Primeras Impresiones: The Builders: Middle Ages

La semana pasada tuve la oportunidad de probar este simpático filler diseñado por Fréderic Henry y editado por Asmodee (aunque aún no ha sido distribuido en nuestro país), y que fue nominado este 2014 al As d’Or en Francia, obteniendo finalmente el premio del jurado. En el tomaremos el control de un gremio de constructores levantando edificaciones en plena Edad Media, y cobrando por ello.

Un lunes cualquiera...
Un lunes cualquiera…

El despliegue es supersencillo. En el centro de la mesa siempre se encontrarán cinco constructores y cinco edificios. Cada jugador, en su turno, dispondrá de tres acciones gratuitas, las cuales podrá gastar en:

  • Tomar un Constructor y colocarlo en su mano (cada Constructor cuesta 1 acción).
  • Tomar Edificio y colocarlo en frente suya en la mesa (cada Edificio cuesta 1 acción).
  • Tomar monedas (1 moneda por 1 acción, 3 monedas por 2 acciones y 6 monedas por 3 acciones).
  • Asignar Constructor de la mano a Edificio en construcción (pagando el coste indicado en la carta del constructor). Si queremos enviar varios trabajadores a una misma construcción en un mismo turno, esto nos costará más acciones (1 trabajador por una acción, 2 trabajadores por 3 acciones y 3 trabajadores por 6 acciones).

Como habréis supuesto, las tres acciones gratuitas de las que disponemos al comienzo del turno no son las únicas que podemos utilizar, ya que podremos comprar acciones extra, a razón de 5 monedas por acción. Así, por ejemplo, si quisiésemos asignar 3 trabajadores a una misma construcción, tendríamos que pagar las 3 acciones gratuitas más 15 monedas por las 3 acciones extra necesarias más el coste de enviar cada uno de los constructores a edificar.

La gracia reside en que cada trabajador es distinto. Estos poseen un determinado nivel (de 0 a 5) en distintas habilidades: albañilería, carpintería, arquitectura y tejados. Por otro lado, los edificios requerirán, a su vez, unos requisitos de estas mismas habilidades. Un edificio se finalizará en el momento en el que enviemos los trabajadores necesarios para cumplir los requisitos (los valores de las habilidades de todos los trabajadores que vayamos colocando en un edificio se suman). En ese momento, se gira el edificio y se recibe el beneficio por su finalización, que pueden ser monedas o herramientas (las cuales funcionan igual que los constructores, pudiéndose asignar a edificios para completar los requisitos de edificación). Independientemente de esto, todos los edificios tienen un valor en puntos de victoria.

La partida finaliza en la ronda en la que algún jugador consiga 17 o más puntos de victoria (completándose la ronda). El jugador con más puntos de victoria (no necesariamente el que detonó el final de la partida), otorgados por los edificios finalizados u obtenidos mediante monedas (10 monedas: 1 punto), será el vencedor.

Como veis, el juego se explica en un periquete. Y, pudiendo parecer muy sencillote, te hace darle bastante vueltas al coco, planificando que colección de trabajadores va a ser la más óptima para poder afrontar los edificios que van saliendo.

Una mezcla muy cuca de Puntos de Acción, Drafteo de Cartas y Set-Collection. Sin duda lo más llamativo es el coste de las acciones extra y de conseguir dinero. Es más, diría la posibilidad de gastar puntos de acción en conseguir monedas o acciones es una medida de emergencia, que solo utilizaremos en momentos muy puntuales.

Edificios y Constructores
Edificios y Constructores

Por tanto, el juego te incita a intentar cuadrar lo mejor posible esas tres acciones iniciales. Hay que mantener un equilibrio importante, e ir sacando edificios a un ritmo aceptable, pues son la fuente principal de dinero, el cual se utiliza principalmente para poder enviar a los constructores a realizar sus tareas. Por tanto, la gran mayoría de turnos lo que haremos será coger constructor, coger edificios y enviar constructor (existiendo también otros tantos en los que cogeremos dos constructores para, posteriormente, enviar uno a cada construcción).

Me llamó la atención el tema de que las cartas de constructores tienen la misma ilustración por ambas caras (y los edificios casi, una cara aparece sin construir y con los requisitos, y por otra construido). Por tanto, de ambos mazos sabes cuál va a ser la siguiente carta en entrar a la fila para poder ser robada.

Si tuviese que compararlo con otro título, lo haría con Noah. Mismo formato (lata metálica cuadrada) y mismas sensaciones iniciales: un aparente chorrijuego que esconde muchísimo más de lo que aparenta, que nos hará estar cuadrando constantemente nuestras acciones (aunque en cuanto a mecánica los juegos difieren bastante). Y además comparten el mismo defecto: siendo fillers declarados, el riesgo de que la partida se alargue, sobre todo a cuatro jugadores, es bastante elevado. De hecho el propio juego indica en su caja que la duración es de 45 minutos. A mi me gustó bastante en esta primera partida, y no descarto que este The Builders: Middle Ages acabe formando parte de mi ludoteca.

19 comentarios en “Primeras Impresiones: The Builders: Middle Ages”

  1. Buenos días a [email protected],

    Es un juego que como bien dices aunque tiene el apelativo filler puede ser más sesudo que lo que podríamos esperar.

    Es una pena que no se ha editado aún en España, ya que lo considero un muy buen juego cuando le quieres dar a las matemáticas.

    Añadiría un punto que me parece interesante, el coste de los trabajadores coincide con el numero de materiales que aportan.

    Cabe decir que se puede jugar mucho a putear y a impedir que el adversario coja buenos edificios ya que no tienes limite de edificios o trabajadores en tu zona de juego. Además siempre tienes visible el siguiente edificio o trabajador que se va a poder seleccionar.

    Un gran juego escondido dentro de este filler ;p, a mi me gusta mucho.

    Responder
    • Oh! No me había fijado en lo de el coste de activación coincide con los puntos de construcción que otorga! Y echando un ojo, algo parecido ocurre con los edificios, te otorgan en monedas o elementos el doble de lo que cueste construirlos, y en puntos de victoria, la mitad redondeando hacia abajo.

      Una prueba de que el juego tiene mucho escondido. Además, cuando se edite aquí, el precio debería rondar el del Noah, por ser una edición muy similar, así que superasequible!

    • Si sabéis fechas podría merecer la pena esperar. Pero simplemente por tener el nombre de los edificios y los constructores en español… Y eso si lo traducen. Yo no esperaría. Corred insensatos! 😛

      Gracias por pasaros!

  2. Bueno acabo de crear una hojas de ayuda para el juego, las he subido a la BGG, cuando las aprueben comparto link. Basicamente he copiado tus textos y por supuesto he hecho mencion y compartido el link hacia este articulo 😉
    Pueden plastificarse y luego recortarlas y caben perfectas en la caja del juego.

    Responder
  3. Pues estuve esta semana pasada en Belgica y encontre una tienda de juegos y me compre el Les Batisseurs: Antiquité , que es parecido pero con alguna cosa nueva como las herramientas, los exclavos y la universidad.

    Mas o menos me ha quedado claro como va la mecanica gracias a la reseña, pero sabeis donde puedo econtrar las reglas de éste o del Middles Ages en ingles o castellano??

    Gracias, un saludo

    Responder
    • Yo tengo el reglamento en inglés. Creo que lo bajé de la BGG. Si no lo encuentras, mandame mediante el formulario de contacto una dirección de correo y te lo mando. Saludos!

    • Yo tengo el reglamento en inglés. Creo que lo bajé de la BGG. Si no lo encuentras, mandame mediante el formulario de contacto una dirección de correo y te lo mando. Saludos!

  4. Al final hoy he estrenado el Les batisseurs: Antiquité , y me ha gustado bastante.
    A 2 he jugado un par de partidas y se juega muy rapido

    Las 4 cosas que le han introducido, respecto a Middle Ages( Instruccion de obreros, Herramientas, Esclavos y Prestamos ) le dan mas opciones de encarar las construcciones
    Si podeis probarlo.

    Un saludo

    Responder

Responder a Escuela de juegos Cancelar la respuesta