Reseña: Columba

Introducción

En la época feudal, los palomares eran edificios con forma de torre que se utilizaban para criar y mantener palomas. Ser el propietario de uno o más era un gran privilegio en la alta burguesía. Este patrimonio excepcional de herencia local que se puede encontrar aún en Inglaterra, Escocia o Francia, especialmente en el suroeste, nos cuenta la increíble diversidad arquitectónica que nos revela la historia del lugar…

Portada
Portada

Así se nos presenta este Columba, un diseño de Laurent Escoffier, uno de los responsables de Loony Quest o Tyrus. El juego se publicó en 2012 por Ludocom en una edición multilenguaje en inglés, francés y alemán. De las ilustraciones se encarga Sylvie Eder, siendo hasta la fecha su única incursión en el mundo de los juegos de mesa.

El juego no se encuentra publicado ni distribuido en nuestro país, por lo que tendréis que tirar de importación si queréis haceros con una copia. Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 30 minutos. El precio de compra recomendado es de 20 €. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la primera edición multilenguaje de Ludocom.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 27,9×19,6×7,1 cm. (caja rectangular mediana tipo Santiago de Cuba o Carcassonne), nos encontramos los siguientes elementos:

  • 16 Palomares (4 de cada color: rojo, morado, amarillo y verde; 1 grande y 3 pequeños) (de madera)
  • 4 Tableros (uno de cada color: rojo, morado, amarillo y verde) (de cartón)
  • 34 Tarjetas de Palomas (de cartulina)
  • 60 Losetas de Palomas (15 de cada color: verde, blanco, beige y turquesa) (de cartón)
  • 12 Losetas de Halcón (de cartón)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Columba es un juego abstracto en el que los jugadores deben atrapar palomas de los tipos indicados en una tarjeta objetivo mediante el solapamiento de las que se encuentran ya colocadas en la mesa. Adicionalmente, los jugadores colocarán palomares de forma que intentarán expandir el área que estos abarquen para obtener una mayor puntuación. Las palomas que capturen podrán ser utilizadas para este fin o para criar halcones que permitirán atacar al resto de jugadores.

 

Conceptos Básicos

Empecemos por las Tarjetas de Palomas. Estas cumplen una doble función. Por un lado, sirven como tablero sobre el que los jugadores se disputarán las regiones, y, por otro, como objetivos para los jugadores de palomas a capturar. Estas tarjetas muestran una matriz 2×2 con 4 palomas a capturar.

Tarjetas
Tarjetas

El concepto de capturar una paloma no es más que colocar una tarjeta de paloma solapando una o varias de las palomas marcadas como objetivo para el jugador.

Las Losetas de Paloma tendrán una triple función. Por un lado, servirán como marcadores de las palomas capturadas y, a su vez, podrán ser colocadas sobre el tablero para transformar casillas o expandirlas. Por último, pueden servir como alimento para criar halcones.

Losetas de Paloma
Losetas de Paloma

Los Palomares serán unas estructuras de madera que los jugadores colocarán sobre el tablero. La región de casillas conectadas ortogonalmente de un mismo tipo de paloma sobre la que se coloque uno de estos palomares conformará un área de su propiedad. Al final de la partida estas áreas proporcionarán puntos de victoria. La única diferencia entre el palomar grande y los chicos es que el de mayor tamaño recibe el doble de puntos. Una casilla se considera perteneciente a un área si está conectada a alguna casilla del grupo de forma ortogonal, esto es, compartiendo al menos un lado con una de las casillas del grupo.

Palomares
Palomares

Es importante remarcar que una casilla perteneciente a un área en la que un jugador posee un palomar estará vetada al resto de jugadores a la hora de solapar tarjetas. Únicamente el dueño del palomar tendrá derecho a solapar estas casillas.

También tenemos los Halcones, que se utilizarán para anular casillas en el tablero, lo que permite romper regiones colocándolos en puntos estratégicos. Para poder disponer de un halcón, primero se deberá criar. Esta crianza requiere de serie losetas de paloma, a suministrar en dos turnos (no necesariamente consecutivos).

Halcones
Halcones

Por último los jugadores dispondrán de un tablero personal que servirá como reserva, donde se colocarán las tarjetas objetivo, las losetas acumuladas y los halcones.

Tablero
Tablero

Y con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

En una partida para 2 o 3 jugadores, cada jugador recibe un tablero, una tarjeta objetivo inicial (tienen una pequeña paloma en el centro del reverso). El resto de tarjetas iniciales se dejan en la caja.

  1. También reciben una serie de palomares de su color:
    • En partidas de 2 jugadores: 3 palomares pequeños y uno grande
    • En partidas de 3 jugadores: 2 palomares pequeños y uno grande
  2. Se baraja el mazo de tarjetas de palomas y se coloca bocabajo al alcance de todos los jugadores.
  3. Se revela la primera tarjeta que se coloca en el centro de la mesa.
  4. Se prepara una reserva con las losetas de palomas y halcones.
  5. Por último, se elige al jugador inicial (el jugador que mejor imite a una paloma según el reglamento).

¡Ya podemos comenzar!

Partida Preparada
Partida Preparada

 

Desarrollo de la Partida

Una partida de Columba consta de un número indeterminado de turnos alternados entre los jugadores hasta que se cumple la condición de finalización.

En su turno, un jugador debe realizar una acción obligatoria y tendrá opción a realizar una serie de acciones opcionales.

La acción obligatoria será colocar una nueva loseta de palomas. Para ello el jugador roba la siguiente tarjeta del mazo y decide en qué posición la coloca. Tiene dos posibilidades:

  • Solapando otras casillas. Esta opción será viable siempre y cuando la loseta pise casillas coincidentes con la tarjeta objetivo del jugador que aún no tengan loseta. Solo se podrá tapar una casilla por cada una del objetivo. Tras esto, el jugador toma de la reserva las losetas correspondientes a las casillas cubiertas y las coloca sobre su tarjeta objetivo. Se deben tener en cuenta las siguientes consideraciones:
    • No está permitido tapar casillas de regiones pertenecientes (con palomar) a otro jugador.
    • Está permitido tapar casillas de regiones sin dueño (sin palomar) o de una región propia (con palomar del color del jugador).
    • Está permitido tapar casillas con loseta, siempre y cuando estas pertenezcan a una región del propio jugador.
  • Sin solapar. El jugador coloca la tarjeta de forma adyacente a alguna de las casillas de tarjetas ya colocadas en el tablero.

Las acciones opcionales que el jugador puede realizar son:

  • Colocar un palomar de su reserva en una region libre (sin otros palomares). Solo se puede colocar un palomar por turno.
  • Expandir áreas con palomar propio mediante losetas de palomas de su reserva. El jugador puede colocar losetas cubriendo casillas de otro color o de forma adyacente a las losetas (directamente sobre la mesa). No está permitido colocar losetas si no es para extender una región controlada por el jugador.
  • Criar un Halcón. El jugador puede devolver 2 losetas a la reserva para tomar una loseta por la cara de polluelo de halcón. Si ya disponía de una loseta de polluelo de un turno anterior, podrá devolver 2 losetas a la reserva para voltearla y disponer de un halcón, pudiendo usarlo desde este mismo instante. Solo se podrá tener un halcon (ya sea polluelo o adulto) en el tablero, y no podremos criar uno nuevo hasta que no usemos el que tenemos.
  • Colocar un Halcón. Un halcón se coloca directamente sobre una casilla del tablero, independientemente de si pertenece a una región con palomar o no. Un halcón anula la casilla sobre la que es colocada, permitiendo dividir regiones y desconectar casillas, de forma que dejan de pertenecer a la región.

La colocación de la tarjeta al comienzo del turno es el único paso que debe ejecutarse obligatoriamente y en primer lugar. El resto de opciones (colocar palomar, alimentar halcón, colocar halcón y colocar losetas para expandir regiones) se pueden ejecutar en el orden que el jugador desee.

Si, al colocar la loseta, el jugador completa su tarjeta objetivo, recibirá una especie de turno extra. Procede de la siguiente manera:

  • Apila las cuatro losetas de paloma en su reserva.
  • Ahora debe decidir si roba una nueva tarjeta objetivo o prefiere continuar sin objetivo.
  • Tras esto, debe colocar la tarjeta en el tablero como al comienzo del turno, teniendo en cuenta que si no dispone de tarjeta objetivo no podrá solapar.

Cuando el jugador no quiera/pueda realizar más acciones opcionales, pasará el turno al jugador de su izquierda.

Detalle Tablero
Detalle Tablero

 

Fin de la Partida

La partida finaliza tras el turno en el mazo de tarjetas de palomas se agota. Los jugadores proceden a evaluar sus palomares. Los jugadores anotan los siguientes puntos:

  1. Cada casilla del área de un palomar pequeño proporciona 1 punto
  2. Cada casilla del área de un palomar grande proporciona 2 puntos.
  3. Si un jugador aún posee una tarjeta objetivo perderá cuatro puntos.

El jugador con más puntos de victoria se proclamará vencedor. En caso de empate, la victoria será para el jugador con una región más extensa.

 

Variantes

Modo para 4 Jugadores: los jugadores forman equipos de dos y juegan de forma cooperativa. Cada jugador elige un color y cada uno toma un palomar grande y un palomar pequeño. La única modificación que se aplica es que un jugador puede actuar en regiones de su compañero (capturar palomas o expandir la región). Al final de la partida, los jugadores combinan sus puntos.

Expansión Personajes: el juego incorpora seis personajes que permiten ejecutar acciones. Inicialmente se reparte aleatoriamente 1 personaje a cada jugador en partidas de 3/4 jugadores o 2 en caso de partida a 2 jugadores. Durante la partida, un jugador puede contratar un personaje (libre o de otro jugador) a cambio de 2 losetas de palomas. Mientras un jugador disponga de un personaje (de un turno anterior o recién contratado) puede utilizar su habilidad. Los personajes son:

  • Arquitecto: una vez por turno, el jugador puede desplazar uno de sus palomares o permutar un palomero grande con otro pequeño.
  • La Mujer del Granjero: una vez por turno, el jugador puede colocar una loseta de paloma en una de las casillas de su tarjeta de objetivo (coincidentes en color).
  • El Marshal: una vez por turno y pagando 1 loseta de paloma, el jugador puede cubrir una paloma que no necesite (no se captura a la paloma).
  • El Campesino: una vez por turno, el jugador puede colocar una loseta de paloma de su reserva debajo de un palomar en una región de color coincidente. Al final de la partida cada una de estas losetas proporciona 2 puntos de victoria.
  • El Ladrón: una vez por turno, el jugador puede robar una loseta de paloma de cualquier jugador y colocarla en su tarjeta objetivo. En partidas a 4 puede robar a su compañero.
  • El Halconero: alimentar halcones cuesta la mitad, es decir, 1 loseta para criar un polluelo y 1 loseta para convertirlo en adulto. Además, el halconero puede alimentar a 2 halcones en un mismo turno.
Personajes
Personajes

 

Opinión Personal

Hoy toca analizar uno de esos juegos que demuestran que los medios lúdicos tienen más repercusión de la que podría suponerse en un principio. Un juego hundido en el ranking de la BGG que, de buenas a primeras, adquiere relevancia porque “uno de los nuestros” lo prueba y se engancha a él. El boca a boca surte efecto y comenzamos a comprar como locos (también gracias a una buena oferta). El influencer de turno no es otro que el gran Luis (The Black Meeple) y el juego es Columba. Vamos a ver si no nos han vendido la moto.

Detalle Halcón
Detalle Halcón

Columba no nos va a sorprender por una mecánica novedosa ni por detalles especialmente originales (tema aparte). Hoy en día innovar en el género de los abstractos es complicado, que no imposible. Así, el autor se aleja de ornamentos y parafernalias para centrarse en un desarrollo de partida ágil y tensa. Algo que logra en gran medida.

Una de las claves de un buen abstracto es no atorar a los jugadores con intrincadas reglas, y Columba toma al pie de la letra esta norma de oro, con una explicación que dura lo que un suspiro.

En resumen, los jugadores deben conformar áreas de un mismo color solapando tarjetas que muestran cuatro casillas. Pero para ello deberán cumplir unas losetas objetivo que serán de la misma naturaleza, permitiendo turnos dobles cuando se completen. Para fijar estas regiones los jugadores colocarán una serie de palomares. Como pequeña elemento interactivo, los jugadores podrán colocar unas losetas de halcón que generarán huecos y romperán las áreas.

Como veis nada complicado. La clave de la partida está en no depender de un color sobre el que no tengamos control. Me explico. A medida que vayamos expandiendo el terreno, los jugadores se posicionarán, colocando sus palomares para bloquear regiones y comenzar con su ampliación para una mayor ganancia de puntos. Pero más importante que los puntos, es la seguridad de tener una fuente de palomas de un determinado color de acceso restringido al resto de jugadores. Colocar dos palomares en regiones de un mismo color es contraproducente, ya que a la hora de expandirlos, solo podremos colocar loseta en uno de ellos (obtención similar de puntos). Además, no podremos tener una región de cada color.

Todo esto es aplicable a partidas de 2 y 4 jugadores, en las que un jugador/equipo dispone de cuatro palomares. Sin embargo, en las de 3 cada jugador cuenta únicamente con 3 palomares, por lo que habrá que colocarlos con suma cautela, ya que si no aseguramos un color escaso, nos quedaremos atrancados con algún objetivo y la partida se acabará para nosotros. Podríamos decir que ocurre un poco efecto Genial (aquí su tochorreseña), en el que siempre suele haber un color que escasea en el tablero y los jugadores deben saber leer esta situación para no perder turnos inútilmente.

Como es obvio, el factor azar influye notablemente, ya que al robar una tarjeta es probable que no nos cuadren los colores con nuestros intereses. De hecho, más de una vez tendremos que colocar la tarjeta de forma que nuestro rival comience su siguiente turno relamiéndose por la golosina que acabamos de dejar a su alcance.

Para mitigar esta influencia del azar tenemos los halcones, el gran elemento interactivo que el diseño pone a nuestra disposición. Es por ello que los jugadores deberían intentar expandir sus regiones sin dejar puntos débiles, esto es, casillas que al anularse pudiesen partir en dos la región. Pero muchas veces esto será inevitable, por lo que los jugadores no tardarán en alimentar halcones para, en el momento adecuado, asestar un golpe fatal.

Estos vuelcos de situación requieren que los jugadores posean áreas de un mismo color relativamente cercanas, de forma que un contrincante, en su turno, al colocar una loseta de halcón pueda, acto seguido, conectarse utilizando losetas. Con esto quiero decir que existe una capa de planificación a un nivel superior de la que no seremos conscientes hasta que no llevemos unas cuantas partidas.

La gestión de las losetas de paloma que vayamos acumulando será, pues, crucial, ya sea en alimentar halcones, o en extender regiones de forma que encerremos el progreso de nuestro rival. Y para acumular losetas será obligatorio cumplir objetivos a la mayor velocidad posible.

Con todo, Columba es un agradable abstracto en el que podemos destacar su ritmo de partida. Como he dicho, el factor azar a veces resulta determinante y como haya un color escaso y no tengas un palomar en una región de dicho tono lo más probable es que te quedes bloqueado y sin opciones de victoria. La posibilidad de utilizar los halcones abre una vía para balancear la situación pero, de nuevo, sin losetas de paloma no hay polluelos.

La rejugabilidad no es nada del otro mundo, ya que en el momento que comprendamos que el objetivo es intentar maximizar el número de turnos “dobles”, el peso de la variedad en las partidas recaerá en el posicionamiento de los jugadores y el azar a la hora de robar losetas para poder cumplir los objetivos. Por supuesto, un descuido seguramente será aprovechado por el rival para asestar un golpe en un punto débil con un halcón.

Detalle Tablero de Jugador
Detalle Tablero de Jugador

La escalabilidad es un punto peliagudo, ya que en las tres configuraciones nos encontramos con sensaciones diferentes. Yo como lo disfruto mas es a dos jugadores, con un toma y daca constante y suficientes palomares como para fijar regiones de los 4 colores. A 3, además de no poder asegurar un color, estaremos a merced del orden de turno, algo típico de los abstractos tácticos. Es decir, que si antes de jugar nosotros va un jugador experto procurará no dejar regalos en la mesa, mientras que si al que le toca mover es un novato, probablemente nos permita realizar movimiento más rentables que los que tendrá el siguiente jugador, ya que nosotros no lo permitiremos. Por último, el juego a cuatro no termina de convencerme. Es como si fuese una partida a dos pero con dos cabezas pensantes. No creo que lo juegue nunca en esta configuración.

Pasemos a la edición. El trabajo de Ludocom tiene luces y sombras. En el lado de los aspectos positivos, destacan de sobremanera los palomares, representados con unos enormes piezas de madera que podrían servir como arma arrojadiza. También es destacable el grosor de los elementos de cartón, en especial los tableros de jugador. Es cierto que son un mero soporte prescindible, pero nunca están de más para vestir un poco la mesa. Las losetas de palomas y halcones tienen un acabado estándar, con un grosor correcto y una textura lisa agradable. Por contra, las tarjetas de paloma son cartulinas, que si bien su grosor es generoso, son difíciles de mezclar y se pueden dañar con mucha facilidad, especialmente por no tener esquinas redondeadas. Se podrían enfundar, aunque esto provocaría que luego las tarjetas no solapasen adecuadamente al colocarlas en la mesa. El reglamento explica la mecánica de forma adecuada, aunque pequeñas reglas andan un poco desperdigadas. Yo le aplicaría una reordenación para mayor claridad.

Las ilustraciones son parte del encanto de Columba. Solo a diseñadores tendentes al desvarío se les ocurriría utilizar un tema como la caza y adiestramiento de palomas para vestir a un abstracto. Sin duda, el aspecto más original del conjunto. El trabajo de Sylvie Eder es bastante aceptable, destacando la portada y los tableros individuales. No es que nos vaya a deslumbrar una vez desplegado en mesa, pero si resulta agradable a la vista, cosa que no se puede decir de la mayoría de los abstractos.

Como hemos visto en las variantes, el juego incorpora una pequeña expansión en forma de personajes que funciona al estilo Rattus, esto es, que mientras un jugador los tenga bajo su control podrá utilizar sus habilidades. Sin haberla probado, creo que puede ser un detalle interesante en partidas a tres jugadores, donde el orden de turno y la suerte tienen más peso. A dos jugadores creo que enfanga el desarrollo de la partida. Pero, como digo, todo esto son suposiciones. Estad atentos a las Crónicas Jugonas para cuando la pruebe y podáis conocer mis impresiones.

Detalle Tablero 2
Detalle Tablero 2

Y vamos cerrando. Columba es un juego abstracto con un peculiar tema que sirve para llamar la atención. Con una mecánica sencilla y un desarrollo ágil, permite disfrutar de un buen rato. Requiere unas cuantas partidas iniciales antes de vislumbrar todo lo que puede llegar a ofrecer. La influencia del azar al robar las tarjetas y la corta duración de la partida pueden transmitir sensación de poco control, además de no disponer de margen para recuperarse de los errores. Pero, como la partida se finiquita en poco tiempo, con echar otra es suficiente. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

3 comentarios en “Reseña: Columba”

  1. Ya cuando Black Meeple empezó a hablar de este abstracto veía que tenía muchas papeletas de gustarme. Tras leer tu reseña no me cabe duda de que me encantaría jugarlo y tenerlo 🙂

    No lo he pedido a phiilbert en anteriores pedidos por acumulación de juegos (pendientes), y ahora NO lo tienen 🙁
    Pero caerá

    Responder
    • Coincido. Creo que es de esos juegos que encajan perfectamente con tu perfil. Reglas sencillas, con chicha y con una buena edición. Tengo que probar lo de los personajes, especialmente a 3, que creo que le quitará importancia a lo del orden de turno y quedarte colgado con un color.

  2. Por tu reseña puedo ver que los Halcones son como las fichas de propiedad en el Richelieu, sin ellas sería solo tomar cartas o losetas en el Columba. Este Columba no lo he probado pero ya está en el radar. Y ya que mencioné el Richelieu te recomiendo probarlo, es un juegazo que hasta ahora no hay nadie que se haya negado a volver a jugar después de una partida (en 20 o 30 minutos se va la partida) . El print and play está liberado por el autor.

    Responder

Deja un comentario