Primeras Impresiones: ¡Pánico en Wall Street!

La portada es totalmente representativa
La portada es totalmente representativa

¿Cuantos de vosotros no habéis fantaseado con invertir algunos eurillos en el enrevesado mundo de la bolsa? Tomárselo como un juego de azar, meter un dinerillo con la esperanza de ver como esa inversión inicial crece gracias a nuestro acierto. Pero no solemos atrevernos porque lo más probable es que sean los brokers profesionales los que vean incrementar el saldo de sus cuentas bancarias, mientras que nosotros nos quedamos a cero.

Pues bien, para los que quieran sentir esa emoción sin dejarse la nómina en el intento pueden echar una partidita a ¡Pánico en Wall Street! En este juego se divide a los participantes en dos grupos, empresarios e inversores (ambos roles muy viles). El objetivo, ser el jugador que más dinero consiga acumular al final de la partida. Habrá dos ganadores, uno del lado de los empresarios y otro del lado de los inversores.
Sin entrar en muchos detalles (cosa que ya haré en la reseña que está por venir), la mecánica de juego es sencilla. Son 5 rondas, divididas en 5 fases cada una:

  1. Invertir en las empresas: en esta ronda los inversores realizan ofertas para invertir en las compañías de los empresarios.
  2. Fluctuación del mercado: se lanzan los dados de fluctuación del mercado, que modificará las ganancias o pérdidas que arrojaran los diversos tipos de empresa.
  3. Recogida de beneficios: o pago de pérdidas. En función de la fluctuación anterior, los inversores reciben de la banca los beneficios correspondientes, o pagan las pérdidas causadas por las empresas en las que invirtieron.
  4. Pagos: los inversores pagan a los empresarios las cantidades acortadas. A su vez, los empresarios deben pagar el mantenimiento de sus empresas.
  5. Subasta de empresas: finalmente salen una serie de nuevas empresas a subasta. El empresario que ofrezca el mejor postor se convertirá en el nuevo dueño, poniéndola a disposición de los inversores en la siguiente ronda.
Empresas y dinero, dinero y empresas...
Empresas y dinero, dinero y empresas…

La verdad es que tenía muchas ganas de probar este Party Game. Mi ludoteca andaba algo coja en este aspecto y cuando nos juntamos en casa más de seis personas es difícil sacar a la mesa algo sesudo y que permita muchos jugadores. Sobre todo si la gran mayoría no está familiarizada con este tipo de juegos. Por eso lo que normalmente acabamos jugando al Party & Co. y similares. Así que decidí solventar este problema y, después de leer unas cuantas reseñas, me decidí por este JUEGAZO.

Si señores. La verdad es que al principio era algo escéptico. En mi grupo de jugadores hay gente de todo tipo, y me daba miedo que al sacar un juego en el que hay que ser muy proactivo no llegase a funcionar. Pero en la fase de inversiones parece como si todos sacásemos el Josef Ajram que llevamos dentro y empezamos a invertir en todo lo que podemos intentando buscar la máxima rentabilidad. A grito pelado intentaremos cerrar el máximo de operaciones posibles pisando la de nuestros rivales. Pero cuidado, en medio de la vorágine tendremos que ser capaces de saber cuándo una inversión puede volverse en nuestra contra, y hacernos perder dinero. Fue una experiencia brutal. Esos dos minutos de cada ronda son un desenfreno maravilloso.

La verdad, lo recomiendo a todo el mundo. A ver si juego un par de partidas más y hago una reseña como Dios manda. Hasta entonces tendréis que conformaros con esta primera impresión.

4 comentarios en “Primeras Impresiones: ¡Pánico en Wall Street!”

    • El mínimo para jugar a la versión estándar son 5 jugadores (2 empresarios y 3 inversores). Pero tiene una modalidad para 3 o 4 jugadores, en los que todos son tanto empresarios como inversores (esta es a la que jugamos). UNA LOCURA! 😛

      Ahora cuando baje a Sevilla en Julio me lo llevaré y echaremos unas cuantas partidas multitudinarias. A ver que tal funciona.

Deja un comentario