Reseña: Sky Tango

Introducción

El sol y la luna siguen un mismo camino, pero nunca se encuentran. En Sky Tango, trazarás los ciclos de estos astros, formando una serie de cartas que ilustran el paso del tiempo. ¡Pero cuidado! Los eclipses pueden arruinar sus caminos. No te desanimes, pues el sol y la luna siempre vuelven. Mantén los ojos bien abiertos, ya que la fauna local puede ser de mucha ayuda, aunque a veces servirán para intenciones menos benévolas…  ¿Te llevaran tus ciclos solares y lunares hacia la victoria?

Portada

Así se nos presenta este Sky Tango, diseñado por Jacques Zeimet (autor de Hamsterrolle o Pelican Bay) y Johann Rüttinger (autor de Die Magier o Die Verbotene Stadt). El juego fue publicado en 2012 por Drei Hasen in der Abendsonne bajo el nombre de Sonne und Mond, siendo posteriormente editado por Granna, Filosofia Edition y Z-Man Games. Estos dos últimos fueron los que tradujeron el titulo como Sky Tango. De las ilustraciones se encarga el propio Johann Rüttinger, quien, como artista, tiene otros títulos como Bohnanza o Carcassonne: Cazadores y Recolectores.

El juego no ha sido editado en nuestro país, aunque es completamente independiente del idioma, a excepción del reglamento, el cual aún no se encuentra traducido al castellano. Permite partidas de 2 o 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de 8 años y una duración aproximada de 20 minutos. El precio de compra recomendado es de 13,5 €. Para esta reseña se ha utilizado la primera edición de Drei Hasen in der Abendsonne.

Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.

Ir a la Opinión Personal

 

Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo) de dimensiones 14×16×4,5 cm. (caja similar a Félix, El Gato Encerrado), nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 68 Cartas (90×52 mm)
    • 29 Cartas de Ciclo Solar
    • 29 Cartas de Ciclo Lunar
    • 5 Cartas de Eclipse de Sol
    • 5 Cartas de Eclipse de Luna
  • Reglamento
Contenido
Contenido

 

Mecánica

Sky Tango es un juego en el que tendremos que desplegar ciclos lunares y solares mediante una mecánica de gestión de mano de cartas con un curioso sistema de juego, una pizca de memory y bastante interacción.

 

Conceptos Básicos

Empecemos con las cartas. Estas muestran distintas posiciones del sol o la luna a lo largo de un ciclo. Existen 29 cartas de sol y 29 de luna. En la carta, además de la posición del astro correspondiente, tendremos un valor número (del 1 al 29) en la zona inferior de la carta.

Cada carta refleja un paisaje de forma minimalista a contraluz (todas siluetas negras), de la flora y la fauna del paisaje. Y digo fauna porque, ciertas cartas con valores concretos (para ambas cartas) muestran pequeños animales en ellas (insectos y aves). Estas cartas otorgarán turnos extra cuando las juguemos.

Cartas con animales
Cartas con animales

A lo largo de la partida, cada jugador podrá desarrollar dos series de cartas, una para el ciclo solar y otra para el ciclo lunar. La única condición que deberá cumplirse es que las cartas deberán mantener un orden creciente de izquierda a derecha.

Adicionalmente, existen unas cartas especiales de eclipse, que permitirán interrumpir los ciclos de algún jugador, incluso a uno mismo, al colocarse encima de cartas concretas ya jugadas. Como veremos más adelante, estos eclipses podrán volver a ser tapados con nuevas cartas.

Cartas de Eclipse
Cartas de Eclipse

Y con esto tenemos suficiente.

 

Preparación de la Partida

  1. Se baraja el mazo completo de cartas
  2. A cada jugador se le reparten 5 cartas.
  3. El jugador más joven será el primero en comenzar

Y ya podemos comenzar.

Partida preparada para dos jugadores
Partida preparada para dos jugadores

 

Desarrollo de la Partida

Una partida a Sky Tango se desarrolla a lo largo de una serie de turnos disfrutado por los jugadores en sentido horario, hasta que se cumple la condición de finalización de la partida.

En su turno, un jugador realiza los siguientes pasos:

  1. Si no tiene cartas, roba 5 cartas del mazo. Si el mazo se agotase, se baraja la pila de descartes y se forma un nuevo mazo (y se roban las cartas restantes si fuese necesario). Si no hay pila de descartes y no hay 5 cartas en el mazo, se roban todas las que queden. Por contra, si tiene cartas en la mano, este paso se obvia.
  2. El jugador en turno deberá elegir una de estas tres opciones:
    • Jugar una de las cartas de la mano en una de las filas de ciclo lunar o ciclo solar de algún jugador. Pueden ser suyas o de los contrincantes. Como hemos comentado, los jugadores irán creando dos series, una para el sol y otra para la luna, siempre en orden creciente. Se deberán cumplir las siguientes normas:
      • Las cartas deberán colocarse de forma que la fila siempre tenga un orden numérico creciente, aunque sus valores no tendrán que ser necesariamente consecutivos.
      • La carta deberá ser jugada en uno de los extremos de la fila o sobre una carta de eclipse (si hubiese varias cartas de eclipse seguidas, deberá colocarla sobre una de las cartas de eclipse esté junto a una carta de sol o de luna (ya sea por la izquierda o por la derecha).
      • Las cartas deberán jugarse sobre la fila adecuada. Es decir, no podremos colocar cartas de sol en una fila de ciclo lunar o cartas de luna sobre una fila de ciclo solar
      • Si la carta jugada contiene un animal, el jugador disfrutará de un nuevo turno.
    • Limpiar una fila propia. Siempre que un jugador, en alguna de sus dos filas, posea 5 o más cartas que no se encuentren interrumpidas por un eclipse, podrán descartarse a la pila de éxito del jugador. Estas cartas limpiadas pueden pertenecer a una fila mayor con eclipses, pero solo limpiaremos las cartas que se encuentran ininterrumpidas.
    • Destruir filas propias. En el caso de que un jugador no pueda colocar una carta, ya sea en una fila propia o de un rival, estará obligado a perder todas las cartas de sus filas, así como las cartas de su mano. Estas cartas se colocan en la pila de descarte.

Tras esto, el turno pasa al siguiente jugador.

Fila de Ciclo Lunar y Ciclo Solar de un jugador
Fila de Ciclo Lunar y Ciclo Solar de un jugador

 

Fin de la Partida

La partida finaliza en el momento en el que un jugador no pueda robar ninguna carta. El resto de jugadores podrán seguir disfrutando de turnos, pero con la excepción de que ya no robaran cartas. Es decir, podrán jugar cartas, limpiar filas e, incluso, destruir filas propias.

Se procede a la puntuación final:

  • Cada carta de sol o luna en la pila de éxito (limpiada) otorga un punto.
  • Cada carta de sol o de luna que permanezca en las filas del jugador sobre la mesa resta un punto
  • Las cartas de eclipse no restan ni suman puntos.

El ganador será el jugador con más puntos de victoria.

 

Variantes

  • Cuatro Jugadores. Se aplican las siguientes normas:
    • Se juega por parejas, sentándose los compañeros enfrentados, compartiendo las dos filas de ciclos solar y lunar.
    • Cada jugador será el poseedor de una de las dos filas, es decir, uno de la fila lunar y otro de la fila solar. Esto se define cuando se juegan las primeras cartas. Si un jugador juega una carta de sol en su zona, la fila de su compañero deberá ser de ciclo lunar, y viceversa.
    • Si un jugador se ve obligado a destruir, solo pierde su fila, pero su compañero mantendrá la suya.
    • Al final de la partida ambos comparten los puntos obtenidos.
    • El ganador será el equipo con más puntos.

 

Opinión Personal

Bueno, hoy estamos ante uno de esos juegos rarunos que me gustan a mí y que conoce poca gente. Un juego sencillo, de cartas y con un aspecto superatractivo. Casi lo compré a ciegas. Me leí un poco las reglas por encima, pero es que, después de la buena experiencia con el Pelican Bay y siendo su autor uno de los responsable del título que nos ocupa, no pude resistirme. ¿Me habrá podido el ansia? A ver qué tal.

Ante todo, comentar que nos encontramos ante un juego de cartas para dos jugadores, aunque permita una variante a cuatro. Muy similar en este sentido a Tortilla de Patatas: The Game. Y, aunque este juego, de cartas, también tiene cierto factor de memory, no comparte muchas más características con el juego de nuestro querido Xavi Carrascosa. Todo lo que voy a comentar en los siguientes párrafos es referente a partidas para dos jugadores. Más adelante comentaré que me parece la variante para cuatro.

Como habréis comprobado en la mecánica (venga, que esta era cortita), nos encontramos ante un juego sumamente sencillo. Unas pocas reglas y a jugar. Como deben ser este tipo de juegos. Pero, a pesar de no ser para nada complejo, uno se queda un rato pensando en lo que le acaban de explicar porque no es para nada común.

Cartas de Ciclo Lunar
Cartas de Ciclo Lunar

Un curioso sistema de gestión de la mano en el que tendremos que planificar nuestras jugadas muy concienzudamente porque estamos obligados a jugar todas y cada una de esas cartas. Y si esto no se tiene en cuenta, lo más normal es que, en muchas ocasiones, el juego decida por nosotros. Algo que puede resultar fatal, porque nos hará creer que el titulo está carente de decisiones, cuando no es así. Cinco cartas que son un todo, y hasta dentro de cinco turnos no tendremos una nueva remesa de soles, lunas y eclipses.

Una vez asimilado este concepto es cuando se comienza a disfrutar este Sky Tango, ya que empezaremos a intentar distribuir nuestras cartas de forma que podamos optimizar nuestras filas y fastidiar lo máximo posible al rival.

Y es que una de las grandes cualidades de este título es su alto grado de interacción y mala leche. Vuelvo a sacar la comparación con Tortilla de Patatas: The Game. Si en el juego de Darbel había mucha interacción, esta era, normalmente, tangencial. Es decir, robábamos cartas al rival pero a causa de una jugada sobre nuestra zona de juego. Era cuestión de los jugadores saber aprovechar mejor o peor esta mecánica. Sin embargo, aquí la colocación de cartas es directa sobre las filas de los demás jugadores. Da un gusto especial ver como tu rival comienza una fila de sol o de luna por un extremo de los valores numéricos y en tu mano posees una carta de ese mismo astro pero por el extremo contrario. En cuanto tengas la oportunidad vas a colocársela para, acto seguido, escuchar cómo nos maldice de forma con ira y rabia.

O mejor, ver como nuestro rival tiene la fila preparadita para ser limpiada en el siguiente turno y en la mano tenemos un magnifico eclipse de ese tipo de astro para fastidiarle los planes. Sobre todo como las cartas intermedias sean consecutivas, de forma que le resultará casi imposible deshacer el entuerto.

Aunque este no es el único uso de los eclipses, ya que podemos usarlos sobre nuestras propias filas para solucionar posibles estropicios que tengamos en nuestro ciclos, ya sea por una mala decisión o porque nuestro pérfido contrincante nos la ha jugado.

El tema de esperar un turno para limpiar es muy interesante, ya que otorga mucho poder a los eclipses pero, por contra, corremos el riesgo de tener que infrautilizarlos si es la última carta que nos queda en mano y no podemos colocarla en un sitio que haga daño o nos beneficie.

Para añadir un elemento estratégico más, tenemos las cartas con animales que nos permiten disfrutar de un nuevo turno. Obviamente, la jugada soñada es colocar la quinta carta de una serie con una de estas cartas para, a continuación, limpiar con el turno extra. Pero claro, estas cartas no son muy numerosas y dependerá del azar y nuestro buen hacer poder engarzar estos combos.

Cartas de Ciclo Solar
Cartas de Ciclo Solar

Y ya que lo nombro, como juego de cartas que es, el azar tiene un peso importante. Pero bueno. Es un juego con cartas únicas (a excepción de los eclipses), por lo que habrá que jugar con ello. No hay cartas buenas o cartas malas. Todo dependerá de cómo desarrollemos nuestras jugadas. Aquí es donde tenemos la componente de memory, ya que será muy importante controlar que números han salido para no estar esperando como pasmarotes cartas que ya están en alguna pila.

La tercera pata del banco es la posibilidad de destruir filas propias, ya sea por interés, por jugarretas del rival o por malas decisiones. Gracias a este concepto es posible modular la duración de la partida, pues si no solo se jugaría hasta que el mazo se agotase. Es una inyección de moral brutal cuando, yendo por debajo en el marcador y con el mazo agotado, logras destruirte filas para alargar la partida. Y ya si remontas, ni te cuento.

Ahora es cuando toca hablar de la escalabilidad, pero claro, estamos ante un juego para dos jugadores. Hablemos pues de la variante a cuatro. En cuanto a sensaciones no ofrece gran cosa, solo que es como si un jugador se desdoblase. A mí personalmente no me atrae mucho porque este juego es para paladearlo con un único rival. A diferencia que el tortilla de patatas, aquí, al tener cartas únicas, es mucho más complicado llevar la cuenta de cómo va la cosa, y los entreturnos son más largos, perdiendo el magnífico ritmo que se tiene en el uno contra uno.

La rejugabilidad es la de esos buenos fillers para dos a los que les vas descubriendo matices a medida que echas partidas. Al principio te da la sensación de que el juego decide por ti, que las cinco cartas que te tocan lo son todo. Si son buenas podremos limpiar rápidamente, pero si son malas no podremos hacer nada. Lo único malo es que pierde fuelle rápidamente y costará sacarlo a mesa ante el poderío de otros títulos que compiten con él.

sky_tango_detalle
Detalle de partida en juego

Pasemos a la edición. Como la mayoría de los juegos de Drei Hasen in der Abendsonne, una buena edición multilenguaje sin castellano. Las cartas son de muy buena calidad, pero tienen unas dimensiones raras como ellas solas. Siendo un juego en el que estas se están manoseando constantemente y no tener bordes, el enfundado es obligatorio. Así que ahí estaba yo, soldador en mano protegiendo mis preciosas lunas y bellos soles para el resto de la eternidad. La caja tiene un tamaño aceptable, aunque trae un inserto que impide colocar las cartas enfundadas de forma ortodoxa. Hay que ponerlas de canto para que caigan en diagonal y se pueda cerrar la caja. Pero bueno, al final son detalles detectables por alguien con tendencias obsesivo-compulsivas. En la edición de Z-Man las cartas son del mismo tamaño, pero la caja es tipo Fungi o Abluxxen (mas aire aun), aunque seguramente venga un inserto que permita tener mas organizado el mazo.

Pero, si por algo destaca este Sky Tango es por su aspecto. Esas ilustraciones minimalistas a contraluz del sr. Rüttinger me tienen ganado desde el momento en el que vi el juego por primera vez en la BGG. Será porque me recuerda a algún videojuego o no sé, pero me podría quedar horas mirando las cartas. Seguramente a alguno le parecerá demasiado simple o soso, pero a mí me encantan.

Y vamos cerrando ya. Sky Tango es un buen juego para dos, con sutilezas estratégicas y un aspecto envidiable, aunque puede quedarse corto en poco tiempo. Cierto que trae una variante para cuatro, pero esta no termina de convencerme. Una edición bastante aceptable, aunque con un tamaño de cartas demasiado peculiar para el que no hay fundas puede hacer retroceder a algunos maniáticos de la conservación.  Por todo esto le doy un…

Aprobado

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

2 comentarios en “Reseña: Sky Tango”

  1. Pues el juego nos llamó mucho la atención cuando lo descubrimos por aquí, la reseña nos ha acabado de convencer y lo hemos pillado. A ver cuándo podemos probarlo y te decimos algo. Desde luego el diseño muy bien, excepto esas cartas inenfundables (pese al tutorial, nos da pereza coger el soldador…jeje).

    Responder

Responder a Escuela de juegos Cancelar la respuesta