Crónicas Jugonas: Semana 17 del 2015 (20/04 – 26/04)

Gran semana lúdica. Aun sin disponer de la señorita de la casa en los días laborables, he subido un puntito en nivel en el trabajo llevando alguna cosita de más enjundia. Y ha sentado bastante bien. En nada estamos echando un 18XX. Y el finde, a pesar de no quedar con nadie, también han caído bastantes partidas. Vamos allá.
El lunes comenzamos con Un Imperio en 8 Minutos, que hacía tiempo que no lo llevaba. Un juego diseñado por Ryan Laukat con mecánica de control de áreas (mayorías) reducido a la mínima expresión, con cartas de acción que, a su vez, sirven para un set collection final. Cuatro contendientes: Borja, Víctor C. y Víctor F., además del que os escribe. Partida con estrategias muy distintas. Yo opté por la expansión, intentando llevarme el máximo de territorios posibles, aunque las cartas no fuesen las más adecuadas. Víctor F. por su parte se centró casi exclusivamente en las mercancías, intentando optimizar al máximo sus 8 cartas. Borja eligió un desarrollo intermedio, intentando centrarse en una mercancía pero, a la vez, introduciendo un gran número de tropas, aunque luego no pudo expandirse adecuadamente. Y Víctor partió su ejército en pos de las mercancías del tablero, aunque no tuvo mucho éxito. Resultado final: Víctor F. 12 puntos y 1 monedas, yo 12 puntos y sin monedas, Borja 9 puntos y Víctor C. 8 puntos. Una maravilla de filler ideal para estos momentos, aunque puede saber a poco si se saca en una sesión más pausada.  Pero bueno, para eso existe El Grande. Para estos momentos es ideal.
Por un pelo no me llevé la victoria
Por un pelo no me llevé la victoria

El martes me llevé el adorable Félix, El Gato Encerrado. Un juego diseñado por Friedemann Friese que se inspira claramente en el Póker, pero huyendo de las complicadas combinaciones de cartas para apostar por una serie de lotes con adorables gatitos (y otros animales) que suman o restan puntos. Al final de la partida, el jugador con más puntos (contando los ratones/monedas) será el vencedor. En la partida estábamos, además de un servidor, Marta, Víctor C. y Víctor F.  Como suele ocurrir con este juego, la primera partida fue un poco de tanteo, con poco faroleo y nulo dominio de la situación. Por supuesto, ni caso a las cartas que iban jugando los demás para intentar hacerse una idea de lo que les quedaba en la mano al resto de jugadores. Así, la partida se decidió por pinceladas de lucidez, en las que algunos lograban apostar decentemente cuando el lote valía la pena. Resultado final: Marta 56 puntos, yo 53, Víctor F. 37 y Víctor C. -3. Un filler curioso que reimplementa el alma del Póker en cuanto a apuestas e información oculta/descubierta de forma progresiva, convirtiendo el dinero en Puntos de Victoria. En las primeras partidas cuesta hacerse a él, pero una vez que se domina, es un juego muy majo.

En esta ocasión no salé tan escaldado
En esta ocasión no salé tan escaldado

El miércoles fue el gran día. Para elevar el nivel, me llevé The Speicherstadt de nuestro amado Stefan Feld. Un título con una original mecánica de subasta en el que nosotros pujamos por el orden de compra de cartas (bomberos, barcos con mercancías, artesanos, edificios, etc.) pero, a su vez, el precio se va a ir modificando en función de los jugadores que se vayan colocando a la cola. Diabólico. Y todo sin olvidarnos de los incendios, que irán restando puntos a aquel jugador que menos potencia de bomberos haya conseguido. Además siempre se va muy justo de monedas. En la partida, junto a mí, Marta, Víctor F., Víctor C. y Borja. Tras explicarles la historia, comenzamos a pujar. Lo más destacable fue que, por un lado, Víctor C. se dedicaba sistemáticamente a encarecerme mis objetivos, lo que me impidió hacerme con algún bombero, lo que, consecuentemente, implicó que me comiese todos los incendios y tuviese que remontar esos -10 puntos. Borja fue quien hizo una partida más homogénea, centrándose en un único pedido, no descuidando los bomberos, y rascando puntos con los edificios. Además, fue de los que más cartas se llevó. Víctor F. y Marta le siguieron de cerca, aunque el incendio final pudo ser definitivo. Resultado: Borja 24 puntos, Víctor F. 20 puntos, Marta 19 puntos, yo 7 puntos y Víctor C. 6 puntos. A cinco jugadores es una locura. Juego ultratáctico, en el que hay que tener muy claro que se quiere conseguir en cada ronda y no dejarse llevar por las oportunidades, ya que las monedas son escasas y un paso en falso puede ser fatal. La mecánica de subastas con colas me parece una genialidad. A pocos jugadores no se disfruta, pero a 4 o 5 es una maravilla.
Prueba lúdica superada. De aquí al Through the Ages solo hay un par de semana
Prueba lúdica superada. De aquí al Through the Ages solo hay un par de semana

Y el jueves, de nuevo, uno de los juegos preferidos de los compañeros de trabajo: Abluxxen. Diseñado por Wolfgang Kramer y Michael Kiesling, se trata de un filler con mucha interacción en el que se van jugando cartas sobre la mesa en filas, de forma que cuando juegas un número de cartas igual que las de otros pero de valor superior puedes robar o eliminar las cartas de ese jugador. Al final de la partida el ganador será el que más puntos obtenga (las cartas sobre la mesa suman un punto pero las cartas en la mano restan un punto). En la partida: Víctor F., Víctor C., Borja y Jorge como debutante. Echamos dos estupendas partidas, llenas de momentos de tensión y vuelcos espectaculares. La primera se la llevó Víctor C., que dejo que nos peleásemos entre nosotros por evitar que la partida finalizase mientras él, a la chita callando, iba montando su jugada final que nos pilló totalmente por sorpresa. Resultado: Víctor C. 13 puntos, Borja 5 puntos, yo -1 punto, Víctor F. -4 puntos y Jorge -7 puntos. En la segunda la cosa estuvo mucho más igualada, sin dejar que nadie pudiese dar la campanada, de forma que casi todos acabamos con muchas cartas jugadas y todos en positivo. Pudo ganar cualquiera. De hecho, todos tuvimos la oportunidad de cerrar con una carta en la mano. Afortunadamente para mí, fui yo quien cerró, anotando muchos puntos gracias a unos cuantos robos. Resultado final: yo 17 puntos, Borja 12 puntos, Víctor F. y Jorge 11 puntos y Víctor C. 2 puntos. Probablemente el mejor filler de los últimos tiempos. Con más profundidad de la que podría esperarse y con una mecánica ultrasencilla. Es impresionante como con dos reglas sencillas y una baraja con pocos elementos se consigue algo que funciona tan bien.
Gran pila en mi victoria
Gran pila en mi victoria

Ya el sábado con la señorita en casa echamos un par de partiditas antes de dar una vueltecita por la tarde. Empezamos con un Seasons. Un juego de Régis Bonnessée en el que interpretamos el papel de uno de los poderosos magos que compiten en el legendario torneo de las 12 estaciones. Un juego con mucho draft en el que iremos jugando cartas mediante fichas de energía y capacidad de invocación, las cuales desencadenarán distintos efectos con el fin de ser el jugador que más puntos obtenga al final de la partida. En cada ronda se lanzan una serie de dados en función de la estación en la que nos encontremos, eligiendo cada jugador uno de ellos para llevar a cabo las acciones en ellos indicadas. Malas elecciones en el draft inicial, que no supe ver un par de cartas poderosas que, a la postre, supondrían un par de frenazos en seco a mi progresión, mientras Sandra seguía jugando más y más cartas. Logré rehacerme, pero la diferencia en puntos no hacía más que crecer. Y eso que jugué ciertas cartas que me permitían ir aumentando mis cristales de forma paulatina. Pero plantee una partida demasiado individual. El resultado lo dice todo: 212 a 162. 50 puntos de diferencia. Paliza. Gran juego, con gran producción y muy entretenido. A ver si lo pruebo a cuatro jugadores, aunque no hay muchas cartas que permitan una gran interacción, así que no creo que la experiencia de juego sea muy distinta. Si tenéis curiosidad, en la Board Game Arena se puede jugar online. Una pena que en España no triunfase, por lo que las dos expansiones existentes se han quedado sin publicar en nuestro idioma.
Solo hay que comparar el número de cartas para saber quien ganó
Solo hay que comparar el número de cartas para saber quien ganó

Después un nuevo estreno, aunque en esta ocasión el juego ya tiene unos cuantos añitos. Se trata de Torres, de nuestros queridos Wolfgang Kramer y Michael Kiesling. Un juego bastante abstracto en el que tendremos que ir ampliando una serie de castillos, tanto horizontal como verticalmente, y moviendo a nuestros caballeros para elevarlos a lo más alto y anotar el máximo de puntos posibles en cada fase. Este tipo de juegos suele atragantársele a Sandra en las primeras partidas, ya que le cuesta ver las posibles estrategias a seguir. El tema suele servirle de inspiración, y la carencia de él suele afectar negativamente. Yo me centré en intentar maximizar mis castillos e intentar encerrar a Sandra de forma que no pudiese tener mucho margen de maniobra. Lo primer que hice fue bloquear el castillo del rey para evitar que este pudiese crecer y obligarla a moverlo a otro castillo, teniendo yo presencia en los más importantes. Decidió no hacerlo, por lo que solo disfrutó de la bonificación en la primera fase. En cada ronda de puntuación, la distancia aumentaba, hasta finalizar con un marcador de 206 a 149. La verdad es que el juego me gustó mucho, aunque a dos me ha resultado demasiado light y evidente. Es de estos juegos que, seguramente, brille a cuatro jugadores. Eso sí, me ha parecido un diseño sublime. Poquísimas reglas y una profundidad bestial. Deseando repetir.
Como nos gusta apilar cosas...
Como nos gusta apilar cosas…

Para cerrar la semana, el domingo otro estreno, también de la pareja Wolfgang Kramer y Michael Kiesling: Java. El segundo título de la trilogía de la máscara. En esta ocasión, tendremos que ir desarrollando la isla de Java, labrando la tierra y estableciendo poblados y ciudades con sus respectivos templos. Un juego con puntos de acción como su mecánica principal, que tiene ciertos toques de sus hermanos, pero con variaciones que le dan un sabor único. De igual manera que con Torres, a Sandra le costó adaptarse un poco al juego, aunque comenzó con fuerza, cebándose con un par de ciudades de las que ordeñó unos cuantos puntos. Sin embargo, no tuvo visión de futuro y cuando quiso reaccionar yo ya me había escapado. Resultado final: 117 a 87. De nuevo, grandes sensaciones con un juego que ya tiene sus añitos. Tal vez este es más táctico y hay que intentar aprovechar las situaciones que se dan en el tablero. Y, al igual que con Torres o Tikal, a dos no ha ido mal, pero huele a juegazo en partidas de cuatro jugadores. Deseando sacarlo a mesa con ese número.
Y un ultimo Kramer/Kiesling para acabar la semana
Y un ultimo Kramer/Kiesling para acabar la semana

Y con esto finaliza la semana. Algo mejor que la anterior, con más partidas en el curro y en casa, y un par de estrenos, así que no me puedo quejar.

7 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 17 del 2015 (20/04 – 26/04)”

    • Entiendo. Por tu crónica del Torres, parece que a 2 o eres agresivo contra el otro, o el que escape obtendrá demasiada ventaja.

      PD: Esperaremos con ganas ese especial K&K

    • Teniendo en cuenta que solo hemos jugado una partida a cada uno, para dos nos gustó mas Tikal. Torres y Java son mas dependientes de los jugadores y a 2 los movimientos son mas faciles de prever. Además, en Tikal tienes 10 puntos de acción, que son casi el doble que en los otros dos. Pero tengo que echarle mas partidas, que me gustaron mucho los tres. A ver si me hago con un Mexica 😛

  1. Sabes que he conseguido un torres!!?? Pero es otra edición diferente. Estoy esperándolo como agua de Mayo 😉 Yo también me traigo los juegos al trabajo y también vamos poquito a poco, que si no se asustan y es cuando vienen las excusas para no jugar xD Lo malo es que siempre se nos hace corto el rato que pasamos jugando y luego tenerse que poner a trabajar es más duro aún xD Por cierto… ¿las partidas jugadas en el curro también se registran en la BGG? 😛

    Responder
    • Tendrás la que no es de Rio Grande, que viene en una caja mas recogida, no el muerto que tengo yo 😛

      Y las partidas, sean donde sean, si son en físico, a la BGG!! xD

  2. Me alegra que por fin hayas probado la obra maestra que es Torres, aunque efectivamente, como deduces, para 2 yo tampoco lo veo. Se le ve al rival (y él a ti) a leguas. Ya a 3 es espectacular.

    Me ha encantado la estética del Java, del que sólo conocía la portada y el tema, pero nunca había visto imagen de tablero. Otro pendiente. Y además sé con la copia de qué jugón lo voy a jugar xD

    Saludos!

    Responder
    • Además, porque en la foto no se aprecia, pero las terrazas que se van formando producen un efecto visual espectacular. El mas vistoso de todos sin duda.

      A ver si el Torres lo juego a 4 esta semana, porque me ha gustado mucho. Semana K/K 😛

Deja un comentario