Reseña: ¡Pánico en Wall Street!

Introducción

En la vida del jugón no todo va a ser Eurogames sesudos, Temáticos emocionantes o fillers con los que pasar el rato. Muchas veces nos encontramos en reuniones con gente muy diversa que no tiene por qué estar iniciada en el mundillo de los juegos de mesa. De ahí que en nuestra ludoteca siempre tenga que haber un tipo de juego apto para todo tipo de públicos, los Party Games. Juegos que no tienen más pretensión que hacernos pasar un rato divertido, con reglas muy sencillas, y que suelen permitir partidas con numerosos jugadores.

Portada
Portada

Y aquí nos encontramos con el título que hoy nos ocupa. ¡Pánico en Wall Street! te llevará al ruidoso mundo de las especulaciones, dónde empresarios e inversores se verán las caras en duras y divertidas negociaciones en las que algunos se arruinarán para siempre, mientras que otros nadarán en la abundancia.

El juego fue publicado en 2011 bajo el nombre de Master of Commerce (con mercaderes y terratenientes), pero al año siguiente, en 2012, se realizó un rediseño colocando el tema en los años 20-30, cambiando a los terratenientes por empresarios y a los mercaderes por inversores. Es un diseño original de Briton Roney, siendo hasta la fecha su único título publicado.

Contraportada
Contraportada

El juego se encuentra editado y traducido al castellano por Marabunta y se distribuye en España de la mano de Asmodee, pudiendo conseguirse a un precio recomendado de 30 €. Permite partidas de 3 a 11 jugadores, con una duración media por partida de unos treinta minutos.

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

En una caja de dimensiones 30 x 30 x 7,4 cm nos encontramos con los siguientes componentes:

  • Tablero de Mercado
  • 4 Marcadores para las fluctuaciones del valor de mercado (uno para cada tipo de empresa) (de plástico)
  • 4 Dados (uno para cada tipo de empresa) (de madera)
  • 60 Marcadores de inversión (6 tipos distintos con 10 marcadores cada uno) (de cartón)
  • 39 Tarjetas de Empresa (de cartón)
  • 7 Tarjetas de Empresa x2 (de cartón)
  • 200 Billetes (de valor 5000$, 10.000$, 20.000$, 50.000$ y 100.000$)
  • 1 Reloj de arena (de dos minutos de duración)
  • 5 Rotuladores de tinta borrable
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

En ¡Pánico en Wall Street! asumiremos el papel de inversores de bolsa o empresario (incluso ambos simultáneamente) con el objetivo de ser el que más ganancias consiga a lo largo de la partida. Los empresarios comprarán empresas en la que los inversores arriesgarán su dinero esperando obtener pingües beneficios.


Conceptos Básicos

Primero los conceptos básicos, que en este caso no son muy abundantes, como era de suponer.

Hay dos tipos de jugadores (por lo que en cada partida habrá dos ganadores, uno de cada tipo):

  • Empresario: cuya mecánica consistirá en levantar empresas y captar la atención de los inversores.
  • Inversores: intentarán invertir su dinero de la forma más eficiente en las diversas empresas.

Por otro lado, hay cuatro tipos de empresa (separadas en colores), en función de su riesgo. Este riesgo se verá reflejado en el tablero de fluctuación de valor del mercado. Los saltos entre los distintos niveles de resultados en las rojas (las mas arriesgadas) son mayores que en las azules (las mas seguras), por tanto a mayor riesgo, mayor beneficio potencial y viceversa.

Si un jugador entra en bancarrota y no puede afrontar los pagos pendientes, quedará eliminado de la partida.


Preparación de la Partida

En función del número de jugadores, se eligen o reparten los roles. Si hay numero par de jugadores, habrá tantos empresarios como inversores. Si por el contrario el número de jugadores es impar, habrá un inversor más que empresarios. La preparación será de la siguiente forma:

  • A cada empresario se le reparten 3 empresas iniciales al azar (no pueden ser x2) y un rotulador.
  • A cada inversor se le entregan sus diez marcadores de inversión.
  • Independientemente de que rol asuma cada jugador, a todos se les entregan 120.000$, que será su capital inicial.
  • Se coloca el tablero central, con los marcadores de valor en la posición inicial y los dados en sus respectivas casillas.
  • Finalmente se preparará el dinero de la banca separado en montones según el tipo de billete.
Reloj, Fichas y Dados
Reloj, Fichas y Dados

Esta preparación sería de 5 jugadores en adelante. Para el caso de 3 y 4 jugadores, todos los participantes asumen los dos roles.


Desarrollo de la Partida

La partida se desarrolla a lo largo de 5 rondas con 5 fases cada una.

Fase 1: negociación

Esta fase tiene una duración limitada de 2 minutos (se le da la vuelta al reloj de arena). Durante este intervalo de tiempo, los inversores intentarán cerrar tratos con los empresarios. Para ello un inversor ofrecerá una determinada cantidad de dinero a invertir en la empresa en ese turno. Si el empresario acepta la oferta, escribe en la tarjeta de la empresa en la que el inversor pone su dinero la cantidad pactada y se coloca un marcador de inversión del jugador en cuestión.

Marcadores de Inversion
Marcadores de Inversion

Pero esta oferta no es vinculante. En cualquier momento se puede renegociar este acuerdo. Por ejemplo, otro inversor puede ofrecer una cantidad mayor. Y si el empresario la acepta, borra la cantidad anterior, escribe la nueva y se sustituye el marcador de inversor anterior (que vuelve a su dueño) por el del nuevo inversor. O un inversor cree que la oferta que hizo ya no es rentable y retira su inversión de una determinada empresa.

Cabe la posibilidad de cerrar una inversión con precio cerrado (normalmente elevadas). Si el empresario y el inversor llegan a este acuerdo, colocan el marcador de inversión por la otra cara (con la palabra closed visible) y esa inversión ya no podrá modificarse en lo que queda de fase.

La fase termina en el momento que el último grano de arena caiga al otro lado del reloj.

En partidas de 3 o 4 jugadores, en esta fase los participantes tendrán que realizar los dos roles, es decir, por un lado realizar inversiones en las empresas de otros jugadores y, por otro, llegar a acuerdos con el resto de jugadores como empresario.

Fase 2: beneficios de los inversores

Se lanzan los dados para que los valores de mercado de las empresas fluctúen. Cada dado indica el número de posiciones que se desplaza el marcador de valor hacia la izquierda (si el dado indica una cantidad negativa) o hacia la derecha (si indican una cantidad positiva).

La posición final en la que se coloque el marcador será el beneficio que van a reportar cada tipo de empresa. Cada inversor recibirá de la banca la cantidad indicada en cada tipo de empresa en la que haya invertido (en caso de que la empresa sea x2, el beneficio se duplicará). Todo esto independiente de la cantidad que invirtiesen en cada empresa.

Pero como hemos dicho, las empresas pueden tener pérdidas, las cuales tendrán que ser cubiertas por los inversores. En definitiva, cada inversor recibirá de la banca los beneficios generados por las empresas si ofrecen cantidades positivas o tendrán que pagar a la banca si las empresas han arrojado perdidas. Obviamente se hace balance de todas sus inversiones (ganancias menos perdidas).

Fase 3: beneficios de los empresarios

Es el momento de que los inversores salden las deudas contraídas con los empresarios. Cada inversor deberá abonar a cada empresario la cantidad pactada en la Fase I. Puede darse el caso de que un inversor no tenga efectivo suficiente para cubrir su deuda. Será decisión del empresario permitir aplazar la deuda al inversor (que no tiene por qué cumplirse) o llevarlo a la bancarrota (por lo que el inversor quedará fuera de juego). Si hace esto último, el empresario solo recibirá el efectivo que le quedase al inversor, pero el resto de la deuda quedará impagada.

Mercado
Mercado

Fase 4: mantenimiento de las empresas

Es hora de que los empresarios paguen las nóminas de sus asalariados. Cada empresario deberá abonar 10.000 $ por cada empresa que posea. En caso de no tener efectivo suficiente para mantener dichas empresas, tendrá que venderlas (recibiendo 5.000 $ por cada empresa vendida). Esto también se puede hacer incluso si no tenemos problemas para pagar el mantenimiento de las empresas.

En el caso de que un empresario no pudiese hacer frente al mantenimiento de sus empresas, entraría en bancarrota y no podría continuar en la partida.

Fase 5: subasta de nuevas empresas

En esta fase salen a subasta nuevas empresas (la subasta la llevará uno de los inversores elegido al azar).  El número de empresas que salen a subasta será igual al doble de empresarios en la partida menos dos.

Cada empresa se descubre individualmente (hasta que no se ha subastado una no se sabe cuál será la siguiente). Los empresarios realizan pujas siguiendo el orden de juego. Si un empresario se retira de la puja ya no podrá volver a reengancharse, aunque si podrá volver a pujar por la siguiente empresa que salga a subasta.

Empresas
Empresas

Cuando la subasta de una empresa finaliza, el empresario abona a la banca la cantidad pujada y recibe la tarjeta de la empresa, que coloca junto a las otras. Si por el contrario, ningún empresario puja por una empresa, esta será retirada del juego.


Fin de la Partida

La partida finaliza cuando se complete la quinta ronda. Tras finalizar la última fase de la misma, se realiza el recuento de las fortunas de cada jugador. El empresario y el inversor que más dinero tengan al final de la partida serán proclamados vencedores.


Opinión Personal

Os voy a ser sincero. Este juego me llamaba mucho la atención pero no estaba seguro de que pudiese funcionar entre mi grupo de amigos. Es un Party Game en toda regla. Y como tal requiere de la implicación de los participantes. Hace falta que los jugadores se metan en el papel y actúen como si en plena vorágine inversora se encontrasen.

Y en mi grupo de amigos hay personas de todo tipo: extrovertidas, tímidas, enérgicas, tranquilas. La primera vez que lo probé, lo jugamos a 4 (estrés al cuadrado), con dos amigos que no es que sean hiperactivos. Más bien todo lo contrario. Por lo que cabría esperar que el juego discurriese sin diversión y de forma anodina. Pero cuando le dimos la vuelta al reloj de arena en la Fase I parecía que nos había poseído el espíritu de Warren Buffet (aún vivo, así que más bien un viaje astral de Warren Buffet hacia el interior de nuestros cuerpos). Gritos y suplicas desesperadas por conseguir inversores o para convencer a esos jóvenes e incautos empresarios a aceptar nuestras ofertas.

Lo mismo ocurre en la fase de la subasta, que no deja de ser una subasta sencilla, pero que se convierte en la piedra angular de la estrategia de los empresarios. Conseguir empresas de un determinado tipo (por ejemplo las azules) que te aseguren un flujo de efectivo todas las rondas es vital para poder embarcarse en proyectos más arriesgados (como cuando aparece una empresa x2, por la que luego hay mordiscos para poder invertir en ellas).

Entre medio de las fases, momento para el balance y la reflexión. Los inversores verán el resultado final de esos dos minutos de infarto, casi todos con la sensación de que podían haber hecho mucho más y que sus taimados rivales le robaron esa inversión en el último momento sin que pudiésemos hacer nada. Y los empresarios seguramente se queden con la sensación de que podían haber vendido mejor su producto o, en el peor de los casos, caer en la cuenta de que tal vez su estrategia empresarial no es la más adecuada y no tiene un conjunto de empresas lo suficientemente atractiva para los inversores, encaminándose inexorablemente hacia la bancarrota. Habrá que vivir en el alambre, calculando mentalmente y de forma rápida esas inversiones seguras que nos permitirán afrontar locuras arriesgadas.

Partida Preparada
Partida Preparada

Un Party Game temático, divertido y escalable al máximo. Desde 3 jugadores hasta 11, el juego mantiene el mismo espíritu. Hay que notar que las reglas para 3 o 4 jugadores pueden resultar un pelín estresantes para algunos jugadores, pues tener que desempeñar los dos roles en la fase I es, tal vez, demasiado para el cuerpo. Gritos elevados al cuadrado, pues por un lado tenemos que vender nuestros productos (y por tanto, gestionar las diferentes ofertas que recibamos, anotar las cantidades y colocar los marcadores) y por otro tendremos que intentar invertir en las empresas más suculentas (ofreciendo cantidades y lanzando nuestros marcadores). Si ya de por si esos dos minutos son estresantes llevando un único rol, llevando dos es una locura. Pero si os van los retos, seguro que es la modalidad con la que más disfrutáis.

Por contra, en partidas de 5 jugadores en adelante, hay que admitir que los jugadores que toman el rol de inversores pueden desconectarse fácilmente de la partida, pues sus grandes momentos solo ocurren en la fase I (la fase II, III y IV son de puro mantenimiento), mientras que los empresarios tienen también el gran momento de las subastas. Por eso, cuando jugamos a ¡Pánico en Wall Street! solemos echar dos partidas, cambiando de rol, para así tener una experiencia completa.

El juego tiene una gran componente de azar, que obviamente es necesaria. La bolsa no deja de ser la lotería de los ricos. Que una empresa se desplome o entre en auge depende de factores concretos que difícilmente se pueden controlar (salvo que tengamos información privilegiada), por lo que en la mayoría de los casos es cuestión de suerte. De ahí que unos dados sean los jueces. La mala fortuna puede dilapidar los ahorros de toda una vida de los inversores o, por contra, convertirlos en los nuevos ricos del país. Además, también es posible que, siendo empresarios, estemos deseando que salga una determinada empresa (sobre todo las x2) y no salgan casi hasta el final de la partida.

Otro punto a tener en cuenta es el tema de la gestión económica. No deja de ser un juego de balance, en el que tendremos que estar calculando constantemente si una determinada inversión (en el caso de los inversores) o puja por una empresa (en el caso de los empresarios) nos lo podemos permitir. Esto puede ser un hándicap para algunos jugadores, pues pueden llegar a agobiarse de tener que estar haciendo cálculos mentales de forma continua (algo parecido a lo que ocurre en Alta Tensión, pero sin la componente Eurogame).

Detalle de la Banca
Detalle de la Banca

Los componentes son de una calidad exquisita. Los elementos de cartón son de gran gramaje, con un diseño magnifico (mención especial a las empresas y a los productos que ofrecen, que la primera vez que las leamos nos sacaran una sonrisa). Los billetes no son tipo Monopoly, sino que son unos señores billetes, de gran tamaño y con buen papel, en el que tenemos impresos a grandes inventores históricos como Henry Ford, Alexander Graham Bell o Thomas A. Edison. Habrá que ver que tal soportan el paso del tiempo las tarjetas de empresa por el tema de tener que estar escribiendo y borrando constantemente de ellas, así como la durabilidad de los rotuladores. No es que se deban gastar mucho, pero tarde o temprano se acabaran agotando. Lo que si se nota es que van dejando una pequeña película negra al borrar (incluso algunos dejan bastante marca), aunque dándoles con un paño húmedo se les quita. Pero eso de darle con un paño húmedo a una tarjeta de cartón no es algo muy aconsejable si no queremos tener que estar encargando otra copia en poco tiempo.

En definitiva, un gran Party Game (de los mejores que he probado), que logra atrapar a los jugadores y que ofrece risas a la vez que nos obliga a analizar cada situación calculando el máximo de nuestras posibilidades para intentar ser el que más beneficios consiga. Eso sí, no es conveniente jugarlo por la noche si tenemos vecinos, porque lo más normal es que acabemos recibiendo una visita de la policía preguntando que si estamos locos. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

14 comentarios en «Reseña: ¡Pánico en Wall Street!»

  1. Gracias por la reseña. Es uno de los que tenía descartado de entrada y que poco a poco ha ido entrando de nuevo en mi radar debido a las buenas críticas que recibe.

    Responder
  2. Yo solo lo he jugado una vez y me parece un buen juego, aunque catalogarlo como party puro me parece muy valiente, tiene un gran componente economico que no gusta a todo el mundo y hay que reconocer que es un autentico caos, eso si, muy divertido.

    Responder
    • Hombre, hoy en día casi todos los juegos toman algo prestado de otras categorías. Lo de la componente económica lo comento mas arriba y es el posible hándicap que pueden encontrar algunos, pero considero que es mas un medio para desfasar a saco en las fases de inversión y de subasta 😛

  3. Buena reseña 😉
    Es un party game que me gustó bastante, a pesar de que los juegos de "gallinerío continuo" no me suelen agradar.
    Lo jugamos a 7 jugadores (en la única partida q le he echao) y estuvimos riéndonos un buen rato. Volvería a repetirlo si señor. Aunq para mi gusto, hay otros party games mejores.

    Saludos!

    Responder
  4. Buena reseña, tengo el juego y es uno de los mejores que se pueden sacar cuando el grupo es grande, no conocen este mundillo, y no se tiene mucho tiempo.
    Ideal para que conozcan los “nuevos” juegos de mesa.
    Un saludo a todos.

    Responder
  5. Ha sido el regalo de reyes para mi mujer y ha sido el triunfo de las fiestas, toda su familia gritando como locos y amenazas si no le cerrabas la inversión. Un gran party.
    Lo único malo es que se me fue la cabeza e intente limpiar las tarjetas con un algodón y alcohol, y me he llevado un poco el color de las tarjetas azules. ¡¡¡¡¡¡¡Noooooooo!!!!!!!

    Responder
    • Si, es lo peor del juego, el tema de las pizarritas. Yo prefiero quedarme con el sombreado negro, porque en el momento en el que se les vaya la capa que tienen, la tinta va a calar en el cartón.

      Un saludo y gracias por pasarte!

  6. Yo lo uso con mis alumnos de Economía de 4° de ESO y funciona muy bien. Les encanta. Se lo pasan muy bien y aprenden algunas nociones básicas de economía.

    Responder
    • Es un party económico muy divertido. Julián, has probado el Ponzi Scheme? Porque, aunque es un poco más serio, también ofrece pinceladas interesantes de cara a clases de economía sobre deudas, intereses y… Estafas :p

Deja un comentario