Crónicas Jugonas: Semana 33 del 2014 (11/08 – 17/08)

Intensa segunda (y última) semana de vacaciones en Sevilla. Muchas partidas, visita de José Luis y Silvia (nuestra pareja de juegos habitual en Asturias) con su hijo Nico. Vamos allá.

El lunes por fin pude quedar con el responsable de EGD Games, tienda colaboradora de este humilde blog. Tenía hecho un pedido con una de las últimas sensaciones lúdicas, el Marvel Dice Masters, que no les llegó hasta hace poco. Y aprovechando que estábamos por el sur y pasábamos cerca de donde vive, pues quedamos y así me daba en mano el material. Y no solo el Marvel Dice Masters, sino más cositas que ya os iré desgranando.

La primera de ellas es el Romans Go Home, un juego de Eric B. Vogel, reeditado recientemente por la francesa Lui-même. Es un juego de cartas en el que tomaremos el papel del líder de un clan caledonio que competirá con otros clanes rivales por ser el que conquiste el mayor fuerte romano. Con un curioso sistema de planificación, se irán resolviendo seis turnos en cada una de las tres rondas. Al final de la partida el vencedor será el jugador con más puntos de victoria en cartas de fuerte. La partida fue bastante interesante de partida. Existe una forma de detonar el final antes del sexto turno de la tercera ronda, y es obteniendo 3 cartas de un tipo concreto de fuerte de las que solo hay 4 (que tienen como peculiaridad que restan puntos en vez sumarlos). Y en la primera ronda aparecieron 3 de estas cuatro, así que intente hacerme con ellas, pero Sandra anduvo más rápida y me quitó una de las 3, asegurando, al menos, una ronda más. En la segunda no apareció la cuarta carta, y si de las más valiosas (pero que te obligan a descartar cartas de fuerte ganadas). Como yo me llevé las dos, descarté la idea de ganar acabando la partida antes de tiempo y me deshice de las cartas negativas. Y así llegamos a la última ronda, bastante igualados. De hecho, todo se decidió en la última ronda. Sandra se llevó una carta de fuerte que me obligaba a descartarme de una de mis cartas de clan visibles, y en el último turno empatamos, por lo que nadie se llevó cartas. Si se la hubiese llevado Sandra, ella habría sido la vencedora. Pero como no fue así, la victoria cayo de mi lado. Por un solo punto: 24 a 23. Muy entretenido. Hay que probarlo a más jugadores, a ver si no es muy caótico.

¡Estreno! ¡Caledonios al poder!
¡Estreno! ¡Caledonios al poder!

El miércoles volvimos a sacar el juego de caledonios enfurecidos. Esta vez lo jugaríamos con mi hermano Rubén para ver que tal funciona el juego a 3 (además de pulir un par de reglas que no terminamos de aplicar correctamente en la primera partida). La verdad es que el juego a tres gana ese puntito de caos que tanto mola, pero sin ser algo exagerado (lo que me hace sospechar que a cuatro va a ser un desfase con poco control). La partida me la acabé llevando yo, principalmente porque Sandra, en un par de turnos, tenía que fastidiar a uno de los dos al revelar a la reina (que anula un guerrero y le roba sus puntos). Digo fastidiar porque con las cartas que había en la mesa, el fuerte nunca podría ser capturado por ella, pero su elección decidía si era mi hermano o yo quienes capturábamos el fuerte. Y en ambos momentos, la sensación general era que mi hermano iba ganando, por lo que yo fui el beneficiado. Esto, unido a que en el resto de la partida me manejé bien, condujo a una nueva victoria por mi parte. Resultado final: yo vencedor con 19 puntos, Rubén segundo con 16 y Sandra tercera con 13. Muy buenas sensaciones. Juego rapidito, con su puntito de caos, pero con mecanismos para controlarlo lo suficiente como para que las partidas sean divertidas.

3 es el número ideal para este juego
3 es el número ideal para este juego

Y por la noche, tras dar una vueltecita por la orilla sevillana (la otras es la trianera) del Guadalquivir con José Luis y Silvia (que pasaron por Sevilla aprovechando sus vacaciones en el Algarve portugués), aproveche para sacar, de nuevo, el chorrijuego del momento. ¡Al rico guerrero caledonio! Tras explicarles a José Luis y Silvia como iba la historia, nos pusimos a asaltar fuertes. Esta vez, aprovechando que iba a ser una partida más caótica, me centré en intentar capturar los fuertes Legion, para intentar finiquitar la partida antes de tiempo. Los dos primeros lo conseguí, alertando a mis rivales. Silvia había calculado para llevarse el último fuerte Legion que me daría la partida, pero había colocado justo al guerrero que anula su clan para ese turno, siendo yo el que se llevaba el fuerte y, por tanto, acabando con la partida. Me gustó mucho porque muestra esa faceta de los juegos que me gusta tanto en la que alguien (o todos) deben intentar evitar que alguien gane, aunque esto pueda desembocar en Kingmaking. Eso sí, mi jugada era arriesgada, porque si no me hubiese llevado ese fuerte, hasta ese momento solo llevaba puntos negativos.

Ideal para jugar en cualquier sitio
Ideal para jugar en cualquier sitio

El jueves por la mañana tocaba otro estreno cortesía de EGD Games: Valley of the Kings, un curioso deckbuilding diseñado por Tom Cleaver y publicado por AEG Games (los mismos que triunfaron con Love Letter). Lo más novedoso (al menos para mí) del juego es el tema de entumbar las cartas (al final de la partida son las únicas que otorgarán puntos de victoria). Esta pila de cartas no son ni el mazo ni el descarte, por lo que no entran en el flujo habitual del juego (aunque hay formas de recuperar cartas). Lo otro llamativo es el suministro en forma de pirámide que colapsa, pudiendo comprar cartas únicamente de la base de la pirámide. La partida se alargó un poco, principalmente provocado por el desconocimiento de las cartas. No son muchas, pero son todas distintas. Yo me centré en entumbar estatuas (que es de las que más tipos distintos hay) de forma que al final de la partida me destaqué claramente respecto a mi hermano, que picoteó un poco de todo. Me ha gustado mucho el concepto. Tiene pinta de enganchar. A ver la próxima partida.

Comenzando a preparar nuestra cámara funeraria
Comenzando a preparar nuestra cámara funeraria

Por la tarde fuimos a casa de Agustín a echar una tardecilla de juegos, aprovechando que el viernes era fiesta y Pilar y él descansaban, aunque Pilar andaba algo liada y no pudo incorporarse hasta tarde.

Empezamos con Russian Railroads. Tras explicarle a Agustín el jaleo inicial, nos pusimos a desarrollar los trayectos por la estepa rusa. Agustín y Sandra, a pesar de quejarse del posible abuso que estaba cometiendo con ellos por llevar muchas partidas a mis espaldas, hicieron muy buena partida. Yo volví a obcecarme con el desarrollo tecnológico, que da puntos fáciles (además de otras mejoras) al comienzo de la partida, pero luego, si no has mejorado medianamente dos de los tres trayectos, lo normal es quedarse estancado, cosa que me ocurrió a mí, aunque logré remontar lo suficiente, sobre todo porque conseguí la mayoría de ingenieros de cara al final de la partida. Pero me quedé bastante cojos en los trayectos. Solo avance de forma decente en el de San Petersburgo. Cuando quise reaccionar en el transiberiano, ya era tarde, y me quede a unos pocos puntos de Agustín. Sandra cometió un fallo brutal, al tener en su mano la partida y dejar pasar la oportunidad. Durante la última ronda, tuvo dos turnos en los que podría haber conseguido comprar su tercer ingeniero, y no lo hizo, dejándomelo a mí en bandeja. Si se lo hubiese llevado ella, lo más seguro es que hubiese sido la vencedora. Pero el error la condeno al tercer lugar. Resultado final, Agustín vencedor con 336 puntos, yo segundo con 331, y Sandra ultima con 319. Muy ajustado todo. Cada vez me gusta más. La próxima vez tengo que intentar centrarme en el Transiberiano, a ver qué tal, porque aún no he logrado alcanzar los 400 puntos.

Partida ajustadísima. Debí esforzarme más...
Partida ajustadísima. Debí esforzarme más…

Después sacamos una petición de Sandra, el Goblins, Inc. Tras explicarle a Agustín como iba la historia, nos pusimos a construir robots y a pegarnos palos. La primera ronda yo iba con Sandra y Agustín solo. En la segunda yo iba con Agustín y Sandra sola. Y en la tercera era yo el que jugaba en solitario. En la primera ronda Agustín ganó el combate además de puntuar bastantes cartas de plan, mientras que nosotros dos conseguimos pocos puntos. En la segunda ronda más o menos puntuamos lo mismo. La partida se decidió en la tercera ronda, donde, tras un combate espectacular en el que los dos robots quedaron totalmente destruidos, yo fui el que mejor puntuación hice, pegándole una pasada espectacular a Agustín, que fue en cabeza toda la partida y en esta última ronda no sumó ni un punto. De hecho, quedó último. El resultado final fue, yo vencedor con 53 puntos, Sandra segunda con 50 y Agustín tercero con 48. Me reafirmo en las primeras sensaciones que tuve la semana pasada cuando echamos esa ronda de pruebas. Giro de tuerca al concepto del Galaxy Trucker, sin la fase de locura de construcción, pero con esa componente de puteo que le falta al juego de Vlaada.

Ejemplo de robot destroyer que fabricamos <i>Agustín</i> y el que os escribe
Ejemplo de robot destroyer que fabricamos Agustín y el que os escribe

Después llegó Rosa, la hermana de Agustín, que estaba de paso para al día siguiente tomar un vuelo para irse de vacaciones. Pero como tiene buenos genes, se apuntó a echar algunas partidillas. Y Pilar con ella. Así que éramos cinco, momento ideal para sacar el gran filler de Chemo, Banjooli Xeet. Tras explicarles cómo iba la historia, comenzamos a azuzar a influir sobre los avestruces para que intentasen llegar en el orden adecuado. Echamos dos partidas. La primera fue un poco más de prueba, para ir pillándole el truco a la mecánica. Al principio todo sutilezas, menos Rosa, que decidió no andarse por las ramas y lanzar a sus avestruces interesantes hacia adelante. Sandra se aprovechó de ello y fue la que mejor puntuación obtuvo al final de la partida. Resultado: Sandra vencedora con 9 puntos, Rosa segunda con 8, Agustín tercero con 6, yo cuarto con 4 y Pilar última con 2. Muy divertida como siempre. Tanto, que pidieron repetir. En esta segunda la gente jugo mucho mejor, exceptuándome a mí. De nuevo la victoria cayó del lado de Sandra, que esta vez hizo pleno, anotándose los 24 puntos, quedando segundo Agustín con 10, Pilar tercera con 6, yo cuarto de nuevo con 5 y Rosa última con 4.

Las avestruces no me hacían ni puñetero caso
Las avestruces no me hacían ni puñetero caso

Después sacamos el también socorrido Félix, El Gato Encerrado. Tras explicarles la mecánica, comenzamos a apostar por esos lindos gatitos (o no tan lindos). La primera ronda fue nefasta para mí. Fui yo el primero en apostar y coloqué un ratón sobre la mesa y, acto seguido, todos comenzaron a pasar y me llevé un magnifico lote de gatos zarrapastrosos con -16 puntos en total. Empezamos bien. Afortunadamente logré ir aguantando las pujas para poder llevarme una buena cantidad de dinero. Y en la última ronda, en la que estaban los gatos buenos, quedamos Sandra y yo en un mano a mano que me llevé por un ratón. Ese saco me dio la partida, alcanzando los 60 puntos, quedando Sandra segunda con 50, Pilar tercera con 36, Agustín cuarto con 31 y Rosa última con 26.

Grandiosa partida con épica última ronda
Grandiosa partida con épica última ronda

El viernes por la mañana Rubén y yo volvimos a trasladarnos al antiguo Egipto para echar otra partidita al Valley of the Kings. Esta vez iba a jugar de forma radicalmente distinta a como lo había hecho el día anterior, intentando aprovechar la mecánica novedosa del juego, es decir, entumbar cartas como si no hubiese mañana, manteniendo un mazo fino (no llegué a tener más de 12-13 cartas en ningún momento). Esto me permitía jugar bastante rápido y prever que cartas iban a ir viniéndome a la mano, mientras que Rubén acumulaba cartas y más cartas. Como se veía venir, la victoria cayó de mi lado, 92 a 56. La partida fue mucho más ágil que el día anterior (y mucho más divertida), y el juego consigue totalmente lo que pretende, que no es otra cosa que ofrecer un deckbuilding en formato filler, con pocas cartas pero mucha chicha.

¡Pedazo de tumba! ¡No me voy a aburrir en milenios!
¡Pedazo de tumba! ¡No me voy a aburrir en milenios!

Por la tarde Sandra y yo decidimos estrenar el Marvel Dice Masters. Tras leernos las instrucciones y ver las diferencias con Quarriors! empezamos a darnos heroicas leches. Montamos la partida recomendada para iniciarse Pero como nos quedaron algunas dudas, tras un par de turnos, decidimos parar y comprobar si lo estábamos haciendo todo bien visionando algún videotutorial. Y si, estábamos jugando correctamente. ¡Aleluya! Pero con el calor que hacía esa tarde en Sevilla, finalmente decidimos dejarlo para una mejor ocasión. La partida que montamos

Spiderman, Spiderman... ♪♫♪♫
Spiderman, Spiderman… ♪♫♪♫

El sábado tarde, último día en Sevilla, mi hermano y yo estrenamos el Guatemala Café, diseño del matrimonio Brand. Tras una rápida lectura al reglamento (corto pero algo confuso), nos pusimos a plantar café como locos. El juego recuerda mucho al Santiago, aunque con mucha más interacción y sin la fase de subastas. O sea, que tampoco se parecen tanto. Respecto a la partida, Rubén vio mucho más claro la forma de jugar, y empezó a puntuar decentemente, mientras que yo me obcequé en intentar evitar que puntuase, y cuando de verdad tenía que bloquearle, no tenía sacos de café en mi reserva para evitarlo. A mitad de partida ya se intuía que la victoria caería del lado de mi hermano. 32 a 23 fue el resultado final. Curioso juego, con su puntito de puteo. A cuatro jugadores tiene que molar mucho más, porque aparece el metajuego de ver quien putea a quien, con la consiguiente persuasión entre los jugadores.

Una cantidad de madera brutal para un juego bastante sencillo
Una cantidad de madera brutal para un juego bastante sencillo

El domingo, carretera y manta. Metimos todos los bártulos en el Astra Milenario y camino de Gijón tras dos semanas de relax. Vuelta a la rutina. ¡Pero sin parar de jugar! Volveremos en Octubre, con parada en el Festival Internacional de Córdoba.

13 comentarios en “Crónicas Jugonas: Semana 33 del 2014 (11/08 – 17/08)”

  1. Y dps soy yo el de los juegos raros. Leyendo esta entrada he pensao varias veces "¿de dónde saca esos juegos?" xDDD
    Me ha llamado mucho la atención el Guatemala Cafe. ¿Es fácil de encontrar? ¿precio?

    Responder
    • Yo lo pillé en un desestocaje de uno de los proveedores de una de mis tiendas de confianza 😛

      No se cómo de fastidiado estará pillarlo. En MasQueOca lo tienen a 25 pavetes. En Planeton y la Dracotienda lo tienen a 32.

  2. El Guatemala Café yo lo tuve (me tocó en una de las primeras Homínidos y ya entonces estaba de oferta) y lo acabé vendiendo porque me pareció muy rígido. Materiales de primera eso sí, pero como juego, para mi, algo flojo.

    Una cosita, la casilla de lava del Banjooli no se coloca así 😀 😀 Hay que girarla 90º hacia el lado que prefirais. Es un río que cruza perpendicular el camino. Si fuera así sería una casilla igual que la del puente y lo bueno de la lava es que todo se puede pisar pero no te puedes detener más que en los terrenos elevados.

    ¡Un abrazote!

    Responder
    • Failaco! xD

      Era tarde y había sidra de por medio! 😛

      Gracias por el apunte Pedro. Para próximas partidas lo tendré en cuenta.

      Respecto al Guatemala, de momento solo lo he jugado con mi hermano. A ver que tal a 4, que creo que es como tendrá mas gracia.

  3. Muy buenas tus cronicas 🙂

    El Russian Railroads, que tal funciona a 2 jugadores?? Que otros juegos del estilo, que funcionen tambien bien a 2 jugadores me recomendarias?

    Responder
    • Gracias por el comentario!!

      El Russian Railroads, en mi opinión, funciona bastante bien en todas las configuraciones. Como siempre, a menos jugadores hay mas control, pero el juego se encarga de anular unas cuantas acciones para seguir teniendo esa sensacion de "agobio" por ir mas lento de lo que uno querría.

      Si por el estilo nos referimos a Colocación de Trabajadores, para mi Agricola es el número uno, y funciona perfectamente a dos jugadores. La Havre (del mismo autor) es otra buenisima opcion. Si quieres algo mas durete, Caylus es un quemaneuronas importante (no porque sea dificil de jugar, sino porque cada acción es importante, y la gente tiende a pensarselo todo mucho).

      Si tienes cualquier duda, por Twitter o por Google+ puedes preguntarme lo que quieras!

      Un saludo y, de nuevo, gracias por comentar!

  4. Madre mia y yo sin saber de la existencia de este blog, me has alegrado el lunes de curro. Además compartimos exactamente los mismos gustos, a partir de ahora estaré atento a las reseñas 🙂
    Las reseñas de las partidas geniales, a ver si algun dia coincidimos por bga o yucata

    Responder
    • Bienvenido pues! Y mira que soy pesado publicando y dando la brasa en las redes sociales. Raro es que hasta ahora no me hayas encontrado 😛

      Tienes material para aburrirte!

      Y encantado de echar alguna partidilla online!

  5. Qué semana más variada!! Sobre todo porque incluye varias novedades todavía casi desconocidas, como el Valley of the Kings, que entró en nuestro radar hace poco.
    Nosotros últimamente no estamos jugando nada 🙁 Pero entre mudanza y cambio de trabajo es normal! Ya retomaremos el ritmo.
    Lo que sí nos "preocupa" ahora es leer la reseña del Valley of the Kings para decidir mejor cuando surja la oferta 😉

    Responder
    • Pues no tendréis que esperar mucho… es la del próximo miércoles 😛

      Ánimo con la mudanza, que es lo mas pesado que hay en este mundo!

Responder a Pedro Soto Cancelar la respuesta