Crónicas Jugonas: Semana 14 del 2014 (31/03 – 06/04)

Tras el maratón de partidas de la semana anterior, en esta la cosa ha estado algo más relajada. Un buen número de partidas, pero lejos de la orgía lúdica que pudisteis contemplar en las anteriores crónicas.

No fue hasta el jueves cuando tuvimos nuestra primera partida. Y fue nuestro tradicional encuentro con los chicos de Juegos de la Mesa Redonda. Y de nuevo teníamos como estrella invitada al Sr. Bríos. Como éramos cinco decidimos echar una partidita a uno de los mejores juegos de Stefan Feld, In the Year of the Dragon. Había ganas de agobio (al menos por mi parte). Como siempre en este juego, las estrategias había que desarrollarlas en base a los distintos eventos de cada mes. Es un alivio cuando en 3 meses ocurren 2 eventos de un mismo tipo, liberándote (o eximiéndote hasta ese momento) de tener que mantener en tus palacios a los cortesanos adecuados. En este caso, las dos plagas ocurrían en los meses 5 y 7, por lo que a mitad de partida ya se podía prescindir de los médicos. Algo parecido ocurría con el Festival del Dragón, que ocurría en el antepenúltimo y en el último mes, por lo que la gente no se preocupó de pillar pirotécnicos casi hasta el final. Yo solo sufrí en un evento, en el primer tributo, que llegué justo de yuanes porque tuve que emplearlos en repetir acción (malvados). También tuve que deshacerme de algún cortesano por no tener espacio en mis palacios, pero salvo eso, una partida relativamente tranquila. Como siempre, previsor, dejando solucionado los eventos con 1 o 2 meses de antelación. El problema de este juego suele ser cuando te pilla el toro, que entonces vas mucho a remolque. Y eso es lo que les pasó a Sandra, Alejandra y Aarón, que tenían que ir a por las mismas acciones para obtener los mismos beneficios, por lo que las tortas y los golpes fueron la tónica habitual. Mientras tanto, el Sr. Bríos, que comenzó con una elección de personajes iniciales un tanto peculiar (con el objetivo de tomar desde el primer momento ventaja en el track de orden de juego), estuvo siempre en la brecha, aunque al final, por detalles se quedó con la miel en los labios. Tras el recuento final, ajustada victoria de un servidor con 81 puntos sobre los 79 de Gonzo. Más lejos, Alejandra tercera con 66 y, empatados en la última posición, Sandra y Aarón con 64 puntos. Tengo marcado con letras rojas este título, que aún no está en mi colección, pero que me parece de los juegos mejor paridos por el Dios Eurogamer.

Primera ronda de la partida con la distribución de eventos para la partida
Primera ronda de la partida con la distribución de eventos para la partida

El viernes tocaba sesión en casa de José Luis y Silvia. No iba a ser tan intensa como la de la semana pasada, con casi 9 horas de juegos, pero al menos fueron 4. Empezamos con el título que he reseñado esta semana, Small World. Tras explicarles las reglas, comenzamos a darnos palos. José Luis fue el primero, y empezó expandiéndose rápidamente por el mapa, como era de esperar. Silvia tomó los esqueletos, y empezó tomar regiones como si no hubiese mañana. Aquí estuvo uno de los puntos clave, pues tomó muchas regiones centrales que luego le darían muchos réditos. Sandra se tomó los Salvajes Voladores y picoteó donde pudo y cuando me llegó el turno a mí ya no quedaba sitios libres. Afortunadamente comencé bastante bien, tomando a los Humanos Saqueadores, por lo que, incluso, tomé cierta ventaja. Las rondas fueron pasando y el siguiente punto de inflexión llegó cuando Silvia tomó los hechiceros. Empezó entrando por la parte inferior del mapa, causándonos a mí y a José Luis muchas bajas y, lo peor de todo, es que seguía manteniendo una cantidad increíble de esqueletos en declive aun en el mapa. Esto provocó que durante un par de rondas estuviese cogiendo en torno a las 15 monedas. Cuando vimos esos ingresos, ya era tarde, porque solo quedaban dos rondas. Yo intente atacar al máximo, cogiéndome los Medianos Fornidos para poder hacer un ataque relámpago y entrar en declive. La jugada no fue mala, pero si insuficiente para evitar la victoria de Silvia. De hecho, intentando hacer la guerra contra ella, perdí muchas posibles monedas. Faltó compenetración a la hora de evitar que Silvia copase tanto mapa. Resultado final: Silvia 97, Sandra 87, José Luis 84 y yo último con unas tristes 78 monedas.

Desastre de partida. Menos mal que era el que mas conocía el juego...
Desastre de partida. Menos mal que era el que mas conocía el juego…

Tras esta derrota, nos sacaron su última adquisición Hansa (que no Hansa Teutónica). Para los que no lo conozcáis, como era de esperar, es un juego de comercio de mercancías en la Liga Hanseática. Lo más llamativo tal vez sea el alto grado de interacción (prácticamente todas las acciones que podemos llevar a cabo repercuten sobre el resto de jugadores), y que se juega bastante rápido. Yo leí muy mal la partida, y comencé colocando en ciudades poco interesantes. Esto de entrada comenzó lastrándome. Por ejemplo, Silvia y Sandra lograron colocarse estratégicamente en dos ciudades donde obtuvieron de entrada monopolio, por lo que siempre recibían unos suculentos y prácticos ingresos extras. Yo seguí una estrategia más parecida a la de José Luis, pero tal vez fue tarde. Intenté colocar el mayor número de puestos comerciales para poder potenciar mis turnos, pero apenas lo conseguí. De hecho, cada vez que conseguía una mercancía la perdía porque alguien vendía de ese mismo tipo. Un desastre. Al menos logré vender un par de veces. Al final, la vencedora volvió a ser Silvia con 40 puntos, aunque empatada con Sandra (se decidió por puestos comerciales). Tercero fue José Luis con 34 y yo, de nuevo, último con 25.

Eurogame clásico, sin florituras
Eurogame clásico, sin florituras

Pero iba a llegar mi momento. Sacamos, por segunda semana consecutiva, el Last Will. Tras explicarles la mecánica de juego, comenzamos a jugar. Silvia tardó un mundo en asimilar el concepto de que el juego es una carrera donde hay que gastar más dinero que nadie. Tanto ella como José Luis se entretuvieron demasiado comprando y vendiendo propiedades, lo que les hacía perder muchas acciones gastando relativamente poca pasta. Yo centré mi estrategia en una mansión que complementé con una doncella y un cocinero. Dejé que se depreciara al menor nivel y empecé a visitarla en su ruinoso estado todos los turnos que pude. A partir de la 4 ronda puse velocidad de crucero y empecé a gastar eventos, sobre todo de comida, pues tenía una carta que me lo potenciaba. Sandra por su parte cometió un error fatal, no activando 4 rondas una carta que le permitía gastar dos mil libras, lo que probablemente decantó la partida hacia mí. Cuando José Luis y Silvia le cogieron el truco, Sandra y yo ya íbamos lanzados. La partida terminó en la ronda 6. Sandra entró antes en bancarrota, pero yo deje a deber mucha más pasta. Resultado final, yo con -12, Sandra con -4, José Luis aun con 14 y Silvia con 22. El juego les gustó, pero tardaron en asimilarlo. Y eso en una carrera…

¡Derrochando que es gerundio!
¡Derrochando que es gerundio!

El sábado por fin pudimos estrenar en condiciones el Krosmaster Arena (solo habíamos jugado a algunos tutoriales). Mi equipo estaba formado por Ana Tomia, Guillermo Tell, Berta Dine y La Reina de los Tofus. El de Sandra: Constantimo, El Rey de los Jalatos, Patt Hapum y Kreol Panikom. En primer lugar me dediqué a recolectar unos cuantos kamas para poder equipar decentemente a mi equipo. A continuación cuando vi la oportunidad, fui a por elemento más peligroso de Sandra, Constantimo. Y me cebé con él. Prácticamente lancé todo lo que tenía contra él. En unos pocos turnos estuvo listo de papeles. Sandra por su parte desperdigó a sus personajes por el tablero y apenas aprovechó los puntos fuertes que ofrecían. Apenas me endosó puntos de daño, los cuales me encargaba de curar con Berta. Para terminar, me fui a por el pobre Kreol Panikom, que se encontraba bastante encerrado por los Tofus de su Reina. Además, Guillermo Tell cubriendo desde una distancia bastante, la partida terminó tras la caída del personaje de Sandra, con victoria de un servidor. Al principio da un poco de pereza, pero una vez que medio dominas los conceptos, el juego fluye rápido y es muy entretenido. Le tenemos que sacar mucho más partido (ya mismo me veo comprando nuevas figuras).

Situación filan tras la paliza
Situación filan tras la paliza

Buena semana. Con bastantes partidas (aunque yo siempre me quedo con ganas de mas). A partir de ahora voy a ponerme un planning en el que voy a fijar El juego de la Semana y El juego que repite de la semana anterior. Aún no he pensado cuales serán, pero lo comprobaréis en las próximas crónicas.

13 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 14 del 2014 (31/03 – 06/04)”

    • Hombre, unos esqueletos con buen complemento que les de número, al principio de la partida, con la habidad de "multiplicarse" que tienen, te hacen tener un comienzo bastante demoledor 😀

  1. En el Hansa, una ciudad clave es Danzig, abajo, en el medio, que está a medio camino de las rutas y si tienes puesto o mayoría te permite comprar o vender a la salida o entrada del trayecto. Luego hay que darse cuenta de los ciclos de rutas que hay en cada zona e intentar situarse a medio camino de esos ciclos. Es un juego de pura interacción, como dices Mayorías, colocando los puestos y puteo al vender, haciendo perder a los otros mercancías del mismo tipo, y como no, dejarle el barco mal colocado al siguiente. Eso no tiene precio. Cuantos más jueguen, más apretado está, mayor interacción y más diversión, siendo bastante abstracto.

    Responder
    • Justamente en la única ciudad en la que no coloqué puestos xD

      A ver si la próxima vez juego mejor xDD

      Gracias por pasarte!

  2. Eso me pasó en la primera partida, a 2, y me pegaron una paliza épica. Luego uno aprende, y pelea lo justo por tener al menos un puesto ahí. Otra buena táctica es intentar poner uno o dos puestos en ciudades aisladas, mientras el resto se pelean por la mayoría en otras ciudades principales, para obtener, a la chita callando, monopolios que supondrán 4 puntos cada uno por ciudad.

    Responder
  3. Muy buenas partidas!
    Anda que vaya paquete estás hecho en el Smallworld 😛
    El Hansa es un juego que está muy bien. Recuerdo q a 3 es bastante bueno, creo, hace muuusho tiempo que lo jugué xD

    Responder
    • Calla! Me hicieron un focus brutal, todo porque se creían que estaba podrido de pasta, y lo que tenia era muchas moneditas de 1.

      El Hansa me moló, además está baratito en Amazon. A ver si esta semana vuelve a caer, porque ademas se juega rapidito. Tiene su punto.

Deja un comentario