Primeras Impresiones: Tobago

Como leísteis en las crónicas, hace algunas semanas tuvimos la oportunidad de probar en casa de unos colegas este Tobago. El juego de Bruce Allen, con una producción de lujo, nos invita a formar parte de una expedición en busca de varios tesoros enterrados en la isla (y no la de Lost, aunque casi). Para ello cooperaremos entre todos para descifrar la ubicación exacta de cada uno de ellos. En nuestro turno podremos movernos por el terreno o jugar una carta de pista, la cual reduce el número de casillas en las que puede ubicarse un determinado tesoro. Cada vez que aportemos una pista, tendremos derecho a una parte del tesoro correspondiente. Cuantas más aportemos, mayor será nuestra recompensa. Pero cuidado, hay tesoros malditos que darán al traste con todo nuestro trabajo.

Portada de Tobago, fiel reflejo de lo que contiene la caja
Portada de Tobago, fiel reflejo de lo que contiene la caja

Dispondremos de un tablero formado por tres piezas (cada una de estas con dos caras, y combinables de diversas formas), con casillas hexagonales con un determinado tipo de terreno. Sobre ellas, además de nuestro flamante 4×4, habrá ciertos elementos como Estatuas, Palmeras y Chozas. Todos estos elementos se utilizarán para dar las pistas, que serán del tipo «el tesoro se encuentra en este tipo de terreno» o «el tesoro se encuentra adyacente a este elemento». Estas pistas vendrán determinadas por las cartas que tenemos en la mano. En nuestro turno podremos hacer una de estas acciones:

Seguir leyendo

Reseña: Last Will

Muchas veces un juego entra en tu ludoteca casi por casualidad. Seguramente has escuchado/leído buenos comentarios, aunque tampoco hayan sido nada del otro mundo. Pero un buen día, los astros se alinean y se pone a tiro a un precio irresistible. Y como soy de gatillo fácil… Así es como este Last Will se encuentra en mi estantería.

Tu tío ha muerto. ¡Hurraaa! Esta es tu oportunidad de hacerte rico. Nunca llegaste a conocerle, pero conoces las habladurías. Era uno de esos millonarios que consiguió una riqueza fuera de lo común durante el desarrollo de la Inglaterra victoriana. También tenía fama de demasiado centrado en los negocios como para tener amigos. En su lecho de muerte repasó sus vastas riquezas y se dio cuenta de que nunca se tomó el tiempo de disfrutarlas. De modo que decidió dejar su fortuna a su familiar más competente, aquel que resulte el mejor en disfrutar los placeres que el dinero puede comprar. En su última voluntad, tu tío dejo dispuesto que cada familiar vivo recibiría una cierta cantidad. Aquel que gaste esa cantidad en el menor tiempo posible conseguirá el resto de su fortuna. Pero no pienses que gastar todo ese dinero será tan fácil como parece.

Seguir leyendo