Crónicas Jugonas: Semana 32 del 2014 (04/08 – 10/08)

Semana completa de vacaciones en las que, como era previsible, han caído muchas partiditas, especialmente el viernes, día que el que os escribe y Sandra visitaban las Jornadas Tierra de Nadie 2014 en Mollina, Málaga. Vamos a ver cómo fueron.

El lunes y el martes estuvimos de relax y no cayeron partidas. Pero el miércoles quedamos con Agustín y Pilar para echar una buena tarde de juegos. En primer lugar sacamos el que para mí es el mejor juego lanzado al mercado del último Essen: Lewis & Clark. La partida estuvo muy igualada. Yo me monté un motor curioso, ya que aproveché al máximo mi carta inicial de avance, ya que cada vez que salía una nueva carta que permitía avanzar por rio o por montaña, alguien la compraba antes de que me llegase el turno (o cuando me llegaba no tenía suficientes recursos para adquirirlas). Pero si pude comprar dos de las cartas que fusionan las iniciales de recursos y con fuerza dos. Pero mis cartas claves fueron las que me proveían de canoas y caballos de forma económica: una que me permitía cambiar una madera por una canoa y otra que me permitía cambiar un equipamiento por un caballo. Con todo esto y un indio en mis barcos, mi maquinaria se puso en marcha y pude atravesar las montañas sin muchos agobios. Fue en este momento donde logre abrir hueco. Pero lo que parecía que iba a ser una partida tranquila, tuvo un final apretado, ya que Agustín comenzó a quemar naves y me alcanzó con su explorador. Así que tuve que sacrificar la mitad de mi expedición utilizando la acción de limpiar el diario de encuentros y descartar cartas. Me quedé con cinco cartas, por lo que pude acampar mucho antes y finiquitar la partida. Victoria. Agustín quedó segundo, Pilar tercera y Sandra en última posición tras cometer un error grave y deshacerse de una carta necesaria para su estrategia y quedarse encallada en la primera zona de montañas.

La partida mas ajustada a L&C hasta la fecha. Incertidumbre hasta el final.
La partida mas ajustada a L&C hasta la fecha. Incertidumbre hasta el final.

Desgraciadamente, la partida anterior se alargó algo más de la cuenta, por lo que descartamos la posibilidad de jugar a algo denso, así que sacamos el incombustible Tichu. Pilar iba con Agustín, mientras que yo con Sandra. La partida comenzó bien para nosotros, abriendo algo de hueco. Pero entramos en una racha desastrosa, en la que no logramos conseguir varios Tichus que cantamos, perdiendo toda la ventaja. Pero logramos recuperarnos, sobre todo con un Tichu y una ronda en la que Sandra y yo quedamos primero y segundo en la ronda, consiguiendo esos magníficos 200 puntos. Pero definitivamente no era nuestro día. Volvimos a fallar un Tichu y luego conseguimos pocos puntos. Decidimos dejarlo a 500 puntos, llegando bastante igualados a esta última ronda. Y, aunque estuvo tensa, finalmente no nos llevamos la ronda, siendo Agustín y Pilar quienes atravesaron la barrera de los 500 puntos. Este juego es una maravilla absoluta.

Tichu nunca falla
Tichu nunca falla

El jueves echamos una partidita a mi querido Agricola con mi hermano Rubén. Le tocó en un concurso pero aún no lo había estrenado. Así que, antes que nada, un pequeño tutorial de cómo se juega. Tras ello, nos pusimos a granjear. Yo tuve bastante suerte en el reparto de oficios y adquisiciones mayores, tocándome el Panadero y el Horno de Pan. Entonces, por mis cartas, mi estrategia iba a estar claramente centrada en el horneo de pan. Así que cada vez que podía, araba campos y conseguía cereales. Mi hermano empezó a ponerle ojitos al Horno de Adobe, el cual necesitaba para poder poner en juego mi Horno de Pan. Esa primera carrera la gané, así que una vez puesta la maquinaria en marcha, me centré en mejorar todo lo demás. Tarde algo en lograr construir habitaciones, aunque cuando lo conseguí, levanté dos con la misma acción, pudiendo ampliar la familia dos turnos consecutivos, aunque estábamos ya en rondas bastante avanzadas, lo que no me permitió anotar muchos puntos. Rubén jugó en modo troll mucho tiempo, intentando fastidiar las estrategias de los demás sin mirar mucho a su tablero. Eso le perjudicó en muchos momentos porque, como todo el mundo sabe, en Agricola, intentar atacar a otros jugadores solo es rentable si la acción que queremos ejecutar antes que alguno de nuestros rivales también es beneficiosa para nosotros. Sandra tuvo algo de mala suerte con el reparto de oficios y adquisiciones menores, y cayó en el error de intentar poner en juego lo más potable en vez de centrarse en intentar desarrollar su granja sin la ayuda de los mismos. Esto le lastró bastante en algunos periodos. De hecho, es la primera vez que en una partida se llevó una carta de Mendicidad. Como supondréis, la victoria cayó de mi lado de forma clara, obteniendo al final de la partida 40 puntos, por los 24 de Sandra y los 20 de Rubén.

Buena partida al Agricola, aunque demasiada diferencia con Sandra y Rubén
Buena partida al Agricola, aunque demasiada diferencia con Sandra y Rubén

El viernes llegó el plato fuerte de la semana. Cogimos el coche temprano para intentar llegar a Mollina (Málaga) lo más temprano posible. Y a las 10:30 ya estábamos allí. Nuestra primera visita a Tierra de Nadie. Allí nos íbamos a encontrar con gran parte del panorama lúdico nacional. Conocimos a Farko y Fayzah (los chicos de Jugando en Pareja), Skaidan y Gwenhwyvar (los chicos de Otro Juego Mas), Paco Gurney (Días de Juego), el crack Neiban (Tableronne), a los enormes Isra y Sheila (los creadores de Cariño he encogido a los dados y el reciente Pelea de Llamas), a la estrella del rock Gonzo Bríos, a los chicos de Dos de Adobe, incluido Pepe Roma (Kalarien), aunque no pudimos jugar a su Vuelta Rápida (con las ganas que tenía, sniff). Además, volvimos a coincidir con Alejandra y Aarón (los chicos de Juegos de la Mesa Redonda), y con Alex (Darkfonix) con el que pasamos gran parte de la jornada.

Íbamos a echar un Glass Road con Alex y Neiban, pero al final nos embolaron para jugar una partida multitudinaria a Hombre-Lobo Edición Definitiva de MasQueOca. Además de Sandra y el que os escribe, Darkfonix, Neiban, Farko y Fayzah también estaban en la misma. A mí me tocó el Rufián, rol que me encantó porque podía ser el único vencedor de la partida si lográbamos acabar con todos los Hombres-Lobo y, además, dos jugadores concretos están muertos al final de la partida. Aprovechando que a Miguel (un colega de Neiban) lo usaron como ejemplo para explicar todos los casos, creí que sería uno de los que caería. Y de regalo, también le hice la cruz a Neiban, que estaba justo a su lado. La partida comenzó genial para mis intereses, porque en la primera muerte nos llevamos por delante a Neiban (ya tenía un 50% de mis señalados muertos). Y la cosa se ponía aún mejor cuando los Lobos asesinaban al Alcalde y este seleccionaba a Miguel como su sucesor, por lo que iba a ser el blanco de los aldeanos en cuanto diese un paso en falso. Pero entonces empezó a ocurrir algo increíble. El Alcalde sacó su fusil y empezó a acertar Lobo por Lobo, ganándose la confianza de todo el pueblo. Además, Sandra era la Investigadora Privada, y consultó si había algún lobo entre yo y otros dos jugadores más. Y había uno. Menos mal que uno de esos otros dos no se defendió mucho, porque temí por mi vida. Pero el Alcalde decidió y acertó. Se llevó a los tres lobos de forma consecutivo, así que, además de acabar la partida superrápido, no pude llevármelo por delante, por lo que también perdí. Partida muy divertida, y sorprendentemente rápida para la gran cantidad de personas que estábamos en ella.

Como se acercaba la hora de comer, echamos un rato delante del stand de Alejandra y Aarón jugando a chorrijuegos. Primero echamos unas cuantas rondas al Win, Lose or Banana con Alex. Íbamos a jugar a 10 rondas, pero, desgraciadamente, nos dimos cuenta de que las cartas estaban marcadas. Así que decidimos que esa iba a ser la última ronda para no levantar suspicacias. A esa última ronda llegamos bastante igualados, Sandra con 5 puntos y Alex y yo con 4. El Win le tocó a Alex, por lo que él tenía en su mano empatar todos, que solo Sandra ganase o que Sandra y yo empatásemos. Finalmente decisión salomónica. Se quedó conmigo, que efectivamente, tenía la banana, así que empate. Todos contentos.

Triple empate bananero
Triple empate bananero

Para hacer algo más de tiempo, sacamos el Diavolo, que ya teníamos en la mesa para usar las gemas como contadores para el WLB. Farko y Fayzah pasaban por allí y se apuntaron. Lo más destacable de la partida fue que ellos nos sacaron de un error en el que llevábamos cayendo siglos (desde que tenemos el juego), y es que un jugador solo puede ganar gemas y gana una ronda tomando el diablito gris (nosotros ganábamos gemas siempre que acertases, independientemente de si era con el diablito gris o no). De esta forma la partida se resuelve mucho más rápido. Farko y Fayzah fueron los primeros en caer. A la última ronda llegamos con una gema Alex, Sandra y yo. Y Sandra cogió el diablito gris, haciéndose con la victoria. Seguramente Alex puso de su parte para que su idolatrada ganase antes que yo.

#SandraSiempreGana
#SandraSiempreGana

Nos fuimos a comer con Neiban, Farko y Fayzah. En el bar al que fuimos coincidimos con los chicos de Dos de Adobe, y estuvimos un buen rato allí charlando, hasta que el sol de justicia que hacia nos obligó a volver al Ceulaj antes de morir deshidratados.

Alex estaba haciendo demostraciones de Cayro Games, así que allí fuimos, ya que tenía cierta curiosidad por alguno de los juegos que han publicado recientemente. Primero echamos unas cuantas rondas al Fakes, en el que cada jugador recibe una carta indicando si debe contar una historia totalmente cierta o totalmente falsa. Tras ello, se saca otra carta indicando un tema que debe ser incluido en la historia. No estuvo mal, aunque es de esos típicos juegos que, como no juegues con el grupo adecuado, pueden resultar bastante aburridos.

Después echamos una partida al Fast Words, que si me gustó mucho más. Básicamente consiste en decir más rápido que los demás jugadores una palabra coincidente con el tema propuesto por una carta central, la cual se encuentra rodeada por otras ocho cartas con letras. Al decir una palabra, nos llevaremos tantas cartas como letras coincidentes haya en la palabra que hemos dicho. Así hasta acabar el mazo de cartas de letras, siendo el vencedor el jugador con más cartas al final de la partida. Bastante entretenido. La partida me la llevé yo, con 22 cartas. Soy un hacha.

Arsenal de juegos de Cayro Games
Arsenal de juegos de Cayro Games

Después Alex nos sacó el Tortilla de Patatas: The Game, del gran Xavi Carrascosa, publicado por Darbel. La verdad es que el juego me pareció superentretenido. Sin muchas pretensiones, como cualquier filler, pero con una mecánica curiosa y que le da un giro de vuelta a los memory-game. Jugamos a la variante de 4 jugadores. Yo hice pareja con Alex y Sandra con Ángel. Sacamos a relucir nuestra gran capacidad de retención, y cerramos nuestras tres primeras tortillas llevándonos las cartas de más puntos. Ángel y Sandra tuvieron que empezar a manejar una tortilla XXL que lograron cerrar, pero ya con una carta de pocos puntos. Al final de la partida, nosotros solo teníamos una sartén abierta, mientras que Ángel y Sandra tenían dos. Resultado final 7 puntos para nosotros por 2 para ellos. A ver si me hago con una copia para hacer una reseña como Dios manda.

Alex y yo, maestros tortilleros
Alex y yo, maestros tortilleros

Tras ponernos hasta arriba de huevo y patatas, nos fuimos al polideportivo a echar un Glass Road, que Alex estaba deseando probarlo. Íbamos a jugarlo por la mañana con Neiban, pero como lo echaron en la primera ronda, se fue a echarlo el por su cuenta. Tras la explicación de turno, Alex, Ángel, Sandra y yo comenzamos a soplar vidrio y fabricar ladrillos. Yo vi clara mi estrategia. En la primera ronda estaba disponible el edificio que otorga un punto por cantera de la mayor red de canteras interconectadas de forma ortogonal. Así que me dediqué a picar piedra durante toda la partida. Además, salieron los edificios que me permitían descartar edificios de mi oferta personal para ganar recursos (un recurso por loseta) y para ganar losetas de cantera/arboleda/estanque (una loseta por dos de la reserva privada). Sandra hizo algo parecido, pues ella construyó el edificio que le otorgaba un punto por cada arboleda de su mayor red de arboledas interconectadas. Ángel andaba algo perdido, y se construyó una cantidad importante de edificios de procesamiento, pero apenas les dio uso. Alex no hizo mala partida, pero se notó que era su primera partida. Este es un juego que penaliza mucho el no tener claras las cosas desde el primer momento. Resultado final, victoria para mí con 23,5 puntos, Sandra segunda con 19, Alex tercero con 17 y Ángel último con 12,5.

Gran partida. Alex le pilló rápido el truco. Muy disputada.
Gran partida. Alex le pilló rápido el truco. Muy disputada.

Por último, antes de que cerrasen el chiringuito para los que no nos quedábamos a dormir, echamos unas cuantas rondas al One Night Ultimate Werewolf que tenía Gurney allí montado, aunque él tuvo que ausentarse. En la partida estábamos Farko, Fayzah, Valentín, Skaidan, Gwenhwyvar, Ángel y Alex. Posteriormente Skaidan y Gwen se marcharon, pero hicieron su entrada estelar en las TDN Isra y Sheila, quienes ocuparon su lugar. La verdad es que es la mejor versión de hombre lobo que he probado. Rápida, intensa y muy muy divertida. Tengo que hacerme con una copia pero ya. Espectacular una de las rondas en la que yo era el Borracho, y cuando me tocó mi turno, cambie mi carta con una de las del centro sin saber que era. Pero al final de la partida nos enteramos de que Sandra era la Lianta, e intercambió mi carta con la de Alex, por lo que él era el Borracho y yo a saber que era. Pero lo mejor de todo es que en la partida no había en juego ninguno de los dos lobos. Y dio la casualidad de que la carta que yo cogí sin mirar era uno de esos dos lobos, por lo que gane la ronda por pura potra.

Realmente ésta si es la edición definitiva
Realmente ésta si es la edición definitiva

Ya no dio mucho tiempo a más. Fuimos a cenar y estuvimos de cháchara hasta casi las doce, cuando ya cogimos el coche y volvimos a Sevilla. En Córdoba volveremos a vernos.

El fin de semana iba de estrenos. El sábado por la mañana sacamos Mesopotamia, creación de Klaus-Jürgen Wrede, el padre de nuestro querido Carcassonne. Este es un juego cuya mecánica principal es pick-up and deliver, aunque también hay colocación de losetas (con un curioso sistema de conexión). El juego es una carrera por ser el primero en realizar la mayor cantidad de ofrendas. Para ello tenemos que desarrollar nuestra tribu para poder hacerlas y acumular el mana necesario para realizarlas. La verdad es que nos gustó bastante, sobre todo por la componente de optimización y por el sutil puteo a la hora de robar los recursos que se están transportando. La partida la gané yo, que fui el primero en darme cuenta que es fundamental intentar poder realizar varias veces la acción en un turno. Hice esto tanto con las cabañas como con los lugares sagrados, lo que me permitió tomar ventaja y ser el primero en realizar las cuatro ofrendas, mientras que Sandra y Rubén se quedaron solo con dos. Muy buen sabor de boca. Hay que darle más partidas.

Precioso y entretenido juego
Precioso y entretenido juego

Y el domingo llegó el momento de estrenar el Goblins, Inc., una de las peticiones de Sandra del último pedido. Un juego que recuerda mucho a uno de los grandes títulos de Vlaada Chvatil, Galaxy Trucker, aunque en este hay mucha más interacción al obligar a los jugadores a colaborar en parejas, las cuales van cambiando durante la partida. Solo echamos una de las rondas, porque la primera se nos alargó un poco. Como éramos tres, uno iba a ir solo. Me toco a mí. Nuestra idea era echar tres, para que todos hubiésemos jugado solos una vez. Como siempre en este tipo de juegos, en la fase de construcción conseguí un robot bastante decente, sin perder ninguna pieza, mientras que Sandra y Rubén ya comenzaron bastante cojos. Eso sí, uno de los lados de su robot era demoledor, y lo aprovecharon al máximo. De hecho, aguantó los cuatro asaltos que puede durar como máximo un combate, aunque en el último cayeron ante mí. Finalmente, por cartas, yo me llevé la ronda, principalmente porque me quedé con el Ninja, que otorgaba tres puntos por cada goblin eliminado, y yo eliminé sus cuatro goblins, recibiendo doce puntazos. La verdad es que tiene pinta de muy divertido, aunque al principio íbamos un poco lentos al no comprender adecuadamente algunos conceptos, sobre todo a la hora de pilotar el robot. Pero una vez comprendidos, el juego fluye bastante bien. Estratégicamente es mucho profundo que el juego de Chvatil, aunque se pierde esa fase de locura que tiene el juego del diseñador checo.

Primera ronda al Goblins, Inc., muy buenas sensaciones
Primera ronda al Goblins, Inc., muy buenas sensaciones

Por la tarde quedamos con Carlos y echamos un Agricola (segunda vez esta semana, estamos que lo regalamos), que hacía mucho tiempo que no jugábamos con él. Como habíamos quedado, para no alargar demasiado la partida, jugamos sin oficios. La partida estuvo muy igualada. Yo no pude montarme un motor de comida decente, por lo que no amplié mi familia hasta la última ronda, donde pude aprovechar la acción de ampliar la familia sin habitaciones libres, por lo que mis fases de alimentación eran poco traumáticas. Me centré en intentar optimizar al máximo mis acciones, porque sabía que iba a tener muchas menos que Sandra y Carlos. Sandra por su parte comenzó muy fuerte con lo que parecía iba a ser una estrategia clara de panadero, pero cuando ya tenía una cantidad considerable de campos arados, se dedicó más a comer ovejas y jabalíes que otra cosa. Carlos por su parte se centró en ampliar y mejorar su casa para, posteriormente, construirse un par de pastos enormes que le limpiase la granja de puntos negativos. Al final, todo muy apretado. De hecho, Carlos y yo compartimos victoria con 31 puntos, mientras que Sandra se quedó en 29. Magnifica forma de despedir la semana.

Segunda partidita a Agricola de la semana. Esta vez sin oficios. ¡Qué agobio!
Segunda partidita a Agricola de la semana. Esta vez sin oficios. ¡Qué agobio!

Y con esto se acaban estos siete intensos días. Esta semana que comienza se antoja más tranquilita. Muchos de nuestros amigos se van de vacaciones y tenemos alguna visitilla, por lo que será difícil sacar ratos para jugar, pero seguro que conseguimos algo.

13 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 32 del 2014 (04/08 – 10/08)”

  1. Qué placer conoceros pareja, y qué penica no echar nada "juntos". Lo pongo entre comillas porque el Hombres-Lobo no sé si contarlo como tal xD, al menos la partida (o el poco rato q estuve en ella) fue un puntazo, como el rato del almuerzo, q estuvo tb genial.
    Una pena que no jugáramos nada juntos! aunque mira el lado bueno, esta crónica y la mía tendrán muy poco que ver xDDD
    Espero que en Córdoba compartamos momentos de nuevo, y mesa por supuesto. Un abrazo cracks 😉

    Responder
  2. Tochoreseñas y tochocrónicas, si todo lo tuyo es así de tocho, felicidades Sandra!
    Voy a bajarme el manual del Goblins, Inc… Ya eres capaz de crearme hype (jaip) sin reseñas, eso es grave.
    El Glass Road buenísimo!!
    Pero sobre todo, por fin te he podido conocer, mi arma! Juanra Bonet y Metrosexual Sevillano!
    Una pena que se picaran las cartas del WLB :/ Y otra pena que no probaras el juego que traje… tendremos que volver a coincidir en otra superjornada!
    Y a que mola el One Night Ultimate Werewolf? Es la caña de juego, háztelo en P&P que no cuesta nada y es una pasada. Es de mis partygames favoritos, no me esperaba para nada jugar en estas jornadas, fue una agradable sorpresa ^^
    Bueno, paro ya que te quito el poder del tocho. Solo diré… Viva el bar del Ordenao! Y viva Sandra, que siempre gana! (y si no, es que Iván ha contado mal los puntos)

    Responder
  3. El otro día comenté pero el blog no me quiere y me borró el comentario, asi que despues de superar la pereza vuelvo a la carga. Un placer conoceros a todos en las TdN, me lo pasé genial, asi que en Cordoba a repetir 🙂

    Responder

Responder a Darkfonix Cancelar la respuesta