Crónicas Jugonas: Semana 10 del 2015 (02/03 – 08/03)

Pues bien. Como os dije en las anteriores crónicas, esta semana iba a ser un tanto extraña ya que nos mandaban de formación a Madrid, así que no sabía cómo se iba a resentir mi ritmo jugón. Yo por si acaso me llevé alguna cosilla, sobre todo para amenizar los viajes.
Pero antes, el lunes, Sandra y yo echamos una partidilla de despedida, ya que hasta el viernes no volveríamos a tener oportunidad. Decidimos sacar el Sky Tango que tan buen sabor de boca nos dejó en su estreno. Un juego diseñado por Johann Rüttinger y Jacques Zeimet en el que mediante una curiosa gestión de la mano tendremos que ir creando filas de ciclos solares y ciclos lunares. Mucha interacción y una pizca de memory. Esta vez si jugamos correctamente, aplicando la norma de limpiar como única acción en un turno. Y vaya si se nota. La partida se convierte en un enfrentamiento mucho más táctico. Y, aun así, la partida volví a llevármela yo. El uso de los eclipse se antoja fundamental para poder, por un lado, truncar los avances de los demás (da un gustirrinín especial el romper una fila justo antes de que el rival limpie), así como para deshacer entuertos que se formen en nuestros ciclos. Es un gran juego.
Segunda partida. Mejorando sensaciones
Segunda partida. Mejorando sensaciones

El martes tocaba madrugar para tomar el tren camino de Madrid. Y nada mejor para amenizar las seis horas de viaje que un buen Hive con Enrique. Diseñado por John Yianni, nos encontramos ante uno de los mejores juegos abstractos a los que he jugado. Una especie de ajedrez con bichos donde el tablero lo forman las propias piezas hexagonales (cada una con un tipo de movimiento distinto). Una regla fundamental: la colmena no puede separarse en ningún momento. Partida bastante igualdad en la que, tras un comienzo titubeante, logré hacerme con el control de la situación. Y eso que mi Abeja Reina estuvo bastante expuesta. Pero una estrategia bastante agresiva impidió que Enrique pudiese tomar la iniciativa y arrebatarme la victoria. Si os gustan los juegos abstractos o disfrutáis con el ajedrez y/o las damas, probad esta maravilla. Además en su versión pocket es muy asequible económicamente. A mí me parece un must have.

Comenzaba bien el viaje a Madríd
Comenzaba bien el viaje a Madríd
Ya en Madrid, el miércoles fuimos casi todos los colegas del curro a un irlandés a ver el partido de vuelta de semifinales de Copa del Rey. Y como algunos no son muy futboleros, me llevé el Coup para echar un par de partidillas. Un juego diseñado por Rikki Tahta que podríamos definir como la fusión entre Ciudadelas y Bang! Un juego con roles ocultos variables y habilidades especiales y con mucho faroleo. Intentaremos deshacernos del resto de nuestros rivales y ser el único que sobreviva en la partida. Los participantes éramos: Víctor, Enrique, Diego, Marta y el que os escribe. Dos partidas bastante similares, en las que fui eliminado sin remisión, aunque Marta cayó mucho antes que yo en ambas. Enrique se llevó una partida y Diego la otra. Un grandioso juego. Como he dicho, toma lo mejor de Ciudadelas y de Bang!, ofreciéndonos un juego con roles ocultos, habilidades especiales y muchísima interacción. Además es infinitamente más ágil que el juego del salvaje oeste, de forma que, aunque haya eliminación, la partida se resuelve en un periquete y no hay opción a que se alargue, porque siempre van entrando monedas en juegos y cuando un jugador alcance las siete está en disposición de pegarle un palo a un rival.
Traición en el irlandés...
Traición en el irlandés…
El viernes de vuelta en el tren echamos una grandiosa sesión de juegos de mesa para hacer menos tedioso el viaje. Empezamos con el siempre agradable ¡Toma 6! del gran Wolfgang Kramer. Un juego de acción simultánea en el que tendremos que ir colocando cartas en orden sobre cuatro filas colocadas en la mesa, con la condición de que nuestra carta ira a aquella fila en la que sea superior a la última carta y más cercana. El que tenga que colocar la sexta carta de una fila se tendrá que comer las cartas contenidas en ella, anotando los puntos correspondientes. La partida finaliza al término de la ronda en la que alguien sobrepasa los 66 puntos. Partida en la que la igualdad se mantuvo prácticamente hasta la última ronda. Ninguno de los cuatro jugadores (Marta, Enrique, Diego y un servidor) logró mantenerse en cabeza de forma clara. Pero, Enrique en primer y lugar y Diego más tarde, entraron en barrena y empezaron a acumular cabezas de ganado como si no hubiese mañana. Finalmente la partida me la llevé yo, aunque Marta estuvo muy cerca de estrenarse con victoria. Resultado final: yo 48 puntos, Marta 54, Diego 67 y Enrique 70. Una maravilla de filler que tiene ya más de 20 años y sigue funcionando a la perfección. Con ese puntito de caos que lo hace tan divertido.
Ajustada y divertida partida
Ajustada y divertida partida
Parar relajarnos, Enrique y yo volvimos a echar otro Hive. Esta vez yo iba con negras y el con blancas. Tuve la suerte de poder sacar la Abeja Reina antes que Enrique, de forma que pude tomar la iniciativa y bloquear a su ficha más importante a las primeras de cambio, obligándole a realizar movimientos defensivos casi toda la partida. Aunque tardó en llegar, la victoria fue bastante clara para mí, como puede apreciarse en la fotografía, con una Abeja Reina negra revoloteando alrededor de la colmena sin preocupaciones. 
Segunda victoria de la semana
Segunda victoria de la semana
Tras estos empezamos a liarla parda en el tren con el Coup, con muchas risas. Echaríamos en torno a las 6-7 partidas, con un cabreo morrocotudo por parte de Enrique que no conseguía llevarse ninguna victoria, mientras que los demás íbamos rascando triunfos. Empezamos jugando Marta, Diego, Enrique y yo para, mas tarde, Orlandor sustituir a Marta. Todos ganamos alguna a excepción de Enrique, hasta que decidimos dejarlo porque ya estábamos cansados de jugar siempre a lo mismo. Aun así, gran hora de diversión.
Grandiosa hora de diversión camino de Gijón
Grandiosa hora de diversión camino de Gijón
Ya casi llegando a Gijón, Enrique me pidió echar otro Hive, a ver si así se desquitaba del horrendo viaje en el que no salió victorioso de ninguna partida. Y esta vez no iba a ser una excepción. Yo jugaba con blancas y el con negra. De nuevo victoria clara y sin paliativos, con mi reina tranquila y sin apenas enemigos rondando, mientras que todas las fichas se concentraban alrededor de la reina de Enrique. Tal vez un par de movimientos erráticos por su parte me permitieron tomar una posición demasiado dominante. Estoy en racha.
No hay dos sin tres
No hay dos sin tres
Para cerrar la semana Juan y María se vinieron al piso a echar algunas partidillas. Empezamos con Viticulture. Diseñado por Jamey Stegmaier y Alan Stone, nos encontramos con un juego de colocación de trabajadores y gestión de recursos sobre el fascinante mundo de la producción vinícola. Una carrera por ser el primero en alcanzar los 20 puntos de victoria. Primera partida que jugábamos a 4 y, ahora sí, el juego gana bastante. Hay disputa por las acciones y posibilidad de remontadas, al existir muchas variantes en juego. La partida cayó de mi lado, que supe aprovechar extraordinariamente bien las distintas cartas de visitantes de verano e invierno que iban pasando por mis manos. También es cierto que con este número de jugadores el flujo de cartas es extraordinariamente veloz, por lo que los mazos de cartas, especialmente los de visitantes, se agotaron durante la partida y tuvimos que barajar los descartes. El resultado final fue: yo vencedor con 25 puntos, Sandra segunda con 20, Juan tercero con 17 y María cuarta con 14. Como sospechaba, el juego funciona mucho mejor en cuanto entra en funcionamiento el segundo espacio con bonificación. Aun así, de momento, no me parece más que un juego correcto. Eso sí, extraordinariamente producido. A ver qué tal cuando le metamos la expansión.
¡Mi primera victoria!
¡Mi primera victoria!
Para cerrar la jornada, un estreno. El nuevo juego distribuido por Morapiaf en nuestro país: Gloobz. Un juego de habilidad diseñado por Alexandre Droiten en el que tendremos que ser los más rápidos en atrapar unos graciosos y adorables bichos que pululan por un laboratorio intentando cambiar de color usando unos botes de pintura. Unas cartas definirán que botes y que gloobz tendremos que coger para acumular puntos. ¡Pero cuidado! Si elegimos mal perderemos puntos. Partida muy divertida que se llevó Sandra, con una mano-gancho que le permitía atrapar numerosos bichejos. Me parece que vamos a tener que meter alguna home-rule para no coger varios elementos de un único movimiento. Pero ya se verá. El resultado final: Sandra vencedora con 24 puntos, yo segundo con 19, María tercera con 10 y Juan ultimo con 9. Un juego bastante divertido, muy en la línea de los Jungle Speed, Fantasma Blitz, Diavolo y demás, pero con un nivel de producción bastante por encima de la media. 
Tremendamente adorable
Tremendamente adorable

Y con esto y un bizcocho… Al final solo habrá hecho falta ir a Madrid esta semana. La que hoy comienza volvemos a estar en Gijón, por lo que espero que el número de partidas y el peso de los títulos aumente.

4 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 10 del 2015 (02/03 – 08/03)”

  1. Oye, te recomiendo un juego abstracto para 2 que dicen que es muy bueno. El Hive. ¿Lo conoces? 😛

    xDDD
    Fuera coñas, el Sky Tango lo probaría gustoso.

    P.D; ayer me acordé de ti. Probé por fiiiiiiiin el Marrakech. A ver si escribo esa crónica
    Saludos!

    Responder
    • Jarl!!! No lo conocía! Qué tal es??? xDDD

      El Sky Tango me parece una genialidad. A ver si le echo alguna partida a mas jugadores para ver como funciona y lo reseño.

      Que tal ese Marrakech?? Me tendré que esperar a tu entrada? 😛

Deja un comentario