Crónicas Jugonas: Semana 37 del 2014 (08/09 – 14/09)

Una nueva semana con muchas partidas a juegos muy distintos. Hay para elegir: juegos de habilidad, abstractos, Eurogames sin tema y con tema, cooperativos. Pasad, pasad…

La semana lúdica comenzó pronto. Por si alguno no lo sabéis, el 8 de Septiembre es el día del Principado de Asturias, así que esta vez tuvimos fin de semana largo. Y si no había que trabajar, se podía jugar. Sandra y yo decidimos estrenar la primera expansión del Kingdom Builder: Nomads. Cada vez me gusta más este juego. La partida estuvo bastante interesante, con tres de los cuatro cuadrantes que incluye la expansión (jardines, canteras y nómadas). Y como cartas de objetivo nueva, los Pastores, que otorgan 2 puntos inmediatamente al completar una zona de un determinado tipo de terreno. Esta carta justifica el tablero marcador, porque, ahora sí, hay que ir anotando puntos durante la partida. Otra cosa es que nosotros malinterpretásemos la carta y entendiésemos que otorgaba 2 puntos por cada asentamiento de cada región completada exclusivamente con asentamientos de un jugador (que creo que esto pertenece al Crossroads, segunda expansión). Esto incita a completar terrenos y deshacerlos para volver a completarlos. Pero como no lo hicimos en toda la partida, pudimos realizar una puntuación fidedigna. Los otros dos objetivos eran los Caballeros y los Pescadores, siendo este último el que decantaría la partida hacia Sandra, ya que se centró en colocar asentamientos cerca de ríos y mares, mientras que yo pensé en tirar de los tres objetivos. Si hubiésemos interpretado adecuadamente la carta de los pastores la partida habría sido mía, porque tenía dos losetas de jardines, que me permitían introducir un asentamiento en una región de flores, además de tener una loseta de establos y de nómadas, por lo que podía deshacer en cada turno una región de flores, e ir anotando (incluso dos o tres veces por turno). Pero no lo aproveché, así que Sandra fue la justa ganadora, aunque solo por un punto de diferencia (32 a 31). Cada vez me gusta este juego. Como dirían los nutricionistas, es de asimilación lenta. Hay que echarle partidas para apreciar sus aspectos positivos.

Primera victoria de la señorita
Primera victoria de la señorita

Después jugamos otra partidita al magnifico juego de Santiago Eximeno, Constructo. Esta vez, al igual que la semana pasada con el Hive, Sandra estuvo mucho más atenta. Tanto, que, finalmente, la partida quedó en tablas, ganando ella la primera ronda 3-2, y llevándome yo la segunda 2-3. Creo que ya ha llegado el momento de empezar a hacer uso del resto de tableros y explorar sus capacidades estratégicas (otro de los grandes puntos de este juego).

El resultado final de las dos rondas
El resultado final de las dos rondas

El jueves estrenamos uno de los juegos que nos llegó en el pedido de esta semana (si lo sé, tengo un problema, y no de espacio precisamente), el Speed Cups. Tas una rapidísima lectura a la hora de reglas, nos pusimos a mover y montar cubitos. La verdad es que el juego es superdivertido, aunque como más se disfruta es a cuatro jugadores (más gente, mas risas). Gané ampliamente, 18 a 6, aunque esta primera partida fue un poco estafa, ya jugamos interpretando que las cartas se podían leer según orientación, y el reglamento especifica que ésta debe ser la que indique el dibujo. Es decir, que no depende de la posición subjetiva del jugador. Nos dimos cuenta a mitad de partida. Pero incluso así, seguro que habría ganado.

El componente estrella
El componente estrella

El sábado tuvimos una de esas megasesiones lúdicas en casa de José Luis y Silvia que tanto nos gustan. Empezamos con el Goblins, Inc. Jugamos a tres rondas, para que todos hiciésemos pareja con todos. En la primera ronda yo fui con Silvia, en la segunda con José y en la tercera y definitiva con Sandra. Se notó mucho nuestra experiencia, especialmente en la ronda en la que José Luis y Silvia iban juntos, donde no tuvimos piedad, y en dos rondas de ataque destrozamos su robot cogido con alfileres. Fue esta ronda donde Sandra y yo nos despegamos en el marcador, que hasta el momento se mantenía muy ajustado. Afortunadamente para mí, fui mucho más certero con los objetivos, anotándome una gran cantidad de puntos en esta última ronda. Se mascaba la tragedia, ya que José Luis y Silvia se echaron las culpas mutuamente del rotundo fracaso en el diseño y posterior pilotaje. Casi acaba en divorcio. Un gran juego, que, para mi gusto, se alarga demasiado cuando se quiere jugar de forma completa. Teniendo muchísimas cosas en común con el gran Galaxy Trucker de Vlaada, las sensaciones son totalmente distintas. Aun así, un gran juego.

Es una pena que en mesa no quede tan vistoso
Es una pena que en mesa no quede tan vistoso

A continuación, el gran estreno de la semana. Llevaba muchísimo tiempo queriéndolo sacar, pero no encontrábamos el momento ni la ocasión. Me estoy refiriendo a uno de los grandes títulos de Xavier George, Carson City. Ese juego al que muchos califican como la evolución de Caylus. Es un juego de colocación de trabajadores con mucha más interacción de la que suelen tener estos juegos. La partida no tuvo mucha historia, ya que, acostumbrados a los multisolitarios que suelen ser los juegos de colocación de trabajadores, en este la mecánica te incita a batirte en duelo con el resto de jugadores para optar a ganar la partida. De hecho, intentar ir a tu bola no suele ser una buena estrategia. Pero, como he dicho, estamos acostumbrados a los juegos de colocación de trabajadores con poca interacción, por lo que apenas provocamos duelos. De hecho, nadie asaltó ningún edificio con vistas a obtener parte del botín de ese turno. Esto provocó que los jugadores que mejor planificación de edificios tuvieron fueran los que se repartieron la mayor parte de los puntos. La partida quedó en un mano a mano entre Silvia y yo, que se decantó en mi favor gracias a mis bancos y hoteles, que me reportaron una gran cantidad de monedas que pude convertir en puntos de victoria (aunque no de forma barata). De hecho, Silvia logró remontarme justo antes del recuento final, pero aquí tenía yo las de ganar. Resultado final: yo vencedor con 49 puntos, Silvia segunda con 45, José Luis tercero con 31 y Sandra última con 29. Sin duda, un señor juegazo. Debo jugarlo mucho más, porque el juego lo merece.

La pacífica Carson City
La pacífica Carson City

Después, para liberar el estrés acumulado de las dos partidas anteriores, sacamos, por segunda vez en la semana, el Speed Cups. Definitivamente a cuatro es un magnifico party game que ofrece risas por doquier. Yo, de nuevo, saque a relucir mis habilidades como trilero, llevándome la partida con 9 puntos, aunque Silvia me lo puso bastante difícil, con 8. Sandra se quedó con 4 y José Luis con 3. Un chorrijuego muy simpático, cuyo mayor encanto reside en ese pequeño timbre azul. A cualquier juego le añades un timbre y gana muchos enteros.

Victoria ajustada pero merecida
Victoria ajustada pero merecida

José Luis tenía que irse a trabajar, por lo que Nico entró a sustituir a su padre para seguir jugando. Tenía ganas de probar con más gente el único colaborativo puro que descansa en mis estanterías, ya que con ellos tuve una buena experiencia jugando al Zombicide. Me estoy refiriendo al Jupiter Rescue. Esta vez colocamos las losetas por el modo fácil, ya que la otra vez fracasamos totalmente. Esta vez si logramos rescatar a 28 tontos humanos, que no saben moverse sin las indicaciones de unos robots. En esta partida no lo pasamos tan mal la primera en la que solo jugamos Sandra y yo. Obviamente, por algún lado tiene que notarse la mayor cantidad de jugadores. El tema es que, a todos nos pareció aburrido. No deja de ser un puzle colaborativo sin mucha emoción, salvo cuando las cartas te dan un susto e introducen los creeps gordos que te reducen la mano o el número de puntos de acción. No tardaré en reseñarlo, pero no termina de convencerme.

Estos creeps no dan tanto miedo...
Estos creeps no dan tanto miedo…

Nico dejó de jugar porque la partida anterior le quitó las ganas (nos la quitó a todos). Para levantar el ánimo, saqué el magnífico ¡Toma 6! del gran Wolfgang Kramer. Tras explicarle a Silvia como iba la historia, comenzamos a comernos vacas (o bueyes, lo que sean). Esta vez no entré en barrena y más o menos mantuve una progresión lineal a la hora de sumar puntos. Silvia y Sandra más o menos siguieron mi misma tónica, exceptuando dos rondas. En una de ellas, Sandra consiguió no coger ninguna carta, por lo que se distanció bastante de nosotros, y otra en la que Silvia se llevó demasiadas cartas, dejando claro que iba a ser ella quien detonase el final de la partida. Finalmente, Sandra vencedora con 45 puntos, yo segundo con 54, y Silvia ultima con 68. Como siempre, muy divertido. Una pena que no pudiésemos jugar con José Luis.

No quedé último, pero casi...
No quedé último, pero casi…

Para cerrar la sesión, un Genial del Dr. Knizia. La partida se mantuvo bastante igualada hasta que logré encadenar un par de cierre de colores, de forma que avancé bastante los colores que más atrasados tenia. Sandra se quedó bloqueada con el morado en 4 puntos, lo que le destrozó la partida y fuera de combate para los últimos turnos. La cosa quedaría entre Silvia y yo. Desgraciadamente para ella, su color más atrasado también era el morado, el cual bloquee en los últimos turnos, quedándose en el 8, de forma que ya era imposible que anotase más puntos en ese color, por lo que la victoria fue para un servidor con 9 puntos.

Nueva victoria a este "genial" juego
Nueva victoria a este «genial» juego

El domingo Sandra y yo estrenamos otros dos juegos de nuestro último pedido. En primer lugar, el archiconocido Jungle Speed, aunque en su versión de los famosos Rabbids, que añade ciertas variantes a la mecánica principal que lo hacen ideal para seguidores de los simpáticos conejos o gente con ganas de pasárselo bien haciendo el ridículo. Desafortunadamente, es un juego que a dos no mola nada, porque solo te puedes reír de uno, y tú solo. Jugamos la partida completa, llevándose la victoria Sandra. Pero eso, muy descafeinado. A ver cuando podemos probarlo con más gente.

Definición gráfica de chorrijuego
Definición gráfica de chorrijuego

Como hemos dicho, no fue el único estreno del día. También nos pusimos a jugar a ese Tetris de mesa que es el Ubongo. Tras explicarle a Sandra como iba la historia, nos pusimos a colocar piezas. Jugamos en la variante sencilla (3 piezas). La cosa empezó muy igualada, con ambos consiguiendo completar nuestros paneles en tiempo y conseguir gemas. Pero a medida que avanzábamos, Sandra iba perdiendo fuelle, y los últimos paneles no consiguió terminarlos en tiempo, por lo que la victoria fue para mí de forma clara por 4 puntos de diferencia, 7 a 3. Otro juego que a más jugadores tiene que ganar muchos enteros, aunque a dos está entretenido.

Tetris de mesa
Tetris de mesa

Y con esto cerramos una gran semana, llena de estrenos y con un ratio de victorias personales bastante más elevado de lo normal. A ver si mantengo la racha.

7 comentarios en «Crónicas Jugonas: Semana 37 del 2014 (08/09 – 14/09)»

  1. Que inyustisia, para una vez que gano al Kingdom Builder la partida no vale 🙁 desde luego… por lo demás gran finde lúdico, yo con el goblins inc me lo pasé como una enana…no se por qué pero me han entrado ganas de echar un Dungeon Petz 😛 Y el Rabbids me he quedado con ganas de jugarlo a más jugadores, a ver si en la próxima sesión cae, o en una de esas donde solemos juntarnos 6-8..que es donde de verdad tiene que despertar risas por doquier… Whaaaaaa!!! xD

    Responder
  2. Qué buenas partidas!
    Qué largos me has puesto los dientes con Kingdom Builder y Carson City. De ambos estoy enamoraísimo. Los jugaba siempre.
    Mola Nómadas verdad?

    Responder
    • Mucho! Le da un puntito de interacción y de sorpresa muy interesante. A ver cuando le meta el Crossroad, que también está en la estantería ya. Y el Carson, una maravilla. Tengo ganas de repetir.

      Nos veremos en Córdoba?? Yo voy el sábado y el domingo

    • No sé aún, precisamente estos dias estoy gestionando la posible escapada. Me haría toda la ilusión del mundo ir, como todos los años, pero realmente hasta pocos días antes nunca aseguro del todo el ir.

Deja un comentario