Reseña: Kingdom Builder

Introducción

Hoy nos encontramos con uno de esos títulos que muchos jugadores se comprarían prácticamente a ciegas por el renombre del autor y la revolución que supuso el juego que le dio la fama, con el consiguiente riesgo que ello supone. Nunca es recomendable comprar un juego a ciegas, aunque alguien tiene que ser el primero.

Portada
Portada

En Kingdom Builder los jugadores tienen que construir su propio reino empezando por pequeños asentamientos para dominar castillos y territorios que les permitan obtener el máximo posible de oro convirtiéndose en el reino más poderoso.

Así de escueto se nos presenta este juego es obra del aclamado diseñador Donald X. Vaccarino, autor de uno de los grandes juegos que revolucionó el panorama lúdico: Dominion. El juego fue editado por Queen Games, y las ilustraciones corren a cargo de Oliver Schlemmer, uno de los artistas de cabecera de la editorial, quien ya se ha encargado del aspecto de otros títulos como Fresko, Escape: The Curse of the Temple o la segunda edición del Wallenstein. El juego fue premiado con el Spiel des Jahres en el 2012.

Kingdom Builder se encuentra editado en español por la propia Queen Games (edición multilenguaje), a un precio recomendado de 45,99 € (aunque se puede encontrar a un precio bastante más reducido, prácticamente la mitad). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima recomendada de 8 años y una duración aproximada de unos 45 minutos.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja, de dimensiones 29,7×29,7×7,1 cm., nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 8 Tableros de Cuadrante (anverso: paisaje; reverso: tablero de puntuación)
  • 4 Marcadores de Puntuación (uno de cada color)
  • Loseta de Jugador Inicial
  • 25 Cartas de Terreno (5 de cada tipo: bosque, hierba, flores, barranco y desierto)
  • 10 Cartas de Kingdom Builder u objetivos
  • 8 Losetas de Resumen para cada uno de los Tableros de Cuadrante
  • 28 Losetas hexagonales de Acción Especial (2 oráculos, 2 puertos, 4 granjas, 4 tabernas, 4 torres, 4 cercados, 4 graneros y 4 oasis).
  • 160 Asentamientos (40 de cada color)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Kingdom Builder es un juego eminentemente abstracto en el que iremos expandiendo nuestro control sobre un tablero de casillas hexagonales mediante una serie de cartas que definirán donde debemos colocar asentamientos. Los puntos (en este juego pepitas de oro) se repartirán según una serie de objetivos (definidos por cartas), así como por adyacencia a determinadas ubicaciones.

 

Conceptos Básicos

Los tableros se componen de casillas hexagonales, cada una de las cuales representa un tipo de terreno. Estos tipos de terreno se pueden dividir en dos grupos: terrenos edificables y terrenos no edificables. Los edificables serán: bosque, barranco, desierto, hierba y flores. Los no edificables: montaña y agua.

Cartas de Terreno
Cartas de Terreno

Además en los tableros encontraremos dos tipos de casillas especiales, sobre los que, obviamente, no podremos edificar:

  • Castillos: son la casilla más valiosa de los tableros, pues otorgan tres pepitas de oro (puntos de victoria) al final de la partida si tenemos al menos un asentamiento adyacente a ella.
  • Lugares: son casillas que nos proporcionarán acciones adicionales.

Cuando un jugador coloca un asentamiento adyacente a alguna de las casillas de lugar por primera vez, tomará una loseta de lugar de dicha casilla (siempre que queden, pues por casilla solo hay dos losetas). Cada jugador solo podrá tomar una loseta de lugar por cada casilla, lo que no quiere decir que no pueda tener dos losetas iguales (en la mayoría de tableros suele haber dos casillas de lugar iguales).

Es importante indicar que un jugador mantendrá en su poder una determinada loseta de lugar si mantiene al menos un asentamiento adyacente a la casilla de lugar de donde tomó la loseta. Si por algún motivo dejase de tener asentamientos adyacentes a dicha casilla, deberá retirar de la partida dicha loseta.

Como veremos más adelante, nuestro objetivo es expandir nuestros dominios. Para ello hay una serie de normas de construcción que deberán respetarse en todo momento:

  1. Solo se puede colocar un único asentamiento sobre cada casilla de terreno.
  2. Los asentamientos solo se puede construir en casillas de los siguientes tipos: hierba, barranco, desierto, flores y bosque. Excepción: si se diese el caso de que no quedan casillas del tipo indicado en la carta, descartará la carta y robará otra para poder continuar su turno.
  3. Cada asentamiento deberá colocarse, siempre que sea posible, adyacente a alguno que ya se encuentre en el tablero. En caso de que no sea posible, entonces podremos colocar el marcador en cualquier casilla del tablero que coincida con el tipo de terreno indicado en nuestra carta.

Esta última regla es, sin duda, la que define toda la mecánica del juego, como veremos mas adelante.

Tableros
Tableros

Por otro lado tenemos las cartas 10 cartas de objetivo, de las cuales se tomarán tres para la partida. Estas cartas definen la forma en la que los jugadores deberán expandirse, ya que otorgarán puntos de victoria en función de cómo se cumplan las condiciones que indican.

Es decir, que para conseguir puntos de victoria tenemos dos vías: construir asentamientos adyacentes a las casillas de castillos y cumplir los requisitos indicados en las cartas de objetivo, denominadas cartas de Kingdom Builder. En cada partida se utilizarán tres de las siguientes cartas:

  • Pescadores: otorga una pepita de oro por cada asentamiento propio adyacente a una casilla de agua.
  • Comerciantes: otorga cuatro pepitas por cada casilla de lugar que interconectemos con otra mediante nuestros asentamientos.
  • Descubridores: construir un asentamiento en varias líneas horizontales. Se otorga al jugador una pepita de oro por cada línea horizontal en la que al menos haya construido un asentamiento.
  • Ermitaño: otorga una pepita por cada asentamiento aislado y por cada zona de asentamiento (grupo de asentamientos de un mismo jugador adyacentes entre sí) que haya en el tablero.
  • Ciudadanos: construir una gran zona de asentamientos. Se otorga una pepita de oro por cada dos asentamientos propios pertenecientes a la mayor zona de asentamientos de cada jugador.
  • Mineros: otorga una pepita por cada asentamiento adyacente a una casilla de montaña.
  • Obreros: otorga una pepita por cada asentamiento adyacente a una casilla de castillo o de lugar.
  • Caballeros: construir varios asentamientos en una línea horizontal. Cada jugador obtiene dos pepitas de oro por cada asentamiento construido en la línea horizontal donde más asentamientos posea.
  • Lores: construir la mayor zona de asentamientos en cada uno de los cuatro cuadrantes. Por cada uno de los cuatro cuadrantes, 12 pepitas de oro para el jugador con la zona de asentamientos más numerosa y 6 pepitas para el jugador con la segunda zona de asentamientos más numerosa.
  • Campesinos: construir asentamientos en los cuatro cuadrantes. Se obtienen 3 pepitas de oro por cada asentamiento construido en el cuadrante con menos asentamientos.
Cartas de Personaje
Cartas de Personaje

 

Preparación de la Partida

El setup de la partida es como sigue:

  1. Elegiremos al azar cuatro de los ocho tableros disponibles y los colocaremos formando una cuadricula 2×2.
  2. Se colocan las losetas de acción especial en las ubicaciones correspondientes de cada tablero. Adicionalmente, colocaremos la loseta de ayuda de dicho tablero adyacente al mismo.
  3. Tomaremos uno de los cuatro tableros restantes y lo colocaremos volteado mostrando el track de puntuación.
  4. Cada jugador recibirá todos los 40 marcadores de asentamiento de su color, así como el marcador de puntuación de su color, que colocará en la posición inicial del tablero de puntuación.
  5. Se barajan las cartas de terreno y se entrega una a cada jugador, la cual mantendrán oculta.
  6. Se decide el jugador inicial (que en las normas se indica que debe ser el de mayor edad).

Y ya estamos listos para comenzar.

Partida Preparada
Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

La partida se desarrolla durante un número indeterminado de turnos, comenzando por el jugador inicial y continuando en sentido horario.

En su turno, el jugador deberá, en primer lugar, revelar la carta de terreno que posee. A continuación deberá realizar una acción obligatoria y, opcionalmente, podrá realizar una serie de acciones especiales.

Acción Obligatoria

El jugador, en su turno, deberá colocar tres marcadores de asentamiento en casillas del terreno que indique la carta que posee actualmente siguiendo las reglas de construcción explicadas anteriormente.

Acciones Especiales

El jugador podrá realizar tantas acciones especiales como losetas de lugar posea al comienzo de su turno (las que consiga en el turno actual no podrán activarse hasta el siguiente turno). Cada vez que utilice alguna, le dará la vuelta para indicar que esa acción ya la ha gastado ese turno.

Las acciones opcionales pueden ser ejecutadas antes o después de la acción obligatoria, y deberán ejecutarse completamente. Es decir, no podremos ejecutar una acción (ya sea la obligatoria o una especial) de forma parcial, realizar otra acción y después finalizar la que dejamos a media.

Cuando el jugador haya realizado su acción obligatoria y no pueda/quiera ejecutar más acciones especiales, descartará su carta de terreno y robará una nueva (que mantendrá en secreto hasta el comienzo de su próximo turno). Así finalizaría su turno.

A continuación explicaremos las 8 acciones especiales disponibles (siempre cumpliendo las normas de construcción):

  • Oráculo: permite construir un asentamiento en una casilla del mismo tipo que la carta de terreno que se posee actualmente.
  • Granja: permite construir un asentamiento en una casilla de hierba.
  • Oasis: permite construir un asentamiento en una casilla de desierto.
  • Torre: permite construir un asentamiento en una casilla del borde del tablero de juego, independientemente del tipo de terreno.
  • Taberna: permite construir un asentamiento en uno de los extremos de una cadena de asentamientos propia compuesta, al menos, por tres asentamientos en línea recta (da igual la dirección, horizontal o diagonal), independientemente del tipo de terreno.
  • Granero: permite cambiar la ubicación de un asentamiento propio colocado en el tablero a una casilla del tipo de terreno indicado en nuestra carta de terreno.
  • Puerto: permite desplazar un asentamiento colocado en el tablero a una casilla de agua.
  • Cercado: permite desplazar un asentamiento dos casillas en línea recta (en cualquier dirección, horizontal o diagonal), siempre y cuando la casilla de destino sea edificable (aunque se podrán saltar casillas no edificables u ocupadas por asentamientos de otro jugador). En este caso la regla de adyacencia no aplica.
Losetas de Acciones Especiales
Losetas de Acciones Especiales

 

Fin de la Partida

La partida finaliza en la ronda en la que un jugador se queda sin marcadores de asentamientos, aunque se completará la ronda (es decir, que si el jugador que se queda sin marcadores es el que está sentado a la derecha del jugador inicial, la partida terminará al finalizar el turno de este).

Se procede al recuento final. En primer lugar se entregarán los puntos por las cartas de objetivo. A continuación, se otorgarán los puntos por las casillas de castillo (cada jugador recibe 3 puntos por cada casilla de castillo en la que posea al menos un marcador de asentamiento adyacente a ella). Finalmente, el ganador será el que más puntos de victoria haya conseguido. En caso de empate, los jugadores comparten la victoria.

 

Opinión Personal

Bien, no voy a engañaros. Este es un título que está en mi colección por el precio al que pude adquirirlo (en torno a 17 euros). Por el precio recomendado ni se me pasaría por la cabeza incorporarlo a mi ludoteca. Y más después de haber leído algunas reseñas. Pero surgió la oportunidad y no me lo pensé. Veamos si lo que las malas críticas decían de este título coincidían con mis sensaciones o no.

Como habréis leído en muchas reseñas, tras unas primeras partidas de tanteo, tendremos la sensación de que el juego funciona prácticamente solo, por lo que ya me diréis cuáles son los alicientes para seguir jugando. Básicamente la partida consiste en esperar que llegue tu turno, revelar tu carta y colocar 3 o más asentamientos en el tablero. Pero, inicialmente, tenemos la sensación de que nuestra capacidad de decisión es prácticamente nula, y que las casillas en las que podemos colocar vienen casi predefinidas por la maldita carta. Si coincide con lo que nos interesa, magnifico, si no, nos limitaremos a engordar zonas de asentamiento que no nos reportarán nada. Y lo peor de todo es que algunos de los objetivos de las cartas de Kingdom Builder nos parecerán prácticamente imposibles. Y hay que tener cuidado en llegar a esta conclusión, porque empezaremos a tener la sensación de que hemos tirado el dinero (sobre todo cuanto más hayamos pagado por el).

Pero, como ya han comentado varios compañeros, el juego cambia totalmente si se cambia el planteamiento de entrada. Hay que tener en cuenta que el factor suerte es importante, pues la carta que nos toque va a determinar directamente donde vamos a poder construir con nuestra acción obligatoria. Si tenemos algún asentamiento adyacente a alguna casilla cuyo tipo de terreno coincide con el de la carta que nos ha tocado estaremos atados de pies y manos. Por lo que hay que intentar que esto ocurra el menor número de veces. Partiendo de esta premisa, comprobaremos que tenemos mucha más libertad a la hora de colocar asentamientos sobre el tablero, por lo que ya no tendremos la sensación de que el juego funciona solo y que hay que sopesar la colocación de cada asentamiento si no queremos llegar a un punto muerto y que nuestros rivales se aprovechen de ello. Por cierto, bajo este prisma la colocación del primer asentamiento es clave para el devenir de la partida. Una mala elección y será difícil remontar.

Para mitigar el azar que introducen las cartas de terreno aparecen las acciones especiales que nos permiten realizar las losetas de lugar que vayamos adquiriendo a lo largo de la partida. Esto provocará que los jugadores luchen, en primer lugar, por hacerse con la mayor cantidad de estas losetas pues, a mayor número de estas, más posibilidades de actuación tendrán en su turno, además de incrementar el ritmo de la partida, ya que cada acción especial de más que tengamos sobre nuestros rivales implica poder colocar unos cuantos asentamientos extra que ellos, por lo que como se descuiden, finiquitamos la partida antes de que puedan reaccionar. Aunque también habrá que afinar mucho. Dependiendo de los cuadrantes y, sobre todo, las cartas de Kingdom Builder que definan la estrategia de la partida, habrá acciones especiales útiles y otras que no lo serán tanto (nada más que para colocar asentamientos y aumentar el ritmo). Afortunadamente el uso de estas no es obligatorio, por lo que nunca estará de más que nos quedemos con el mayor número posible de losetas, pues así no podrán disfrutarlas nuestros rivales. Pero lo que realmente importa del uso de estas acciones especiales es poder almoldar la situación inicial al comienzo del turno para optimizar al máximo nuestra acción obligatoria.

Y hablando de los rivales. Algo que seguramente muchos podáis intuir al leeros las mecánicas del juego: el juego luce más a medida que contamos con mas contrincantes. Con menos participantes las posibilidades de colocación aumentan, por lo que el juego pierde mucha interacción, que es realmente su punto fuerte. Cuando jugamos cuatro jugadores, los bloqueos y las intersecciones son el pan nuestro de cada día, por lo que los elementos a sopesar a la hora de colocar asentamientos aumentan. A menos jugadores estos choques y las luchas por determinadas casillas son menos frecuentes (de hecho, a dos ocurren poquísimas veces y casi parece un solitario, luchando por gestionar el azar de la carta de terreno que nos ha tocado).

Casas y Marcadores
Casas y Marcadores

Ya lo he comentado anteriormente, pero nos encontramos delante de un juego meramente abstracto. Parece que la temática de reinos que buscan expandirse es comodín a la hora de disfrazar juegos de este tipo. Hace poco reseñé The Castles of Burgundy, que no deja de ser un juego bastante abstracto con el mismo tema pegado para intentar hacer más vistoso el juego, aunque en vez de ser un reino imaginario, en el caso del juego del Dios Feld es el Valle del Loira. Esto debe ser tenido muy en cuenta a la hora de pensar en este juego. No debemos dejarnos llevar por la fama del Sr. Vaccarino y su, por otro lado, magnifico Dominion ni por el interesante aspecto visual. Puede provocar que partamos de una premisa errónea. Uno pensaría -Oh, un juego de Vaccarino… De expandir reinos, como Dominion, pero en vez de con cartas con casillas hexagonales ¡Seguro que es una joya!-. Cuidado con estas conjeturas porque la decepción puede ser de órdago. Si no os gustan los juegos abstractos, alejaos de este título. Y si os gustan, enfocadlo desde el punto de vista comentado anteriormente, y sed conscientes de que a pocos jugadores puede ser bastante aburrido.

Uno de los puntos fuertes del título (si nos gusta) es su rejugabilidad. Disponemos de ocho cuadrantes de los cuales solo seleccionaremos cuatro, los cuales se podrán colocar como uno desee, por lo que la cantidad de tableros finales que podemos configurar es elevadísima. Si a esto le sumamos la selección de las tres cartas de Kingdom Builder, la rejugabilidad por diferenciación en el escenario es de las mayores que se pueden encontrar en un juego de mesa. Otra cosa es que el juego no sea santo de nuestra devoción, por lo que nos importará un pimiento que podamos jugar en tropecientos escenarios distintos, y que lo que en una partida funcionó en otra puede conducirte a la derrota más absoluta.

Como nos suele acostumbrar Queen Games, la producción es de gran nivel. Las losetas y los tableros son de un grosos considerable y los asentamientos son las típicas casitas de madera que hemos visto en infinidad de juegos (igual que los establos del Agricola). Las cartas son aceptables y, aunque tienen los bordes blancos (ideal para que no se marquen), yo siempre recomiendo enfundarlas. Además que no son especialmente gruesas. Aunque cobrar inicialmente más de 45 euros por 8 tableros de cartón y 160 piezas de madera es un poco abusivo. Afortunadamente para los consumidores (y como suele ser habitual en esta editorial) el juego está sobreproducido y lo podemos encontrar a precios muy reducidos. Un aspecto criticable y que se veía venir desde que empezaron a aparecer las primeras imágenes del juego, es que, al igual que con Dominion, el diseñador ya tenía pensado/desarrollado más elementos para el juego, y se decidió fraccionar para poder explotar la gallina de los huevos de oro. Actualmente hay dos expansiones grandes (Nomads y Crossroads) más otras dos miniexpansiones (Capitol y Caves). No lo he probado, pero dicen que con la expansión Nomads la experiencia de juego mejora considerablemente (además de aumentar el número máximo de jugadores a cinco, lo que seguro que añade más emoción). También advertiros que la editorial (como suele hacer con aquellos juegos de los que publican expansiones), va a sacar una edición Big Box, con todo este material.

Sobre el aspecto gráfico hay que felicitar al señor Oliver Schlemmer. Vestir a un abstracto como este de esta forma tiene mucho mérito. Estoy convencido de que mucha gente cayó en el precisamente por la combinación de aspecto más autor. No es que el diseño sea algo ultravistoso, pero casi consigue que nos olvidemos de que es un juego abstracto. Los tableros (que no dejan de ser casillas hexagonales con 8 tipos de terreno) están repletas de pequeños detalles, dando la sensación de que no es un copia y pega de un par de ilustraciones. Aunque hay elementos donde no se podía hacer más, como las cartas de terreno, donde simplemente se podía pintar un barranco o un desierto. Y hablando de las cartas, se podría haber elegido algún tipo de terreno distinto, porque es muy fácil confundir algunos, como el desierto y el barranco o la hierba y el bosque, pues usan prácticamente los mismos tonos. Sobre el tablero si son más identificables, pero en las cartas, como estemos jugando con el piloto automático puede que nos equivoquemos (a mí me ha pasado varias veces).

Detalle de Partida
Detalle de Partida

Aun así, sigo opinando que el precio original del juego es exagerado. Es cierto que tenemos 8 tableros de un grosor considerable, así como 160 marcadores de asentamiento de madera, por lo que de materiales vamos bien servidos. Pero es que no deja de ser un abstracto que se juega en poco más de media hora. Las satisfacciones que nos pueda dar no van a compensar ese desembolso. Y es que la relación calidad/precio (entendiendo calidad como un todo, diseño, edición y mecánicas) es importante a la hora de definir un juego como caro o barato. No es un mal juego, está magníficamente producido, pero no nos va a colmar y vamos a tener la sensación de que no vamos a rentabilizar lo suficiente ese desembolso. Otra historia es que lo consigamos a un precio mucho menor, lo que provoca automáticamente que la relación calidad/precio aumente considerablemente. Es pura matemática.

Y ya vamos cerrando. Kingdom Builder es un juego eminentemente abstracto de control de zonas, que funciona aceptablemente bien al máximo de jugadores (y siempre teniendo experiencia, enfocando adecuadamente las estrategias), que se juega en un momento (lo que da pie a jugar dos o tres partidas seguidas), pero que seguramente decepcionará a una gran cantidad de jugadores que tal vez esperaban otra cosa. Si los abstractos (disfrazados) no son para vosotros, alejaos de este título (por muy barato que lo encontréis), porque probablemente se llevará mucho tiempo cogiendo polvo. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido de utilidad lo que has leído...

¡Ayúdame a mantener el blog!

31 comentarios en “Reseña: Kingdom Builder”

  1. He de decir que tras 2 partidas mis sensaciones fueron las mismas de que el juego se jugaba sólo. Pero tras echar un par de partidas a la app del ipad cambié de opinión. Para mi es un gran juego.

    ¿Abstracto? Puede, pero no será porqué su titulo anterior nos hubiera evocado mucha
    temática, vaya a mi la carta de 3 puntos de ducado del Dominion nunca me pareció que extendiera mis dominios.

    ¿Sólo para 4? A dos se juega fantásticamente aqui no se trata de cerrar al otro para dominar la mayor parte de terreno se trata de puntuar más que el rival. Yo he jugado partidas a 4 y pocas veces he tenido sensación de que me hubiesen cerrado el camino.

    El tema del precio como se ha comentado estos días por Twitter, es verdad que quizás por 45€
    no lo incorporaría a mi colección pero por 25 con la expansión como se puede encontrar a veces en amazon.de es una buena incorporación.

    Encima le añades que se explica en 5 minutos y que se puede jugar en familia en 45 minutos y repetir al acabar y ya tenemos el pack completo. Juegaco! Habiendo un Kingdom Builder disponible no me acerco a un Shuffleminion ni harto vino!

    Responder
    • No quiero decir que a 2 no funcione, pero es mucho mas aburrido. Como dices, esto va de puntuar mas que el rival, pero una vez que colocas tu primer asentamiento, sueles crecer a partir de él (y de lo que te permiten las acciones especiales).

      A 2 jugadores hay mucho campo 😛 y realmente luchas por que tu estrategia "en solitario" sea mejor que la del otro. Sin embargo, a 4, no encerrarte, pero si pillar justo antes que tu una casilla que querias para cumplir alguno de los objetivos o encerrar un castillo para que no puedas poner tu marcador es mas habitual. Yo al menos tengo mas sensación de interacción.

      Y siendo un juego relativamente abstracto, cuanta mas interacción haya, mas interesante es la partida.

      Y no te metas con el Dominion que es un juegaco! Si nos ponemos así, con casi ningún juego de cartas vas a tener inmersión temática 😛

      Gran comentario Lord Mordamir que completa la reseña. Muchas gracias!

    • "pero una vez que colocas tu primer asentamiento, sueles crecer a partir de él"

      Te falta aprender a doblar la cuchara Neo. Los primeros pasos en Kingdom son claves y hay varias maneras para poder empezar en distintos sitios que es vital en el juego.

      Dominion me pareció una gran idea de juego cuando salió. Lo jugué y me cansé de él. Ahora si lo juego que sea online si no prefiero jugar a otra cosa que por fortuna tengo alternativas. No es mi intención quitarle mérito pero en mi escala de juegos de cartas ahora mismo está muy abajo.

    • Muy bien Morfeo 😛

      He dicho "sueles". Dependes mucho de la carta que te toque. Si tienes la mala suerte de que, por mucho que cuadres, te toca carta de terreno correspondientes a casillas adyacentes a tus asentamientos, mucha cuchara tienes que doblar para ir a colocar a otro sitio (salvo que tus acciones especiales te lo permitan).

      Básicamente te centras en intentar minimizar el factor azar que implican las cartas maximizando el beneficio según coloques los asentamientos.

      Cuando digo que a 4 se disfruta mas es pura cuestión aritmética. En vez de 80 asentamientos, sobre el mismo tablero va a haber 160. Mas de una vez he pensado en jugar solo con dos cuadrantes en partidas de dos jugadores, a ver que tal la experiencia 😛

    • Como le he comentado a Edgard, estoy por probarlo un día solo con dos cuadrantes. A ver los pros y contras.

      Gracias por pasaros!!

  2. Yo fui uno de esos que llegó al juego sabiendo exactamente lo que es (gracias a una reseña), y la verdad que el Dominion era más una contra que un pro, ya que es un juego que me gusta pero veo secarrón.

    Y otra cosa; Iván, yo creo que juzgando este juego te ha faltado objetividad. Criticas lo abstracto mucho más que con otros juegos que has reseñado y son tb abstractos. ¿Por qué en éste iba a importar más? ¿por qué te has ensañado en ese aspecto? ¿acaso su autor es famoso por lo temático de sus juegos?

    Para mí KB es un grandísimo juego. Pagué 42 euros por él, y encantaísimo. Le he dado mucha mesa, y la seguirá viendo, que es lo que importa a la hora de si estás satisfecho con la guita soltada.

    Saludos!

    Responder
    • Creo que se me malinterpreta. No critico lo abstracto. A mi los abstracto me encanta. Solo intento advertir que el juego, precisamente, es abstracto bajo una buena fachada que puede inducir a engaño.

      Tengo un compañero que defiende que, si un juego es abstracto, no deberían jamás intentar pegarle un tema, porque la gente se puede confundir esperando otra cosa que no es.

      Pero en ningún momento mi intención es hacer la relación abstracto = malo o negativo. A mi el aspecto de un juego no me importa, pero soy consciente de que a muchos si les importa, y cuando adquieren un juego sin mucha información previa, este aspecto si pesa mucho. Solo intento informar de lo que se van a encontrar 😛

      A mi también me parece un gran juego, pero eso, si no te gustan los abstractos, te va a parecer un truño.

      Y respecto al precio, como bien dices, el mejor baremos para saber si un juego es caro o barato suele ser lo amortizado que esté. Pero también es cierto que amortizar el mismo juego por 18 € en vez de por 42 € hace que la relación calidad/precio aumente mucho, no? 😛

    • Ok, no te mandaré mis sicarios guineanos xDD

      En cuanto al precio, hombre, claro que será más caro de amortizar. Pero que KB lo haya sacado Queen es lo que tiene. Yo muchas veces me pregunto cuánto valdría, y cómo sería estéticamente si lo hubiese sacado otra editorial. Más barato seguro.

  3. Buenos días,

    Una reseña completísima como de costumbre.
    La verdad es que hace poco vi Kingdom Builder Big Box Kickstarter Edition y no me llamo para nada la atención, después de leer instrucciones y descripción del juego. La verdad es que no se me ocurrió mirar alguna reseña.
    Después de "estudiar" la reseña, le tendré que dar una nueva oportunidad y probarlo realmente para hacerme una idea real del juego, ya que los abstractos me suelen gustar bastante.

    Un saludo.

    Responder
    • Hombre, un pequeño inciso. Cuando quiero decir que es meramente abstracto, los tiros van, sobre todo, por el tema de que el tema está pegadísimo.

      A mi es un juego que me gusta bastante. No está en entre mis favoritos, pero permite jugar partidas rápida, por lo que el factor pique es importante 😛

      Un saludo y gracias por pasarte!!!

  4. BUENO LO INTERESANTE DE ESTE JUEGO ES TRATAR QUE NUESTRAS DECISIONES MINIMICEN EL FACTOR AZAR Y ASI PODER CUMPLIR CON LOS OBJETIVOS NO SE PUEDE PUNTUAR CON PILOTO AUTOMÁTICO COMO OTROS JUEGOS Y SI LO COMPARAMOS CON OTROS JUEGOS DEL AÑO COMO CAMEL UP O HANABI PUES ESTE JUEGO TIENE MAS CAÑA

    Responder
  5. Retomando un viejo tema.
    Has podido jugar a Kingdom Builder con alguna expansión?

    De ser así, cual seria tu ranking en cuanto a expansiones se refiere?

    Quedo pendiente.
    Un saludo.

    Responder
    • Me falta probar la última. Si tuviese que quedarme con una, sería la primera, que habilita el quinto jugador, y añade algún concepto que no varía demasiado la experiencia (además de más tableros)

  6. Retomando el tema también… Acabo de comprar Kingdom Builder Big Box (la primera edición) por un buen precio (45€). He visto mil reseñas y vídeos de reseñas y partidas tanto en español como en inglés. Hasta que finalmente decidí que me encajaría (por eso compré directamente la Big Box). Jugué una primera partida con el setup que recomiendan las reglas para la primera partida con mis hijos (de 10 años, mellizos) y les expliqué las reglas (muy sencilas) y les hice ver la importancia de obtener losetas de lugar para tener más opciones para colocar asentamientos. Resultó que uno de mis hijos consiguió tener 6 losetas de acciones extras, yo conseguí 4 y mi otro hijo 2. Todos aprovechamos a tope nuestras “habilidades” para mover y añadir asentamientos. Resultado final: 48 – 45 – 42. Perdí… si… hice 42. Con ganas de hacer otra partida con el básico por el momento, pero esta vez con tableros y objetivos al azar. Gran juego familiar! Porque… es familiar no?

    Responder
    • Es un gran juego. Y sí, es familiar, al menos en cuanto a carga conceptual. Puede jugar cualquiera. Me alegro que te haya gustado!! Un saludo.

  7. Enhorabuena por las reseñas.
    He descubierto esta web hace poco y me estoy leyendo todas las reseñas poco a poco.
    Me parecen las mejores reseñas escritas en castellano que puedes encontrar en la web. Se ve que estan hechas con tiempo y dedicacion. La parte de la opinion personal es mi favorita y la mas dicifil de hacer, en mi opinion, ya que es la parte que mas enciede los humos de los lectores y de las editioriales colaboradoras.
    En resumen muchas gracias por publicar contenido de tan buena calidad.

    Responder
  8. Buenas amiguetes!

    Yo sigo tirando de clásicos y ha caído este. He jugado un par de partida a 2 y se me ha hecho cortísimo…20 minutos ¿Es normal? Me he quedado un poco pluffff

    Responder
    • Gracias! Me esperaba un poquito más de duración. Me da que este juego tiene que jugarse a 4 para explotar todo su potencial. De momento lo dejaremos en la ludoteca.

      Un saludo fenómeno!

    • No te creas. A 4 es muy táctico y hay que aprovecharse de lo que hagan los demás, pero hay menos margen. Pero a 2 es despiadado, porque un error te puede condenar. La virtud del juego es que cada partida te sale distinta gracias a la combinacion de tableros y cartas de puntuación. Yo tengo la big box con las 4 expansiones mas todas las promos y hay juego para llegar hasta la jubilación. Ve dandole que veras como con cada partida te deja mejor sabor de boca a medida que lo vas dominando.

  9. Me he acercado a esta crítica a partir de un programa de más madera en el que habláis muy bien de él. Concretamente el programa 26 titulado rescatando juegos. Me animasteis a comprarlo pero al leer esta crítica me he enfriado y no se si comprarlo o no. La verdad aquí no veo el entusiasmo que ponéis en el juego Edgar y tú en el programa 26. ¿Que opinas a día de hoy? Gracias, ya sabes que soy un fan. De tus opiniones.

    Responder
  10. Nunca había escuchado hablar del término “abstracto disfrazado”. Supongo que es más común de lo que parece. Porque Tigris y Éufrates, Tash Kalar, Photosynthesis, Samurai o Santorini también lo son. no?

    Se me ocurren abstractos que no estén disfrazados…… Hive? Dragon Castle? Ubongo?

    Responder
    • Bueno, tal vez es una expresión consecuencia de no tener algunos conceptos claros, algo que se gana con el tiempo. Tendría que revisar esa parte para explicar qué es un eurogame muy abstracto, y no un abstracto disfrazado. Es un juego que es pura mecánica y esta no está apenas ligada con el tema.

      Lo que hay que tener claro es que para que un juego sea abstracto de verdad, el azar no puede aparecer si genera diferencias entre los jugadores. Hive es un abstracto de manual. Dragon Castle tiene un punto sutil y habría que discutirlo. Estaríamos hablando más de diseños Knizia style como Tigris y Eufrates, Samurai o Blue Lagoon

  11. Kindom Builder es uno de mis juegos favoritos. De estas tres expansiones ¿cual consideras mejor o ninguna vale la pena? Crossroad y Marshland

    Saludos.

    Responder
    • La primera es tal vez la que más aporta por el quinto jugador y ciertos efectos. Crossroads es la que más varía el juego mediante añadidos. Sería difícil quedarme con una, pero diría que Nomads y después Crossroads. Marshlands es la más flojita.

Deja un comentario