Crónicas Jugonas: Semana 14 del 2015 (30/03 – 05/04)

Semana espectacular. He podido disfrutar de siete días de vacaciones espectaculares en cuanto al disfrute lúdico se refiere. No me entretengo más, que hay crónicas para rato.

El lunes quedamos con Agustín y Pilar para echar nuestra típica sesión cada vez que bajamos a Sevilla. Empezamos con el juego que cerró la semana anterior, Ora et Labora. Un juego de colocación de trabajadores y gestión de recursos de Uwe Rosenberg que recuerda en mucho a otros de sus éxitos como son Agricola o Le Havre. En este se juega mucho más con la ubicación espacial de los edificios así como con la diversidad de recursos. Además, se introduce un rondel para controlar los recursos básicos disponibles a lo largo de las rondas. Jugamos una partida corta, para que no se alargase mucho la historia, además de elegir la variante irlandesa. Esta vez yo decidí centrarme en intentar ubicar mis edificios de la forma más óptima posible para poder aprovechar mis asentamientos al máximo. Por lo demás, partida muy táctica, ya que en la variante corta para cuatro jugadores solo hay dos rondas entre cada fase de asentamiento, por lo que una la tienes que dedicar a hacer acopio de recursos para no fallar en tan importante momento. Tal vez podría haber planificado mejor mi monasterio, que dejé un poco cojo al encerrarlo muy pronto y no ampliar mis dominios hacia las montañas. Tampoco tuve opción a montar ningún combo especialmente interesante. Lo mismo le ocurrió al resto de jugadores, por lo que la partida se decidió por los asentamientos. Resultado final: yo vencedor con 196 puntos, Agustín segundo con 185, y Sandra y Pilar quedaron empatadas a 155 puntos. Gran remezcla de Uwe. Toma lo mejor de cada casa. Del Le Havre la extensa variedad de recursos y su procesado mediante diversos edificios, y de Agricola la colocación de losetas, además de añadir el rondel para el suministro de recursos básicos. Por último, elimina las fases de alimentación que tanto agobian a algunos, pero añade las fases de asentamientos que, sin ser obligatorias, son fundamentales si se desea optar a la victoria. Ofrece sensaciones lo suficientemente distintas como para considerar tenerlo en la ludoteca si ya se poseen los dos juegos de los que hereda la mayor parte de sus conceptos.

Seguir leyendo

Reseña: Age of War

Es una época de guerras y contiendas en el Japón feudal. La dinastía imperial se ha debilitado y pequeños señores de la guerra atacan y saquean sin pudor a los clanes vecinos. Con cada batalla, los clanes se distancian cada vez más. La unificación es un recuerdo lejano en el corazón de las gentes de esta tierra. Para unificar de nuevo a los clanes, se necesita un líder que destaque entre los demás. ¿Serás tú ese líder?

Así se nos presenta Age of War, uno de los últimos juegos de uno de los diseñadores más prolíficos del panorama lúdico, Reiner Knizia. Se trata de una reimplementación de su Risk Express. La primera edición del juego se lanzó en 2014 de la mano de Fantasy Flight Games. De las ilustraciones se encargan Simon Eckert (la portada), que ya trabajo en El Ultimo Banquete, y Tony Foti (las cartas), cuyo arte ya pudimos apreciar en cartas de juegos como Lords of Waterdeep o Star Wars: The Card Game.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 2 del 2015 (05/01 – 11/01)

Segunda semana de este 2015, primera completa (sin días del ya extinto 2014). Al igual que la semana anterior, muchos huecos, y menos partidas, aunque es cierto que llevaba encadenando semanas envidiables. Ésta no ha estado mal. Progresa adecuadamente. Vamos allá.

Empezamos el lunes, día de la Cabalgata de Reyes, con la primera partidita de Hive del 2015. Diseñado por John Yianni, nos encontramos ante uno de los mejores juegos abstractos a los que he jugado. Una especie de ajedrez con bichos donde el tablero lo forman las propias piezas hexagonales (cada una con un tipo de movimiento distinto). Una regla fundamental: la colmena no puede separarse en ningún momento. Enrique jugaba con Negras y yo con Blancas. Me fui escocido de la última partida del año y esta vez no iba a dejar que la victoria se me escapase. Comencé al ataque metiendo rápidamente fichas ofensivas, entre ellas un escarabajo acechante cerca de la reina de Enrique, quien nunca consiguió tomar la iniciativa. Hubo un momento en el que pudo ponerme en apuros, pero no consiguió aprovecharlo, momento en el que moví un saltamontes adyacente a mi reina, liberando un hueco más para el cual Enrique no tenía fichas en el tablero con el que cubrirme. Fue cuestión de tiempo llegar al mate. Victoria para el que os escribe. Si os gustan los juegos abstractos o disfrutáis con el ajedrez y/o las damas, probad esta maravilla. Además en su versión pocket es muy asequible económicamente. A mí me parece un must have.

Seguir leyendo