Crónicas Jugonas: Semana 39 del 2013 (23/09 – 29/09)

Ya lo dice el refrán –Lo bueno, si breve, dos veces bueno-. Tras volver de nuestras vacaciones en Sevilla, toca volver a la rutina. Y que mejor manera de hacerlo que no perder el ritmo y echar unas cuantas partiditas para alegrarse (sobre todo si se ganan).

El lunes con el viaje de vuelta y el martes de descanso no dieron muchas oportunidades, y no fue hasta el miércoles cuando pudimos echar nuestra primera partida de la semana. De nuevo (tradición) volvimos a quedar con los chicos de Juegos de la Mesa Redonda para echar una partidita en Board Game Arena. En este caso, elegimos una de las últimas adquisiciones del portal: Tzolk’In: The Mayan Calendar. Ninguno de los cuatro éramos expertos, por lo que el nivel inicial era bastante parejo. Ya metidos en la partida, Alejandra comenzó bastante bien la partida asegurándose el suministro de maíz para sus trabajadores haciéndose con varios edificios que eximían a sus curritos de tener que tener mazorcas en la reserva, por lo que iba bastante desahogada cada vez que se iba a alcanzar alguno de los cuartos de la partida. Yo me centré en construir edificios que me permitieran ascender en los tres templos, dándome ya en la primera era una gran cantidad de puntos. Más adelante yo también me hice con alguno de esos edificios que me permitían alimentar a mis trabajadores de forma más relajada, por lo que termine de centrarme en recursos y edificios. A la postre, mi estrategia se revelaría como ganadora, quedando en primer lugar con 58 puntos. En segundo lugar quedó Sandra con 32. En tercero Alejandra con 30 y en último lugar, pagando caro llegar a las fases de alimentación sin suficiente maíz, Aarón con 21 puntos. En su defensa hay que decir que un par de veces clicó por error en acciones que no eran las deseadas y, dado que la interfaz no permite la marcha atrás, no tuvo más remedio que “perder” el beneficio que le iban a reportar esos trabajadores que tanto tiempo llevaban avanzando en las ruedas.

Gran interfaz aun en fase Beta
Gran interfaz aun en fase Beta

El viernes tocaba estrenar uno de los muchos nuevos juegos que han entrado en mi ludoteca. Para ser exactos, la última incorporación: The Castles of Burgundy de Stefan Feld (Los Castillos de Borgoña si se hubiese editado en español). Tras una rápida explicación, Sandra y yo nos pusimos manos a la obra. La partida empezó bastante bien para mí. Logre colocar dos barcos en mi dominio que me permitió ser el primer jugador durante varias rondas seguidas. Fui expandiéndome de manera más o menos regular, con un poco de todo para no dejar ningún tipo de construcción coja. Además vendí varias veces mercancías, lo que me destacó un poco en el marcador. Sin embargo, Sandra se hizo con varios castillos, lo que le dio varias acciones extra, además de conseguir la tecnología que le otorgaba dos unidades de plata cada vez que vendiese mercancía. Eso unido a un rush final importante, donde logró cerrar en primer lugar varios tipos de terreno le otorgaron la primera victoria a un juego que nos ha dejado un grandísimo sabor de boca. Puntuación final: 168 a 153. He de decir que una regla no la aplicamos bien. Cada vez que colocábamos una loseta de animales, solo anotábamos los puntos correspondientes a esa loseta, pero no volvíamos a sumar los puntos correspondientes a las losetas ya colocadas de ese mismo tipo de animal en el mismo pasto. Pero bueno, el perjuicio fue similar para ambos, por lo que no creo que el desenlace de la partida hubiese variado. No es excusa. Empieza a convertirse también en una norma que cada vez que estrenemos juego Sandra me gane casi por paliza. Voy a tener que echar partidas de entrenamiento antes de enseñarle nada.

Mi dominio en sus albores
Mi dominio en sus albores

Y para terminar la semana, el domingo vinieron Juan y Ciro a casa para echar una partidita a alguno de los nuevos juegos que teníamos. Y para no olvidar conceptos, de nuevo sacamos The Castle of Burgundy. Ya sé que no le da mucho lustre a estas crónicas repetir, pero era una buena ocasión, no íbamos a tener mucho tiempo y nos pareció adecuado además de atrayente probarlo a cuatro jugadores. Y, señores, si a dos jugadores es un gran juego, a cuatro es una maravilla. Mucha más competición por las losetas y hay que estar más pendiente de tus rivales (como en casi todos los Eurogames). Pero cabe destacar que el dinamismo que se apreciaba a dos jugadores no se resiente a cuatro, y la partida va muy fluida y sin apenas AP. Centrándonos en la partida, Sandra comenzó fuerte haciéndose con bastantes barcos, lo que le aseguró ser la primera durante casi toda la partida. De hecho no le quité el primer puesto hasta la última fase. Ciro iba haciendo un poco de todo y Juan se centró en levantar un buen pasto que le fue dando suculentos puntos al llenarlo de adorables vaquitas. Yo por mi parte entré inicialmente en la disputa con Sandra por el primer jugador, aunque cuando ella aceleró en este aspecto me centré en levantar buenas ciudades. Llegados a este punto debo reconocer que, de nuevo, vimos que hacíamos una cosa mal (por tanto en la anterior partida también). Si en esta ya hacíamos bien lo de los animales, a raíz de una de las tecnologías nos percatamos de que en una misma ciudad no podían levantarse edificios de un mismo tipo, y yo tenía edificios repetidos por doquier. Pero bueno, aceptamos que en esta partida se podían tener repetidos. De todos modos no afectaría al resultado final. Juan y Ciro fueron más o menos en cabeza durante toda la partida y finalmente aceleraron para quedar en las dos primeras posiciones. El vencedor fue Ciro, con 196 puntos, seguido muy de cerca por Juan, con 194. En tercer lugar quede yo, con 178, y en la última posición, Sandra, con 158. Creo que mi error fue centrarme tanto en las ciudades. Cuando llegamos a la última fase no tenía mucha capacidad de movimiento pues no tenía forma de hacer combos importantes al no disponer de huecos en mi dominio para situar Castillos o Edificios. Pero bueno. Una experiencia muy satisfactoria.

Ni el Monster me dio energías suficientes para ganar
Ni el Monster me dio energías suficientes para ganar

Y con esto acaba la semana de vuelta a la rutina. Supongo que la semana que viene seguiremos de estrenos. Estoy deseando estrenar el Android: Netrunner que ya enfundé durante el fin de semana.

Deja un comentario