Reseña: Ubongo

Introducción

¡Trepidante! Porque todos los jugadores intentan encajar las piezas en su plantilla simultáneamente. ¡Adictivo! Porque cuando empieces ya no podrás parar y esperarás impaciente cada nueva ronda. ¡Ingenioso! Porque las reglas de Ubongo se explican en un abrir y cerrar de ojos.

Portada
Portada

Así se nos presenta este Ubongo, un juego diseñado por Grzegorz Rejchtman, conocido por otros trabajos como Batavia o Moderne Zeiten. El juego vio la luz en 2003 bajo el nombre de Pyramidens Portar, publicado por Kärnan. Posteriormente se editó bajo el nombre de Ubongo de la mano de editoriales como Kosmos o Z-Man. De las ilustraciones se encarga Nicolas Neubauer, responsable de insuflar vida a otros títulos como Willi o Ritter ohne Furcht und Tadel, aunque prácticamente su trabajo se reduce a toda la serie Ubongo.

En nuestro país ha sido editado por Homoludicus (ahora Devir), aunque el juego es completamente independiente del idioma. Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de unos 30 minutos por partida. El precio de compra recomendado es de 35,95 €. Para esta reseña se ha utilizado la edición de Homoludicus/Devir.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja cuadrada de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 29,5×29,5×7 cm. (tamaño estándar de caja cuadrada de Eurogame tipo ¡Aventureros al Tren!), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Tablero de juego en dos partes (de cartón)
  • 48 Piezas de Juego (separadas en 4 sets) (de cartón)
  • 4 Fichas de jugador (de plástico)
  • 1 Reloj de arena
  • 72 Gemas (de plástico)
  • 36 Plantillas a doble cara (de cartón)
  • 1 Dado especial (de madera)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Ubongo es un juego de rapidez y agilidad visual en el que los jugadores compiten por ser los primeros en completar un determinado puzle con unas piezas concretas. Si logran finalizarlo con éxito dentro del tiempo establecido, tendrán derecho a tomar dos gemas de unas columnas. Al final de la partida el ganador será el jugador con más gemas de un mismo color.

 

Conceptos Básicos

Empecemos por el Tablero Principal. Esté existe con el único fin de organizar las distintas gemas que los jugadores deberán intentar conseguir. Para ello el tablero las dispone en cinco columnas. Al final de cada una de ellas hay un espacio para que los jugadores coloquen los peones. Un jugador solo podrá tomar gemas de aquella columna en la que su peón se encuentre.

Tablero Principal
Tablero Principal

Existen seis tipos distintos de gemas: verde, rojo, azul, violeta, marrón y amarillo. Los jugadores deberán intentar acumular el máximo posible de gemas de un mismo color, ya que al final de la partida el ganador será aquel que más gemas de un mismo color tenga.

Gemas
Gemas

Las plantillas establecen los distintos retos que los jugadores deberán completar. Se tratan de una serie de casillas que forman un determinado conjunto, el cual tendremos que rellenar con una serie de piezas que están claramente inspiradas en el archiconocido Tetris.

Plantillas por ambas caras
Plantillas por ambas caras

A la izquierda del molde sobre el que colocaremos las piezas tenemos una serie de subconjuntos de piezas identificadas con un símbolo. El subconjunto con el que se deberá jugar vendrá indicado por el valor del dado. A su vez, las plantillas tienen dos niveles dependiendo de la cara elegida. En uno se utilizarán tres piezas (normal) y en otro cuatro (avanzado).

Conjunto de piezas disponibles
Conjunto de piezas disponibles

Y con esto es suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Se monta el tablero principal y se colocan aleatoriamente las gemas sobre los huecos de este
  2. Cada jugador coge su ficha y la coloca en una de las columnas del tablero principal
  3. Además, cada uno recibe un set de 12 piezas distintas
  4. Se decide el modo de juego: sencilla (tres piezas) o compleja (cuatro piezas)
  5. Se toman 9 plantillas por jugador en la partida. El resto se dejan en la caja.
  6. Se disponen sobre la mesa el dado y el reloj de arena
  7. Se elige un jugador inicial

Y ya estamos listos para comenzar.

Partida preparada para cuatro jugadores
Partida preparada para cuatro jugadores

 

Desarrollo de la Partida

Una partida a Ubongo dura 9 rondas, en las que cada jugador tendrá que resolver un puzle en cada una de ellas. El procedimiento para cada ronda es el siguiente:

  1. Cada jugador roba una nueva plantilla y la coloca por el lado adecuado.
  2. El jugador inicial lanza el dado y, acto seguido, le dará la vuelta al reloj de arena.
  3. Cada jugador tomará el conjunto de piezas indicado en la plantilla para el símbolo resultante de la tirada e intentará completar el puzle antes de que el último grano de arena caiga.
  4. Si un jugador consigue completar su plantilla a tiempo, gritará Ubongo y tendrá la oportunidad de mover su peón un numero de columnas hacia adelante o hacia atrás, en función del orden de finalización:
    • Si es el primer jugador en terminar, podrá mover su peón hasta 3 posiciones en una misma dirección.
    • Si es el segundo jugador en terminar, podrá mover su peón hasta 2 posiciones en una misma dirección.
    • Si es el tercer jugador en terminar, podrá mover su peón hasta 1 posición (hacia adelante o hacia atrás).
    • Si es el cuarto jugador en terminar, no podrá mover su peón.
  5. Tras mover su peón, un jugador que haya terminado deberá tomar las dos primeras gemas que haya en la columna (contando desde donde se encuentran los peones).
Peones de jugador
Peones de jugador

Si el tiempo finaliza, los jugadores que no hayan completado sus plantillas no tendrán derecho a tomar ninguna gema ni mover su peón. Tras esto, se descartan las plantillas utilizadas (se devuelven a la caja) y se procede a comenzar una nueva ronda, pasando a ser nuevo jugador inicial el que esté sentado a la izquierda del que lo fue en la ronda recién finalizada.

Existen algunas normas a tener en cuenta:

  • Si el tiempo se agota y ningún jugador ha logrado completar su plantilla, se le dará una segunda vuelta al reloj.
  • Si dos jugadores terminan aproximadamente en el mismo instante y ambos se colocan en la misma casilla, el segundo jugador, si es mas rápido, puede tomar las gemas antes que el jugador que finalizó en primer lugar.
  • Siempre se deben coger las gemas de una misma columna.
  • Las gemas obtenidas deben estar siempre visibles.
  • Si una columna se queda sin gemas, no se podrán tomar más de ella. Si algún jugador tiene su peón en dicha columna se quedará sin gemas.

 

Dado y Reloj de Arena
Dado y Reloj de Arena

 

Fin de la Partida

La partida finaliza al término de la novena ronda. Tras esto, los jugadores evalúan la cantidad de gemas que tienen de cada color. El ganador será el jugador con más gemas de un mismo color (independientemente de cual sea). En caso de empate, se evalúa el segundo color con más gemas y así sucesivamente.

 

Opinión Personal

Bueno, hoy toca analizar un juego con unos cuantos añitos ya, pero que en su día caló hondo y se ha creado marca en torno a él. La prueba, los numerosos títulos de la franquicia. Así que mal no ha funcionado. Pero, ¿tiene este Ubongo cuerda para rato? ¿O se habrá ido desinflando poco a poco cual globo sometido al paso inexorable del tiempo (y la presión)? Vamos allá.

Ubongo no deja de ser una versión más (probablemente de las primeras) de estos juegos de agilidad mental, capacidad visual y un punto de rapidez física. Un juego de puzles con unas gemas como premio que dan pie a la mecánica de colección.

Os advierto desde ya que soy un amante de Tetris y de todo tipo de juegos de resolución de puzles con elementos abstractos, como bloques o piezas de este estilo. Entonces entenderéis que Ubongo siempre estuviese en mi punto de mira. Y en este sentido, no decepciona. Nos encontramos ante un juego en el que pondremos a prueba nuestros nervios, capacidad de concentración, visión espacial y agilidad mental para intentar resolver una serie de desafíos.

Este sería un gran punto de partida para un juego en solitario, como es el Katamino, de reciente distribución en España gracias a Morapiaf. Pero Ubongo intenta ser algo más, y le añade la mecánica de las gemas para convertirse en un juego competitivo donde se introduce la velocidad como un factor determinante. De esta forma, un juego de puzles tranquilo y relajado se convierte en una experiencia frenética y desesperante (en el buen sentido).

Justo antes de tomar la plantilla que nos toca y comenzar a resolverla, miraremos detenidamente el tablero principal sopesando la columna en la que más nos interesa colocarnos para intentar atrapar gemas que aumenten nuestra puntuación. Tras esto, se da el pistoletazo de salida y a encajar piezas como loco.

Detalle de plantilla resuelta
Detalle de plantilla resuelta

Pero existe un problema inherente a los juegos que se basan en la rapidez como motor de avance. Y no es otro que es prácticamente obligatorio que el nivel de los jugadores sea parejo para no estropear la experiencia. A nadie le gusta jugar con abusones. Meter en la partida jugadores que tengan una capacidad superior al resto va a descafeinar completamente el asunto, provocando el hastío y las ganas de acabar pronto con la historia al ver que, ronda tras ronda, siempre se lleva los puntos el mejor.

Afortunadamente Ubongo solventa en parte este problema al llevar la competición a la gestión de las gemas. Ser el más rápido solo te va a dar una ventaja menor, que es la de poder mover más tu peón y tomar antes las gemas. Pero el tiempo es el mismo para todos. Así que, realmente, la lucha es contra el crono y no contra los demás a la hora de resolver el puzle. De esta forma, no te sentirás excluido de la partida por no ser el más rápido.

Sin embargo, a pesar de tener un planteamiento inicial bastante acertado, es posible que se quede corto para jugadores con un nivel alto en las aptitudes puestas a prueba. Y es que los puzles, incluso los avanzados, pueden no ser un gran escollo para estos jugadores. Para estos no queda más que recomendar el Ubongo Extreme o el Ubongo 3D, que, partiendo de la misma base, elevan la dificultad a cotas bastante interesantes. Obviamente, en estos casos el problema aparece en el extremo contrario, ya que es difícil sacarlo con jugadores que no sean superdotados.

Detalle de las piezas
Detalle de las piezas

Esto nos acaba llevando a una sensación de sobreproducción inevitable, más si probamos otro juego de la serie como es Ubongo Mini, que ofrece exactamente las mismas sensaciones, pero con una caja pequeña, transportable y muchísimo más económico. La sensación de filler ultrasobreproducido no tardará en aparecer.

La escalabilidad es la habitual en este tipo de títulos: funciona bastante bien con cualquier número, aunque es preferible cuanta más gente mejor. Siempre es más divertido cuanto más bullicio y manos haya por la mesa. A parte de esto, las sensaciones no variaran mucho, porque el juego es bastante multisolitario al luchar realmente contra el crono y mirar solo las gemas que nuestro rival tiene para intentar elegir adecuadamente.

La rejugabilidad es otro de los puntos fuertes, ya que disponemos de 36 plantillas a doble cara (72 plantillas en total), y, a su vez, seis variantes para cada plantilla. Esto hace un total de 432 combinaciones. Habrá día que estemos más lúcidos y nos encajen todas las piezas casi a la primera y otros en los que nuestra obtusa mente no quiera procesar la información que tiene delante para ofrecer una solución adecuada en el tiempo requerido. Pero obviando este aspecto, las sensaciones serán las mismas casi desde la primera partida, como suele ser habitual con los juegos de habilidad/agilidad.

Pasemos a la edición. No diré que el trabajo de Homoludicus (así como del resto de editoriales que llevan esta versión) fuese malo. Todo lo contrario. Todos los elementos están bastante cuidados, especialmente las plantillas, que son de un grosor generoso. No tanto el tablero principal y las piezas. El primero no es relevante, pero habría sido preferible unas piezas con más cuerpo. No olvidemos que estamos ante un juego en el que se van a poner a prueba nuestros nervios, por lo que algunos jugadores se olvidarán de ser cuidadosos con los componentes. Un cartón fino como el utilizado puede provocar que en un arrebato doblemos alguna pieza sin querer. El reloj y el dado, lo normal, sin destacar ni negativa ni positivamente. Todo viene recogido en un magnifico inserto para que los elementos no anden danzando por la caja. Es cierto que sin dicho inserto podría quedar una cantidad de aire importante, pero es de estos casos en los que está totalmente justificado para mantener el juego adecuadamente almacenado. El reglamento es claro y conciso, aunque tal vez podría estar mejor ordenado.

Detalle del tablero principal
Detalle del tablero principal

Sobre las ilustraciones no hay mucho que decir. Estamos ante un juego de habilidad mental y física. El trabajo de Nicolas Neubauer simplemente le aporta un barniz de personalidad, pero sin excesos. Lo más interesante es el uso de los motivos africanos para encajar con el título del juego. Pero no olvidemos que la primera edición iba sobre pirámides. De todas formas, es uno de esos curiosos casos en los que, sin ofrecer un diseño que llame la atención, consigue asentarse y crear marca. Uno ve cualquier caja de toda la serie Ubongo y rápidamente la reconoce por los motivos utilizados. Así que bravo, pues no hay juegos más complejos de ilustrar que los abstractos, a los que es difícil sacarles algo sobre lo que inspirarse.

Y vamos cerrando ya. Ubongo es un buen juego. El florecimiento de toda una saga de productos en torno a este primer título es buena prueba de ello. Sencillo, apto para toda la familia y con buenos momentos de diversión. Sin embargo, el juego presenta algunos problemas, algunos inherentes al género del mismo, y otros por su propia concepción. Tenemos que tener claro que es un juego de habilidad (más mental que física), por lo que distintos niveles de pericia en los jugadores puede provocar una experiencia insatisfactoria. Y, por otro, que para lo que ofrece, se antoja caro. La versión Mini nos provee de sensaciones muy similares a un coste muy inferior. Sensación de filler sobreproducido. De todos modos, el juego resulta bastante aceptable. Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

27 comentarios en “Reseña: Ubongo”

  1. Muy sobreproducido, la verdad, todo el rollo de ir cogiendo gemitas a mi me aleja bastante de este juego. Por suerte, sacaron el Das Duell, que además de aumentar la dificultad (el Ubongo no es demasiado complicado), quita todo el metajuego de las gemas, el primero en completar 5 puzzles gana.
    Pero bueno, el juego en si, el de encajar las figuras dentro de los límites… genial, es una maldita pasada *-* Con ganas de que llegue el katamino a España!

    Responder
  2. Este fue de los primeros juegos que tuve, y es el juego más antidaltonicos que conozco, lo del puzzle no tiene complicación alguna para ellos, pero a la hora de recoger las gemas es otra historia… A mi me parece un familiar bastante divertido, pero hoy en día con tanto mercado seguramente haya opciones mejores.

    Responder
  3. Yo lo probé el año pasado, después de oír hablar tanto de él y toda su fama me dejo patidifuso. No me disgusto pero en ningún momento comprendí el por qué de su sobrevalorada fama.

    Responder
    • Hombre, el juego tiene ya mas de 10 años. En su día tuvo su boom. Pero como ya han comentado varios compañeros, ha envejecido mal. Aun así, no es mal juego.

  4. Nosotros tenemos el Duell y nos gusta bastante, dentro del tipo de juego que es. Es cierto lo del nivel de los jugadores, pero al menos intenta establecer mecanismos para compensarlo. Lo peor para nosotros la cantidad de los materiales, ya que usar fichas de cartón que hay que encajar y desencajar a toda velocidad no es lo más apropiado…

    Responder
    • Totalmente, el uso de carton en este tipo de juegos es una remora. Preferible el 3D con esas fichacas de plastico o el recien distribuido por Morapiaf, Katamino, con esas piezas de madera tan practicas e ideales.

      Saludos!!

  5. Buena reseña. Coincido con casi todo lo que dices. Probé el Ubongo Extreme antes que el normal, así que ya después me pareció muy (muy) descafeinado en comparación. No obstante, Ubongo es un grande, un clásico, y supongo que el mérito no se lo podemos quitar.
    El Extreme me gustaría tenerlo en la ludoteca, a ver si alguna vez lo veo baratico.
    Saludos!

    Responder
    • Hombre, en su día tuvo que suponer un exito cuando tiene la fama que tiene. Solo eso, que considero que ha envejecido mal y hay muchos títulos que parten desde el mismo punto ofreciendo mejores sensaciones y componentes.

      Saludos catacracker!

  6. Gran artículo, muy bien organizado y claro. Se nota que tienes experiencia. Yo estoy comenzando con esto del blog y iba ha hacer un artículo sobre el mismo juego q descubrí hace poco. Pásate si quieres por rolfan.com y le das un vistazo tu opinión va a ser muy valorada.

    Responder
  7. Ayer recibí la última edición de Kosmos (2015, Play it smart). Para mi sorpresa, han cambiado la manera de conseguir gemas y de puntuar al final del juego.

    Resumo, por lo que he podido entender de la traducción de Google desde el alemán: ahora hay dos filas de 9 gemas cada una: una fila de 9 gemas azules y otra de 9 gemas ámbar. Las 9 gemas de ambos colores corresponden a las 9 rondas que tiene el juego. El resto de gemas (10 azules, 10 ámbar, 10 verdes y 10 rojas) se meten en una bolsa de tela negra.
    Hay 9 rondas. En cada ronda, el primero en resolver el puzzle recibe la gema azul correspondiente de la fila, más una gema al azar de la bolsa. El segundo en resolverlo recibe la gema ámbar de la fila, más una gema al azar de la bolsa. Tercer y cuarto en resolver, reciben una gema al azar de la bolsa cada uno. Quien no resuelve el puzzle en el tiempo prescrito, no recibe nada. Si en una ronda sólo resuelve el puzzle una persona, la gema ámbar correspondiente a esa ronda se retira de la fila y se añade a la bolsa. Si no lo resuelve nadie, tanto la gema azul como la ámbar de esa ronda se añaden a la bolsa.
    Al final de las nueve rondas, se hace recuento de puntos en función de las gemas de cada jugador: roja, 4 puntos; azul, 3 puntos; ámbar, 2 puntos; verde, 1 punto. Gana el jugador con más puntos.

    Personalmente prefiero el sistema tradicional, que por lo menos tiene algo de estrategia a la hora de elegir columna. Ahora hay una mayor dependencia del azar. Además, tanto las gemas rojas como las verdes, que son las que más puntos (4) y menos puntos (1) otorgan, sólo se pueden conseguir de la bolsa negra.

    Estaba pensando en imprimirme un tablero de gemas correspondiente a la versión clásica, pero me he dado cuenta mirando tus fotos de que necesitaría 72 gemas, y en mi nueva versión sólo vienen 58.

    Esta nueva edición viene con la posibilidad de utilizar una app para hacer de timer con distintos tiempos, dar soluciones a puzzles, etc. El problema es que en España no se puede descargar. Hay métodos para engañar a Google, como usar Market Enabler previo rooteo del teléfono, pero no me voy a meter en esos berenjenales para lo que parece ofrecer la aplicación.

    Un saludo!

    Responder
    • Está entretenido, pero no va mas allá. Con el Ubongo mini consigues las mismas sensaciones por mucho menos dinero 😛

  8. Muy buena reseña. Completa y exhaustiva. Discrepamos en algunos puntos, pero eso es cuestión de opiniones. Sin embargo debo corregir un dato objetivo. En la reseña se dice que hay un total de 360 puzzles, cosa que no es correcta. El juego trae 36 plantillas a doble cara, cada una de las cuales propone 6 puzzles, y no 5 como se dice en el artículo. Por tanto, un total de 36x2x6 = 432 puzzles. Todavía más rejugable ^_^

    Responder
    • Oops! A corregirlo que voy inmediatamente. Muchas gracias por el soplo. Algún día montaré un concurso para ver quién localiza más pifias entre los tochos :p

      Un saludo y muchas gracias!

  9. Hola crack. En un comentario dices que, para ti, “hay muchos títulos que parten desde el mismo punto ofreciendo mejores sensaciones y componentes“. Porfa dime algunos, que estoy a puntito de darle a comprar la versión mini y me gustaría primero echar un ojo a opciones parecidas.
    Muchas gracias por tu blog, es una pasada..

    Responder
    • Hombre, la propia versión mini ya es mucho mas recomendable. Pero como juego de puzles, OsoPark, Patchwork, NMBR9, Karuba, Take it Easy!… todos me parecen mejores.

      Un saludo!

  10. Genial, muchas gracias. Siempre viene bien conocer varias opciones sobre una mecánica antes de decidirse por alguno. ¡Aunque ahora estoy peor! Les he echado un ojo a todos y…¿Oso Park o Karuba; Karuba u Oso Park?…Y Ubongo mini por menos de la mitad de precio! Ainch, espero no resolver el dilema pillándolos todos jajaja….

    Responder
  11. Por lo que cuesta el Ubongo mini, lo voy a adquirir, que a poco que se juegue ya está amortizado.
    Pero sigo dudando entre el Oso Park y el Karuba. Tendrá que ser solo uno y ambos parecen buenas opciones familiares.
    ¿Alguna recomendación personal de alguien que hay jugado ambos?

    Responder
  12. Pues al final ha sido karuba y ubongo mini…y microrobots!
    Muchas gracias por las recomendaciones…o no…qué ruina jijjjj

    Responder

Responder a Isra C. Cancelar la respuesta