Reseña: World’s Fair 1893

La Feria Mundial de Chicago en 1893 fue una espectacular exposición internacional que mostró grandes logros en ciencia, tecnología, cultura y entretenimiento. Actuando como organizadores de la feria, los jugadores trabajan diligentemente para aumentar su influencia y obtener las mejores exhibiciones posibles. ¡El organizador que se haya conseguido una mejor reputación cuando comience la feria dejará su nombre grabado en la historia!

Así se nos presenta este World’s Fair 1893, un diseño de J. Alex Kevern (Gold West, Sentient, Daxu). El juego fue publicado en 2016 por en una versión en inglés por Renegade Games en colaboración con Foxtrot Games, mientras que en alemán fue publicado por dlp games. De las ilustraciones se ocupan Jason D. Kingsley (Lanterns: The Harvest Festival, Dead Men Tell No Tales), Adam P. McIver (Yokohama, Tiny Epic Quest, Ex Libris) y Beth Sobel (Wingspan, Between Two Cities, Snow Tails).

Seguir leyendo

Primeras Impresiones: Ophir

El templo debe ser restaurado en diversas fases. Estas serán completadas gracias a la donación de metales (plata y oro) por parte de los mercaderes. Los jugadores interpretarán a estos mercadores que deberán visitar las distintas localizaciones de Ophir para cerrar negocios que les permitan obtener ingresos suficientes para mejorar su barco y conseguir estos metales.

Nos encontramos con un Pick-Up & Deliver de manual. El juego nos ofrece un tablero compuesto por 7 hexágonos conectados entre sí, con únicamente 2 barreras que impiden el paso entre dos parejas de hexágonos concretos. Los jugadores controlan un pequeño barco con un espacio limitado para transportar materiales. La mayoría de hexágonos permiten obtener unidades de diversos recursos. Adicionalmente, hay dos hexágonos en los que los mercaderes pueden hacer cosas de mercaderes. En una, completar pedidos para obtener monedas, y en otra hacer donaciones al templo, ya sea en forma de metales para completar la construcción (y conseguir puntos de victoria) u otros materiales para obtener puntos de poder (y puntos de victoria).

Seguir leyendo