ProtoTesting: Ars Universalis

Introducción

Los chicos de Meridiano 6 me hicieron llegar recientemente una copia de su juego Ars Universalis, un juego en el interpretamos a una dinastía de mecenas que buscan prestigio apadrinando a los mejores artistas y científicos para desarrollar obras que transciendan en la historia. Es un diseño de Manuel D. Cruz Díaz y Antonio J. Dionisio. De las ilustraciones se encarga Manuel Espinosa Quirós.

Ars Universalis

El juego buscará su publicación mediante una campaña de micromecenazgo (que le pega mucho) mediante Verkami (la campaña comenzó el pasado 1 de Octubre). Desde aquí les deseamos la mayor de las suertes y que el proyecto alcance sus objetivos. A continuación encontraréis el enlace a la campaña por si estáis interesados (ha comenzado a un ritmo espectacular):

Ars Universalis en Verkami

El juego permite partidas de 2 a 4 jugadores (con posibilidad de un quinto), con una edad mínima recomendada de 10 años y una duración aproximada de unos 60 minutos.

Componentes
Componentes

Importante. Si ya conoces el juego y/o solo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado 3. Opinión. El apartado 2. Mecánica está destinado especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

2. Mecánica

En Ars Universalis seremos una familia de mecenas con el objetivo de convertirse una de las más prestigiosas de todos los tiempos. Para ello utilizarán todos sus recursos en atraer artistas y científicos y poner a su disposición los medios necesarios para que desarrollen sus geniales creaciones. Es un juego con mecánicas de subastas mezclado con construcción de patrones mediante puzles.

2.1. Conceptos Básicos

En la partida manejaremos dos elementos básicos:

  • El dinero (representado con una moneda). Como mecenas que somos, utilizaremos nuestra fortuna para atraer a los mejores
  • Los recursos (representados con un martillo). Son losetas que contienen los elementos necesarios para formar las obras de cada tipo

En primer lugar tenemos a los Artistas y Científicos. Ellos serán los geniales autores de las obras que aumentarán nuestro prestigio. Estos se representan en unas tarjetas con cantidad de información:

  • En la esquina superior izquierda tenemos el coste de contratar a dicho artista/científico (con una moneda como símbolo).
  • Justo debajo, el número de materiales que el propio artista/científico aporta
  • A continuación, ocupando la mitad izquierda de la tarjeta, tenemos una ilustración del personaje con una breve reseña histórica (nombre, nacimiento y muerte, etc.)
  • En la mitad derecha encontramos un recuadro con las obras que puede desarrollar el personaje, con una columna con cuatro espacios numerados, indicando el prestigio y dinero que otorgará dicho personaje al completar la obra correspondiente. Si un personaje puede desarrollar más de una obra, se dice que es un personaje polifacético, en cuyo caso, en la columna de los puntos aparecerá una estrella con un valor adicional en puntos y monedas que se obtendrá si el artista completa todas sus obras.

Personaje polifacético
Personaje polifacético

Existen cinco tipos de obras que se pueden llevar a cabo: pintura, escultura, música, literatura y ciencias. Las losetas de recursos, como hemos dicho, contienen los elementos necesarios para intentar completar cada tipo de puzle. Estas tienen doble cara:

  • Por una cara encontraremos los elementos para resolver las obras de pintura, escultura y matemáticas
  • Por la otra cara encontraremos los elementos para resolver las obras de música y literatura.

Recursos
Recursos

Centrémonos en las obras. Estas serán unos puzles que tendremos que completar haciendo uso de las losetas de recursos. Los tipos de obras/puzles son:

  • Pintura (colores): cada loseta (por el lado correspondiente) contendrá en dos de los cuatro lados la mitad de un manchurrón de pintura de uno de los colores primarios (amarillo, rojo y azul). Para poder completar un color de la obra, se requiere conectar dos losetas que formen el color correspondiente. Si es un color primario (azul, rojo o amarillo), pues ambas partes de la mancha deben ser del mismo color, pero, si son un color secundario (verde, naranja o morado), habrá que mezclar los colores, colocando cada parte del color necesario para conseguir la combinación adecuada (azul+rojo=morado, azul+amarillo=verde y rojo+amarillo=naranja). La obra se puede completar en una fila o consiguiendo los colores por separado (aunque esto requerirá más losetas de material)
  • Literatura (palabras): cada loseta (por el lado correspondiente) contendrá cuatro letras del abecedario en cada una de las esquinas. Para completar una palabra, necesitaremos usar las letras de varias losetas de forma que podamos completar la palabra. La única pega es que no se pueden intercalar letras de losetas distintas. Es decir, que si, por ejemplo, tenemos dos losetas, una con las letras A, R, T, H, y otra con las letras E, O, M, F, la palabra ATEO seria valida (la A y la T están en la primera y la E y la O en la segunda), pero la palabra AMOR no (al necesitar primero la A de una loseta, luego la M y la O de otra y, de nuevo la R de la primera).
  • Música (notas): se debe formar la partitura expresada en la tarjeta del artista. Para ello interconectaremos las losetas (por el lado correspondiente). No es necesario formar estrictamente la partitura, sino que puede estar contenida dentro de otra, es decir, que las notas iniciales y finales de nuestra partitura formada con losetas no contarían siempre y cuando entre medio si consigamos la partitura objetivo. Además, está permitido desplazar verticalmente las losetas para que solo coincida una de las dos líneas del “pentagrama”.
  • Escultura (cuerpos geométricos): cada loseta (por la cara correspondiente), contendrá en dos de los cuatro lados una serie de cuerpos geométricos (cilindros, esferas, cubos y conos). Estas figuras deberán conectase de forma que las losetas formen una única fila. Solo serán tenidos en cuenta aquellos cuerpos que se encuentren conectados. Hay que conseguir reunir los cuerpos solicitados en la tarjeta del artista de forma que aparezcan en orden, aunque no necesariamente seguidos (puede haber otros cuerpos no solicitados intercalados entre los requeridos).
  • Ciencia (números): cada loseta (por la cara correspondiente), contendrá un número en la zona central de la misma. Podremos usar cualquier número de losetas para conseguir mediante operaciones matemáticas básicas (suma, resta, multiplicación y división), el número impreso en la tarjeta del personaje. Está permitido hacer uso de la propiedad asociativa.

Otro concepto es el cambio de paradigma que, una vez por partida y en cualquier momento, un jugador puede hacer uso de la ficha correspondiente para descartar todas las fichas de materiales y robar otras tantas nuevas y distintas, con el fin de desbloquear alguna situación insalvable.

Distintos tipos de obras
Distintos tipos de obras

En el juego existen tres Edades: Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Cuando alguno de los jugadores consigue completar 3 obras de la Edad actual, ocurrirá un cambio de Edad. Estos cambios de Edad, en lo que afectan básicamente es en que las obras incompletas de artistas de eras anteriores quedan obsoleta, otorgando la mitad de beneficios cuando se completen. Además, el coste de los artistas y la dificultad de sus obras se verán aumentados. Estas eras, además imponen un límite de recursos. En ningún momento se podrá sobrepasar dicho límite. Si así ocurriese, habría que descartar el exceso en ese mismo instante (Edad Media: 6 recursos; Edad Moderna: 7 recursos; Edad Contemporánea: 8 recursos).

Finalmente, hay una serie de bonificaciones según los tipos de obra, llamados Grandes Desarrollos, que otorgan puntos de victoria de forma temporal a un jugador. A partir de 3 obras de un mismo tipo, se desactiva el bonus de dicho tipo de obra, que permanecerá en manos del primer jugador que alcanzó esta cifra, pero que perderá a manos de otro jugador si este le sobrepasa en número de obras de ese tipo para el cual el primero tenía el bonus otorgado. Existe un bonus especial, el Gran Desarrollo de las Artes y las Ciencias, que es otorgado cuando al primer jugador que completa una obra de cada tipo, y no puede cambiar de manos.

Grandes Desarrollos
Grandes Desarrollos

Y con esto es suficiente.

2.2. Preparación de la Partida

  1. Se separan los artistas según la Edad a la que pertenecen en tres mazos, barajándose cada uno independientemente
  2. A cada jugador se le entrega un artista de la Edad Media. Este debe no ser polifacético, por lo que si se roba uno de estos, se devuelve al mazo y se roba otro.
  3. También se entrega a cada jugador su set de cubos, 35 monedas y un marcador de cambio de paradigma, así como los cubos de un color.
  4. Se coloca el tablero principal en el centro de la mesa, y se pone un cubo de cada jugador en la posición 0 del marcador de puntos de prestigio. También se coloca un cubo de cada jugador en la primera casilla de la Edad Media. Finalmente, se coloca un cubo de cada jugador en los contadores de número de obras de cada tipo.
  5. Por último, se decide quién será el jugador inicial. Según el reglamento debería ser el último en haber visitado un museo, pero esto ya es cuestión de cada uno.

Y ya estamos listos.

Partida preparada para cuatro jugadores
Partida preparada para cuatro jugadores

2.3. Desarrollo de la Partida

Una partida a Ars Universalis se desarrolla a lo largo de un número indeterminado de rondas (aunque más o menos siempre son las mismas), divididas en tres fases.

Fase I: Subasta de Artista

  1. Se revelan tantas cartas de artista de la Edad actual como jugadores haya en la partida.
  2. El primer jugador podrá abrir una subasta por uno de los artistas o pasar. Si pasa ya no podrá adquirir artistas en esta ronda. La cantidad mínima inicial para la puja es la indicada en el artista. Una vez abierta la subasta, todos aquellos jugadores que aun tengan opción de adquirir un artista podrán aumentar la puja o retirarse de la subasta (esto no significa renunciar a adquirir un artista en esta ronda).
  3. En el momento que solo quede un jugador en la subasta, este pagará la cantidad pujada y tomará el artista y lo colocará en su lado de la mesa, así como la cantidad de materiales indicados en la tarjeta.
  4. Si el jugador que inició la puja no es el jugador que finalmente se ha quedado el artista, podrá volver a iniciar una subasta. Si no fuese así, el siguiente jugador que aún no haya adquirido un artista pasa a ser el jugador inicial para esta fase y se procede de la misma forma.

Fase II: Compra de Recursos

Empezando por el jugador inicial, cada participante tiene la opción de realizar una acción de compra y/o venta de materiales. El coste de adquisición de un material es de 2 monedas, mientras que el precio de venta de un material es de 1 moneda. El dinero que se obtiene en la venta puede ser usado en la compra.

Fase III: Completar Proyectos

Al comienzo de esta fase se roban 3 materiales que se colocan en el centro de la mesa, formando el banco de recursos.

Empezando por el jugador inicia, cada jugador podrá intentar completar todas las obras que pueda/quiera utilizando los recursos que posea en este momento. Como ayuda, podrá intercambiar un único recurso de su mano con otro del banco general.

Proyectos completados según tipos
Proyectos completados según tipos

Por cada obra que completemos, tendremos que devolver a la reserva los recursos utilizados, obteniendo los puntos de prestigio y monedas indicados en la tarjeta. Si fuese la última obra de un autor polifacético, se recibe además la bonificación. Si, por el contrario, aun tuviese más obras sin completar, colocaremos un cubo en cada obra completada. Si el artista ya no tuviese más obras por completar, se retira la tarjeta.

Tablero
Tablero

Finalmente, habrá que avanzar los marcadores en el tablero principal. Avanzaremos una posición en el marcador de Edades por cada obra completada de la Edad actual. También avanzaremos en los marcadores de tipos de obras. Si en algún momento algún jugador alcanza las 3 obras de un tipo o una obra de cada tipo, se le otorgará la bonificación por Gran Desarrollo. Si algún jugador adelantase en algún tipo de obra a otro que posea una bonificación podrá reclamarlo, perdiendo el primero los puntos y sumándolos el segundo.

Al final de la ronda, el marcador de jugador inicial pasa al siguiente jugador en sentido horario.

Cambio de Edad

En el momento que alguno de los jugadores complete tres obras de la Edad actual, al final de la ronda ocurrirá un cambio de Edad:

  1. Cada jugador recibe 5 monedas.
  2. Se retira el mazo de artistas y científicos de la Edad que acaba de finalizar.
  3. Se mueven todos los cubos en el marcador de Edad al comienzo de la Edad que comienza (independientemente de si tienen 3 o más obras de la Edad anterior o no).
  4. Los artistas/científicos que sigan en juego podrán ver completadas sus obras, aunque los beneficios que otorgan se verán reducidos a la mitad (redondeando hacia abajo).

Ficha de Jugador Inicial, Ficha de Cambio de Paradigma y Monedas
Ficha de Jugador Inicial, Ficha de Cambio de Paradigma y Monedas

2.4. Fin de la Partida

La partida finaliza en la ronda en la que se cumple una de estas dos condiciones:

  • Algún jugador alcanza o sobrepasa los 75 puntos de prestigio.
  • En la fase de subasta ningún jugador adquiere artistas.

2.5. Variantes

Para dos jugadores se aplican las siguientes modificaciones:

  1. A cada jugador se le entregan 25 monedas en vez de 35.
  2. No hay fase de subasta, sino que el primer jugador revela un artista, que podrá adquirir por su precio base. Si pasa, el segundo jugador puede adquirirlo si lo desea.
  3. Si el primer jugador no adquirió el primer artista, revela otro artista. De igual forma, si lo rechaza, lo podrá comprar el segundo jugador, siempre y cuando no hubiese adquirido ningún personaje.
  4. Si el primer jugador adquirió el primer personaje, el segundo jugador revelará otro personaje que podrá adquirir o rechazar.

3. Opinión Personal

Aprovecho para daros la bienvenida a esta nueva sección en la que haré un análisis de prototipos que aquellos diseñadores interesados me hagan llegar. Mi intención es ofrecer una revisión igual de exhaustiva que cuando redacto una reseña, pero con algunas diferencias, ya que no puedo entrar a valorar la calidad de la edición o dar por sentada la mecánica, que siempre estará sujeta a cambios hasta que viese la luz. Y ante todo, mostrar el mayor de los respetos por el trabajo realizado y dar las gracias a los autores por confiar en mí para ofrecer una valoración. También me permitiré el lujo de ofrecer algunas ideas, siempre de forma superficial, ya que no he tenido oportunidad de probar dichas ideas, y tampoco soy quien para exigir nada. Serán solo recomendaciones basadas en mi experiencia. Y sin más, vamos a ello.

Como hemos comentado hace ya unos cuantos párrafos, Ars Universalis es, principalmente, un juego de puzles. Y esto hay que tenerlo muy claro para no llevarse una decepción. Y mirándolo desde este prisma, es un diseño muy interesante, ya que cada vez que nos ponemos a intentar completar una obra, nos metemos en nuestro mundo, con los materiales disponibles y nuestros personajes, y empezaremos a rotar losetas como locos intentando encontrar la combinación adecuada. En este sentido, chapeau. Son los mejores momentos de la partida, intentar ajustar todos nuestros recursos para gastar lo menos posible y lograr completar las obras.

Detalle de Tablero de Puntuación
Detalle de Tablero de Puntuación

La dificultad de estos puzles va in crescendo a lo largo de la partida. A medida que vamos avanzando de Edad, los nuevos personajes disponibles ofrecen mayores rendimientos, pero también intentarán desarrollar obras más complejas, necesitadas de más recursos y, por ende, de una mayor dificultad. Es aquí donde entra el factor azar y lo que menos me gusta del juego. Y es que hay muy poca opción de modificar los recursos que van pasando por nuestra mano. La mayoría de ellos nos llegarán de forma azarosa, y solo tendremos opción de permutar uno de ellos en cada ronda. El cambio de paradigma no deja de ser un artificio que existe para resolver situaciones desesperadas. Hacer uso a la ligera de esta ficha puede hacer que nos arrepintamos más tarde. Tal vez sería interesante pensar en alguna variante para ofrecer los recursos en plan Ticket to Ride o Alhambra, con un número determinado de losetas vistas que se pueden adquirir directamente a un coste mayor, o tirar del azar y robar a un coste menor.

Además, siendo la resolución de los puzles muy similar, encadenando losetas-cartas de recursos, la sensación de que unos tipos son más fáciles que otros está ahí. En mi opinión, las obras de pintura, escultura y música son “relativamente” asequibles, pues los distintos tipos de recursos están bastante controlados: en pintura solo tenemos tres colores que se van combinando entre sí, en escultura solo tenemos 4 figuras geométricas y en música hay en torno a 6-7 losetas distintas. Entonces, más o menos, una obra de estos tipos va a requerir siempre el mismo tipo de materiales.

Pero, por otro lado, tenemos los puzles de ciencia, en el que nuestro objetivo es alcanzar un determinado valor utilizando los números de los recursos. Y aquí es donde la dama fortuna hace un desfile delante de nosotros. Nos obsesionaremos por conseguir el resultado indicado en la obra. El problema es que no existe un límite para conseguir cuadrar la operación. Esto nos puede llevar a, en pos de evitar perder comba con nuestros rivales, hacer un gasto excesivo en materiales con tal de resolver la obra a tiempo.

No debemos olvidar que el dinero es limitado. Partimos de una cantidad fija y solo se ve aumentada en cada cambio de Edad. Es decir, que, para toda la partida, vamos a contar únicamente con 50 monedas (40 en partidas de dos jugadores). Cada moneda que no logremos recuperar al completar una obra, ya sea porque pujamos demasiado por el personaje o porque hemos gastado más recursos de la cuenta, puede convertirse en un problema, sobre todo en las rondas finales, donde los personajes de la Edad Contemporánea tienen un coste inicial bastante elevado.

Y ya que sale el tema del dinero, hablemos de la mecánica de subastas incorporada. Como siempre, en una subasta hay que sopesar concienzudamente la conveniencia de subir la puja o no por un determinado personaje. Esto dependerá de lo importante que sea para nosotros o para nuestros rivales. A la hora de calcular si un determinado personaje es interesante para alguno de los otros jugadores, hay que fijarse más en el tablero que en los recursos. Existe la tentación de pensar que un determinado personaje puede interesar por la facilidad para resolver su obra por los recursos de los que disponga un jugador antes de adquirirlo. Hay que evitar esto, porque podemos enlentecer la partida y no vamos a ganar prácticamente nada. Es más interesante la lucha por los Grandes Desarrollos, ya que son los que verdaderamente van a generar diferencias durante la partida. Lo normal es que los jugadores vayan a una obra por ronda, de forma que, en puntos, la partida se mantendrá bastante igualada hasta que estas bonificaciones comiencen a entrar en juego. Entonces, permitir que un jugador adquiera un personaje que le permita adquirir uno de estos bonus si puede ser un error estratégico. Pero yo siempre recomendaría adquirir personajes que, ante todo, no supongan un marrón para nosotros.

Todos los personajes
Todos los personajes

Y aquí una recomendación. Lo normal es que en una partida se desarrollen aproximadamente 8-9 obras, independientemente del número de jugadores. Lo interesante del sistema de subasta de personajes es, como he dicho, el poder competir por los Grandes Desarrollos y, en un momento dado, poder arrebatar puntos a nuestros rivales. Si un jugador adquiere un Gran Desarrollo, para poder quitárselo, como mínimo, habrá que desarrollar 4 obras de ese tipo. Esto implica que, aproximadamente, la mitad de las obras que desarrollaremos en la partida las tendríamos que escoger de un tipo concreto para disputarle el bonus a otro jugador. Me parece un número muy alto. El juego creo que ganaría bastante si se añadiese algún elemento para favorecer esta competencia. Algunas ideas: que los Grandes Desarrollo se desactiven con 2 obras en vez de con 3, o que las obras de Edades superiores tengan un mayor peso a la hora de contabilizar obras, ya que no es lo mismo completar una obra de literatura de la Edad Contemporánea a una de la Edad Media.

Exceptuando la mecánica de la subasta, introducida con la intención de ofrecer cierta interacción entre los jugadores, el juego es bastante multisolitario. Recordemos que no dejan de ser puzles. Si todos los jugadores tienen la misma capacidad esto no es un problema. Pero si en el grupo tenemos a alguien que le cueste adaptarse a la mecánica, puede provocar buenos parones en la partida. Teniendo en cuenta que no es un juego especialmente dinámico, esto puede cortar bastante el rollo. Afortunadamente, los jugadores tenderán a adquirir personajes cuyas obras puedan tener enfiladas de antemano, por lo que no sucederá tantas veces como podría suponerse.

No debemos olvidar el gran carácter educativo del juego. Muchos de los personajes que desfilaran por la mesa son conocidos, pero otros tantos no. En su día leí que la intención esta incorporarle un pequeño código QR a las tarjetas para, con el móvil, poder acceder a un contenido más exhaustivo de dicho artista o científico. A mí me parecía una idea estupenda que podría servir como reclamo para aquellos jugadores que no solo busquen mecánicas. Según me han comentado los autores, se incluirá en la versión final del juego.

Respecto a la jugabilidad, diría que puede tener una vida media. Las sensaciones no van a variar mucho de una partida a otra, ya que las mayores variantes vendrán de los puzles que nos toque resolver y la competencia por los grandes desarrollos.

El juego funciona bastante bien a 3-4 jugadores, donde el dinero está bastante ajustado al desarrollo de la partida. Sin embargo, a 2 jugadores creo que anda muy justo de monedas, y es fácil que alguno de los jugadores llegue a bloquearse, sobre todo si alguno fuerza un cambio de Edad y deja con demasiadas obras colgadas al otro jugador. No estaría mal algún tipo de mecanismo que evite estas situaciones para que, ante un posible bloqueo, un jugador pueda continuar y no quedarse mirando el resto de la partida (algo del tipo robar 5 monedas o 2 recursos al final de un turno si no se ha podido adquirir personaje o completar obra).

Partida en juego
Partida en juego

Respecto al diseño de los componentes, una de cal y otra de arena. La combinación de los distintos elementos en las losetas-cartas de recursos me parece una genialidad. En un pequeño espacio físico tenemos piezas para completar cinco tipos de puzles, además algunos con una mala baba increíble. Se aprecia muchísimo trabajo detrás de esta idea, que es el gran punto fuerte del desarrollo. Por contra, es un concepto claramente pensado para ser usado en losetas que van siendo robadas de una bolsa. El uso de cartas le quita bastante gracia al asunto. Al elegir las cartas como formato de soporte, aparecen varios problemas. Por un lado, que al formar un mazo, la carta superior es visible, por lo que antes de entregar recursos se requiere, al menos, cortar, para evitar suspicacias y que alguien adquiera o no recursos en base a esa información visible. Por otro lado, es un engorro a la hora de mirar si hay un intercambio interesante en el mercado común, ya que físicamente solo es posible mostrar una de las dos caras de la carta, aunque esto pasaría igualmente con las losetas. Aquí no se me ocurre como solucionarlo.

Respecto al diseño de los componentes, losetas de recursos a parte, hablar del tablero. Este no son más que marcadores de puntuación, pero destila elegancia por los cuatro costados. Las tarjetas de personajes son algo más sosas, sobre todo en cuanto a su fondo. Yo les daría una vuelta. No termina de convencerme el diseño elegido. Pero eso sí, son funcionales al máximo.

Y creo que no me dejo nada. En general, me ha gustado mucho la idea de los puzles (mecánica principal del título). Muy original y muy bien pensado, convirtiendose en el gran punto fuerte de este Ars Universalis. Le echo en falta algo más de interacción y apuntalamiento de ciertos detalles para que el azar no sea tan determinante, ya que, para determinados puzles, si las losetas no te salen,
no tienes nada que hacer. Si os gustan los puzles y las artes, este es vuestro juego. Desde aquí os animo a que, si os ha gustado lo que habéis leído, apoyéis su campaña de micromecenazgo (que le viene que ni pintado al tema).

4 comentarios en “ProtoTesting: Ars Universalis”

  1. Otro más que ha apoyado el proyecto. A mi me llamó la atención la mecánica de puzzle múltiple con losetas. No es que sea muy original, porque lo de los personajes como cartas de objetivos y las pujas son comunes, pero me da la sensación de que lo han combinado bien para ser el tipo de juego que es.

    Responder
  2. Gracias, Iván, por la megareseña.

    Sobre las mejoras, muchas de las cosas que nos decís estamos viendo cómo encajarlas en el juego. En el manual vamos a introducir, al menos, algunas reglas opcionales para intentar rebajar un poco el azar y por otro lado que no pase que te puedas quedar tirado a mitad de una partida (cosa que la verdad es que no nos sucedió nunca durante las pruebas). Por lo menos, el que quiera jugarlo así podrá hacerlo sin que tenga que inventarse reglas no sancionadas oficialmente, que luego llega la policía de los juegos de mesa y te mete un puro 😛

    Responder

Responder a vilvoh Cancelar la respuesta