Crónicas Jugonas: Semana 31 del 2015 (27/07 – 02/08)

La calma es el preludio de la tormenta. Semana previa a semana con viaje a Sevilla igual a semana con pocas partidas. No hemos quedado con nadie, así que la señorita Sandra y yo nos lo hemos tenido que montar solitos. Y entre pitos y flautas, pues nos hemos sentado poco a la mesa. Pero algo hay. Vamos allá.

El lunes fue el día más jugón con dos partidas. La primera fue a Elysium (tercera semana consecutiva viendo mesa). Un juego de cartas diseñado por Matthew Dunstan y Brett J. Gilbert en el que mediante un curioso sistema de columnas (las tendremos en juegos y nos permitirán tomar cartas mientras no descartemos alguno de los colores requeridos) iremos adquiriendo una serie de cartas para nuestro dominio, aplicando su efecto, para, posteriormente, ir bajándolas a nuestro Elíseo (pagando un coste en monedas), donde iremos formando familias por valor o por color (estas familias serán nuestro mayor botín de puntos de victoria). Jugamos con las familias: Apolo, Poseidón, Hermes, Hefestos y Atenea. En esta ocasión aprendí de mi gran error en la partida de la semana pasada y no dejé pasar la oportunidad de ir añadiendo cartas de Kronos en mis leyendas de cara a la puntuación final. Pero antes, Sandra había logrado hacerse con un buen puñado de puntos de victoria, así como de una variada cantidad de leyendas. Yo me centré en optimizar las mías, y al final solo desarrollé tres leyendas de número. Pero como he dicho, las cartas de Kronos casaban muy bien con esta estrategia, lo que me otorgó una victoria cómoda. Resultado: 60 a 45. Además, nos dimos cuenta de que aplicábamos mal una regla respecto a las cartas que otorgan elementos en función de los tipos de cartas que uno tenga en las leyendas o en el dominio, ya que estas muestran siempre tres símbolos de tres familias distintas, pero en realidad es solo un reflejo de que aportan por tipos distintos. La verdad es que es confuso, y puedes llegar a pensar que solo puntúan las tres familias reflejadas en la carta. Independientemente de esto, el juego sigue ganando puntos. Rápido de jugar, con su puntito de azar en cuanto a las cartas que van saliendo (que con el Oráculo se atenúa un poco), pero no tan importante como puede serlo en otros juegos con gestión de la mano (que aquí no hay). Muy entretenido.

Seguir leyendo

Reseña: Batalla de Ovejas

Las ovejas se sienten demasiado apretadas en su pequeño prado… ¡y han decidido conquistar el mundo pasto a pasto! Divide tus pilas de ovejas para bloquear las ovejas de tus adversarios.

Así de directo se nos presenta este Batalla de Ovejas (Battle Sheep en inglés), un juego diseñado por Francesco Rotta, siendo este su único juego publicado hasta la fecha. La primera edición fue producida en 2010 por Blue Orange bajo el nombre de Splits. Posteriormente se retematizó, obteniendo el nombre actual. En 2014 obtuvo una recomendación del Spiel des Jahres. De las ilustraciones se encarga Andrea Femerstrand, siendo también ésta su única incursión en el mundillo lúdico.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 30 del 2015 (20/07 – 26/07)

Buena semana. Esta vez sí hemos quedado con coleguitas para echar partidas a otro número que no sea a dos, como venía siendo habitual. Sin más dilación, vamos al lío.

Empezamos el lunes con un Elysium, que la semana anterior dejó muy buen sabor de boca. Un juego de cartas diseñado por Matthew Dunstan y Brett J. Gilbert en el que mediante un curioso sistema de columnas (las tendremos en juegos y nos permitirán tomar cartas mientras no descartemos alguno de los colores requeridos) iremos adquiriendo una serie de cartas para nuestro dominio, aplicando su efecto, para, posteriormente, ir bajándolas a nuestro Elíseo (pagando un coste en monedas), donde iremos formando familias por valor o por color (estas familias serán nuestro mayor botín de puntos de victoria). Jugamos con las siguientes familias: Apolo, Ares, Hades, Zeus y Hermes. Partida muy igualada en la que yo cometí el error de acumular demasiados puntos de prestigio para asegurarme los puntos de Ares, perdiendo la oportunidad de desarrollo en otras áreas que Sandra si aprovechó. La victoria se la llevó gracias a las cartas de Kronos que bajó, de las cuales no había ninguna en mis leyendas. Resultado final: 62 a 61. Afianzando sensaciones y mejorando. Una vez se conoce la mecánica se disfruta más de la partida y se empieza a jugar con las cartas en las distintas zonas. Me gustó especialmente el oráculo al poner en juego a Apolo, rebajando el azar de forma considerable, ya que la mitad de las cartas que aparecerán en el Ágora en la siguiente ronda son visibles. Y Ares añade otro elemento de puntuación adicional. Diría que son familias casi obligatorias para disfrutar de una experiencia plena. A ver si sigue escalando posiciones.

Seguir leyendo