Reseña: My City

Introducción

Tras un largo viaje, finalmente has llegado a una nueva tierra. De inmediato comenzáis a construir y desarrollar una nueva ciudad. My City es un juego legacy, esto significa que el juego evoluciona con el transcurso de las partidas. Tú y tus compañeros dispondréis de tableros que serán modificados tras cada episodios. A lo largo de 24 fascinantes episodios experimentaras el crecimiento y la historia de tu ciudad desde el sus inicios hasta la era industrial.

Portada

Así se nos presenta My City, un diseño de Reiner Knizia (Tigris & Éufrates, Ra, Samurai, El Dorado). El juego fue publicado en 2020 por KOSMOS en una versión en alemán. De las ilustraciones se encarga Michael Menzel (Stone Age, Rococo, Agra).

El juego será publicado en nuestro país en una versión en español por Devir Iberia (el juego en sí es independiente del idioma, pero, obviamente, el reglamento no, y esto incluye a los sobres de cada episodio). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada por partida de unos 30 minutos. El precio de venta al público es de 37€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en alemán de KOSMOS.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,7×29,7×7,2 cm. (caja cuadrada estándar tipo Ticket to Ride), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 4 Tableros de Juego (de cartón)
  • 8 Sobres de la Campaña Legacy
  • 96 Losetas de Edificio (24 para cada jugador) (de cartón)
  • 4 Marcadores de Puntuación (de madera)
  • 24 Cartas de Construcción (56×87 mm.)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

My City es un juego de puzles con poliominós estructurado en una campaña legacy de 8 episodios con 3 partidas cada uno. Cada jugador dispondrá de un tablero cuadriculado con un río que lo atraviesa, casillas con árboles y piedras (sobre las que se podrá construir) y casillas con montaña y bosque (sobre las que no se puede construir). En cada turno se revelará una carta de un mazo que determinará qué pieza tienen que colocar los jugadores, teniendo que colocarla adyacente a alguna pieza ya presente en el tablero, intentando tapar todas las piedras y mantener los árboles visibles. Alternativamente, un jugador podrá pasar para no colocar la pieza, perdiendo un punto. Cuando un jugador considere que ya no va a poder sacar más puntos teniendo en cuenta las piezas que faltan por salir, puede retirarse de la partida sin perder puntos. La partida finaliza cuando todos los jugadores se han retirado o se agota el mazo de cartas, evaluándose los criterios de puntuación de la partida (que varían según el episodio en el que nos encontremos). El juego también incluye un modo de juego no legacy.


Conceptos Básicos

Empecemos con el Tablero. Este muestra un territorio dividido en una parrilla de 11 filas y 11 columnas. En estas casillas encontramos diversos tres tipos de terreno: bosque, montaña y pradera. Los dos primeros no podrán ser ocupados de entrada. En las casillas de pradera encontraremos también piedras y árboles. Los primeros restarán puntos (interesará cubrir estas casillas), mientras que los segundos proporcionarán puntos (interesará no cubrir estas casillas). En el margen superior encontramos un track de puntuación de casillas numeradas del 0 al 50 (cada jugador dispondrá de un marcador para indicar los puntos de los que dispone, ya que durante la partida pueden perderse). Encontramos también una serie de recuadros en tonos madera que serán utilizados durante la campaña. El tablero muestra una segunda cara sin estos espacios adicionales destinado a un modo de juego fuera de la campaña.

Tableros

Y es que, como ya hemos dicho, My City es un juego legacy estructurado en 8 capítulos de 3 episodios (24 partidas en total). Para cada capitulo se dispone de un Sobre en el que encontraremos, como mínimo, una hoja que incorpora nuevas reglas, así como una hoja resumen para la puntuación de final de cada partida, además de otros componentes asociados a cada capítulo.

Sobres

El elemento clave del juego son las Losetas de Edificios. Son poliominós (piezas que cubren de 2 a 5 casillas interconectadas). Inicialmente se dispondrá de 27 piezas, 9 en cada uno de los tres colores: azul, amarillo y rojo. A la hora de colocar estas piezas en el tablero se deberán cumplir ciertas reglas indicadas en cada episodio.

Piezas

Finalmente tenemos las Cartas de Construcción, que determinan el orden en el que los jugadores deben colocar las piezas en su tablero personal. Este mazo, además, determina la duración máxima de la partida.

Cartas

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Cada jugador toma su tablero (en la primera partida se pone el nombre en la esquina superior izquierda) y un conjunto de losetas con el mismo símbolo en su parte trasera.
  2. Cada jugador recibe un marcador de puntos de victoria que coloca sobre la casilla con el numero en color plata.
  3. Se mezcla el mazo de cartas y se coloca bocabajo a un lado.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de My City se desarrollar a lo largo de un numero máximo de turnos delimitados por el mazo de cartas de construcción.

En cada turno, se revela la siguiente carta del mazo y los jugadores tendrán tres opciones:

  • Colocar la loseta de edificio indicada en la carta en su tablero personal. Se deben cumplir las siguientes reglas de colocación (salvo que el episodio indique lo contrario):
    • La primera loseta debe colocarse en una casilla que colinde con el río.
    • Una vez haya al menos una loseta en el tablero, cualquier nueva loseta deberá colocarse de forma que conecte con al menos una loseta ya colocada en una casilla.
    • No se pueden cubrir casillas de montaña o bosque.
    • Si se pueden cubrir casillas con piedras o con árboles.
    • No se puede colocar una loseta de forma que atraviese el río, aunque si se podrá colocar al otro lado del río (las losetas que ocupen casillas separadas por el río se consideran conectados).
  • Pasar, perdiendo un punto de victoria (si el jugador no tiene puntos de victoria no puede escoger esta opción).
  • Retirarse, sin colocar la pieza y sin perder puntos. El jugador habrá finalizado su participación y esperará a que terminen los demás.

Una vez todos los jugadores han escogido opción, se procede con un nuevo turno.

Detalle Mina

Fin de la Partida

La partida finaliza una vez que todos los jugadores se han retirado o se ha revelado la última carta del mazo, procediéndose a evaluar los criterios de puntuación indicados según la partida del episodio en curso. En función de la clasificación relativa entre los jugadores, estos recibirán puntos de campaña (que deberán tachar en su tablero personal), así como diversos elementos (beneficiosos o perjudiciales) que deberán añadir a su tablero o sus piezas.

Muchos de los criterios premian/penalizan al jugador con la mejor puntuación, al segundo con la mejor puntuación y al resto de jugadores. En partidas a dos jugadores no habrá segunda posición.


Variantes

Modo Eterno: este modo de juego simplemente necesita los elementos que han entrado en juego durante los primeros tres episodios. Cada jugador dispone de un conjunto de 27 piezas de edificio y el mazo cuenta con 28 cartas. El desarrollo de la partida es el mismo que en el juego legacy. Los criterios de puntuación que aplican al final de la partida son:

  • 2 Puntos por cada casilla con 2 árboles.
  • -2 Puntos por cada casilla con 2 piedras.
  • Para cada color de edificio, un punto por cada edificio dentro del grupo más grande de edificios conectados entre sí de dicho color.
  • 3 Puntos por cada iglesia que colinde con al menos un edificio de cada color.
  • 4 Puntos por cada pozo con un edificio distinto en cada una de las 4 casillas ortogonalmente adyacentes al mismo.
  • -1 Punto por cada casilla de prado vacía.

Opinión Personal

De todos es conocido que, para mí, el Doctor Reiner Knizia está en un pedestal. Es cierto que su nivel de producción ocasiona que tenga diseños de todos los niveles, pero en cuanto a cantidad de diseños de alto nivel que han logrado transcender es abrumadora. Tras algunos años de vacas flacas, parece que el diseñador alemán está disfrutando de una segunda juventud, viendo como cada año sale algún diseño suyo que es nominado a premios y alcanza notoriedad. Y en 2020 ese diseño es el juego que hoy nos ocupa está causando sensación, en parte debido a la nominación al Spiel des Jahres. Vamos a ver por qué ha llamado tanto la atención.

My City es un nuevo juego de colocación de losetas con formas de piezas de Tetris, o lo que es lo mismo, poliominós (polígonos conformados por casillas cuadradas conectadas entre sí). Los jugadores conformarán una ciudad utilizando cada uno un mismo conjunto de losetas que irán desplegando en un tablero personal intentando optimizar ciertos criterios de puntuación.

Detalle Pozo

La mecánica principal será una selección simultanea de acciones mediante un mazo de cartas que determinará qué loseta toca colocar en cada turno, algo que ya hemos visto en numerosos juegos como Take it Easy! (aquí su tochorreseña), Karuba (aquí su tochorreseña) o NMBR 9 (aquí su tochorreseña), que ha pasado a denominarse en la BGG como mecánica de Bingo (por aquello de que es un jugador el que va cantando qué toca poner). Obviamente, habrá que cumplir ciertas restricciones a la hora de colocar las losetas sobre el tablero, pero nada especialmente espectacular.

¿Dónde está la gracia entonces? Pues que, oh sorpresa, My City es, además, un juego legacy. Si, un legacy de colocación de poliominós. De esta forma, la única partida en la que los jugadores tendrán la opción de calcar a sus rivales será la primera, ya que, a lo largo de ocho capítulos de tres episodios cada uno.

Cada capitulo viene recogido en un gran sobre que altera las reglas, introduciendo nuevos conceptos mecánicos y/o nuevos criterios de puntuación, además de un montón de pegatinas que se irán colocando sobre diversas casillas en función de como haya acabado la última partida. Así, el tablero de cada jugador irá evolucionando partida tras partidas, y el interés por el juego, en teoría, se mantendría al tener siempre una pequeña sorpresa escondida tras cada partida.

Y en este sentido tengo que admitir que My City, como peso medio-ligero cumple su función perfectamente. Partidas de media hora entretenidas, buscando optimizar e intentando diferenciarse de los demás para ser quien mas puntos obtenga e ir tachando casillas en el marcador de puntos de campaña para proclamarse vencedor definitivo al término de la vigésimo cuarto episodio.

Detalle Losetas

Cada partida tiene su pequeño giro que supondrá un pequeño soplo de aire fresco para que el asunto no se vuelva demasiado repetitivo, aunque la duración de cada partida rara vez superará la media hora (a no ser que en la mesa haya uno o varios jugadores que se piensen demasiado qué hacer con cada pieza).

Además, que cada jugador vaya separándose del resto en cuanto a cómo va alterándose su tablero es un punto importante, porque para mi el gran defecto de estos juegos en los que todos deben colocar piezas en un mismo orden es la total falta de interacción y la posibilidad de realizar los mismos movimientos.

Es cierto que en las primeras partidas es posible y esta sensación puede rondarnos. Pero la combinación de subida de nivel en los criterios de puntuación más la alteración del tablero funciona bastante bien. Y como las partidas se ventilan en un periquete, las ganas de volver a traerlo a mesa aguantan al menos hasta que se complete la campaña.

Detalle Mazo

Aquí es donde aparece el lado negativo. Y es que, una vez completada, el juego pasa a tener poco interés, aun ofreciendo un modo externo. Todos sabemos que cualquier juego con un modo legacy deja de tener interés una vez completado dicho modo, aun pudiendo volver a jugar con el juego como haya finalizado o, como en este caso, en un modo alternativo que prescinde del elemento que le da personalidad. Pero bueno, teniendo en cuenta el coste del precio, sacarle veinticuatro partidas a un peso medio-ligero no esta nada mal. Si completamos la campaña, el juego estará totalmente amortizado.

También quiero remarcar que se trata de un juego familiar que utiliza la campaña para elevar progresivamente el nivel de dificultad (aunque sin alcanzar nunca niveles especialmente exigentes). Y si excluimos el aliciente que supone la campaña, como juego de colocación de poliominós exclusivamente puede quedarse cortito. Sin embargo, la combinación resulta satisfactoria.

Para que os hagáis una idea de los criterios que van apareciendo, en algunas ocasiones nos pedirán conformar grupos de colores, en otras intentar rodear ciertos elementos con edificios distintos, en otras conectar colores distintos… Por separado no son gran cosa, pero cuando se acumulan en una misma partida, la atención se dispersa y no es tan trivial decidir donde colocar cada pieza.

Otro detalle importante que debemos destacar es que se trata de una campaña cuyo aporte temático es prácticamente nulo. Y el juego no intenta esconderlo con algún tipo de narrativa vacía. Es cierto que se utiliza como hilo conductor el desarrollo de una ciudad a lo largo de las eras, pero al final no es mas que una excusa para poder dar cabida a las nuevas mecánicas que se incorporen con cada capítulo.

Para que os hagáis una idea, este My City se acerca mas a las campañas que propusieron en su día Charterstone (aquí su tochorreseña) o Scythe: El Auge de Fenris (aquí su tochorreseña), que son mas una excusa que realmente un recurso narrativo, aunque aquí ya es extremo (como mucho una frase al comienzo de cada episodio). Lo bueno es que es complicado que nos acusen de destripar la campaña, cuando la novedad en cada partida es puramente mecánica.

Detalle Puntuación

Lo veo muy recomendable para quienes, gustándole los juegos de puzles como los mencionados anteriormente y quieran experimentar lo que es un juego legacy sin muchas complicaciones. Pero como juego exclusivamente de poliominós (dejando a un lado la campaña) creo que hay títulos mas recomendables.

La escalabilidad en este tipo de juegos es perfecta, porque el nivel de interacción suele reducirse a comparar el estado final de cada tablero, por lo que funciona perfectamente a dos, tres y cuatro jugadores. Es cierto que, a medida que la campaña progresa si que aparecen ciertos elementos interactivos, pero sin que afecte a este aspecto.

En cuanto a la rejugabilidad, ya hemos comentado que la campaña le confiere a este juego una mecha que no suelen tener otros diseños comparables, y verá mesa con cierta regularidad hasta que se complete la susodicha, momento en el que entonces pasará a acumular polvo en la estantería. Pero lo dicho, que nos quiten lo bailado, que a ver cuantos juegos con 24 partidas tenemos en nuestras estanterías.

Pasemos a la producción. Nos encontramos con unos elementos correctos, con un cartón de grosor aceptable (aunque un prensado mejorable), unas cartas de gramaje aceptable, respuesta elástica normalita y textura en lisa (no es necesario el enfundado porque solo vamos a barajar el mazo al comienzo de la partida) y algunos elementos de madera con cortes normales. El reglamento está aceptablemente bien estructurado y no deja lugar a dudas. Es un acierto que se incluya la pequeña hoja de resumen para tener claro qué puntúa en cada episodio.

Detalle Loseta

Y en lo referente al aspecto visual, sensaciones encontradas. El tablero personal es sugerente, con un clásico paisaje de Menzel. Sin embargo, las losetas de edificios muestran un fondo gris liso que resulta muy poco atractivo. Unos caminos o algo de ornamento alrededor de unos edificios que, por otro lado, no están nada mal. Lo mejor, sin duda, la portada, que refleja bastante bien de lo que va el asunto.

Y vamos cerrando. My City es un juego de colocación de poliominós con mecánica de selección simultanea de acciones tipo bingo que tiene como gran aliciente una campaña legacy mediante la que cada jugador irá alterando su tablero y sus piezas. Su principal defecto es que una vez agotada la misma, el juego perderá casi todo el interés (saliendo a relucir los principales defectos típicos de estos juegos, como la falta de interacción). Pero la combinación es suficientemente satisfactoria y mantendrá las ganas de sacarlo a mesa. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

6 comentarios en «Reseña: My City»

  1. Estupenda tochoreseña, me encantan los juegos legacy (ese seguir jugando a ver qué pasa…). Sin embargo, tengo la duda de decidirme entre La Isla de los Gatos y este.
    ¿Con cuál te quedarías?
    Gracias.

    Responder
    • A mi me motiva mas La Isla de los Gatos, que como juego de poliominós me parece de lo mejor que ha salido en los últimos tiempos, con interacción, con decisiones de peso, ajustado en tiempo. My City tiene la virtud de mantenerte con ganas de sacarlo a mesa por la campaña. Me queda completar el último capitulo (que ya he mirado de qué iba para saber todo lo que ofrece la campaña) y cuando la termine dudo mucho que vuelva a sacarlo a mesa teniendo otros diseños de tipo bingo que me gustan, como Take it Easy. Eso sí, 24 partidas. No tengo tantos juegos con ese numero de partidas en mis estanterías. Es un juego para pasar la campaña, con lo que queda totalmente amortizado.

    • Los tableros personales se rellenan con bastantes pegatinas. Lo que sí veo posible es jugar la campaña 2 veces en partidas a 2 jugadores.

  2. Oye muchas gracias por tu reseña. La verdad es que nunca he jugado un Legacy y aún no se si me llaman demasiado. Lo que me hecha abajo es que si lo comienzas, siempre debes jugarlo con la misma persona(s) hasta que se acabe. Si alguien te visita y dice «oh que bien se ve este, juguemoslo?», lo siento, ese no se puede porque contigo no lo estoy jugando… y tampoco puedes comenzarlo de nuevo si ya hay uno en curso, jaja.

    Responder
    • Bueno, este tipo de juegos permiten añadir jugadores en mitad de la campaña así como dejar que abandonen la misma. En este juego incluso es menos grave pues al no haber un hilo narrativo, pues no hay que poner al día a nadie. Pero lo recomendable es jugar todas las partidas con el mismo grupo.

Deja un comentario