Crónicas Jugonas: Semana 28 del 2014 (07/07 – 13/07)

Semana tranquila en la que no tuvimos megasesión lúdica, pero si que cayeron bastantes partiditas, además con dos estrenos.

La primera partida cayó el martes, un Noah. Partida estuvo muy ajustada. Se nota la experiencia en el juego. La primera ronda fue para Sandra, aunque solo anoté dos lágrimas. La segunda ronda para mí, con tres lagrimas para Sandra. Última ronda intensa y con movimientos muy estudiados. La ronda se la llevó Sandra, pero gracias a que jugué bastante conservador, logré no anotar lágrimas, por lo que la partida fue para mí con solo 2 lagrimas por las 3 de Sandra.

Ronda final
Ronda final

El jueves por la tarde tocaba nuestra partidita semana de Krosmaster: Arena. Sandra formó equipo con Capitán Amakna, Elogio y Pol Vidadizo, mientras que yo hice lo propio con Mali Bu, Srammy, Jeins Bond y Yoko Agular. Escarmentado de las últimas palizas (especialmente la última) busqué formar un equipo que me permitiera atacar de lejos pero con pegada en las distancias cortas. La clave de la partida estuvo en que logré conseguir una recompensa demoniaca que otorgaba al poseedor un hechizo de curación. Se lo coloqué a Srammy, que se dedicaba a mantener con vida al resto de personajes. De esta forma, Jeins Bond se convirtió en un enemigo temible. Bajo sus flechas cayó Pol Vidadizo. Luego le puse una trampa a Sandra con Yoko Agular para atraer al capitán. Viéndose atrapada, a la desesperada lanzó al Capitán Amakna contra Jeins Blond, pero Mali Bú le trabó y Jeins Bond le remató. Por fin se trunca la racha de victorias de Sandra.

El momento de la victoria
El momento de la victoria

Ya por la noche tocaba partidita con los chicos de Juegos de la Mesa Redonda, Alejandra y Aarón. Sandra estaba un poco desmotivada, así que solo jugamos nosotros tres. Y, por tercera semana consecutiva, jugamos al Russian Railroads, aprovechando que en Yucata había habilitado el juego. Tras la explicación, comenzamos a desarrollar el Transiberiano. Yo me centré en avanzar en tecnología y en el transiberiano, así como en el segundo para obtener los bonus. Alejandra siguió una estrategia muy similar a la mía. Mientras, Aarón fue más a su bola, centrándose en ingenieros y en tecnología. La partida siempre se mantuvo igualada hasta el último turno en el que Alejandra y yo nos distanciamos un poco de Aarón, pero este nos recuperó la ventaja gracias a los Ingenieros y los bonus. Resultado final: Aarón vencedor con 271 puntos, segunda Alejandra con 262 y yo tercero con 261. Partida muy entretenida que sirvió para pulir errores que cometimos en partida anteriores. Sin duda uno de los grandes juegos de los últimos tiempos.

Intensa y disputada partida
Intensa y disputada partida

El viernes por la tarde, aprovechando que no teníamos ningún plan importante, sacamos el primer estreno de la semana, uno de los primeros juegos publicados por Ludonova en nuestro país, Fortuna. Yo me había leído las normas el día de antes y, tras explicárselo a Sandra, comenzamos a caminar hacia Roma. Mi estrategia se centró en intentar aprovechar al máximo la acción de las sacerdotisas. Primero gane una y luego la sacrifiqué para poder tener dos dados y aumentar mis probabilidades. Luego, además me casé. Gracias a eso alcancé Roma antes que Sandra, que se quedó a dos pasos. Pero esto no significó mi victoria, ya que Sandra aprovechó mejor los edificios y, sobre todo, los privilegios, obteniendo finalmente más puntos que yo. Resultado final: 20 a 18. Curiosa mecánica la de movimiento de las cartas. Tiene toda la pinta de que a cuatro jugadores estará mucho más entretenido, pero la verdad es que esta primera partida nos dejó un poco fríos. No es mal juego, pero tampoco nos entusiasmó.

Coloridos caminos a Roma
Coloridos caminos a Roma

El sábado por la tarde, antes de irnos a dar nuestra clásica vueltecita al IKEA, echamos un Glass Road. Esta iba a ser la primera partida entre nosotros que íbamos a jugar correctamente (después del desfase de las partidas anteriores). Me centré en aprovechar al máximo los puntos que podían otorgarme una gran red de estanques, ya que logré construir el edificio que me daba un punto por cada uno de estos estanques, más otros que me permitía colocar un estanque en cada casilla adyacente vacía. Con esto me coloqué con 10 estanques, por lo que solo me quedaba intenta optimizar lo máximo posible los recursos. Sandra por su lado no pudo desarrollar una estrategia concreta, y solo pudo construir la iglesia (que daba 7 puntos). Pero llegó bastante corta de recursos al final de la partida, por lo que la victoria fue mía, por 21 a 16. Cada vez me gusta más.

¡Mirad que de agua!
¡Mirad que de agua!

Y el domingo, en el descanso de la final del Mundial tocaba el segundo estreno de la semana, Asante de Rüdiger Dorn. Tras leernos las sencillitas normas comenzamos a negociar con los distintos bienes. Empecé bien, pero de repente me quedé trabajado con demasiadas mercancías iguales que no me dejaron capacidad de maniobra. Mientras tanto, Sandra jugaba y jugaba haciendo acopio de pepitas de oro, hasta que llegó lo inevitable, es decir, la finalización de la partida tras la ronda en la que consiguió más de 60 pepitas (69 para ser exactos). En mi último turno no pude ni reducir la distancia, quedándome con 42 pepitas. Curioso juego, aunque creo que barajamos poco el mazo y esto influyó en el ritmo de la partida, porque Sandra también se quedó un poco trabada a las puertas de las 60 pepitas. Hay que darle más partidas, pero no ha sido un estreno como hubiese querido.

Primera partida un poco bluff
Primera partida un poco bluff

Y con esto termina la semana, más relajada que las anteriores, pero con bastantes partidas. Se nota la jornada de verano y que dispongo de las tardes para echar más partiditas intersemanales. A ver qué tal se da esta.

4 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 28 del 2014 (07/07 – 13/07)”

    • Tampoco te hypees mucho que luego me llueven palos. El juego mola, pero hay que tener claro eso, que dura lo que dura. Rejugable es al máximo. Pero precisamente por esto algunos pueden considerarlo caro. Cuesta en torno a los 50 €. Por materiales lo vale, pero las partidas no llegan a la hora.

  1. Se nota la ausencia de megasesiones, pero de vez en cuando algunos duelos a dos jugadores está bien. Tengo que empezar a jugar en Yucata aunque ya sabes que no soy muy amigo de los juegos de mesa en versión original, pero vienen bien para conocer juegos nuevos.
    La próxima semana tendrás más material para el blog.

    Responder

Responder a Jose Luis Robledo Cancelar la respuesta