Crónicas Jugonas: Semana 24 del 2016 (06/06 – 12/06)

Como se preveía, semana espectacular. En los días laborables las típicas partidas de después de comer, pero el finde llegaba lo gordo: mis primeras CLBSK. Muchos colegas que aún no había desvirtualizado iban a estar presentes para pegarnos un finde lúdico como no recuerdo haber tenido nunca. No os hago esperar.

Empezamos el lunes con una partida a The Speicherstadt (aquí su tochorreseña). Un título de Stefan Feld con una original mecánica de subasta en el que nosotros pujamos por el orden de compra unas cartas (bomberos, barcos con mercancías, artesanos, edificios, etc.) pero, a su vez, el precio se va a ir modificando en función de los jugadores que se vayan colocando a la cola. El objetivo será obtener puntos mediante, principalmente, el cumplimiento de unos contratos a través de las mercancías que traigan los barcos. Y todo sin olvidarnos de los incendios, que irán restando puntos a aquel jugador que menos potencia de bomberos haya conseguido. En la mesa: Víctor, Borja, Sandra y yo. Partida desastrosa. Empecé diciendo -esta vez no me voy a comer ningún incendio-. Pues nada, por mucho que intenté hacerme con bomberos, en los momentos clave los dejé escapar, de forma que me quemé las cuatro veces (-10 puntos). Logré llenar un almacén y cumplir un pedido pequeño, que me sirvió para maquillar algo el resultado. Me llamó la atención la estrategia de Sandra, que decidió no ir a por ningún pedido y se agenció a casi todo los comerciantes, de forma que, cada vez que pillaba un barco, lo vendía todo. Una pena para ella que no se hiciese con el edificio que otorga puntos por monedas. La partida se decidió entre los que mejor gestionaron los incendios, siendo Borja quien se proclamó vencedor gracias a una Casa de Cuentas. Resultado: Borja 23, Víctor 20, Sandra 10 y yo 6. Muy recomendable para cuatro/cinco jugadores, con una mecánica de subastas muy curiosa y original. Eso sí, muchas opciones durante la partida. Hay que tener muy claro que se quiere en cada ronda porque cada moneda tiene una importancia vital. Y más a cinco jugadores, que desde que colocas un meeple hasta que te vuelve a tocar, la situación en el tablero puede haber cambiado radicalmente para tus intereses. Da pie a un poco de faroleo intentando engatusar a la gente para que se tire a por cartas que no te interesan y no encarezcan las que sí. Y los bomberos son vitales para evitar perder puntos y no tanto ganarlos. Muy entretenido.

Seguir leyendo