Reseña: Augustus

Introducción

Tras el asesinato de Julio César, el 15 de marzo del año 44 a. C., su hijo adoptivo Cayo Octavio decide regresar a Roma. En seguida manifiesta una gran ambición y un deseo de control político, y el 31 a. C. ya gobierna solo. Tres años después, el Senado le concede el título de Princeps senatus, el primer miembro del Senado en hablar sobre un tema, antes que el resto de la asamblea. El 27 a. C. recibe el título de Augustus, aquél cuyas palabras tienen el poder de la predicción. A los 36 años de edad, Augusto se convierte en el primer Emperador romano y divide el Imperio en provincias. Ahora sois legati Augusti, representantes de Augusto, y vuestra misión será mantener las instituciones existentes en las provincias del Imperio. Pero vuestra ambición os lleva a desear el título de cónsul, elegido cada año por el Senado. Para ello deberéis contar con el apoyo de los senadores más influyentes y controlar provincias que os permitan reunir tanta riqueza como sea posible. Únicamente el más poderoso de entre vosotros podrá reclamar este título.

Portada

Así se nos presenta este Augustus, un diseño de Paolo Mori (Vasco da Gama, UR, Libertalia o Dogs of War). El juego se publicó en 2013 de la mano de Hurrican, y fue nominado al Spiel des Jahres de ese mismo año. De las ilustraciones se encarga el gran Vincent Dutrait, responsable de juegos como Lewis & Clark, Madame Ching o la reciente reedición de Medici.

El juego se encuentra distribuido en nuestro país por Asmodee Ibérica en español, aunque el juego es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 6 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de compra recomendado es de 29,95 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la edición en alemán de Hurrican.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,7×29,7×7,2 cm. (caja cuadrada estándar tipo Ticket to Ride), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 88 Cartas de Objetivo (80×80 mm.)
  • 48 Legionarios (de madera)
  • 23 Losetas de Movilización (de cartón)
  • 12 Losetas de Recompensa (de cartón)
  • 4 Losetas de Referencia (de cartón)
  • Bolsa (de tela)
  • Bloc de Puntuación (de papel)
  • Reglamento
Contenido

Mecánica

Augustus es un juego de mesa familiar en el que mediante un sistema similar al Bingo los jugadores irán completando una serie de cartas colocando sus legionarios sobre los distintos símbolos que se muestren en ellas. Al hacerlo, se acumularán puntos de victoria, se desencadenarán diversos efectos y se optará a conseguir losetas de bonificación.


Conceptos Básicos

Comencemos con las Cartas de Objetivo. Lo primero que hay que decir es que existen dos tipos de objetivos: Provincias y Senadores. Los primeros, con fondo claro, representan distintas regiones que proporcionan una serie de bienes al jugador (la mayoría de ellos irrelevantes), pudiendo pertenecer a tres zonas: Europa (verde), Asia (morado) y África (amarillo). Los senadores simplemente mostrarán una ilustración del personaje sobre un fondo oscuro. El resto de la anatomía de la carta es común en ambos tipos:

  • En el margen inferior encontramos el número del objetivo (será relevante para el orden de resolución), el nombre de la provincia o senador, y una cantidad en puntos de victoria (un circulo amarillo con una corona de laurel). Si se trata de una provincia, esta información aparece sobre una cenefa del color de la región a la que pertenece (verde-Europa, naranja-África y Morado-Asia). Algunos objetivos proporcionan una cantidad de puntos variables dependiente de una condición, mostrando un símbolo de interrogación en vez de una cantidad concreta de puntos de victoria.
  • En el margen izquierdo muestran una serie de símbolos correspondiente con las losetas de movilización (de las que hablaremos después). Estos símbolos serán los que los jugadores deberán cubrir para poder completar la carta de objetivo.
  • Finalmente, en el margen derecho podemos encontrar una especie de estandarte con el efecto que el objetivo aplica una vez sea completado (hay objetivos que no tienen efectos). Existen efectos permanentes y otros de aplicación única.
Objetivos

El elemento principal de actuación de los jugadores serán los Legionarios. Estos legionarios se irán colocando sobre los símbolos de las cartas de objetivos, con la intención de ocupar todos ellos para poder completarlos. El número de legionarios del que dispone un jugador es limitado. Si tuviese a todos sus legionarios colocados sobre objetivos, siempre podrá desplazarlos a otros espacios de objetivo.

Legionarios

Los símbolos sobre los que se podrán colocar legionarios vendrán determinados por las Losetas de Movilización. Existen siete tipos de losetas: Espadas, Escudos, Carros, Catapultas, Estandartes, Puñal y Comodín (se puede colocar en cualquier símbolo). Estas losetas se irán sacando de una bolsa y, una a una, los jugadores podrán ocupar un espacio coincidente en alguno de sus objetivos con un legionario.

Losetas de Movilización

Por último, tenemos las Recompensas. Estas proporcionan puntos de victoria adicional en función de los objetivos que los jugadores vayan completando. Existen tres tipos:

  • Recompensas de Tipos de Objetivos: el primer jugador en completar una serie de objetivos específicos podrá reclamarlos. Cada una de estas recompensas solo puede ser reclamada por un jugador (el primero que consiga cumplir la condición).
  • Recompensas de Número de Objetivos: a medida que los jugadores completen objetivos podrán reclamar una de estas recompensas, aunque solo una de este tipo para toda la partida. Al igual que las recompensas anteriores, estas no podrán cambiar de mano durante la partida.
  • Recompensas de Recursos: son recompensas que podrá reclamar aquel jugador que sea el que más objetivos con el tipo de recurso indicado, oro o trigo, haya completado. Estas recompensas cambiarán de manos durante la partida.
Recompensas

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se baraja el mazo de cartas y se entregan 6 a cada jugador. De estas 6, cada jugador deberá escoger 3 y descartar otras 3, que se colocan en el fondo del mazo.
  2. El mazo se coloca en el centro de la mesa y se revelan las 5 primeras, que se colocan visibles a todos los jugadores.
  3. Se crea una reserva general de legionarios, entregando 7 a cada jugador.
  4. Se colocan las losetas de recompensa en el centro de la mesa, organizadas por tipo.
  5. Se introducen las losetas de movilización dentro de la bolsa y se agita un poco.
  6. Finalmente, se escoge al pregonero que comenzará sacando fichas en primer lugar (según el reglamento, el jugador de mayor edad).

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Augustus consta de un número indeterminado de rondas hasta que se cumple la condición de finalización.  Cada ronda se desarrolla de la siguiente forma:

  1. El pregonero saca una nueva loseta de movilización de la bolsa y la canta en voz alta.
  2. Todos los jugadores, incluido el pregonero, pueden mover uno de sus legionarios a un objetivo que posea un símbolo coincidente con el que acaba de anunciar el pregonero.
  3. Aquellos jugadores que completen objetivos deberán decir en voz alta «Ave Cesar».
  4. Se evalúan los objetivos completados por los jugadores en orden ascendente según el numero mostrado en el objetivo:
    • El jugador retira todos los legionarios del objetivo completado y desplaza la carta a la zona de objetivos completados.
    • Si el objetivo aplicaba algún efecto, este se lleva a cabo en este mismo instante. Es posible que, gracias al efecto de un objetivo completado, se completen objetivos adicionales. La resolución de estos objetivos se hace de forma encadenada, independientemente del número de estos otros objetivos inicialmente no completados.
    • El jugador puede reclamar recompensas.
    • Finalmente, escoge una nueva carta de objetivo de las disponibles en el centro de la mesa. Tras esto, se revela una nueva carta para cubrir el objetivo.
  5. El pregonero aparta la ficha cantada y comienza una nueva ronda.
Detalle de Zona del Jugador

En el momento que el pregonero saque una loseta de comodín, todas las losetas sacadas en turnos anteriores se vuelven a meter en la bolsa, pasando esta al jugador de la izquierda, que se convierte en el nuevo pregonero.


Fin de la Partida

La partida finaliza al término de la ronda en la que al menos un jugador ha conseguido completar 7 o más objetivos. Tras ello, se procede a la evaluación final. Cada jugador suma:

  • Los puntos que proporcionen las losetas de recompensa que posean.
  • Los puntos que muestran las cartas de objetivo completadas (las incompletas no cuentan).
  • Los puntos que proporcionen los poderes de las cartas de objetivo completadas (las incompletas no cuentan).

El jugador con mayor cantidad de puntos de victoria será el vencedor, proclamándose Cónsul. En caso de empate, el jugador que controle mayor número de senadores será el ganador. Si la igualdad persiste, se comparte la victoria entre los empatados.

Bloc de Puntuación

Opinión Personal

Hoy toca analizar uno de esos familiares que dieron bastante que hablar allá por el 2013. Un título del que lo primero que oías era que se trataba de un bingo vitaminado. ¿Será verdad esta simplista afirmación? Vamos a verlo.

Ya ha llovido bastante para como para intentar esconder que, realmente, Augustus toma como eje principal el sistema de uno de los juegos de azar más conocidos del mundo, esto es, una bolsa de la que se van extrayendo elementos para que el resto de jugadores vayan completando una tablilla con la esperanza de ser los primeros en conseguirlo.

Bien, ahora las vitaminas. Para empezar, el conjunto de valores que se pueden extraer de la bolsa se reducen a 6 (espadas, escudo, carro, catapulta, estandarte y daga). Pero, aunque solo tengamos 6 opciones, la distribución de las mismas en la bolsa es decreciente. Así, hay seis losetas con espadas, mientras que solo hay una loseta con daga.

Detalle Recompensas

De igual forma, también se reduce el margen de maniobra a la hora de marcar elementos. Mientras que en el bingo estándar uno simplemente tacha a la espera de cantar línea o bingo, aquí dispondremos de unos meeples legionarios que iremos desplazando por los distintos símbolos. ¿Lo interesante? Que solo dispondremos de 7, pudiendo llegar un momento en el que no tengamos más en la reserva y no nos quede más remedio que desplazar alguno ya colocado.

Sigamos. Las cartas de objetivo (los cartones), tienen un valor en puntos de victoria (relacionado con lo fácil o difícil que sea completarlos en función del conjunto de símbolos a rellenar). Opcionalmente, pueden mostrar un efecto que se desencadena en el momento de completarlo.

Y, por último, tenemos las losetas de recompensa que, en cierto modo, nos guiaran a la hora de decidir qué objetivos priorizar, tanto a la hora de completarlos como a la hora de sustituirlos.

Detalle Mazo de Cartas

Y poco más. No parece mucho ¿verdad? Pues tengo que deciros que a mí me sorprendió gratamente desde la primera partida. ¿Es un bingo vitaminado? Por supuesto. Pero ¡qué bien le sientan las vitaminas al concepto!

Ahora se convierte en una carrera que no depende únicamente del factor suerte. De entrada, hay que tener en cuenta las estadísticas a la hora de escoger objetivos, ya que hay que pensar en ciclos de pregonero. Cada vez que se resetee la bolsa, las probabilidades de que aparezcan espadas serán mucho mayores que las de que aparezca la única daga. Así, tomar objetivos con varios de estos símbolos con poca representación dentro de la bolsa supondrá un riesgo.

Loseta de Resumen

Pero claro, como es obvio, los objetivos que muestren pocos símbolos y, además, sean de los más comunes, proporcionarán un beneficio exiguo. La clave estará, pues, en escoger sabiamente según el momento. Lo que hay que evitar es acumular objetivos con muchos símbolos en común, salvo que logremos combinar los efectos de manera que se pueda pegar un acelerón.

El vencedor de la partida se va a decidir en función de las losetas de recompensa, ya que proporcionan jugosos puntos de forma «gratuita», aunque habrá que competir por ellos. Estos objetivos nos guiarán a la hora de tomar nuevos objetivos, a la vez que nos hará tener un ojo puesto en el resto de competidores.

Detalle Losetas de Movilización

Así, Augustus toma la esencia del bingo y la combina con elementos de eurogame para darle ese pequeño giro que lo convierte en un gran familiar que permite sentar a grandes y mayores a la mesa. La tensión que se genera en ese instante que solo te queda un símbolo para completar un objetivo es deliciosa. Y lo mejor, como siempre, cantar Ave Cesar/Bingo. Un familiar que cumple sobradamente con su proposito, consiguiendo que jugadores de todo tipo pasen un buen rato. Obviamente, jugadores acostumbrados a diseños mas exigentes encontrarán en Augustus poco más que un pasatiempo sin complicaciones, pero lograr sentar a la mesa a grandes y pequeños y que el juego enganche no es algo sencillo.

También me gustaría alabar el buen trabajo de tematización. Lograr pegarle un tema a un bingo no es algo sencillo, y que, mas o menos, todo encaje, tiene su mérito. Los objetivos representan provincias a conquistar o senadores a convencer. Para ello desplazaremos tropas que nos permitan tomar su control. Este desplazamiento se realiza mediante ordenes militares representadas con las losetas de movilización, aunque estas ordenes parezcan realizadas por un comandante borracho. Finalmente, a largo plazo los jugadores intentan alcanzar metas mayores, representadas por las recompensas. Todo ello en pos de aumentar nuestro prestigio y alcanzar la posición de Cónsul. Como digo, un tema nada mal implementado.

El mayor problema que tiene Augustus es que, precisamente, esas vitaminas pueden no sentarle bien a jugadores ocasionales que no estén acostumbrados a tanta simbología. Y es que cada carta está repleta de elementos que, cuando uno de estos jugadores los ve por primera vez, abre los ojos como platos. Es un efecto similar al que ocurre con 7 Wonders (aquí su tochorreseña). Juegos mecánicamente muy simples, pero que no resultan sencillos de explicar una primera vez al público al que están enfocados. Lo mejor en estos casos es pasar a la acción y dejar que la gente pregunte unas cuantas veces qué es cada símbolo hasta que lo asimilen.

Otro de las pequeñas pegas que se le pueden poner al diseño de Mori es la escalabilidad. Sin embargo, creo que Augustus comienza a ser una muy buena opción a partir de 4 jugadores en mesa. Partidas con 2-3 jugadores pierden tensión al existir un mayor marcaje y control entre los jugadores, algo que no le sienta bien al diseño. Para ese número de jugadores hay familiares más interesantes.

Detalle Bolsa

La rejugabilidad, para ser un juego de corte familiar, es más que aceptable, con un buen mazo de cartas que permite establecer ciertas sinergias entre ellas. Además, gracias al juego simultaneo y a la rapidez del desarrollo, es habitual encadenar varias partidas en una misma sesión. Ligeramente adictivo.

Pasemos a la edición. Nos encontramos con una caja sobredimensionada (una caja tipo Carcassonne habría sido más adecuada) con elementos de calidad más que aceptable. Las cartas no están mal, aunque el gramaje es algo pobre. Pero tienen buena respuesta elástica y textura en lino agradable. Los elementos de madera (los legionarios) son estándar, nada a destacable. Y los elementos de cartón tienen un grosor adecuado. Podríamos decir que es una edición correcta, pero que no llama la atención por nada en especial. Si acaso, el reglamento, que está bastante bien estructurado.

A los pinceles está uno de los mejores ilustradores en lo que a juegos de mesa se refiere. Vincent Dutrait es todo un referente y aquí encaja perfectamente. Todas las cartas son distintas y la portada es realmente atractiva. Probablemente sin las ilustraciones de este gran artista Augustus habría tenido menos repercusión.

Detalle de Legionarios

Y vamos cerrando. Augustus es un muy buen familiar que toma la esencia del Bingo para añadirle mecánicas de eurogame y conseguir un diseño bastante interesante y relativamente adictivo. Su aspecto más negativo podría ser que tiene una importante carga simbólica, algo que suele ser una barrera de entrada para jugadores ocasionales que no estén acostumbrados. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

7 comentarios en «Reseña: Augustus»

  1. ¡Hola Misut!

    Lo primero, felicitarte por la reseña y por el blog. Hace un montón de tiempo que te sigo, y ya no me compro un juego sin antes leer con detalle tus análisis. Siempre son de gran ayuda. Casi me da vergüenza haberte leído durante tanto tiempo sin comentar…

    Sobre el Augustus, a mí me parece un excelente juego como introducción para los no jugones. Yo cometí el error de «venderlo» como un bingo y luego me di cuenta de que para los no jugones el tema de la simbología y la estrategia de ir a por objetivos no es tan trivial como parece… Pero superada la primera partida, va perfecto para las sobremesas domingueras en familia.

    Me permito ahondar en la comparación que haces con el 7 Wonders, porque salvando las distancias a mí me deja algunas sensaciones muy similares: Primero por las simbologías y lo acertado de las ilustraciones/ambientación, segundo porque no hay entreturnos, todo el mundo juega a la vez y eso lo hace muy dinámico (incluso con mucha gente), y tercero por esa tensión que se genera durante el recuento final de puntos de cada una de las categorías.

    Por cierto, yo pillé la versión alemana por 10€ en Amazon Alemania, cuando en Amazon España está a 40€. Que alguien me lo explique… Y contacté con Asmodee Ibérica para conseguir las intrucciones en PDF en español. Para mi sorpresa, me dijeron que ellos nunca habían sido distribuidores de este juego… Desde Hurrican US sí que las mandaron sin problemas, si alguien las necesita que me las pida.

    Y lo de la caja y el aire que lleva es de juzgado de guardia… Yo tengo todos los componentes dentro de una caja de bombones más pequeñita para cuando lo quiero sacar de casa. Lo mismo que hice con el Splendor, porque en sus cajas originales creo que ambos deben flotar en el mar sin ningún problema 😀

    En fin, tochocomentario 😉 Felicidades por el blog y sigue así.

    Saludos.

    Responder
    • Da gusto recibir tochocomentarios así que completen la reseña. Ambos, Augustus y 7 Wonders están en esa delgada linea roja entre el familiar asequible y el euro medio. Son juegos que, una vez asimilados, hacen evolucionar a los jugadores abriendo la puerta a diseños algo mas complejos. Los jugadores no habituados a tanta información en poco espacio suelen agobiarse. Por eso, cuando saco alguno de estos, siempre es preferible una partida tutorial y que vayan preguntando ellos los simbolos y asimilandolos sobre la marcha, mas que intentar transmitirselos todos del tiron. Así, además, los jugadores progresan durante la propia partida y se quedan con ganas de repetir ahora que ya entienden algo mejor como funciona la historia. Pero es importante el detalle, ya que los que llevamos algún tiempo en el mundillo lo vemos como algo trivial, y no lo es en absoluto.

      Un saludo y muchísimas gracias!

    • Hola… Disculpa la caradura, pero… Seria mucha molestia, si me pudieses pasar las reglas del Augustus? Muchísimas gracias por adelantado.

      Xavi
      xcenzano(a)yahoo.es

    • No lo conocía la verdad. Aunque tampoco suelo reseñar juegos de este tipo. A ver si alguno de los canales amigos que si se centran mas en este género le dan mas visibilidad. Saludos!!

Deja un comentario