Crónicas Jugonas: Semana 13 del 2014 (24/03 – 30/03)

Otra semana más que empieza despacio pero acaba con fuerza, especialmente el sábado, en el que estuvimos prácticamente nueve horas jugando. Vamos allá.

La primera partida no cayó hasta el jueves, que teníamos nuestra tradicional partida con los chicos de Juegos de la Mesa Redonda. La semana pasada echamos un Alhambra y Alejandra y Aarón se quedaron con ganas de mas, por lo que esta semana repetimos. Pero para darle más glamour a la partida, se nos unieron Alex (darkfonix) y la estrella del rock lúdico, Gonzo Bríos. Tras explicarle a estos dos últimos las normas, comenzamos a jugar. La primera ronda de puntuación llegó bastante pronto. Yo me puse en cabeza gracias a mi mayor muralla y tener empates en las torres y los jardines. El resto de jugadores, a excepción de Aarón que puntuó poco, más o menos se movieron en los mismos guarismos. En la segunda ronda Alex se disparó, sobre todo gracias a una gran muralla, así como por tener mayoría en las Arcadias, ya que en las categorías superiores el resto de jugadores empatamos y nos repartimos entre varios los puntos. Y ya en la tercera ronda Sandra y Aarón aceleraron con la intención de remontar a Alex, pero este mantuvo el pulso y se llevó la partida. Aarón logro maquillar su marcador, que hasta entonces andaba escaso de puntos. Alejandra y yo hicimos una partida muy pareja, acabando con puntos similares conseguidos a un mismo ritmo. Y el Sr. Bríos puso más empeño en deleitarnos con su melódica voz a través del Hangouts que manteníamos en vez de puntuar como un condenado, quedando último. Puntuaciones: Alex con 84, Sandra con 76, Aarón con 64, Alejandra y yo con 63 y Gonzo último con 50.

Seguir leyendo

Primeras Impresiones: Battlestar Galactica

Hace un par de semanas vino un colega con su flamante copia de Battlestar Galactica a casa. Llevaba tiempo planeando una partida y ese día se alinearon los astros, de forma que logramos llegar a seis jugadores, un numero bastante adecuado.
Para aquellos que no conozcáis el universo de Battlestar Galactica, hablar un poco de en qué está basado el juego. Se trata de una serie de ciencia ficción de producida a finales de los años 70, que fue reversionada en otra serie que se comenzó a emitir en el 2003. En ambas el hilo argumental principal es el mismo: en una galaxia lejana los humanos viven en unos planetas establecidos en colonias. Estas se encuentran al comienzo de las series en un armisticio con los Cylons, una raza de robots. Pero la tregua se rompe cuando los Cylons atacan por sorpresa a las doce colonias, aniquilando casi por completo a la raza humana. De hecho, solo quedan unas pocas naves que logran sobrevivir al holocausto. Entre ellas, la Battlestar Galactica, la única de tipo militar. La humanidad tendrá que luchar por mantenerse unida para encontrar un nuevo hogar. Eso si los Cylons no acaban con ellos antes. La diferencia más importante entre ambas series es que los Cylons, en la serie moderna, son creación de los humanos y se rebelaron contra ellos. Posteriormente evolucionaron, llegando a tener modelos que a simple vista parecen humanos corrientes, por lo que logran infiltrarse con suma facilidad.
Grande Bill Adama, imponiendo desde la portada
Grande Bill Adama, imponiendo desde la portada
Bien, el juego está basado completamente en la serie moderna, tomando el arte directamente de ella. En él, cada jugador tomará el papel de uno de los personajes de la serie. Pero cuidado, entre ellos puede haber Cylons que estarán esperando la más mínima oportunidad para desbaratar los planes de los humanos y llevarlos hasta la extinción.

Como habréis supuesto, se trata de un juego semicooperativo con roles ocultos. Además tenemos un motor de cartas que será el que haga avanzar la partida. El objetivo de los humanos es alcanzar Kobol sanos y salvos, tras realizar una serie de saltos sin haber sido destruidos y con suficiente combustible, población, alimentos y moral. Pero ahí estarán los Cylons, que inicialmente se encontrarán infiltrados entre los jugadores, con la misión de evitar que los humanos consigan su objetivo.

Seguir leyendo