Reseña: 1911: Amundsen Vs. Scott

Hay títulos con sabor especial y que quedan grabados en la memoria de muchos jugadores por diversos motivos. El primer juego de mesa moderno al que jugaste o aquel que se ha convertido en tu favorito. Juegos asociados a sentimientos o grandes eventos. Y hoy estamos aquí para hablar del que ha sido mi primera participación en un proyecto de mecenazgo que ha logrado salir adelante y que está dejando un gran sabor de boca. Si amigos, hablamos de 1911: Amundsen Vs. Scott, de Perepau Llistosella y Pedro Soto.

Fue una bola de nieve. La primera noticia que tuve fue un día que vi un tweet de Pedro en mi timeline enseñando el diseño de la carta de Sacrificio (enorme). Y entonces me picó la curiosidad. Se había abierto el plazo de participación en un proyecto de crowdfunding a través de la plataforma de micromecenazgo Verkami. El objetivo era poder autoeditar el título. Empecé a recabar información y ver de qué iba el juego. Vi la reseña del prototipo de Perepau en 5 Minutos por Juego y terminé de convencerme. Así que decidí apoyar el proyecto. El mínimo exigido para llevarlo a cabo ya se había alcanzado, pero quedaba la posibilidad de alcanzar los hitos que aún quedaban. Los últimos días fueron una locura. Cascadas de mecenas apuntándose al proyecto y Perepau y Pedro sacando ideas de debajo de las piedras. Al final ha quedado un producto muy completo, sobre todo por el coste que ha tenido.

Seguir leyendo

Crónicas Jugonas: Semana 46 del 2013 (11/11 – 17/11)

Una nueva semana más aquí llegan las crónicas jugonas de este humilde blog. Nos las prometíamos muy felices con muchos planes para poder jugar y estrenar juegos. Pero, para variar, el destino quiso que no pudiésemos llevar a cabo todo lo planeado. Constipados, mal tiempo, obras, etc. La tormenta perfecta. Pero bueno, se hizo lo que se pudo.

El miércoles teníamos nuestra partidita habitual con los chicos de Juegos de la Mesa de Redonda, con el añadido de Alex (tras la satisfactoria experiencia de la semana anterior). Como éramos cinco, decidimos jugar a un clásico, Puerto Rico. Alejandra solo había jugado a San Juan, Sandra solo había jugado una vez y yo hacía bastante que no jugaba (años), así que tras refrescarnos un poco las normas, comenzamos a jugar. Si hay algo que me encanta de Puerto Rico es que hay que trazar una buena planificación, pues sin ella los momentos de indecisión al elegir rol son eternos, pues cada vez que juego a este juego tengo la sensación de que cuando tengo que elegir rol no hay ninguno que claramente sea el que más me interese. De ahí la importancia de esa planificación y que solo sea truncada por que alguien coja el rol que habías elegido para esta ronda antes que tú. Pero esta forma de jugar la recordé tarde y cuando quise enmendar la plana ya fue un poco tarde. Tarde mucho en recordar el sistema productivo que había que desarrollar, por lo que hubo un momento en el que iba muy justo de dinero, limitándome en casi todas las acciones. Mal elección de plantaciones, mal elección de edificios al comienzo de la partida. Un desastre. Pude recuperarme un poco pero ya no quedaba tiempo. La partida terminaría por agotar la reserva de puntos de victoria. Alex fue el que mejor comenzó la partida, acaparando canteras, por lo que desarrollar sus edificios le costaba lo mínimo. También sopesó adecuadamente las plantaciones que iba añadiendo a su isla. Pero para sorpresa de todos, fue Sandra la que se llevó la partida, sobre todo gracias a su barco con el que fue arañando puntos en cada fase de Capitán y a uno de los edificios grandes que otorgan puntos. El resultado final fue Sandra primera con 52 puntos, Alex segundo con 49, yo tercero con 44, Aarón cuarto con 35 y Alejandra en última posición con 31.

Seguir leyendo