitan un acceso desde los mas pequeños hasta los mas grandes), pero de entre los que he probado a mi me parece suficientemente entretenido.

      Ya puestos, por completar, suelta un par de títulos de esos que molan mas para tenerlos en el radar!

    • Bufff, muchos. Así de entrada algunos que yo tengo y recomendaría y que ayudan a mejorar determinadas competencias:

      – Adiós amigos. matemáticas básicas. Con mucho más ritmo.

      – Chicken Cha Cha Cha. Juego de memoria en el que te humillan.

      – Diamantes. familiar push your luck

      – Emerald. Juego viejuno de Rudiger Dorn que triunfa con todos los niños que lo pruebo en los talleres. El rollo de la dragona mola.

      – Pic Picknic. Juegazo familiar de rollo psicológico que hace pensar

      – Kaleidos. Gran party game que mola jugar en diferentes idiomas para adquirir léxico.
      – Port Royal. Un push your luck super sencillo e infinitamente más dinámico y divertido

      – Pyramid. Un juego original asimétrico e imantado

      – Speed Cups/Halli Galli.

      . Y como novedad de Essen: Beasty Bar, estilo guillotine. Granjuego familiar con más toma de decisiones

      Es lo que te decía, Marrakech es muy bonito, pero la toma de decisiones es muy pero que muy baja. Tira dado, mueve (en una de las pocas opciones que tienes) y coloca alfombra en una de las pocas opciones que tienes (obviamente en la más dañina)

      El juego te dice lo que hay que hacer.

    • Nosotros es que jugamos con la variante "experta" en la que el jugador en turno lo último que hace es decidir la orientación de Assam, en vez de elegirla tu. Esto hace que la colocación de la alfombra ya no sea tan obvia. En modo normal si que es un rollo sin apenas decisiones.

    • Bueno, cambia un poquito la cosa, pero tampoco es la monda.

      Ya te digo, juego correcto pero soso. Una cosa que lo prueba es que no triunfa nada en los talleres con los niños.

    • Nosotros es que lo hemos jugado mucho con el hijo de una pareja amiga y el lo flipa. Pero como dicen, el cliente siempre tiene la razón. Si los peques prefieren otras cosas, habrá que probarlas! Gracias por el listadazo! El Speed Cups me encanta 😛

  4. Yo tras leer tu reseña sólo puedo decirte que flipo con vuestras definiciones de "filler", "ligero", "familiar", etc.
    Así van después las cabezas como van!

    Enfin, y de Marrakech decir que me encantaría probarlo. Que ya toca dps de tantos años rondándome xD

    Saludos!

    Responder
    • Hombre, este juego otra cosa no, pero familiar y ligero es :P. Lo de filler lo suelto de tapadillo por aquello de que no llega a la media hora 😛

  5. Parece un juego entretenido, para todos los públicos, como para jugar en familia incluyendo a los más peques. Nos viene bien confirmar que no funciona bien a dos, porque aunque no lo tuviéramos en la wishlist, alguna vez al verlo tan llamativo, sí que nos habíamos fijado en él. Gran reseña!

    Responder
    • Entretenido es, aunque se me de fatal! A dos es que pierde ese puntito de descontrol que meten el resto de jugadores, y es mas aburrido (al menos en mi opinión).

      Gracias por pasaros!

  6. Entretenido este Marrakech!! Me gusta jugarlo de vez en cuando. La edición en español por Morapiaf está muy cuidada. Solo le veo una pega, el precio. Me explico: creo que es ajustado en la relación calidad-precio, pero casi 30 euros por un filler lo veo demasiado. O mejor dicho: yo preferiría invertirlos en algo más contundente. Pero en su campo, es un buen juego, eso no lo pongo en duda!!

    Saludos desde Games de Mesa!
    http://www.gamesdemesa.blogspot.com.es

    Responder
    • Enfocándolo desde ese punto de vista, si. Si te atienes al concepto de juego y a lo que puedes sacarle de provecho, tal vez el precio es alto en comparación con otros juegos. Pero en conjunto me parece bastante adecuado.

      Un saludo y gracias por pasarte!

Deja un comentario