Viajero de Tablero: París

¡Bueno, bueno, bueno! Aquí estamos para una nueva entrega de esta sección que insufla unas ganas locas de volvernos locos y tirar de cuenta corriente para hacer un viajecito a los rincones más reconocibles del planeta. En esta ocasión toca visitar la Ciudad de la Luz, la Ciudad del Amor o la Ciudad de la Moda. Si amigos, esta vez volamos a Paris.
La ciudad es el destino turístico más popular del mundo, con más de 42 millones de visitantes extranjeros por año. Cuenta con muchos de los monumentos más famosos y admirados del orbe: la Torre Eiffel, la Catedral de Notre Dame, la Avenida de los Campos Elíseos, el Arco de Triunfo, la Basílica del Sacré Cœur, el ex Hospital de Los Inválidos, el Panteón o la Ópera Garnier, entre otros.
Como siempre, primero haremos un pequeño recorrido por los puntos más reconocibles de la ciudad para, a continuación, centrarnos en el mundo lúdico y comprobar como esta ha influido sobre ilustraciones y conceptos.
Vista aérea de París

Torre Eiffel

La Torre Eiffel, inicialmente nombrada Torre de 300 Metros, es una estructura de hierro pudelado diseñada por Maurice Koechlin y Émile Nouguier y construida por el ingeniero francés Gustave Eiffel y sus colaboradores para la Exposición universal de 1889 en París.

Situada en el extremo del Campo de Marte a la orilla del río Sena, este monumento parisino, símbolo de Francia y su capital, es la estructura más alta de la ciudad y el monumento que cobra entrada más visitado del mundo. Con una altura de 300 metros, prolongada más tarde con una antena a 324 metros, la Torre Eiffel fue la estructura más elevada del mundo durante 41 años.

Fue construida en dos años, dos meses y cinco días, y en su momento generó cierta controversia entre los artistas de la época, que la veían como un monstruo de hierro. Inicialmente utilizada para pruebas del ejército con antenas de comunicación, hoy sirve, además de atractivo turístico, como emisora de programas radiofónicos y televisivos.

Preciosa instantánea de la Torre Eiffel
Preciosa instantánea de la Torre Eiffel

Catedral de Notre Dame

La Catedral de Nuestra Señora es una iglesia de culto católico, sede episcopal de París. Se trata de uno de los edificios más señeros y primitivos de cuantos se construyeron en estilo Gótico. Se empezó su edificación en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Dedicada a María, madre de Jesucristo, se sitúa en la pequeña Isla de la Cité, rodeada por las aguas del río Sena.

Existe aún en esta catedral una dualidad de influencias estilísticas: por un lado, reminiscencias del Románico normando, con su fuerte y compacta unidad, por otro lado, el ya innovador aprovechamiento de las evoluciones arquitectónicas del gótico, que confieren al edificio una ligereza y aparente facilidad en la construcción vertical y en el soporte del peso de su estructura.

Vista lateral de la Catedral de Notre Dame
Vista lateral de la Catedral de Notre Dame

Arco del Triunfo

El Arco de Triunfo es uno de los monumentos más famosos de la capital francesa y probablemente se trate del arco de triunfo más célebre del mundo. Construido entre 1806 y 1836 por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz, está situado en el VIII Distrito de París, sobre la plaza Charles de Gaulle, en el extremo occidental de la avenida de los Campos Elíseos, a 2,2 km de la plaza de la Concordia, ubicada en el extremo oriental de dicha avenida.

El Arco del Triunfo
El Arco del Triunfo

Panteón

Es uno de los primeros monumentos neoclásicos de Francia. Inicialmente estaba previsto que fuera una iglesia dedicada a la patrona de la ciudad, Santa Genoveva, como ex-voto del rey Luis XV. Obra del arquitecto Soufflot, su construcción empezó en 1764. Sin embargo las dificultades financieras de la monarquía y la muerte prematura de Soufflot retrasaron las obras de edificación que duraron 26 años. El edificio fue terminado durante la Revolución Francesa en 1790, por los socios de Soufflot, Jean-Baptiste Rondelet y Maximilien Brébion. En 1791, la Asamblea Nacional Francesa votó que el edificio, que aún no había sido consagrado como iglesia, sirviera de templo para albergar los cuerpos de los hombres ilustres de la patria. De 1791 a 1793, el edificio fue remodelado por Quatremère de Quincy y adquiere su aspecto actual. El Panteón de París es clasificado como monumento histórico desde 1920.

El Panteón
El Panteón

Los Inválidos

El Palacio Nacional de los Inválidos es un complejo arquitectónico francés del siglo XVII, situado en el séptimo distrito de París. Creado originariamente como residencia real para soldados y militares franceses retirados, lisiados o ancianos, hoy alberga diversas instalaciones museísticas y religiosas, así como diferentes servicios y dependencias para antiguos combatientes.

El conjunto arquitectónico destaca por la dorada cúpula de la capilla de San Luis, que Luis XIV mandó construir para uso privado del rey y como mausoleo real, aunque posteriormente no llegó a alojar los restos de ningún rey de Francia.

Los Inválidos
Los Inválidos

Ópera Garnier

La Ópera Garnier es uno de los edificios más característicos del IX Distrito de París y del paisaje urbano de la capital francesa. Napoleón III ordenó su construcción al arquitecto Charles Garnier, quien lo diseñó en estilo neobarroco.

Desde su inauguración en 1875, la ópera fue llamada oficialmente Academia Nacional de Música. Conservó su título hasta 1978, cuando fue renombrada Teatro Nacional de la Ópera de París. En 1989 la Compañía de la Ópera trasladó su sede al recién construido Teatro de la Bastilla y su vieja sede recibió el nombre de Palacio Garnier, donde permanece la Academia Nacional de Música. A pesar del cambio de nombre oficial y del traslado de la Compañía de la Ópera, el Palacio Garnier sigue siendo conocido popularmente por el nombre de Ópera de París. Comparable a la Scala de Milán, la Wiener Staatsoper y la Ópera Semper de Dresde, es índice inequívoco de consagración y cita ineludible de quienes aman la música.

La Opera Garnier
La Ópera Garnier

Basílica del Sagrado Corazón

La Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre (en francés: Basilique du Sacré-Cœur) es un importante templo religioso ubicado en lo alto de la colina de Montmartre.

Su construcción fue decidida por la Asamblea Nacional en 1873, como un edificio religioso a perpetuidad en homenaje a la memoria de los numerosos ciudadanos franceses que habían perdido la vida durante la Guerra Franco-Prusiana. La primera piedra se colocó en 1875, y aunque se completó en 1914, no se consagró hasta el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1919. La iglesia fue construida con fondos procedentes exclusivamente de una suscripción popular.

Basílica del Sagrado Corazón
Basílica del Sagrado Corazón

Sainte Chapelle

La Santa Capilla, también denominada Capilla real de la Île de la Cité, es un templo gótico situado en Île de la Cité, en el centro de París. Está considerada una de las obras cumbre del periodo radiante de la arquitectura gótica. Fue construida para albergar las reliquias adquiridas por el rey San Luis de Francia, por lo que ha sido considerada como un enorme relicario. Las paredes han sido remplazadas por ventanas que filtran la luz a través de las vidrieras policromadas.

La historia de la capilla comienza en 1241 cuando fueron llevadas hasta Francia, desde Siria y Constantinopla, la corona de espinas, parte de la cruz, el hierro de la lanza, la esponja y otras reliquias del martirio de Jesucristo, que habían sido adquiridas por el rey Luis IX a Balduino II, último emperador latino de Constantinopla. El rey francés acudió a recibir estas sagradas reliquias y él mismo entró en París con ellas, descalzo, depositándolas de forma provisional en la Capilla de San Nicolás de su palacio, hasta tanto se construyera una capilla digna de las reliquias. La Sainte Chapelle se inició probablemente en 1241 y fue consagrada en 1248.

Saint Chapelle
Sainte Chapelle

Torre Montparnasse

La Torre Montparnasse, también conocida como torre Maine-Montparnasse es un rascacielos de París, situada en la Avenida de Maine Nº 33 y construida por el arquitecto Roger Saubot, es el segundo rascacielos más alto de Francia con 210 metros de altura.

Se construyó entre 1969 y 1972, sobre el emplazamiento de la antigua estación Montparnasse y fue inaugurada en 1973; la estación Montparnasse actual se sitúa enfrente de la torre, un poco más al sur. La torre Montparnasse mide 210 metros de altura y cuenta con 59 pisos (incluida la terraza). El panorama que se puede ver desde el piso 56 y desde la terraza (ambos abiertos al público) hacen de ella una atracción turística que recibe aproximadamente a 600.000 visitantes al año.

Torre Montparnasse

Catacumbas de París

Las Catacumbas de París (en francés Les Catacombes) es uno de los cementerios más famosos de París. Consiste en una red de túneles y cuartos subterráneos localizados en lo que, durante la era romana, fuesen minas de piedra caliza. Las minas fueron convertidas en un cementerio común a finales del siglo XVIII.

El uso de estas desgastadas minas, para el almacenaje de huesos humanos, fue establecido en 1786 por Monsieur Thiroux de Crosne, teniente general de la policía, y por Monsieur Guillaumont, inspector general de las minas; todo eso debido principalmente al exceso de restos humanos que llenaban los cementerios de la ciudad; al mismo tiempo, el distrito de Les Halles sufría de enfermedades debidas a la contaminación por el manejo inapropiado de estos cadáveres, especialmente en el cimetière des Saints-Innocents (Cementerio de los Santos Inocentes).

Las paredes de las catacumbas están cubiertas por grafitis, que datan desde el siglo XVIII en adelante. Victor Hugo basó su célebre novela Los Miserables en el conocimiento que poseía acerca del sistema de túneles que comprenden las catacumbas. En 1871 la comuna de París asesinó a un grupo de monárquicos en una de las cámaras. Durante la Segunda Guerra Mundial miembros parisinos de la Resistencia francesa utilizaron este sistema de túneles.

Catacumbas de París
Catacumbas de París

Palacio de Versalles

Es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio de Versalles, en Île-de-France. No está propiamente en Paris, pero se encuentra a una distancia lo suficientemente corta como para considerarlo dentro de la visita. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

Jardín de Versalles con el Palacio al fondo
Jardín de Versalles con el Palacio al fondo

Basílica de Saint-Denis

La Basílica de Saint-Denis es una iglesia, célebre por ser la primera que se erigió en el estilo Gótico, así como por ser el lugar de sepultura de la mayor parte de los reyes de Francia. Está situada en Saint-Denis, cerca de París. Tiene el estatuto de catedral (de la diócesis de Saint-Denis) desde 1966, aunque sigue funcionando como abadía.

Los reyes de Francia acudían a la abadía de Saint-Denis a orar y tomar la Oriflama antes de ir a la guerra o a las cruzadas.

basilica-saint-denis
Basílica de Saint-Denis

Iglesia de la Madeleine

La Iglesia de la Madeleine es un templo católico de estilo neoclásico situado a unos metros de la Plaza de la Concordia, en una zona muy comercial de alto nivel (al lado de la calle Faubourg-Saint-Honoré, una de las más comerciales de París). Llama la atención por su arquitectura en forma de templo romano.

La Madeleine no se corresponde con las construcciones típicas de la iglesia occidental, lo que, vista desde el exterior, lleva a confusión. El interior de La Madeleine de París está proyectada en estilo barroco lo que crea un contraste muy interesante entre las fachadas y la parte interna de la iglesia. Destacan las vistas desde la parte superior de la escalinata en donde se contempla la Rue Royal, con la plaza de la Concordia y el Obelisco de Luxor en el centro.

Iglesia de la Madeleine
Iglesia de la Madeleine

Iglesia de Saint-Sulpice

Situada en la plaza de Saint-Sulpice, es la segunda iglesia más alta de la ciudad, y alberga en su interior un sistema para la determinación astronómica de los equinoccios diseñado por Henry Sully, conocido como gnomon de la meridiana solar, o columna que marca la hora del día proyectando una sombra en el suelo.


Languet de Gercy, sacerdote de Saint-Sulpice, que necesitaba un sistema para controlar los equinoccios y poder predecir cuándo caía la Pascua, se la encargó al astrónomo y relojero inglés Henry Sully, quien construyó una línea de latón en el suelo, paralela a los meridianos de la Tierra, que se extendió hasta un obelisco de mármol en la pared y asciende 11 metros por la pared. Al mismo tiempo, se instaló en la ventana sur un sistema de lentes. De esta forma, al mediodía del solsticio de invierno (21 de diciembre), la luz del sol pasa por la ventana incidiendo en la línea de latón del suelo hasta el obelisco, y en los equinoccios (21 de marzo y 21 de septiembre), a mediodía la luz toca un plato oval de cobre delante del altar. Debido a que esto sirvió para realizar mediciones científicas, la iglesia se salvó de ser destruida durante la Revolución Francesa.

Iglesia de Saint-Sulpice
Iglesia de Saint-Sulpice

Castillo de Vincennes

Es un castillo real francés de los siglos XIV y XVII, ubicado en el pueblo de Vincennes, al este de París, actualmente un suburbio del área metropolitana, es el más grande castillo de la Edad Media en Europa.
Como otros castillos famosos tuvo sus orígenes en un refugio de caza, levantado por Luis VII en los bosques de Vincennes alrededor del año 1150. En el siglo XIII, Felipe Augusto y Luis IX levantaron una casa más sólida: al parecer Luis IX habría partido hacia la Octava Cruzada desde Vincennes, de la cual nunca regresó.

En el castillo de Vincennes se cobijaron temporalmente las reliquias de la corona de espinas, mientras la Sainte Chapelle era preparada para recibirlas. Enrique IV estuvo prisionero un tiempo aquí durante las Guerras de Religión.

Castillo de Vincennes
Castillo de Vincennes

Museo del Louvre

Es el museo nacional de Francia, consagrado al arte anterior al impresionismo, tanto bellas artes como arqueología y artes decorativas. Es uno de los más importantes del mundo. Está ubicado en el antiguo Palacio Real del Louvre.

Sus extensas colecciones son el resultado de un doble esfuerzo histórico. Al coleccionismo desarrollado por la monarquía francesa a lo largo de varios siglos, se sumó el esfuerzo de los hombres de la Ilustración, la labor desamortizadora de la Revolución Francesa y las campañas arqueológicas y compras impulsadas durante todo el siglo XIX. La apertura del Louvre en 1793 significó, dentro de la historia de los museos, el traspaso de las colecciones privadas de las clases dirigentes (monarquía, aristocracia e Iglesia) a galerías de propiedad pública para disfrute del conjunto de la sociedad. Por ello el Louvre constituyó el precedente de todos los grandes museos nacionales europeos y norteamericanos, y de hecho fue el modelo para muchos de ellos. Es el museo de arte más visitado del mundo, muy famoso por sus obras maestras, especialmente La Gioconda de Leonardo da Vinci.

Museo del Louvre
Museo del Louvre

Avenida de los Campos Elíseos

Es la principal avenida de París. Mide 1910 metros de longitud, y va desde el Arco del Triunfo hasta la Plaza de la Concordia.

El nombre Campos Elíseos viene de la mitología griega, donde designaba la morada de los muertos reservada a las almas virtuosas, el equivalente del paraíso cristiano. Para acceder a él debían beber en el río Lete, que les haría olvidar su paso por el infierno.

Es considerada por los parisinos la avenida más hermosa, famosa y elegante del mundo. Es también la zona de compras más exclusiva y cara del mundo, cuenta con las tiendas más exclusivas a nivel mundial. Los franceses suelen llamarla “la avenida más hermosa del mundo”.

Avenida de Los Campos Elíseos
Avenida de Los Campos Elíseos

Plaza de la Concordia

La plaza de la Concordia está situada al comienzo de la Avenida de los Campos Elíseos en el VIII Distrito de París. Se trata de la segunda más grande de Francia después de la Plaza de Quinconces, en Burdeos.

Plaza de la Concordia
Plaza de la Concordia

Obelisco de Luxor

El Obelisco de Luxor es un obelisco proveniente del templo de Luxor en Egipto y está actualmente situado en el centro de la Plaza de la Concordia. Realizado en granito rosa de Asuán, el obelisco mide 23 metros de alto y pesa 230 toneladas. Entre los motivos que adornan cada una de las caras, figura Ramsés II haciendo una ofrenda al dios Amón-Ra con los títulos y cartuchos del rey escritos en jeroglífico.

Obelisco de Luxor
Obelisco de Luxor

Jardín del Luxemburgo

Apodado familiarmente Luco, es un parque público parisino situado en el VI Distrito. El Luxemburgo es el jardín del Senado francés, cuya sede se encuentra en el Palacio de Luxemburgo.

Es un parque privado abierto al público. Sufrió numerosas ampliaciones y recortes a lo largo de su historia, y el diseño actual corresponde en su mayor parte a las obras realizadas por el arquitecto Jean-François-Thérèse Chalgrin durante el Primer Imperio francés. Fue recortado con posterioridad por las obras de urbanización periféricas del barón Haussmann.

Jardín de Luxemburgo
Jardín de Luxemburgo

Y con esto finalizamos el pequeño tour parisino. Seguramente haya muchos rincones con encanto que me habré dejado en el tintero (es una de las consecuencias de no haber podido pisar aun la capital gala, pero todo se andará). Es momento de ver como tantas maravillas han sido utilizadas en nuestros queridos juegos de mesa. O no, porque, desgraciadamente, pocos juegos aprovechan estos posibles influjos. La Torre Eiffel (casi siempre de forma tangencial) es el máximo exponente, aunque hay algunas excepciones.

Empezaremos con el juego más famoso (probablemente) de todos los que utilizan elementos parisinos para ambientar sus mecánicas: Notre Dame de nuestro querido Stefan Feld. Lo de utilizar elementos para ambientar mecánicas es exactamente lo que ocurre siempre con los juegos de este autor alemán, pero bueno, si están bien escogidos e integrados, aceptamos barco. En este caso, como es obvio, el juego toma como eje central la famosa catedral de París, aunque solo hace uso de para la portada (y para una pequeña ilustración en el centro del peculiar tablero del juego).

Portada de Notre Dame - Catedral de Notre Dame
Portada de Notre Dame – Catedral de Notre Dame

Del siguiente juego que vamos a hablar es de Paris Connection, diseñado por David V. H. Peters, un juego que recuerda mucho a ¡Aventureros al Tren!, pero que ambienta su desarrollo en Francia, con París como núcleo principal. Este va a ser el primer caso de uso de la Torre Eiffel como puro ornamento. En primer lugar en la portada y, en segundo lugar, en el tablero para ubicar la capital del país vecino.

Portada de Paris Connection - Vista desde abajo de la Torre Eiffel
Portada de Paris Connection – Vista desde abajo de la Torre Eiffel

 

Casillas de París en Paris Connection - Vista lejana de la Torre Eiffel
Casillas de París en Paris Connection – Vista lejana de la Torre Eiffel

Como aporte curioso, el juego incorpora unas tarjetas con las estaciones ferroviarias más famosas de la ciudad, de las cuales se conservan hoy en día la práctica totalidad de ellas.

 

Estaciones de Paris Connection - Estaciones Ferroviarias de París
Estaciones de Paris Connection – Estaciones Ferroviarias de París

El siguiente juego es de un viejo conocido en esta sección, Dirk Henn (autor de Alhambra). En este caso se trata de Metro, el juego en el que iremos desarrollando el transporte subterráneo de la ciudad de París. En este caso, al ser un juego muy abstracto, el uso de los elementos representativos de la ciudad es meramente anecdótico. De hecho, solo se puede apreciar la Torre Eiffel en la portada al fondo y tras una densa bruma.

Portada de Metro - Torre Eiffel desde el interior de una calle parisina
Portada de Metro Torre Eiffel desde el interior de una calle parisina

Y como último juego, Paris Paris, un título con bastantes años encima, diseñado por Michael Schacht, que nos pone en el papel de empresarios de la ciudad que intentan obtener beneficios con la visita de los turistas. Como es obvio, el juego aprovecha bastantes de los iconos de la ciudad, como la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o la Basílica del Sagrado Corazón en su portada.

Portada de Paris, Paris - Torre Eiffel  - Arco del triunfo - Basílica del Sagrado Corazón
Portada de Paris, ParisTorre Eiffel  – Arco del triunfoBasílica del Sagrado Corazón 

No podía faltar un juego que aprovechase el mapa de la ciudad de París. Aquí podemos comprobar como de fidedignos se ha sido al trasladarlo al tablero del juego.

Tablero de Paris, Paris - Mapa del centro de París
Tablero de Paris, Paris – Mapa del centro de París

Y aquí finaliza este lúdico-tour por una de las capitales europeas más visitadas y famosas que existen. Al igual que ocurre con Londres, no dejará indiferente a nadie. Mi visita aun está pendiente, pero no creo que tarde mucho en ser tachada de la lista

¡Hasta el próximo viaje!

Fuentes:

4 comentarios en “Viajero de Tablero: París”

  1. Otra gran entrada de Viaje de Tablero, y esta vez tengo la suerte de rememorar y no imaginar, pues París es de las pocas ciudades que he visitado.

    Tengo un recuerdo especialmente bueno del Chateau Vincennes, realmente mereció la pena alejarse un poco del centro de la ciudad para entrar en él y vivir en primera persona los espacios, tamaños y estupenda acústica que encierra este castillo.

    No he jugado a Notre Dame, pero aunque sea solo por lo curioso y bonito del tablero para diferentes configuraciones de jugadores, no le diría que no si tuviese la oportunidad.

    Saludos.

    Responder
    • Muchas gracias por el comentario! Yo ando detrás del Notre Dame por eso, una configuración muy curiosa que tiene que acabar en mis estanterías. A ver si París puede ser mi próxima escapada, porque me doy envidia a mi mismo haciendo estas entradas 😛

Deja un comentario