Reseña: Samurai

Introducción

En el año 1336, el Emperador de Japón ha perdido completamente su autoridad, quedando casi como una figura decorativa. A lo largo del país, los poderosos señores de la guerra, los Daimyo, se han levantado en armas para reclamar el dominio sobre las tierras y sus recursos. Pero, para poder tomar el control de las regiones, los jugadores dependerán de los servicios prestados por esos nobles y valerosos guerreros de elite conocidos como Samuráis.

Portada
Portada

Así se nos presenta este Samurai, una de las grandes obras de Reiner Knizia y que forma parte de su conocida Trilogía de Colocación de Losetas, junto a Tigris & Éufrates y A Través del Desierto. El juego se publicó por primera vez en 1998 de la mano de Hans im Glück y Rio Grande Games. Debido al éxito, el juego fue editado en varios países más. En 2015 fue reeditado por Fantasy Flight Games. De las ilustraciones se encarga el eterno Franz Vohwinkel (Ra, Tikal, Puerto Rico).

El juego no se encuentra publicado en nuestro país, por lo que tendréis que tirar de importación si estáis interesados. Afortunadamente, el juego es completamente independiente del idioma (a excepción del reglamento). Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de unos 60 minutos. El precio de compra recomendado de la primera edición es de 39,95 €, y el de la edición de Fantasy Flight Games 59,95 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la primera edición en polaco.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.



Contenido

Dentro de una caja de cartón de 2 piezas (tapa y fondo), de dimensiones 37,1×27,2×5,6 cm. (caja rectangular grande similar a Alta Tensión o PitchCar), nos encontramos los siguientes elementos:

  • 39 Figuras (de baquelita):
    • 13 Yelmos
    • 13 Budas
    • 13 Campos de Arroz
  • 80 Losetas Hexagonales (20 de cada color: amarillo, rojo, verde y azul) (de cartón)
  • 4 Pantallas (de cartulina)
  • Tablero de Juego (dividido en 4 partes) (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Samurai es un juego de colocación de losetas y control de áreas (mayorías) en el que los jugadores dispondrán de una serie de fichas hexagonales que irán colocando sobre el tablero. Estas fichas aportan un determinado nivel de fuerza a la hora de luchar por los 3 tipos de elementos en juego presentes en los poblados y ciudades. Cuando un emplazamiento es completamente rodeado, se evalúa qué jugador obtiene cada tipo de ficha en función de dichas losetas. El objetivo es ser el jugador con mayoría de piezas de dos de los tres tipos.


Conceptos Básicos

El terreno de juego se representa mediante una serie de Tableros ensamblables como piezas de puzle que representan las islas de Japón (Honshu, Kyushu, Shikoku y Hokkaido). Estos tableros muestran una rejilla de casillas hexagonales que pueden contener un poblado/ciudad, tierra firme o agua. En función del número de jugadores habrá más o menos casillas disponibles.

Tablero
Tablero

Los jugadores dispondrán de una serie de Losetas Hexagonales que irán colocando sobre los tableros. La gran mayoría de estas losetas solo podrán colocarse sobre casillas de tierra, aunque algunas podrán ubicarse en casillas de agua. Hay dos tipos de losetas, las que muestran un pequeño kanji en su frontal y las que no. Las primeras podrán jugarse a discreción, mientras que de las segundas solo podrá colocarse una loseta por turno.

Losetas Estándar
Losetas Estándar

Los jugadores pugnarán por obtener una serie de Figuras que representan el control sobre el ejército (yelmos), los campesinos (campos de arroz) y la religión (budas). La cantidad de estas piezas en juego dependerá del número de jugadores. Aquel jugador que controle la mayoría de dos de estos tres tipos se hará con la victoria. Estas figuras se encontrarán sobre las casillas de poblado/ciudad, de forma que, en el momento que estos emplazamientos sean completamente rodeados por piezas se evaluará qué jugador se lleva cada figura. En caso de empate, la figura será descartada.

Figuras
Figuras

Las losetas contienen una serie de puntos de fuerza para pugnar por las diferentes figuras. Así, hay losetas específicas para yelmos, campos de arroz o budas, aunque también hay otras, los samuráis, que aportan fuerza para todos los tipos de figuras. Adicionalmente, existen algunas losetas especiales que permiten acciones alternativas a simplemente añadir fuerza en un determinado punto del tablero.

Losetas Especiales
Losetas Especiales

Los jugadores gestionarán en cada turno una mano de 5 losetas que esconderán tras su pantalla con forma de biombo japonés.

Biombos
Biombos

Con esto tenemos suficiente.


Preparación de la Partida

  1. Se ensamblan los tableros en función del número de jugadores:
    • 2 Jugadores: solo se usa el tablero de la isla de Honshu.
    • 3 Jugadores: se usan los tableros de las islas Honshu, Kyushu y Shikoku.
    • 4 Jugadores: se usan todos los tableros, con las islas Honshu, Kyushu, Shikoku y Hokkaido.
  2. En función del número de jugadores se toma un determinado número de cada tipo de figura:
    • 2 Jugadores: 7 yelmos, 7 campos de arroz y 7 budas.
    • 3 Jugadores: 10 yelmos, 10 campos de arroz y 10 budas.
    • 4 Jugadores: 13 yelmos, 13 campos de arroz y 13 budas.
  3. Cada jugador escoge un color y recibe las 20 losetas y la pantalla correspondiente.
  4. En secreto, cada jugador elige una mano inicial, mezclando las 15 fichas restantes y formando una pila bocabajo.
  5. Se elige al jugador inicial de forma aleatoria (según el reglamento, el jugador más joven).
  6. Por último, se colocan las figuras sobre el tablero. Se procede de la siguiente forma:
    • Se coloca una figura de cada tipo en Edo (la capital).
    • A continuación, comenzando por el jugador inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj, los jugadores colocarán en los poblados/ciudades las figuras de una en una. Se deben cumplir las siguientes normas:
      • Primero se deben rellenar las ciudades (tejados rojos), con 2 figuras, que deberán ser distintas.
      • Una vez estén ocupadas todas las ciudades, se procede igual con los poblados, aunque en estos solo se coloca una figura.

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

Desarrollo de la Partida

Una partida de Samurai consta de una serie de turnos alternados por los jugadores (comenzando por el inicial y continuando en el sentido de las agujas del reloj) hasta que todas las figuras han sido retirada del tablero.

El turno de un jugador es como sigue:

  1. Colocar Losetas: el jugador debe colocar al menos 1 de las losetas de su mano sobre una casilla libre del tablero. Podrá colocar tantas losetas con kanji como quiera (barcos, permutar fichas o el ronin), pero solo podrá colocar 1 loseta sin kanji (samurái, yelmo, buda, campo de arroz o sustituir pieza).
  2. Evaluación de Ciudades/Poblados: si al colocar una loseta en un espacio, una ciudad o un poblado no posee ningún espacio de tierra libre adyacente, se evalúa quien posee mayor influencia sobre cada tipo de figura. Este jugador tomará la pieza y la colocará tras su biombo (en partida de 2 jugadores se dejan delante, ya que simplemente con contar se sabe qué figuras tiene el rival). En caso de empate en el mayor valor, la figura es eliminada del tablero y no la obtendrá ningún jugador.
  3. Reponer Mano de Losetas: el jugador repone su mano de losetas, robando de su pila, hasta volver a disponer de 5 fichas tras su biombo.

Tras esto, el turno pasa al jugador de la izquierda.


Fin de la Partida

La partida finaliza al término del turno tras el cual no queden más figuras de un tipoo en el tablero. También finaliza si, por efecto de empates, se retira una cuarta figura. El vencedor se determina de la siguiente manera:

  1. Si un jugador posee el mayor número de figuras en 2 de los 3 tipos será proclamado vencedor de forma automática.
  2. Si ningún jugador cumple la condición anterior, se consideran aspirantes a ganador aquellos que posean la mayoría de un tipo de figura (los empates no cuentan).
    • Entre ellos, el vencedor será el jugador que posea mayor cantidad de figuras de los otros dos tipos.
    • Si el empate persiste, el vencedor será el que mayor número de figuras haya capturado.
    • Si no se rompe la igualdad, los jugadores comparten la victoria.

Opinión Personal

Hoy toca analizar el título que faltaba en el listado de tochorreseñas de La Trilogía de Losetas del Dr. Knizia. Tres juegos con una misma mecánica central pero con sensaciones y desarrollos completamente distintos. Vamos a ver qué caracteriza a este Samurai.

El juego que hoy nos ocupa es el único de los tres de la trilogía que, extrañamente, no ha sido publicado en nuestro país. Y eso que dos de las más grandes editoriales que publican en español han tenido o tienen la oportunidad hacerlo gracias a los partners con los que trabajan (Devir con Hans im Glück y Edge Entertainment con Fantasy Flight Games). Desconozco los motivos, pero creo que, incluso hoy en día, sería un muy buen lanzamiento.

En Samurai tomamos el papel de un Daimyo en plena reunificación de Japón intentando ser el que acabe controlando la situación. Para ello, los jugadores deberán influir en los tres aspectos clave de la sociedad: campesinos, ejército y religión. Los diversos poblados y ciudades ubicadas sobre las islas del país nipón serán fuente de estos elementos, que se representan mediante unas preciosas piezas de baquelita. ¿El objetivo? Conseguir el mayor número de estas piedras mediante unas sencillas, pero efectivas, mecánica de colocación de losetas y mayorías.

Detalle Tablero
Detalle Tablero

Cada jugador dispone de un conjunto de 20 losetas hexagonales, aunque, en un turno concreto, solo tendrá en su mano 5 de estas. Con ellas se irá introduciendo influencia en el tablero, de forma que, cuando un poblado/ciudad quede completamente rodeado por tierra, se evalúa qué jugador recibe cada tipo de ficha (si hubiese más de una). Las losetas pueden aportar puntos de influencia en uno de los tipos de figuras o en todos. Y así, turno a turno, hasta que se limpie el tablero de figuras.

Para mí, la elegancia en un juego es una relación inversa entre complejidad mecánica y profundidad. Según yo lo veo, un juego será tanto o más elegante cuanto más simple sea y, a su vez, mayor profundidad consiga. Y, si tuviésemos que destacar únicamente una cualidad de las muchas que Samurai posee, creo que la más representativa, sobre todo en comparación con los otros dos títulos de trilogía, sería su elegancia. Samurai vendría a ser un título que aúna bajo un mismo diseño una profundidad que podría acercarse a la de Tigris & Éufrates (aquí su tochorreseña) y una sencillez de reglas similar a la de A Través del Desierto (aquí su tochorreseña). Y, además, con una duración ajustada.

A la hora de sentarse a la mesa, hay que tener claro que propone Samurai. Observando el diseño con cierta perspectiva, podríamos decir que nos encontramos ante uno de esos juegos difíciles de encuadrar, ya que la frontera entre ciertas mecánicas que comparten muchos elementos no está claramente identificada. En este sentido, muchos podrían argumentar que Samurai más que un juego de control de áreas o mayorías es, realmente, un juego de subastas, ya que cada competidor comienza con un capital inicial predefinido (las mismas losetas para todos), y cada poblado va a evaluarse de forma independiente. El único nexo de unión entre el resto de poblados son aquellas casillas adyacentes a varios de ellos, de forma que una misma loseta puede influenciar en varios poblados. Si no fuese por estos puntos clave, tendríamos que olvidarnos de las mayorías, ya que, una vez evaluada una ubicación, las fichas que fueron tenidas en cuenta ya no influyen en el resto de la partida, mas allá de saber con qué piezas ya no cuentan nuestros rivales.

Y es que cada una de las 20 piezas que los jugadores tienen a su disposición a lo largo de la partida cumple una función. Por un lado, las piezas de figuras específicas de bajo valor servirán para ir posicionándose o para cerrar poblados en los que estemos dominando. Por otro, las piezas de alto valor servirán para asestar duros golpes, especialmente en casillas que permitan aspirara a más de una pieza del tipo correspondiente. Los samuráis son mucho más importantes de lo que podrían aparentar, ya que influyen sobre todos los tipos de figuras. Así, en ciudades con más de una figura o entre poblados a una casilla de distancia con figuras distintas, aportan una influencia importantísima. Finalmente, tenemos las piezas especiales, que son las que permiten efectuar vuelcos importantes en un turno. Así tenemos los barcos y el ronin, que, a efectos prácticos, son como samuráis pero que podemos jugar de forma adicional en un mismo turno, pisando el acelerador cuando lo creamos conveniente. También tenemos la ficha de sustitución, que nos permite reaprovechar alguna de las que ya tenemos colocada en el tablero, vital en muchos casos. Y, por último, la ficha que permite permutar dos figuras sin restricción, siendo la ficha con la que más maldades podremos causar, ya que podremos cambiar el tipo de figura en un poblado o ciudad en el que uno o varios rivales están pujando con fichas específicas, obteniendo un doble beneficio: habremos hecho perder turnos a nuestros rivales y podremos obtener piezas con fichas de menor fuerza.

Desgraciadamente para los amantes del control, los jugadores no dispondrán de las 20 losetas hexagonales para utilizar a discreción, sino que, en cada turno, se dispondrá únicamente de 5 de ellas, reponiéndose al final del turno hasta completar la mano. Es cierto que la mano inicial la eligen los propios jugadores, pero también es verdad que el azar puede jugar alguna pequeña mala pasada si no aparecen determinadas piezas en el momento adecuado. De todos modos no es algo para llevarse las manos a la cabeza, pero debe ser tenido en cuenta.

Otra de las cualidades de Samurai es que escala a la perfección, aunque, en función del número de jugadores, la forma de enfocar el propio desarrollo varía sustancialmente. En partidas a dos es un toma y daca constante con mucho control, pudiendo incluso prever los movimientos del rival. En esta configuración es donde se permite trazar ciertas estrategias a la hora de ir colocando las fichas, ya que el tablero apenas se ve alterado de un turno a otro. El contraste lo encontramos en las partidas a 4 jugadores, donde el oportunismo adquiere mayor importancia y la posibilidad de trazar planes a largo plazo se convierte casi en una utopía, ya que, en la mayoría de los casos, un poblado podría evaluarse si el resto de rivales se centran en él, dejándonos de lado. Se convierte en un juego de ratoneo, de aprovechar los descuidos rivales, por lo que la dependencia del orden de turno adquiere importancia, con el kingmaking a la vuelta de la esquina si el nivel de los jugadores no es similar. Las partidas a tres tienden a parecer más a las de cuatro que a las de dos.

En este sentido, Samurai destaca claramente por encima de ese ramillete de eurogames abstractos y con una carga táctica predominante, como podrían ser The Bridges of Shangri-La, Medina o Torres al funcionar perfectamente a 2 (incluso ser para muchos su mejor numero). ¿La clave? La incertidumbre que añade la gestión de la mano y la variedad de fichas. Sabes el potencial que cada jugador tiene a su disposición, pero no sabes cuál es su margen de maniobra para el siguiente turno. De esta forma, responder automáticamente al movimiento de un jugador no es algo que pueda darse en todos los turnos. Los contrincantes pueden prepararse para situaciones de este tipo reservando cierto tipo de piezas, pero el tamaño de mano es limitado, por lo que tampoco podremos abusar de la reserva si no queremos ver reducido nuestro margen de maniobra.

Donde claramente afecta el número de jugadores en la partida es a la hora de evaluar la situación de la partida. A 2 jugadores sabremos en todo momento quien está en posición de hacerse con la victoria y qué piezas adquieren mayor o menor relevancia en función de dicha situación. Sin embargo, a 3 o 4 jugadores tendremos que tirar de memoria para llevar un control de qué figuras ha adquirido cada rival y tener claro donde tenemos que presionar.

Detalle Ciudad Evaluada
Detalle Ciudad Evaluada

Aquí Knizia vuelve a sacarse de la manga un sistema de evaluación al final de la partida original y que romperá nuestros esquemas. Hay que intentar ser el que más piezas posea de dos tipos de los tres que hay sobre el tablero. Esto nos mantendrá en tensión constante para intentar mantenernos en la lucha por la victoria.

De forma global, la distribución de figuras en el tablero es 3 de cada tipo por jugador más 1 adicional, para deshacer los empates. Así que, en media, llegar a obtener 4 figuras de un tipo casi nos aseguraría la mayoría en el susodicho. Si no alcanzamos esa cifra como mínimo, corremos el riesgo de que haya un jugador con más piezas de ese tipo que nosotros, sin tener en cuenta las posibles eliminaciones. Este es otro detalle interesante, ya que, en numerosas ocasiones, será interesante obligar al descarte de una pieza que emplear valiosas fuerzas en hacernos con una pieza de un tipo en el que ya tengamos un buen número de figuras acumuladas.

La rejugabilidad en este tipo de juegos está garantizada, ya que la propia curva de aprendizaje requiere unas cuantas partidas para reconocer patrones y saber interpretar los momentos clave de la partida. Además, la carga táctica y la disposición inicial variable permiten que cada partida sea una historia distinta.

También hay que destacar la duración de las partidas, ya que rara vez se alcanzará la hora en partidas de 4 jugadores, mientras que a 2 lo raro es que lleguemos a la media hora siquiera. Es importante remarcar este aspecto porque algunos jugadores pueden preferir títulos con una ejecución más prolongada en el tiempo y pueden saber a poco. En mi opinión tiene la duración perfecta, pudiendo, incluso, repetir partida en una misma sesión, ya que el juego te deja con ganas de más.

Pasemos a la edición. Yo dispongo de una copia de la primera versión, donde se mezclan componentes de cartón algo fino para lo que acostumbramos (aunque suficientemente resistente) con unas preciosas piezas de baquelita que nos dejarán obnubilados. Probablemente de los mejores componentes que habremos visto en un juego de mesa. Las pantallas tienen un curioso componente tematico, al representar biombos japoneses que tendremos que doblar como si fuese un abanico. El reglamento muestra una estructura un tanto errática, explicando concepto y mezclando desarrollo del turno para, posteriormente, volver a centrarse únicamente en las opciones de cada jugador. Muy mal ordenado, algo que es bastante grave teniendo en cuenta la simplicidad del juego. Se requiere 2 y 3 lecturas para ordenar las ideas y poder explicarlo de forma coherente.

Detalle Figuras
Detalle Figuras

Como suele ocurrir en la mayoría de títulos de la extensa larga que el Dr. Knizia ha diseñado, el tema es una excusa que permite al ilustrador de turno, en este caso el sempiterno Vohwinkel, realizar su trabajo. Samurai es de esos títulos que ha envejecido bien, al menos en cuanto a su contenido, aunque la portada puede llevar a confusión, con ese Samurai que parece sacado de una historieta de Astérix y Obélix.

Y vamos cerrando. Samurai es, probablemente, uno de los diseños más elegante de Knizia. Colocación de losetas y mayorías en una lucha encarnizada por conseguir piezas de tres tipos y un curioso sistema de evaluación marca de la casa. Con un despliegue en mesa tremendamente atractivo y con una duración por partida ajustada que te deja con ganas de más. Pocos peros se le pueden poner a este diseño. Tal vez el elevadísimo coste de la última reedición. Por todo esto le doy un…

Sobresaliente

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

16 comentarios en “Reseña: Samurai”

  1. Buena reseña, en la que estoy de acuerdo prácticamente en casi todo lo que dices.
    Para mí también es el juego más elegante de la “tríada de las losetas”. Obra maestra de Knizia que siempre debiera tenerse en cuenta cuando se habla de este autor.
    Y es verdad que las figuras de baquelita son espectaculares. De los mejores componentes que he visto jamás en un juego.
    Saludos!

    Responder
  2. Buenas, iMisut!.

    Te voy a descubrir un nuevo juegazo que no conocías… El Samurai! 😉

    El juego no se acaba cuando no queden más fichas sobre el tablero, sino cuando

    1) No queden más fichas *de un tipo* sobre el tablero, ó

    2) Cuando se saque la cuarta ficha del tablero a causa de empates

    Lo hace muy, pero que muy distinto. Yo también lo ley así la primera vez, sobre las reglas de pasada, y la última vez que jugué estuve a punto de repetirlo, pero Yol se acordaba bien.

    Míralo por el lado bueno, es como jugar a un nuevo juego! 😉

    Gracias por la review, y espero que sigas disfrutando aquel Genoa.

    Responder
    • Jajajaja, ida de olla total redactando el final. Lo hemos jugado siempre así, pero se me fue la pinza escribiendo xD.

      Gracias por el aviso 😛

  3. Hola, te pregunté antes mientras hacías la tortilla, pero no has visto el comentario. Al mencionar a Samurai, he recordado que vi una oferta en una tienda de juegos a 25€. Me gustan los abstractos y he visto que le has dado un Sobresaliente. Pero hace ya un par de años de eso, quería saber si hoy lo comprarías, aunque sea un juego con bastantes años. Gracias

    Responder
  4. Hola imisut.

    Crees que este juego podría jugarlo en esta cuarentena con mis padres (que ya tienen unos años)?? Ellos le han dado toda la vida al dominó a la oca y a la brisca…

    Responder
    • Este es el que mas me llama aunque contemplo encargar en su lugar juegos mas simples de cartas como el high society (del cual tengo muy buenas referencias), el arboretum o alguno de esos. A mi grupo de amigos no les gusta jugar por internet por lo que solo tengo a mano a mis parientes. ¿Podrías recomendarme algo para mi situación? Para que te hagas una idea el downforce me ha funcionado con ellos pero el carson city no. Al final me voy a convertir en un experto del dominó.

    • Mis padres (69 y 66) lo han jugado ayer por vez primera y les ha encantado. Durante la explicación, al ser tan abstracto, se quejaban y estuve a punto de perderles, pero empecé la partida y cogieron la mecánica y deseando repetir hoy.

  5. Hola, Iván. Tus críticas son decisivas en mis adquisiciones. Éste va a caer. Estoy expectante, a ver si tienes oportunidad de probar Tekhenu, la verdad es que entra por el ojo.
    Un saludo, y gracias por la labor que haces.

    Responder
    • Estoy a la espera de que llegue, pero nada más que salga lo probaré y empezará a aparecer en las crónicas. Y Samurai es un must!

Responder a fiomtec Cancelar la respuesta