Crónicas Jugonas: Semana 12 del 2014 (17/03 – 23/03)

Semana completa, de esas que cuando llega el momento de redactar lo jugado uno se da cuenta de que se ha aprovechado bien el tiempo (al menos lúdicamente hablando).

El lunes rescatamos a un viejo amigo, el Space Beans (Bohnanza de las Galaxias) de nuestro querido Uwe Rosenberg. Hacía tiempo que no lo jugábamos, así que tuvimos que refrescar las normas. Empezamos a jugar. Yo fui sobre seguro, e intenté vender siempre las dos plantaciones de una tacada, para intentar mantener el factor sorpresa en la medida de lo posible. Pero a medida que el final de la partida se acercaba fui engordando mi plantación secreta para asestar un golpe definitivo a la partida. Y así fue. Vendí las dos plantaciones colocándome con 32 puntos (35 con el bonus). Sandra por su parte comenzó algo errática (estábamos oxidados). A medida que las rondas pasaban se fue entonando. De hecho se deshizo de alguna plantación inútil que había colocado en la mesa para intentar no perder el ritmo. Sospecho que no le echó mucha cuenta a la diferencia entre las manos que iba recibiendo para hacerse una idea de que había en mi plantación secreta. Al final todo muy igualado, con un marcador final de 35 a 29. ¡Hay que darle más vida a este gran juego!

Como me gusta recuperar juegos que hemos dejado algo abandonados
Como me gusta recuperar juegos que hemos dejado algo abandonados

El miércoles, después de un par de semanitas en las que no pudo ser, llegó el momento de echar nuestra partidita con Alejandra y Aarón, los chicos de Juegos de la Mesa Redonda. Esta vez dejamos la BoardGameArena para irnos a Boîte à Jeux y jugar a un clásico: Alhambra. Tras explicarles rápidamente como iba la historia nos pusimos a jugar. Tengo que decir que mi estrategia fue penosa. Pensé que mi experiencia sería suficiente para llevarme la partida. Craso error. A la primera fase de puntuación se llegó relativamente pronto. A mí y a Alejandra nos pillaron en bragas, mientras que Aarón y Sandra ya tenían varias losetas colocadas. Aarón se colocó en cabeza porque tenía una Torre y el resto ninguna. Decidí centrarme en ampliar mi muralla al máximo para tener un buen vivero de puntos con los que poder distanciarme, porque ya veía difícil tener mayoría en alguno de los tipos de edificios importantes. Pero Sandra y Aarón siguieron mis pasos, por lo que mi estrategia se fue al garete. Llegó la segunda ronda de puntuación, donde logré recuperarme algo, pero Sandra y Aarón seguían distanciándose. Esta segunda ronda llegó bastante tarde, por lo que vi pocas posibilidades de ampliar decentemente mi Alhambra, así que decidí remodelarla un poco para intentar optimizar las losetas que ya tenía. Pero solo sirvió para maquillar el marcador. Alejandra no pudo hacer mucho en la partida porque se encerró a las primeras de cambio y no lograba conseguir losetas que le permitieran seguir ampliando, por lo que se quedó muy descolgada. Pero bueno, ya lo sabe para la próxima vez. La partida se la llevó Sandra con 128 puntos, segundo Aarón con 110, yo tercero con 96 y Alejandra última con 73.

Menos mal que yo era el experto...
Menos mal que yo era el experto…

El sábado fuimos a casa de Juan para celebrar su cumpleaños. Llegamos un poco tarde y casi comienzan con la tarta sin nosotros. Tras los regalitos y otras historias, nos pusimos a echar algunas partidillas. Me traje el Galaxy Trucker, al que solo le habíamos echado una partida Sandra y yo y tenía ganas de probarlo a cuatro. Mola mucho más. Explique/recordé las reglas y empezamos a jugar. Yo la verdad es que tuve una partida bastante buena. Logré montar en todas las rondas unas buenas naves, robustas y sin fisuras (de hecho nunca comencé la fase de vuelo con conectores abiertos, todo lo contrario que mis competidores). A destacar la horrenda partida de Ciro, que siempre fue el último en terminar y sus naves empezaban las aventuras con pocos argumentos. De hecho más de una vez tuvo que abandonar. Sandra siempre fue la primera en terminar, aunque no la que mejores naves ensambló, de forma que cuando los problemas se fueron presentando, comenzó a perder piezas a un ritmo alarmante. De hecho, en la tercera ronda tuvo que abandonar. Juan por su parte hizo una gran partida para ser su primera vez. Le pilló muy rápido el concepto al juego, intentó hacer siempre naves compensadas, a las que no les faltase de nada y pudiesen enfrentarse a cualquier adversidad. Hay que decir que las dos primeras rondas las jugamos mal (y esto pudo perjudicar sobre todo a Juan), ya que entendimos que el líder de vuelo era siempre el que tenía el marcador con el 1, cuando el líder de vuelo es el que va por delante en el track de días de vuelo. En la tercera ronda si lo hicimos bien (aunque en esa solo quedamos vivos Juan y yo). Pero bueno, aceptamos barco y terminamos la partida. Yo fui el que más fortuna hizo, con 89 créditos, Juan segundo con 58, Sandra tercera con 39 y Ciro último con unos desastrosos 3 puntos. Especialmente divertida la tercera ronda en la que Ciro prácticamente se quedó sin nave.

¡Vaya pepino de nave!
¡Vaya pepino de nave!

Después de cenar y ver una peli, sacamos el Tichu, aunque el cansancio empezaba a hacer mella sobre nosotros. Yo hacía equipo con Sandra y Juan con Ciro. En la primera ronda me tocó una bomba de póker en la mano, así que me tiré a la piscina y cante Tichu. Error. Cuando me quise dar cuenta, estaba atrapado. No contaba con que me cortaran una jugada de dobles parejas y perdí un turno de inicio, y no pude deshacerme de una de las cartas sueltas más bajas que tenía. Conclusión: -100 puntos de inicio. Afortunadamente no se abrieron grandes diferencias. De hecho, ninguno de los dos grupos pisó el acelerador en las 4 rondas que echamos. Y como estábamos bastante cansados dijimos que la cuarta ronda iba a ser la última, y el equipo que fuese ganando en ese momento sería el vencedor. Esa cuarta ronda la ganamos nosotros, pero no por la suficiente ventaja como para remontar. Marcador final 215 a 185.

El domingo fuimos a casa de José Luis y Silvia para disfrutar de una buena sesión lúdica. Le dejé encargado a José Luis que se mirase el reglamento de Los Príncipes de Florencia, pues iba a ser nuestra primera partida. Afortunadamente la mecánica no es compleja (aunque el juego si lo es.  Me encanta). Sandra fue a por edificios, por lo que se agenció tres arquitectos para prácticamente llenar su Principado de construcciones. Esto le reportó muchos puntos, aunque luego estuvo un poco atada de manos. José Luis fue el más valiente, pues prácticamente desde primera hora, cada vez que terminaba una obra convertida casi todo el capital en puntos de victoria, por lo que se puso en cabeza abriendo una buena brecha. Yo por mi lado intenté hacer un poco de todo, pero intentando centrarme en las obras. Silvia montó un bonito lío en su Principado, ya que no tenía arquitectos, y a mitad de partida ya apenas podía construir nada. Pero gracias a ello se centró en optimizar sus obras. Al final de la partida, Silvia, José Luis y yo quedamos empatados con 47 puntos, siendo ganadora Silvia por tener más dinero, yo segundo y José Luis tercero. Sandra quedó cuarta con 40 puntos.

Grandioso juego, hay que sacarle mucho más jugo
Grandioso juego, hay que sacarle mucho más jugo

A continuación sacamos mi última adquisición del Dr. Knizia, el Indigo. Tras explicarles las reglas, comenzamos a jugar. Las primeras gemas (verdes) cayeron por una puerta compartida entre Sandra y yo. José Luis, para intentar parar la sangría, empezó a desviar hacia sus puertas. Yo me encargué de dirigirlas hacia la que compartía conmigo, para seguir aumentando mi cuenta. Silvia hacia un poco la guerra por su cuenta. José Luis, viendo que había cometido el error de apoyarme inicialmente, empezó a intentar captar gemas junto a Silvia para intentar compensar. La azul se la llevaron entre Sandra y Silvia, pero el botín de gemas verdes que yo había acumulado me dio suficiente ventaja como para estar tranquilo. Finalmente, la victoria cayo de mi lado con 13 puntos, segunda Sandra con 9 y en las dos últimas posiciones José Luis y Silvia, ambos con 8 puntos.

Yo creo que es de los abstractos más bonitos que hay
Yo creo que es de los abstractos más bonitos que hay

Luego José Luis y Silvia nos sacaron una de sus últimas adquisiciones, el premio del torneo oficial de Carcassonne: Carcassonne: Los Mares del Sur. Tras explicarnos a Sandra y a mí las variaciones respecto al Carcassonne original, empezamos a jugar. Para los que no lo sepáis, ahora las estructuras reportan elementos (plátanos, pescados o conchas), y con ellos, al final de tu turno, puedes cargar barcos que tienen un valor en función de las mercancías que necesites. Estos barcos tendrán un valor en puntos de victoria. Yo tuve la mala suerte de robar lo que serían dos claustros del Carcassonne original. En este caso, al rodear la loseta, puedo tomar directamente uno de los barcos. Aparentemente poderosa, se tornó en mi contra en cuanto me fijaron la última pieza que debía colocar. Y no solo para una islita (son islitas en vez de claustros), sino dos, por lo que tenía bloqueados dos meeples a expensas de una única loseta. Al final de la partida comprobaríamos que dicha loseta ¡no existía! Que desastre. Esto me hizo ir quedándome rezagado en la partida poco a poco. De hecho, solo pude conseguir un triste barco (al menos de los más fuertes). José Luis, Silvia y Sandra jugaron de forma mucho más regular, completando pasarelas e islas, consiguiendo bienes y cargando barcos. Resultado final: Silvia primera con 27 puntos, José Luis segundo con 25 puntos, Sandra tercera con 23 y yo último con unos vergonzantes 7 puntos.

Otra cosa no, pero vistoso es
Otra cosa no, pero vistoso es

Después les pedimos a José Luis y Silvia que sacaran otro de esos juegos a los que les teníamos ganas y que ellos albergan en su ludoteca, el Tobago. Una producción exquisita, con unos componentes sublimes. Nos explicaron las reglas y comenzamos a jugar. La verdad es que la mecánica es bastante interesante, en la que inducimos a que el tesoro esté en un determinado lugar, en vez de buscar donde realmente esta. Esto lo haremos con una serie de cartas de pistas. Cuantas más cartas de pista utilicemos para ir descubriendo alguno de los 4 tesoros, cuando este sea descubierto por algún jugador, más cartas de tesoro nos llevaremos. Sobre la partida, el juego está enfocado a que no se produzcan grandes diferencias, por lo que la partida se mantiene muy igualada en todo momento. De hecho, se decidió en el último tesoro, en el que José Luis tenía una gran cantidad de pistas, por lo que hizo acopio de muchas cartas de tesoro, que le dispararon en el marcador. El resultado final José Luis con 29 puntos, Silvia segunda con 27 y Sandra y yo en las dos últimas posiciones con 22 puntos cada uno. La verdad es que nos resultó muy curioso, aunque a mí me dejó un sabor agridulce. Tal vez demasiado azar. Pero bueno, habrá que probarlo otra vez porque sí que tuvo cosas que me gustaron mucho.

Visualmente espectacular
Visualmente espectacular

Finalmente, para cerrar la sesión, volvimos a sacar el Space Beans de nuestro amigo Uwe Rosenberg. Tras explicarles las normas, comenzamos a jugar. Se notó la inexperiencia de José Luis y Silvia, pues apenas hacían uso de su plantación secreta, tal vez por miedo a tener que vender obligatoriamente su plantación visible al no poder poner carta. Eso provocó que Sandra y yo hiciésemos ventas más poderosas, obteniendo puntos por ambas plantaciones con un solo turno. En los últimos turnos tuve el puntito de suerte necesario para dejar preparadas mis dos plantaciones finales. Sabiendo que Sandra no podría alcanzar los 30 puntos en esta ronda, era consciente de que la partida era mía. Cuando llegó mi turno, vendí ambas plantaciones y esperé que los demás no pudiesen superarme. No lo consiguieron. El marcador final: yo primero con 33 puntos, Sandra segunda con 29, José Luis tercero con 24 y Silvia última con 18.

Repitiendo juego y repitiendo victoria
Repitiendo juego y repitiendo victoria

Gran fin de semana, repleto de partidas, con momentos dispares, unos muy divertidos (como en el Galaxy Trucker) y otros tensos (como en Los Príncipes de Florencia). A ver si esta semana que comienza mantiene el renovado ritmo.

Aprovecho para informaros de que esta semana un servidor es Baronet (o Besequero) de la semana en la BSK (para aquellos que no sepáis de que va el rollo, básicamente consiste en que la comunidad me entrevista lanzándome preguntas de todo tipo, normalmente relacionadas con el mundillo de los juegos de mesa, aunque al final se acaba preguntando de todo). Así que, si sois usuarios (si no lo sois no sé cómo no os estáis registrando ya) os paséis y, si queréis, preguntad alguna cosilla. Os dejo el enlace del hilo:

Baronet de la Semana: iMisut en la BSK

¡A preguntar!

10 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 12 del 2014 (17/03 – 23/03)”

  1. Joer, qué ganas de Príncipes de Florencia me has dado! con lo que me gusta Kramer. Este juego es hace tiempo una cuenta pendiente xD

    Por cierto, cuando he visto la foto del Indigo he pensado 2 cosas. La 1ª que qué jodidamente bonito que es. La 2ª; que me ha parecido raro ver una foto del juego jugándose en un blog que no sea el mío xDDD
    Entiéndelo, con la aversión que se le tiene a Knizia a veces me da la sensación de que a sus juegos sólo juegan (y compran -en España-) 2 o 3 gatos (y que uno soy yo por supuesto).
    Saludos!!

    Responder
    • Buenas Neiban!

      La verdad es que el Principes a mi me ha encantado. Era la primera partida.

      Y el Indigo, como comentaste en crónicas anteriores,a 4 mola mucho mas. Además se juega un en momento 😛

      A mi apúntame al grupo de los gatos que compran Knizia :P. Estoy pendiente del Tigris que saca Devir ahora en breve, aunque lo sacan a 45 pavazos!! No es un poco caro?? Tu que opinas?

    • ¿En serio 45 pavos? Joooooder!
      Verás, yo tengo mi copia del Tigris y por ello ando algo desinformado del asunto, pero hasta donde yo sé Devir la edición que va a sacar es la Pegasus Spiele. Que es bonita, con su mapa a doble cara, pero de ahí a 45, es exagerao.
      De hecho, y q conste que esto es muy personal; para pagar 45 compraría la edición Mayfair, que me parece más bonita (y es la que tengo). Y que está en inglés, pero bueno, el juego es independiente del idioma.
      Uauu, 45!! qué pasada 😮

    • Ese es el PVP oficial que han publicado en su pagina de Facebook esta mañana. Supongo que luego las tiendas le pegarán una pequeña rebaja. Pero un poco exagerado. a ese precio no se que salida va a tener en tienda física…

  2. Bastantes partidas y variadas. Esta entrada nos ha recordado nuestro dilema… Carcassonne + posadas y catedrales o Carcassonne Mares del Sur? Últimamente dudábamos sobre si pillarle la expansión o el de los mares del sur, que parece más gracioso y "diferente". O simplemente un juego nuevo y distinto de verdad! jeje.

    Responder
    • Hombre, mas profundo es Carcassonne + Posadas. Eso sin duda. El Carcassonne: Los Mares del Sur mola, pero si solo te vas a quedar con ese y vas a jugar esporadicamente. Yo ya tuve este dilema en su día y acabé pillandome el Carcassonne Plus (porque por el precio del base mas 1 exp pillas todo eso).

      Saludos y gracias por pasaros!

Deja un comentario